lunes, 28 de mayo de 2012

La caverna - José Saramago


Cipriano Algor, un hombre de sesenta y cuatro años es un alfarero cuyos antepasados han vivido siempre del negocio. Desde hace tres años esta viudo y vive con su hija Marta y su yerno Marcial Gacho, que trabaja en un gran centro comercial en la ciudad.
Cipriano ha vivido siempre de la alfarería y es lo único que sabe hacer en la vida. Todo lo que elabora lo vende en el centro comercial con un contrato de exclusividad que le impide buscarse otros medios para vender su producción.
Un día como otro cualquiera Cipriano lleva en su vieja furgoneta la loza que ha de entregar al centro pero cuando llega allí el jefe del departamento de ventas le indica que su relación comercial está a punto de finalizar. Su loza ya no se vende porque ha surgido unas piezas de plástico mucho más ligeras y duraderas. Cipriano no entiende como los gustos de las personas han podido cambiar tanto y ve como su futuro peligra.
Desesperado ante la idea de perder el negocio familiar y su única forma de sustento explorará junto a su hija otra forma de volver al mercado. A la vez su yerno espera un ascenso laboral que les llevará a mudarse a vivir al centro comercial donde trabaja.
Mi impresión

 “La caverna” deja de ser una novela liviana para convertirse en una crítica al modelo consumista de la sociedad a la vez que nos invita a reflexionar que es lo que tenemos delante de nuestros ojos y no vemos.
El argumento es muy sencillo. Nos muestra a través de una familia tradicional de alfareros como va evolucionando el mundo dejándoles un poco de lado. Padre e hija, Cipriano y Marta intentaran adaptarse elaborando unas pequeñas figuras de barro en las que ponen todo su empeño e ilusión. Para ellos el perder su horno supone perder todo su vida y todo lo que aman.
Cipriano no solo teme que estas no se adapten al gusto del público sino que espera con desaliento la noticia del ascenso de su yerno que les llevará a vivir al centro y les alejará de su amada vista campestre. Mientras esto ocurre se produce la aparición de una mujer Isaura y el perro Encontrado que harán reflexionar al protagonista de la historia y plantearse su vida.
Como veis no se puede esperar muchas sorpresas en la historia ni nos tendrá enganchados para ver qué sucederá en las páginas siguientes pero es una novela que tiene cierto encanto por su sencillez.
En cuanto a los personajes, Saramago como viene siendo habitual en sus novelas, es muy amable y generoso con sus protagonistas dotándoles de buenas virtudes. Cipriano es un hombre cabal y juicioso capaz de adaptarse a la vida de su hija y su yerno para no causarles problemas. Marta es comprensiva con su padre y marido y no quiere decepcionar a ninguno. Marcial se muestra respetuoso y colaborador con su familia política.
También nos muestra las buenas relaciones existentes entre estos personajes basadas en el respeto son incapaces de contrariarse unos a otros e incluso decepcionarse aunque para ello tengan que ocultan de alguna forma la verdad.
Como siempre el estilo de Saramago no es fácil de digerir para el lector poco acostumbrado. Quizás demasiado para el lector que tome uno de sus libros por primera vez cuyo estilo tan peculiar puede llegar a agobiar. Narrado en tercera persona su prosa es densa y elaborada. Como suele hacer no utiliza guiones en los diálogos sino que separa las frases por comas, y carecen de signos de exclamación e interrogación. El narrador omnisciente utiliza el presente para narrarnos los acontecimientos pero frecuentemente se cuestiona lo que ha de suceder o incluso se aventura en pequeñas conjeturas y reflexiones.
La historia tarda bastante en coger cuerpo, no será hasta la mitad de la novela que veamos cambios significativos en el transcurso de la historia para luego al final resolverlo de forma rápida y sin ambages. Me ha sucedido en  bastantes novelas de Saramago que cuando terminan me he quedado con ganas de saber más sobre los personajes y me ha dado pena abandonar una historia que podría haber dado mucho mas de si (como “El hombre duplicado”). Pues esta novela me ha dejado también esta sensación de que la historia podría haber continuado siendo igualmente interesante.

¿Os suena de algo “El mito de la caverna” de Platón? Por si acaso os pillo distraídos os pongo un poco al día. Es una especie de metáfora que Platón nos narra en el libro VII de su obra “La República”. En ella explora la diferencia existente entre el conocimiento que nos proporciona la razón y el que nos llega a través de los sentidos, uno imperceptible a simple vista y el otro aparentemente obvio.
En la narración Platón nos explica como en un espacio cavernoso se encuentran desde su nacimiento varios hombres, encerrados y atados con cadenas. Esta sujeción les impide volver la cara y solo pueden mirar hacia adelante. Tras ellos hay la luz de un fuego que arde y que proyecta las sombras de otros prisioneros que transportan mercancías a través de un camino situado en un plano más alto.
Los prisioneros que solo pueden mirar hacia una dirección lo único que perciben del mundo exterior son esas sombras. Y eso es lo único que ellos pueden ver y percibir del mundo.
El filósofo nos plantea que es lo que sucedería si de repente pudiesen volver las cabezas. ¿Cuál sería su realidad? La que han conocido desde que nacieron o lo nuevo que ven.
Pero y si sacaran al exterior a uno de esos hombres y viera la luz del sol. ¿Volvería a su vida anterior tras haber conocido y comprendido el mundo de fuera? Pero si este hombre volviera a la caverna a liberar a sus antiguos compañeros ¿sería capaz de convencerlos? Probablemente no, no solo se burlarían de él sino que incluso tal vez intentarían matarlo.
La idea, más o menos, es que lo que llega a nuestros sentidos no tiene porque ser la realidad absoluta y siempre podremos descubrir una realidad ajena a lo que vivimos en este momento.
Pero esta explicación que os doy viene a cuento de algo. Y es que esta novela está inspirada en este mito.

El gran centro comercial que Saramago critica es la caverna. Un lugar con sus propias reglas que marca la vida de sus ciudadanos. Donde sus habitantes viven en un lugar frio y sin personalidad. Sin poder ver el sol ni las estrellas. El trabajo esclaviza el espíritu y anula la personalidad. Pero para poder entenderlo mejor hay que leerlo.
A la vez es una gran crítica a la sociedad consumista. Los negocios tradicionales van desapareciendo a la vez que la sociedad consumista evoluciona a pasos agigantados. Son las grandes superficies las que marcan las tendencias y deciden nuestras necesidades. Incluso hace una comparativa del centro con Dios que tiene el poder de elegir.

Conclusión
Las novelas de Saramago son únicas y aunque creo que esta no es una de las mejores merece la pena leerla. Impregnada de su esencia nos cuenta como los tiempos cambian y las personas debemos o dejarnos llevar o luchar por lo que queremos. En esta historia hay sueños y esperanza pero también desilusión y pesar.
Quizás no es la novela más apropiada para empezar a leer al genio portugués pero si uno ya lo conoce seguro que se siente muy a gusto, como me ha pasado a mí, con los personajes y la historia de la alfarería. Para mí es una lectura muy recomendable.
Como el mismo Saramago dijo: “La caverna ha sido escrita para que la gente salga de la caverna”.

11 comentarios:

  1. Me gusta mucho Saramago, aunque este no lo he leido. Como ya tengo algunas novelas suyas a mis espaldas, seguro que no tengo problema para leer esta obra. Besos!

    ResponderEliminar
  2. Ya sabes que me lo he apuntado, así que a ver cuándo cae, que seguro que me gustará.

    ResponderEliminar
  3. Tiene pinta de ser una novela profunda que merece la pena leer. Sin embargo, no me llama, la verdad. Leí una vez a Saramago y no me gustó su estilo en exceso detallista. Si además dices que no es una de las mejores, casi mejor la dejo pasar.

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Es cierto que Saramago tiene libros mejores pero a mí me gustó un montón este libro y creo que tu reseña ha captado a la perfección el mensaje que transmite y que tiene mucha más enjundia de lo que parece. Bss.

    ResponderEliminar
  5. No he leído nada de Saramago, pero creo que ese estilo suyo que describes me podría gustar, ya que no me importa que el autor sea excesivamente descriptivo.

    Un beso shakiano!!

    ResponderEliminar
  6. Por ahora solo he leído de este autor La muerte de Ricardo Reis pero todo se andará...
    Besos y feliz lunes!

    ResponderEliminar
  7. Tengo pendiente este libro, que he leído varias novelas de Saramago y hasta ahora todas me han gustado. Y creo que ésta, por lo que cuentas, va por el mismo camino. Buena reseña!
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  8. Yo solo he leído Ensayo sobre la ceguera y no creo que repita.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  9. Tengo ganas de leer a este autor, aunque no creo que empiece por este, que tengo ya algún otro en casa =)

    Besotes

    ResponderEliminar
  10. Uf, se me hizo un tostón insufrible este libro, me tuve que armar de mucho valor para terminarlo porque estuve tentada a dejarlo varias veces. No me gusta nada de nada este hombre, qué le vamos a hacer!

    Besotes

    ResponderEliminar
  11. Definitivamente ensayo sobre la ceguera es por mucho su mejor obra de las mejores

    ResponderEliminar

¡Gracias por comentar!