lunes, 23 de noviembre de 2020

Muñecas de cartón - Manel Salcedo


Hoy os traigo al blog una novela que bien podría ser un perfecto retrato costumbrista de la historia de nuestro país. De uno de los episodios mas turbios y tristes que nuestras generaciones pasadas se vieron obligadas a vivir y que aún a día de hoy sigue dando coletazos y causando dolor. 

Muñecas de cartón se sitúa en la posguerra española. La contienda ha dejado un país herido, pobre y rencoroso en el que muchas familias se han separado y destruido. Una de ellas va a protagonizar la historia. Son los Ravell. O mejor dicho lo que queda de ellos. Una humilde familia asentada en Barcelona y que antes de todo vivía de una tienda que la guerra también ha destruido. 

Ahora tenemos a Benet, que después de seguir en el ejército luchando contra los insurrectos del bando vencido vuelve a su casa para encontrar que poco o nada queda de lo que dejo cuando se fue al frente. Y también conocemos a Lola, su hermana, que ha vivido la destrucción de su hogar en primera persona. 

Por otro lado y en la actualidad, un segunda trama nos lleva por la historia de Luisa, que a sus setenta y dos años, descubre con la muerte de su madre que no es su hija biológica. Ante la inesperada noticia decide viajar desde Madrid a Barcelona e investigar sus orígenes. Su punto de partida es una vieja fotografía en blanco y negro. 

Muñecas de cartón es una de esas novelas a las que hay que dar un poco de tiempo para que entren en materia y también para que puedas situar tanto personajes como tramas. En el comienzo he echado un poco en falta más contextualización de situaciones de forma que he andado un poco despistada en el primer tercio. Es por tanto una novela que va de menos a más. El autor se toma su tiempo para crear y generar la intriga que pretende. 

En otro aspecto de la novela nos vamos a encontrar una historia que aúna las emociones con las circunstancias históricas. Seremos testigos de lo mucho que sufrió la gente de a pie durante la guerra  y la posguerra. Independientemente de las convicciones y del bando a cada cual apoyara. El joven Benet ha estado luchando y a través de su figura vemos claramente cuando se acabó la contienda pero no la lucha. A su regreso intentará volver a poner en marcha el negocio de sus padres a pesar de todo lo que tiene en su contra.. 

Lola no ha estado en el frente pero no por ello sus últimos años han sido más fáciles. Ha sido testigo y ha sufrido la violencia siendo muy joven y ha hecho lo posible por sobrevivir. Esta parte es quizás la mas dura, la que, como he dicho antes, ahonda en nuestra memoria histórica. 

Y por otro lado la historia de Luisa es quizás un poco mas emotiva porque ya no hay esa pobreza, hambruna y esa necesidad de sobrevivir pero si el deseo o el ímpetu de conocer la verdad. Ese legado triste que se nos ha dejado. 

Os he hecho un ligero esbozo de la novela pero os aseguro que hay mas subtramas, personajes, secretos y situaciones que hacen que merezca la pena leerla. Como por ejemplo Elena, María, Lola muy relacionadas con un orfanato regentado por unas monjas. 

Una novela para, al principio, disfrutar con tranquilad y luego ir tensando las emociones. Una novela narrada con tranquilidad con un ritmo sostenido y en la que se ve a un autor con ganas de contar cosas y ser escuchado. Sin duda, la recomiendo.

viernes, 20 de noviembre de 2020

La persona normal - Marijke Schermer

Hoy traigo al blog una novela que creo que me va a resultar difícil de venderos. No puedo recomendarla abiertamente porque creo que no es para todo tipo de lector. Es una de esas novelas que una no sabe muy bien que está leyendo hasta que la acaba. Tiene un algo, que no sabría muy bien como describir, que la hace extraña, única. Y sin embargo también es una novela hipnótica, profunda e intensa. 

La persona normal nos introduce de lleno en la vida de una mujer llamada Emilia. Se dedica a la sociología a través de una empresa que ha formado con unos socios, está casada con un médico, Bruch, con quien tiene dos hijos y se acaban de mudar a una casa en las afueras de la ciudad que aunque necesita reformas parece que le puede reportar la paz que necesita para criar a sus hijos y cuidar de su matrimonio. Desde fuera todo parece ideal. 

Sin embargo, Emilia va a tener muy difícil conseguir esta armonía en su vida ya que tiene un gran obstáculo a sus espaldas. Y es que hace más de una década vivió un acontecimiento violento que no la deja en paz. Nunca ha hablado de ello, ha intentado enterrarlo en lo más profundo de su mente y mantener ese secreto guardado está afectando gravemente a su vida y a su relación con Bruch. 

Este es el punto de partida de la novela. No es una novela de intriga y desde prácticamente su comienzo sabemos que es lo que le ocurrió a Emilia. No es el camino que sigue la autora para construir la novela. Más bien es un relato que nos habla de la incapacidad de superar ciertos traumas y como necesitamos en ocasiones sacarlos a la luz. A veces, erróneamente pensamos que si no lo contamos, si nadie se entera, no ha ocurrido. Nadie nos puede hablar de ello, nadie nos lo puede recordar. Y quizás es la razón por la que la protagonista se lo ha guardado. 

Si nos fijamos en el título vemos que nos habla de una "persona nomal" pero ¿Qué es la normalidad? Porque puede tener muchas connotaciones si evaluamos este término desde diferentes prismas. Emilia intentará romper todas esas barreras que le impiden cumplir esa expresión. Quiere ser una madre o una esposa como otra cualquiera, tener una "vida normal" intentando acallar las voces que gritan en su interior. A pesar del esfuerzo titánico que lleva realizando durante años para calmarlas. Al final uno mismo es quizás su peor enemigo. Quien más daño puede hacerse. Porque Emilia se equivoca en su objetivo. 

La persona normal es una novela introspectiva que ahonda es algo que desgraciadamente viven muchas personas en el mundo y de forma diaria. Algo que marca y que en muchas ocasiones impiden que lleven una vida completa (y he estado tentada de decir vida normal pero no, no era la expresión más adecuada). Un tema sobre el que siempre es duro leer pero que es necesario que se hable de él en la sociedad para concienciar y así combatirlo.

Algo que tengo que resaltar es que me es una novela breve pero intensa. Un relato que atrapa y que está maravillosamente escrito en el que la autora mantiene la tensión desde el primer hasta el último momento y cada vez crea un clímax más opresivo. Nos habla del presente con visiones del pasado necesarias para que comprendamos perfectamente a su protagonista, una mujer con una enorme profundidad emocional. Además tiene una carga metafórica bastante evidente. Uno de los ejemplos más claros es la comparación que podemos hacer entre la casa a la que se acaban de mudar. Aunque esto no lo voy a concretar más. 

Es evidente, que la he disfrutado, que me ha tenido en vilo y enganchada a su lectura en todo momento. Pero creo que es una de esas novelas que necesita encontrar un lector e incluso un momento adecuado. Un lector con sensibilidad que sepa leer entre líneas y no se ciña a la literalidad de las palabras. 


lunes, 16 de noviembre de 2020

Siete mentiras - Elizabeth Kay

 



El libro del que hoy os voy a hablar creo que se podría encuadrar dentro del domestic noir, un género con el que disfruto bastante y que puede explorarse a través de multitud de personajes y situaciones. 

En esta ocasión partimos de la relación que mantienen dos mujeres. Jane y Marnie se conocieron en el colegio, siendo solo unas niñas de once años. Desde ese primer encuentro, siempre han mantenido una estrecha relación de confianza y afecto mutuo. En cada una de las etapas que han ido viviendo han logrado mantenerla intacta hasta que el amor llamó a sus puertas. Ahora a Jane no le gusta mucho Charles, la pareja de Marnie pero ¿Se supone que debería decir la verdad? ¿O es mejor mentir y fingir que hay ciertas cosas que no ve?

Este es el punto de partida de Siete mentiras. Os tengo que decir que el planteamiento tiene un poco de trampa porque la novela va completamente por derroteros diferentes a los que aparenta o los unciales y yo no he querido desvelar más. O al menos a mí el comienzo me despistó muchísimo. Y en ese sentido ha sido una sorpresa ir descubriendo los giros, inesperados para mí, que iba tomando la historia. Os diré que hay un muerto y siete mentiras.  

Siete mentiras es, a mi parecer, un libro de esos que debes escoger sin mas pretensiones que la de que te mantenga entretenida y lo consigue a través de una de esas historias que se van cociendo a fuego lento hasta prácticamente el final. Mientras hay suposiciones, sospechas, elucubraciones, etc... algo que yo creo que siempre da mucho juego al lector en este tipo de historias.

La novela está narrada, de forma muy acertada, por una de sus protagonistas. Ella es Jane y cuenta toda la historia desde su punto de vista, subjetivo y limitado. En muchas ocasiones busca la complicidad del lector con expresiones o frases con las que pretende llamar su atención. Creo que ha sido un recurso muy bien explotado por la autora sobre todo al principio porque ya juega con la complicidad personaje-lector creando cierto vínculo. 

Jane va desvelando poco a poco el presente y pasado de la cómo ha sido su vida con Marnie a su lado desde que eran pequeñas. Es un tema que me ha parecido muy interesante y que está tratado con mucha profundidad. La autora reflexiona y explora como es el inicio de su amistad y como esta se ha ido modelando con el paso de los años, los problemas y escollos por los que pasan sus personajes pueden llegar a ser muy similares a los que suceden en la vida real así como esos otras circunstancia que refuerzan las relaciones. Todas las relaciones de larga duración van evolucionando con el paso de los años y sobre todo cuando las vidas de sus miembros van cambiando. 

Sin embargo, uno de los momentos más críticos para las relaciones amistosas es cuando tienen que enfrentarse con las amorosas. Ahí es cuando la competencia se hace más dura y los amigos pueden llegar a distanciarse. 

A parte de explorar los muchos matices de la amistad, de sus problemas, debilidades u obsesiones de fondo toca otros temas tan delicados como la pérdida, la soledad, la infidelidad, las familias desestructuradas o las enfermedades mentales.

Como os decía antes es una novela muy entretenida e inesperada porque su argumento para mí ha ido siempre por un camino que no esperaba. Sin embargo no todo es tan bueno en la novela. El hecho de que la autora se centre tanto en las intimidades de las amigas y en evaluar su relación hasta el mínimo detalle hace que la novela como thriller pierda tensión y se torné un poco monótona en algunos puntos. 

En definitiva, Siete mentiras es la historia de una obsesión pero también de como la mentira puede llegar a distorsionar la realidad por completo y cambiar la vida de quienes se ven envueltos en ella. Porque una mentira solo se sostiene con otra.


jueves, 5 de noviembre de 2020

Amar y revivir - Mary Shelley


Frankenstein es la primera palabra que nos viene a la cabeza cuando escuchamos nombrar a la autora Mary Shelley. Y es que ha pasado a la historia, como muchos otros, por pertenecer a ese grupo de escritores cuya obra cumbre ensombrece y anula todo lo demás. Escritores que se relacionan inmediatamente con un título y pocos son los que se atreven a ir más allá. 

A pesar de su notoria relevancia no hace mucho que leí Frankenstein. Pensé que ya sabía todo lo que tenía que saber sobre el mismo y para mí sorpresa fue una obra que superó mis expectativas. Pero ese no fue el único trabajo de Mary Shelley y hoy os traigo al blog una colección de relatos que siguen por ese camino que hace referencia a la ciencia ficción, lo inquietante, lo oscuro y a la vez lo bello. 

Fue una mujer con una vida difícil. Vivió la muerte muy cerca durante toda su existencia hasta que ella misma fue dominada por la misma. Sin embargo antes de todo ello tuvo una imaginación prodigiosa, un buena fuente de inspiración (como Lord Byron y otros amigos), una obsesión extraña por lo siniestro y un gusto exquisito a la hora de narrar. 

Amar y revivir viene de la mano del sello Hermida y de Gonzalo Torné su editor quien además escribe el prólogo a la edición. Es, como digo, una compilación de trece relatos (¿estarán tentando su suerte o es que no son supersticiosos?) que merodean el género de terror, lo gótico y lo inquietante. Trece cuentos que más que asustar yo creo que quieren perturbar. No hay historias de fantasmas, pozos, agujeros sombríos ni seres de otro mundo. Hay una realidad más patente y estremecedora.

En estos cuentos nos vamos a encontrar con una Shelley que juega con la psicología de la mente humana y hace que nos estremezcamos por lo que ella es capaz de hacer. Nos habla de cosas que persisten en ella y que la envenenan. Trata temas universales como el (des)amor, la pasión, los deseos, el paso del tiempo, ambición, la lealtad, la traición o la penitencia, incluso temas un poco más peliagudos que se mezclan con ese interés por la ciencia tan evidente que sentía la autora. Encaminada a experimentar truculentas ideas... 

Y todos ellos ambientados en Italia. Un país que en algunos momentos resulta esplendoroso y otras veces siniestro mostrándonos que cualquier cosa puede suceder en cualquier lugar. Lo que es innegable es la elegancia a la hora de narrar, de escoger el lenguaje. La sutilidad a la hora de plantear las ideas, de afilar la pluma para que estos relatos tengan dobles lecturas.

Obviamente no voy a explicar de qué va cada relato. A parte de alargar innecesariamente estaría desvelando el alma de esta obra. Con breves pinceladas os hablaré de dudosos filtros de amor, de robo de identidades, una amarga inmortalidad, del sufrimiento que provoca la indecisión, la expiación de los pecados, pactos con el diablo, del poder del dinero, lo obsceno de la religión... En fin temas muy jugosos a los que Shelley sabe sacarles muy bien el jugo y además, algo muy importante,  todos ellos son muy disfrutables sobre todo para alguien que sepa apreciar la literatura de calidad.