lunes, 26 de octubre de 2015

Y tú no regresaste - Marceline Loridan-Ivens


Título: Y tú no regresaste
Autora: Marceline Loridan-Ivens
Publicación: Salamandra, septiembre de 2015
Páginas: 96

Hay libros que dejan una marca indeleble y, mucho tiempo después de haberlos leído, permanecen vivos en nuestro recuerdo. Éste es uno de ellos. A los ochenta y seis años, Marceline Loridan-Ivens ha volcado en esta carta abierta a su padre un cúmulo de sentimientos profundamente arraigados desde su juventud, de los que ha sido incapaz de desprenderse durante toda una vida.

«Tú podrás regresar, porque eres joven, pero yo ya no volveré.» Esta simple frase, que Marceline oyó de boca de su padre cuando eran deportados en el mismo tren al campo de Auschwitz-Birkenau en abril de 1943, quedó grabada en su memoria para siempre y es el origen de este relato extraordinario.

La dramática lucha de una chica de quince años por sobrevivir en una situación que ha pasado a la historia como paradigma de la máxima depravación de la que es capaz el hombre queda plasmada con una voz asombrosamente desprovista de sentimentalismo y autocompasión. En su lucha imposible contra una fuerza aplastante, Marceline narra los hechos cotidianos con la frialdad y la distancia de quien, incluso después de setenta años, no puede permitirse ni siquiera el sufrimiento; de alguien que invirtió hasta la última fibra de su persona en un solo fin: salir con vida del infierno y honrar así las palabras de su padre.

Pero más allá del conmovedor homenaje de una hija a la única persona en el mundo a la que pudo amar de verdad, estas páginas exhalan un reconfortante soplo de energía y vitalidad, una demostración palpable de la insondable capacidad del ser humano para sobreponerse a los desafíos más extremos que su propia especie le presenta.

Mis impresiones

Cuando uno se acerca levemente a la sinopsis de este libro inmediatamente puede pensar en que es otra novela más sobre judíos y el Holocausto. Es cierto que es un tema del que se ha escrito hasta la saciedad, del que hay obras de ficción y no ficción que recrean con más o menos detalle esa parte tan macabra de la historia mundial. Pero en esta ocasión el libro que hoy os presento aunque nos habla de ello no es una novela más, es muchísimo más. Un testimonio en primera persona único y personal de un horror particular.

“A pesar de los que no sucedió, yo he sido una persona alegre; tú lo sabes. Alegre a nuestra Manera, para vengarme de estar triste riéndome de todos modos. A la gente le gusta eso de mí. Pero estoy cambiando. No se trata de amargura, no estoy amargada. Es como si ya no estuviera aquí (….). Éste ya no es mi lugar. Puede que ser la aceptación de la desaparición o la falta de deseo. Me voy deteniendo”

Y no tu regresaste es una larga carta que Marceline, la autora y protagonista de la novela, con ochenta y cinco años le escribe a su padre. En ella desnuda su alma para contarle como ha sido su vida desde que ambos se separaron, cuando ella solo tenía quince años y fueron traslados al campo de concentración de Auschwitz-Birkenau en abril de 1943, el último lugar donde se vieron.

“Tú podrás regresar, porque eres joven, pero yo ya no volveré” es una de las ultimas frases que pronunció su padre y aunque en aquel momento Marceline se le quedó grabada en la mente no podía llegar a imaginar que fuera una premonición. En un recorrido de más de setenta años por su vida la propia protagonista nos habla de su experiencia en el campo con todo lo que ya suponemos que eso significa pero también de las emociones desbordadas que fue experimentando tanto en esos momentos, no solo por la dureza de las condiciones que allí vivieron sino por la traumática separación de su padre así como lo que ocurrió cuando fueron liberados.

Marceline Loridan-Ivens vivió de primera mano y a los quince años el exterminio judío. Su padre era polaco pero emigraron a Paris (sus intenciones iniciales eran irse a América) donde habían establecido una empresa que les permitía vivir en una gran casa. Un día fueron metidos en un tren y deportados. Así ocurrió simplemente. Sin ningún motivo. Es un libro realmente conmovedor en el que las memorias de la protagonista nos dejan sin palabras. Me ha llamado muchísimo la atención como aquellos que estaban en los campos lucharon por sobrevivir a pesar de toda la desesperación que había a su alrededor pero Marceline también nos habla de cómo lo único que quería tras abandonar el campo y no poder reunirse con su padre era morir. Parece paradójico pero a la vez comprensible.

Y quizás esto es lo que más interesante me ha resultado en la novela. He leído muchísimo sobre la II Guerra Mundial, el nazismo y el Holocausto. Todo ello impresiona pero muchas veces obviamos algo fundamental. Más allá de lo que millones de judíos vivieron en los campos de exterminio y de que muchos murieron allí fueron los supervivientes quienes tuvieron que rehacer su vida, recomponerla a pesar de los atroces recuerdos. Levantarse cada mañana con el recuerdo de los seres perdidos en las mismas circunstancias a las que ellos sobrevivieron, del hambre, el frío, con el olor que desprendían los crematorios, con el recuerdo de los cadáveres a las salidas de la cámara de gas o los linchamientos, pero también de los cadáveres andantes que apenas tenían que comer ni con que cubrirse. Muchos de ellos trabajaron despojándolos de sus pertenencias, clasificándolas o manejando sus cuerpos inertes. ¿Cómo vuelve alguien a la vida después de haber vivido tan cerca de la muerte?

Y tú no regresaste condensa en algo menos de cien páginas una historia desgarradora, tremenda pero narrada de forma exquisita. No es un relato lineal porque su autora va narrando según le sale del alma, recordando esto y aquello, los felices recuerdos de su infancia con su familia sin preocupaciones, la aterradora estancia en los campos, la liberación, lo que quedó de su familia después.... Al final configurando toda una vida para el lector. Una vida de espera en la que más de setenta años después escribe a su padre para hablarle de cómo ha sido la vida sin él. La novela me ha gustado muchísimo e incluso me he quedado con ganas de mucho más. Marceline nos narra con emoción contenida pero por el recuerdo de su padre, no auto compadeciéndose de lo que ella misma sufrió ni convirtiéndose en la victima del relato a pesar de que lo fue. Y eso que hay pasajes realmente duros.

Obviamente el fondo histórico de la novela está ahí. Los guetos, las deportaciones, el poder de Hitler, luego los campos de concentración y exterminio y finalmente la liberación por el ejército ruso. Pero la autora también resalta que tras la guerra la semilla del antisemitismo había arraigado fuertemente y los judíos eran mirados con recelo. Algo que muy poco se atreven a contar.

Conclusión

Y tú no regresaste no es otra novela más que nos habla sobre la experiencia de un superviviente del Holocausto. Es una novela intensa, vibrante y conmovedora que nos habla de la pérdida de un ser querido, de recomponer una vida con recuerdos atroces. Nos emocionará y a la vez nos hará reflexionar.



31 comentarios:

  1. Me encantan los libros que te dejan huella.

    ResponderEliminar
  2. La vida sigue y al final muchos se forzaron a rehacerla. El primer libro sobre Auschwitz, "Una mujer en Birkenau", publicado ya en 1945, fue escrito por una exprisionera, quien luego se convertiría en una escritora de libros infantiles(sic!). Hoy en día salen también varias memorias de la segunda generación - de los hijos de los sobrevivientes- sobre cómo vivieron, o fingieron vivir, sus padres el resto de sus días, y sobre cómo ser hijo de un sobreviviente de los campos de exterminio alemanes influyó en sus vidas. Estremecedor, al igual que el libro que nos traes hoy. Saludos

    ResponderEliminar
  3. Me encanta Albanta y me la llevo. A ver si hoy me hago con ella. Fijate que tengo en casa un libro que se llama Yo también sobreviví al infierno que compré en Auschwitz y que aún no me he atrevido a ponerme con él porque tras la visita, no pude hacerlo. Quizás hasta me anime con él.

    Bs.

    ResponderEliminar
  4. A ver si cae en mis manos, que tiene muy buena pinta. Un besote

    ResponderEliminar
  5. Qué maravilla. Sólo con las primeras líneas ya he sabido que lo quería. Me lo llevo más que apuntado!!

    Besos

    ResponderEliminar
  6. Ya sabes que me.encanta este tema y éste parece que.lo.cuenta desde otro punto de vista. Me.lo apunto

    ResponderEliminar
  7. Apuntadísima, este tipo de novelas siempre me gustan. Un beso! :)

    ResponderEliminar
  8. Me apetece mucho, es un tema durisimo sobre el que no me canso de leer!
    Un beso

    ResponderEliminar
  9. Por lo que nos cuentas es una verdadera joya literaria. Tomo buena nota de ella, desde luego. Es increíble cómo en tan solo 98 páginas se puede escribir una historia de este calibre. Saludos.

    ResponderEliminar
  10. Este tipo de historias suelen ser una lectura difícil (pero necesarias). Siempre me ha parecido muy interesante el tema del holocausto, así que me lo apunto.
    Besos.

    ResponderEliminar
  11. Me gusta que sea cortita, pero el argumento me cuesta. Besos.

    ResponderEliminar
  12. Es cierto que lo primero que he pensado al empezar a leerte es "otra más" y que he sentido cierta pereza ante ella, pero después he cambiado de opinión. Una cosa es el relato de aquella salvajada y otra el relato íntimo de una persona que recuerda una experiencia especialmente dura y difícil. Me la llevo apuntada.

    Besos

    ResponderEliminar
  13. No lo descarto, podría gustarme...
    Un beso ^^

    ResponderEliminar
  14. Me dejas totalmente entregada con este libro que ni conocía. Muy buena reseña.
    Besos.

    ResponderEliminar
  15. Me lo llevo apuntado a pesar de que sea una lectura dura. Es un tema que me gusta, y además es un libro cortito, así que intentaré conseguirlo.
    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
  16. No es un tema que me encante la verdad, pero aprovechando la sencillez y que es cortita igual me animo
    un beesote

    ResponderEliminar
  17. Parece imposible hacer algo nuevo en este tema. De mano es como todas las historias pero al menos se centra en cómo vivir después de eso. No me imagino cómo es pero hay que ser muy valiente y muy fuerte, es digno de admiración. Es muy triste.

    ResponderEliminar
  18. Me gusta el tema, me parece muy interesante, y es bueno saber que este libro lo lleva con tan buenos resultados, ahora mismo lo llevo para la lista, gracias por la reseña.

    Besos, feliz inicio de semana.

    ResponderEliminar
  19. Me encantaría leer este librito. Tiene una pinta genial... y es la segunda reseña positiva que leo.
    Besos

    ResponderEliminar
  20. Estoy convencida de que me encantará, así que lo apunto en rojo para no olvidarme de él.

    Besotes

    ResponderEliminar
  21. Bueno, como sabes es un tema que me toca muy de cerca, conozco a la autora, hace muy, muy poco oí una entrevista de ella en France Culture donde explicaba el argumento del libro y sus experiencias, la falta del padre, si es estremecedor para vosotros, imagina para nosotros :)

    ResponderEliminar
  22. Una temática sobre la que me gusta leer, así que me lo apunto.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  23. De hacerme llorar, seguro. Que yo soy muy de emocionarme.
    ME lo apunto.BEsotes

    ResponderEliminar
  24. Yo también me lo llevo apuntado que me gustan estas lecturas. Besos

    ResponderEliminar
  25. Este lo quiero, por temática, por editorial que es garantía... Cae
    Besos

    ResponderEliminar
  26. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  27. Desde que lo vi entre las novedades me llamó muchísimo la atención, me parece tremendo, espero poder leerlo en algún momento.
    Besos

    ResponderEliminar
  28. Uf, tiene buena pinta, pero de momento estoy un poco 'saturada' con libros sobre el Holocausto. Hace poco leí uno y próximamente, otro así que lo dejaría para ma´s adelante.

    un beso.

    ResponderEliminar
  29. Me lo llevo apuntadísimo =)

    Besotes

    ResponderEliminar

¡Gracias por comentar!