lunes, 10 de diciembre de 2018

La hija del relojero - Kate Morton


Título: La hija del relojero
Autora: Kate Morton
Publicación: Suma, noviembre de 2018
Páginas: 636

He leído todas las novelas de Kate Morton y con cada una de ellas puedo decir que he disfrutado mucho, mucho incluso aquellas que considero que no son del todo redondas o que en determinados puntos les ha fallado algo. Es por ello que estaba deseando leer su último trabajo titulado La hija del relojero, cuya edición es una maravilla y no puede ser más bonita y cuidada.

La novela comienza en 2007, cuando a la joven Elodie Winslow, que trabaja como archivera en una empresa londinense, le toca catalogar una caja en la que encuentra un bolso de buena calidad pero muy antiguo en el que encuentra el diario de bocetos de un pintor y un retrato de una mujer desconocida pero que por alguna razón la fascina. Elodie debería estar preparando su propia boda y sin embargo no puede hacer otra cosa que pensar en la historia que esconden esos objetos y quienes fueron sus propietarios. Porque además lo encontrado le hace recordar una vieja historia que le contaba su madre, una afamada artista dedicada a la música que perdió la vida en un accidente de tráfico cuando Elodie era muy pequeña.

En La hija del relojero Kate Morton apuesta por una estructura bastante compleja en la que se entrelazan bastantes personajes, en épocas temporales diferentes, con distintas voces narrativas y una combinación que al inicio puede resultar un poco liosa. De hecho me costó un poco entrar en ella. Pero no es nada que con el paso de las páginas no se solucione y todo quede en su sitio.  Solo hay que continuar, acomodarse e ir encajando las piezas.

Para mí es una novela que va de menos a más. El inicio me resultó un poco flojo pero el final de la misma me ha parecido perfecto. Me ha dejado con la sensación de que la trama principal es muy buena y que se resuelve con un tramo final muy interesante.

Pero en ella también otras diversas tramas protagonizadas por otros personajes. Algunos de ellos me han conquistado por completo con sus historias mientras que con otros he conectado menos. Pero yo creo que esto suele pasar cuando en un libro se entrelazan tantas tramas como sucede en este. Que no todas tienen porqué gustar por igual. Al primero que vamos a conocer es a Elodie con una narración que profundiza mucho en el personaje y que nos llevará a conocer su presente, marcado por las dudas, y su pasado, marcado por la desgracia y ciertas incógnitas, para intentar desvelar cómo desea que sea su futuro. Esta parte está marcada por la reflexión, las emociones y los sentimientos y si quizás durante su lectura me ha faltado algo de suspense creo que se compensa cuando aparece en escena la hija del relojero. Su historia se remonta a mitad del siglo XIX y no voy a desvelar nada de ella. Tanto la forma de narrarla, que me ha parecido original, como el personaje en sí mismo me han gustado mucho.

Además de otros personajes que transitaran por ella y que no son pocos creo que hay un personaje más en la historia que tiene cierta entidad. Se trata de Birchwood Manor. Una casa con la que Kate Morton aporta un toque sobrenatural y veremos lo que sucede en ella en diferentes contextos temporales y con diferentes inquilinos en su interior. Y con quienes conoceremos historias de amor, de pérdida, muerte, silencio, mentiras, soledad, búsqueda que forma un cóctel muy al estilo de la autora.

Os decía al principio que me parece que La hija del relojero ha sido construida con una arquitectura un poco compleja que se sostiene gracias a la humanidad que tienen algunas de sus historias. Sin embargo me ha dado la sensación de que le falta un poco de pegamento a ciertas subtramas que se podrían eliminar sin verse afectado el resultado final. En cuanto al estilo narrativo como suele ser ya una característica de la autora cuenta con una narración pulcra y elegante, que es profusa en detalles, con los que consigue una estupenda ambientación y aunque no tenga un gran ritmo (a veces se hace un poco lenta) se agradece que esté bien escrita porque se disfruta de su prosa.

En definitiva, leeréis muchas opiniones de La hija del relojero pero yo os recomiendo que no os dejéis llevar y que si sois como yo seguidores de Kate Morton que le deis una oportunidad. Quizás no sea una novela completamente redonda ni la mejor de la autora en mi opinión pero te hace disfrutar y merece la pena su lectura.
 



domingo, 9 de diciembre de 2018

Ganador del sorteo El secreto de los Dogón

a Rafflecopter giveaway

Enhorabuena!! Tienes 48 horas para enviarme tus datos para hacerte llegar el ejemplar. 

jueves, 6 de diciembre de 2018

Los diarios de Tony Lynx. El libro del poder - Miguel Griot


Título: Los diarios de Tony Lynx. El libro del poder
Autor: Miguel Griot
Ilustrador: Álvaro Ortiz
Publicación: sm, octubre de 2018
Páginas: 101
Edad: 10-12 años

Hoy, dentro de esta sección juvenil que acostumbro a publicar los jueves, os traigo un libro que me ha resultado realmente original y creo que puede gustar mucho a los jóvenes lectores. En principio está orientado a niños de unos diez años pero luego cada lector tiene un punto de madurez diferente.

Todo comienza con la desaparición de un hombre llamado Leopold Abbey. Un prestigioso arqueólogo de Imperio Británico que desde que hace un año partiera a una expedición secreta no se ha vuelto a saber nada de él. Para encontrarlo y de forma desesperada su hija Rose ha puesto una anuncio en el que se ofrece una generosa recompensa a quien pueda ayudarla.

Este parece un trabajo perfecto para Tony Lynx, detective, aventurero y buscador de tesoros cuanto se tercie.


Este es el planteamiento inicial que Miguel Griot (cuyo nombre verdadero es Miguel Ángel Alonso Serrano) ha elegido para construir un libro en el que sus personajes necesitan la ayuda del lector, involucrándole de forma directa en la historia. Será el lector quien ayude a resolver los misterios que se van planteando en las diferentes páginas de este libro. Para ello tendrá que utilizar la observación, la lógica, la deducción y el ingenio.


Tony Lynx, uno de los personajes, es quien nos va a contar la historia pero comenzando por su desenlace. El momento en que se encuentra en la estación Victoria (Londres) rodeado de fotógrafos y flases de cámaras. Todo el mundo ha acudido allí porque se ha producido la reaparición el arqueólogo y los londinenses se preguntan qué ha pasado mientras ha estado desaparecido. Tony está dispuesto a mostrarnos su diario de la investigación que nos marcará su periplo por el mundo.

El libro me ha parecido muy entretenido, es una concatenación de aventuras de principio a fin, que creo que llamará la atención de los lectores, que les invita a participar e interaccionar con lo narrado, y los lleva a lugares tan exóticos y pintorescos como La India, Damasco, Hong Kong o Moscú entre otros mostrando además algunas particularidades, costumbres o leyendas de estos.


El lector acompaña al protagonista en su búsqueda, le observará en los diferentes obstáculos que se encontrará y estos lugares esconden, conocerá personajes misterioso e historias curiosas. En cada página Miguel Griot cuenta cómo va avanzando en la investigación y al final mediante una pregunta revelará el enigma que hay que desvelar. Hay pistas que no son muy complicadas y en cambio otras hay que estar más atento.

En cuanto a las ilustraciones me han parecido diferentes y originales, tanto en sus formas como en sus colores que además le dan un aire exótico.

miércoles, 5 de diciembre de 2018

Nada se opone a la noche - Delphine de Vigan

Título: Nada se opone a la noche
Autora: Delphine de Vigan
Publicación: Anagrama, 2012
Páginas: 376

Sobre Delphine de Vigan he leído muchísimas cosas y la mayoría de ellas muy buenas. Es por ello que tenía ganas de leer algo suyo y he elegido Nada se opone a la noche para estrenarme. Es una novela con tintes autobiográficos que ha obtenido un gran reconocimiento y que ha sido ampliamente premiada.

La novela comienza cuando la protagonista encuentra a su madre muerta. Unos meses más tarde comienza a investigar la historia de su familia empezando por la de sus abuelos. Liane y Georges Poirier y su gran familia, variable en número según la época, que vivía por encima de sus posibilidades. Lucile era una de las hijas mayores que siempre ocupó el lugar de una niña callada y observadora pero que ejercía cierto magnetismo sobre los demás. Y así entre los numerosos nacimientos que su madre recibía con gran alegría, cuidados de bebes encomendados a los mayores, sesiones de fotos, muertes accidentales o suicidios se va gestando el carácter de una mujer cuya vida sería tremendamente trágica. Los primeros años de su infancia serían felices pero las desgracias una vez se instalaron es su vida no llegaron a marcharse jamás.

De la infancia de Lucile pasamos a su época de adulta y la conocemos como una madre desequilibrada, peligrosa, voluble y encerrada en el trastorno bipolar que la mantendría en psiquiátricos muchos años. No siempre tuvo malas épocas pero al final terminó con su vida, supongo que cansada. Con esto no hago una revelación que pueda estropear la lectura a nadie ya que desde el inicio la autora nos lo revela y sabremos cuál es su punto final.

Nada se opone a la noche es una novela durísima de esas que es mejor dejar en ciertos momentos para darse un respiro y volver a continuar en otro momento. Es el relato estremecedor de una familia con sus virtudes y sus defectos pero sobre la cual una vez se instala la desgracia esta no desaparece nunca. Y los momentos más duros personalmente me han parecido aquellos en que la autora nos narra la convivencia con su madre. Me parece que es casi imposible quedarse indiferente ante sus palabras. Las emociones van aflorando e incluso resulta dolorosa en ciertos momentos.

Una de las cosas que más me han llamado la atención es su forma narrativa. Es una novela de carácter intimista aunque narrada de forma en cierto modo aséptica. Pero esto no significa que no existan emociones, que no se reflejen en esa forma contenida y racionada de contar, de explorar la existencia de los miembros de su familia y la suya propia. Porque aunque ella no le ponga palabras a ese sufrimiento está ahí, escondido entre líneas. Y para reconstruir esta historia acude a las cartas o anotaciones personales que dejó su madre, a la historia de su abuelo grabada en cintas de audio, las cintas de las vacaciones tomadas en súper ocho o los recuerdos que le pueden proporcionar los hermanos aún vivos de Lucile.

Delphine de Vigan para hacer frente a este relato se desdobla en tres tipos de narrador que alterna de una forma muy acertada. Y siendo parca y somera en ciertos momentos, en otros nos encontramos pasajes muy líricos y evocadores. Todo el relato se sucede en una primera persona pero tenemos fragmentos vistos desde la escritora en los que explica las dificultades de ese proceso narrrativo que está llevando a cabo. Está escribiendo sobre su familia y se impone a sí misma la tarea de no involucrarse emocionalmente, de mirarlo objetivamente y no dejarse arrastrar por sus emociones. Sin embargo otras veces es la hija involucrada en la propia tragedia de Lucile, aunque siempre se refiere a ella por su nombre y nunca como su madre.

Todos los personajes que tienen cabida en la novela están maravillosamente construidos y definidos siendo para el lector entidades muy precisas y claras. Sin duda es su madre el centro del relato, el personaje más brillantemente mostrado. Una mujer con una enfermedad mental que condiciona su vida por completa. Me ha resultado muy interesante conocerla pero a la vez descorazonador. Pero su historia no se puede explicar sin hacer referencias a todos aquellos que la rodearon. A su padre, que tenía una agencia de publicidad, a su madre, abnegada madre y esposa, a sus diferentes hermanos, a los hombres que pasaron por su vida, etc…

Nada se opone a la noche es una dolorosa radiografía de la vida de una mujer enferma. Un relato punzante y descorazonador que me ha hecho sufrir y pensar. Una novela de las que no abundan y a la que merece la pena darle una oportunidad. Eso sí, no en un momento en que uno busque un simple entretenimiento. Una vez entran en el mundo de De Vigan es muy difícil abandonar y mantenerse impasible.