jueves, 14 de noviembre de 2019

El paraíso de las mil islas - Elena Clarke


Hoy os traigo al blog la primera novela de una escritora que se hace llamar Elena Clark y que sospecho que tras ese seudónimo se esconde una autora española (es solo mi intuición y puedo estar equivocada).  La novela es cuestión es El paraíso de las mil islas y a continuación os hablo de ella.

Mara es una empresaria de éxito que vive en Madrid en la actualidad. Es la dueña de una de las mejores cadenas de muebles coloniales de la ciudad, una empresa que ha levantado con mucho trabajo y tesón que viene haciendo desde muy joven. Gracias a ello ahora disfruta de una vida de abundancia económica y comodidad, aunque no está del todo contenta con ella. Hace tiempo que siente un vacío que es incapaz de llenar y que le hace sentirse infeliz. Digamos que le falta algo para sentirse completa.

Pero esto cambia cuando descubre una parte de un maravilloso escritorio antiguo que quiere recomponer entero y descubrir su historia. Es el momento de viajar tras la pista y la historia del mueble. Un viaje que le ayudará a encontrarse a sí misma.

Este es el punto de partida de la novela y la primera de tres partes en que se divide. En la segunda parte cambiamos de escenario y de tiempo y conocemos a Cecilia, una mujer recién casada que llega a Bali a mediados del siglo XIX.  Su marido trata de aprovechar las colonias para hacer fortuna.

Es difícil encuadrar esta novela en un género en concreto. La comparan con las novelas de Sarah Lark pero El paraíso de las mil islas en mi opinión se queda demasiado corta para incluirla en el género landscape. Pues la parte en que retrocedemos al pasado y que se sitúa en Indonesia es bastante corta y a mí me hubiese gustado que la autora se recreara más en ella. En el contexto histórico, sobre todo que creo que al final queda demasiado pobre. Quizás podríamos decir de una forma más acertada que es una novela romántica pero la gran historia de amor me ha resultado un poco fría. No he visto las emociones que debería haberme sugerido ni mucha conexión entre sus protagonistas. He visto más una relación carnal que espiritual aunque la autora quiera sugerir lo contrario.

Siendo completamente honesta es una novela de fácil lectura, pero a la que, en mi opinión completamente subjetiva, se veo que le falta sustancia y en general se queda un poco pobre. La trama no es que sea demasiado original y siendo realistas ninguna de las novelas de este género lo son, prácticamente todas siguen el mismo patrón. Mujer que lucha contra la adversidad y conoce una cultura exótica que le resulta ajena pero si me resultó en principio atractiva. El resto tampoco me ha entusiasmado. No ha logrado engancharme y no he conseguido meterme en la historia.

Puede que sea por cómo se han desarrollado los personajes y aunque no me han disgustado tampoco he sentido muy atracción o empatía con ellos.

La narración es correcta, algo cadenciosa, no tiene nada que resalte pero tampoco se le pueden poner pegas. Usa dos narradores diferentes, primera y tercera persona, para las dos tramas diferentes, la del presente y la del pasado. La conexión entre una y otra, obviamente y creo que no incurro en ningún spoiler, es el mueble aunque de una forma un tanto débil. Ha sido como contar dos historias diferentes en un mismo libro.

En definitiva, El paraíso de las mil islas me ha parecido una novela de fácil lectura pero demasiado floja en cuanto a la elaboración de su trama, en cuanto a los personajes y en cuanto a la ambientación. No ha sido una lectura que vaya a recordar demasiado.

lunes, 11 de noviembre de 2019

Antes mueren los que no aman - Inés Plana


Conocí a la periodista y escritora Inés Plana hace algo más de un año con la que fue su primera novela titulada Morir no es lo que más duele, una novela que me gustó bastante y que gracias a ella he llegado a la continuación, Antes mueren los que no aman. No es una continuación en sentido riguroso pues lo que ambas novelas tienen en común es su personaje protagonista siendo casos completamente diferentes y más aún que la primera quedó completamente cerrada. Es por ello que ambas novelas pueden leerse de forma completamente independiente.

La autora ha localizado temporalmente la acción en plena crisis (por el estallido de la burbuja inmobiliaria) allá por el año 2009. Gente que iba directa al paro, hipotecas astronómicas imposibles de pagar, empresas en quiebra y una negatividad y tristeza general en toda la población.

En este contexto la mañana del 23 de diciembre se produce la muerte de una mujer de una forma bastante sorprendente. Mientras se manifestaba por los recortes de la Seguridad Social es empujada por una mujer que huye del lugar inmediatamente y choca contra un cristal que se rompe pero del que queda un gran trozo de vidrio intacto que decapitara a la mujer en el suelo.

La investigación oficial será asignada al teniente de la Policía Judicial de la Guardia Civil Julián Tresser. Aunque él está más preocupado por ciertos asuntos personales.  Y es que ha aparecido por fin una pista sobre Luba, la joven de doce años desparecida hace dos años y que ha buscado de forma obsesiva. 

Nos encontramos ante una novela que entra dentro del supesne o no del todo novela negra (ya sabéis que a veces no soy muy acertada en géneros) y en ella he visto algunas similitudes en cuanto el estilo a la anterior y que me han hecho que disfrute mucho con ella. No es una novela de esas de ritmo frenético sin ton ni son ni una novela más grave y de mayor calado.

En realidad, esa muerte (¿asesinato? ¿accidente? ¿homicidio involuntario? Solo fue un empujón…) a la que asistimos en el segundo capítulo incluso llega a pasar a un segundo plano (por mucho que haya prisas por resolverla) y nos centramos en como digo, temas muy delicados. Tenemos la historia de una joven que ha escapado de una red de trata de blancas y justo cae en una casa en donde sus habitantes tienen ciertos secretos que guardar. La forma en que Inés Plana narra todo esto me ha gustado mucho, si que es verdad, que no genera mucho suspense, ni mucha tensión, pero aporta otro tipo de interés a la novela.

Son varias subtramas más las que se van sucediendo de forma paralela. Sé que en la sinopsis del libro se amplía la información pero yo prefiero plantarme aquí. Me ha resultado original la arquitectura, no es una novela de mucha tensión, de giros argumentales que dejen con la boca abierta, de tensión máxima es algo que notas que se va cociendo a fuego lento.

Los personajes me han parecido muy potentes y con mucha garra. Todos ellos tienen sus complejidades, sus dramas personales, sus motivaciones además de sus dilemas morales. Todos tienen vidas complicadas y cargadas de circunstancias negativas y muy intensas. Y a través de ellos aborda temas mundanos como el amor, la familia, la soledad, etc pero también temas más importantes como las mafias, las luchas de poder o la explotación sexual.

En definitiva, creo que Inés Plana ha escrito una buena novela de personajes, donde lo más evidente pasa a segundo plano y desde las sombras aparecen poco a poco sus intimidades y con ello lo más inquietante de la novela.

jueves, 7 de noviembre de 2019

Amigas para siempre (Cloe y su unicornio 5) - Dana Simpson

Dentro de la literatura infantil o juvenil que existe ahora mismo hay que ver lo diferente que me parece la serie de Cloe y su unicornio, que ya por su quinta entrega. Es un libro muy diferente a la tendencia actual dentro del rango de edad al que va dirigido.

Es es formato cómic, no tiene nada que ver con redes sociales, con canales, con juguetes, tecnología ni ese de tipo de cosas y sin embargo, es una de las colecciones que más gusta a mi hija y de la que espera impaciente que salga la siguiente entrega.

La idea de partida es sencilla, que no es lo mismo que simple, pero su ejecución me parece muy ingeniosa y con enjundia. Y digo sencilla porque todo comienza con la amistad de dos seres que se conocen casualmente. En este caso es un poco especial porque se trata de la relación de un niña de nueve años llamada Cloe y una unicornio llamada Caléndula Nariz Celestial. Cloe es inteligente pero tímida y tiene problemas para relacionarse con los niños de su edad. Caléndula es petulante, narcisista y demasiado segura de sí misma. Definiéndola así nuestro primer pensamiento es que debe ser un personajes insoportable pero nada más lejos de la realidad porque esta unicornio resulta tan adorable y divertida que se convierte en un personaje único.

El libro no tiene un argumento al uso (con introducción, nudo y desenlace) si no que es una sucesión de escenas y situaciones en la que se ven envueltas las dos amigas. Pero de las que siempre se puede sacar muchísimo partido si te fijas bien. Dan una gran lección sobre las relaciones humanas en diferentes grados y de diferentes formas.

Entre algunas de las cosas que vivirán las dos amigas se separarán por primera vez la una de la otra durante algunos días ya que Caléndula participa en un retiro espiritual de unicornios mientras Cloe se quedará sola. Volverá la moda de los globlins (los conocimos en un libro anterior,) y se reflejarán en otra amistad tan peculiar como la suya sin darse cuenta. Las dos amigas fastidiarán un poco a Dakota (un personaje menos amable y que representa un poco esas niñas con quien es difícil tratar). Intentarán hacer frente al aburrimiento con un escudo,

Y es que Dana Simpson construye conversaciones muy inteligentes y vivas, con ironía, con sutilezas de forma que los niños la entenderán bien y los mayores podemos obtener una segunda lectura. Por eso sencillamente creo que es una colección que merece la pena tener en casa.










lunes, 4 de noviembre de 2019

La cara norte del corazón - Dolores Redondo


A Dolores Redondo la conocí con El guardián invisible, la primera novela que forma parte de la Trilogía del Batzán. Solo puede decir que la disfruté muchísimo por las muchas características atractivas e interesantes con las que se había construido. No solo logró embelesarme a mí sino a muchísimos lectores que al ver que La cara norte del corazón salía a la venta, le pusimos ojitos.

Y la razón es que la protagonista de esta novela vuelve a ser Amaia Salazar (que me conquistó plenamente en la Trilogía del Baztán y que es un personaje que me encanta). Pero en esta ocasión vamos a retroceder en el tiempo (se trata de una precuela aunque rigurosamente no es necesario leerlas todas) y la conoceremos en dos periodos muy importantes de su vida, que la marcaron como persona y como la inspectora en la que se convertiría en el futuro.

Nos situamos en 2005, Amaia es una joven de veinticinco años y es subinspectora de la Policía Foral de Navarra. Pero no es ahí el lugar donde estamos porque la protagonista participa en un curso para policías de la Europol en la Academia del FBI en Estados Unidos, por lo que, es allí, en Quántico, donde se va a desarrollar la historia. Y en donde además van a estudiar un caso real cometido por un asesino en serie cuya actuación es tan peculiar como difícil de identificar. Amaia formará parte de esa investigación.

Os podría contar más cosas del argumento (otros ya lo han hecho) pero yo me voy a plantar aquí y os voy a dejar con la miel en los labios. Solo os diré que el caso criminal que investigan en el FBI y en el que participa Amaia me ha gustado muchísimo. Y ya sabéis que en este género son pocos autores los que consiguen convencerme pero este me ha parecido muy original y con mucha miga. Pero aun así creo que la autora ha sabido desarrollarlo muy bien en la novela construyendo una trama atractiva e interesante a la vez que compleja porque hay que darle muchas vueltas para imaginarlo y poder hacerlo coherente y creíble para el lector.

Si hay algo que me gusta de Dolores Redondo es que sus novelas tienen corazón, negro, pero corazón. Una de las cosas que más aprecié de las anteriores es conocer a fondo el turbulento pasado de la protagonista. La historia íntima y personal de Amaia es traumática, conmovedora y perturbadora al mismo tiempo. Parte de ella la conocimos en la trilogía y en esta vivimos de una forma más cercana otra parte pero que hace que comprendamos muchas cosas. A pesar de que ocupa menos espacio en la novela me ha gustado muchísimo y se ha hecho demasiado breve. En ella conocemos un suceso ocurrido a la Amaia de doce años, cuando estuvo durante unos días perdida en el bosque. Conoceremos y se nos explicarán mucho, en este caso, sobre la relación que tiene con su padre. Y por supuesto de algunas vivencias con la entrañable tía Engrasi con quien vivía (las razones se explican en la trilogía). Me siento muy cercana a este personaje.

Y si había un personaje de verdad intrigante en la trilogía era Dupree. Esa persona a quien Amaia recurría con frecuencia telefónicamente, pero de quien poco a nada sabíamos hasta ahora… Y aquí callo porque no quiero decir nada más.

Otra de las características que hace diferente a esta autora y sus novelas negras es que la ubicación y el folclore de la zona tiene mucha importante. En La cara norte del corazón dejamos atrás la mitología navarra sustituyéndola por la de Nueva Orleans (un lugar plagado de supresiones, donde se practica mucho la santería y la magia negra y se cree diversos seres sobrenaturales) en el momento en que el huracán Katrina asoló la ciudad.

Me da la sensación de que he nombrado constantemente la trilogía durante esta reseña, pero creo que se entienden muchas cosas cuando has leído los libros anteriores. La única pega que podría poderle es que en algunos momentos el ritmo se ha hecho algo lento y descompensado.

En definitiva, creo que La cara norte del corazón es un libro imprescindible si te gustaron los anteriores. He disfrutado muchísimo de su lectura, me ha cautivado y no puedo hacer otra cosa que recomendarla.

viernes, 1 de noviembre de 2019

Zombilina baila El cascanueces - Kristyn Crown / Molly Idle

Me parecía hoy mal ir contracorriente e inevitable seguir la tendencia. Así que en esta sección infantil del blog también vamos a celebrar Halloween de la manera que mas me gusta. A través de la literatura. Y es que Picarona ha casado una nueva aventura protagonizada por un personaje a que ya conocimos anteriormente. Se trata de Zombilina. Es una niña-zombie a la que encanta el ballet. 

Zombililna tiene suficiente talento como para destacar y en esta ocasión se encuentra en una audición de El cascanueces. Aunque sabe que la competición va a ser MORTAL, ella se va a esforzar al máximo por que le hace mucha ilusión interpretar a Clara, la protagonista de la obra. 

En un par de giros y movimientos ya lo tiene. El papel con que soñaba. Sin embargo el día del estreno algo sale mal. Y es que su abuelo Fantasma, que es ilusionista y dispone de la ópera como si fuera su propio hogar, se pone a hacer travesuras que pueden dar al traste con la obra. A nuestra pequeña protagonista solo se le ocurre una posibilidad. 

Este es un bonito álbum ilustrado que tal y como su predecesor resulta una historia divertida, original pero además con mensaje. Si en la ocasión anterior nos hablaba de lo importantes que son los lazos familiares, esta vez resalta el valor de la amistad y del trabajo en equipo. Algo que solemos olvidar cuando luchamos por conseguir lo mismo. Aparecen los celos, las envidias y olvidamos que quizás tarde o temprano nuestra oportunidad llega y es el momento en que vamos a brillar. 

La obra está orientada a lectores de a partir de cinco años aunque nada impide que los mayores, incluso adultos puedan disfrutarla. 

Las ilustraciones me encantan. Me parecen muy alegres, originales y divertidas. Tienen mucho colorido y la creadora sabe darle ese dinamismo y sensación de movimiento que realizan sus personajes.