viernes, 2 de agosto de 2019

Cerrado por vacaciones

Adivina quien lee se toma unas semanas para respirar, descansar y todo eso que se hace en verano.

Haced los mismo y nos vemos a la vuelta, cuando sea.

Feliz verano!!!

Algún día, hoy - Ángela Becerra


Esta es la tercera novela que leo de Ángela Becerra. Si bien El penúltimo sueño me gustó mucho, Ella, que todo lo tuvo no llego a convencerme. Algún día, hoy me atrajo mucho por su sinopsis pero por esos resultados opuestos en las previas lecturas de obras de autora hizo que la cogiera con cierta reserva y procurando no marcarme expectativas concretas. Y más con un libro con semejante grosor –supera las 800 páginas-. Hay que señalar que ha sido Premio de Novela Fernando Lara este mismo año.

Todo comienza durante una noche de tormenta en el medio del bosque cuando nace la niña Betsabé entre el barro y la sangre. A punto de morir la pequeña demuestra una fuerza increíble y consigue sobrevivir. Madre e hija no tienen a nadie a quien acudir y son rescatadas por un sacerdote. Esa misma noche, pero en el seno de una familia rica, en una mullida cama y con todas las atenciones del mundo nace Capitolina, que a pesar de los esfuerzos de la partera el alumbramiento se desarrolla de forma tan traumática que su madre termina por rechazarla.

Será la madre de Betsabé, Celsa Julia, quien amamanté a las dos niñas creándose un vínculo especial e irrompible entre ellas. Sus vidas no tienen nada que ver pero el tiempo les demostrará que a veces una buena cuna no asegura nada y que es el camino recorrido el que va decidiendo el destino.

Es muy difícil hacer un resumen que cuente una idea muy general de la novela. Si comienza con la creación de un vínculo entre dos hermanas de leche, viviremos a través de ellas y otros personajes muchísimas otras tramas que transcurren de forma alternativa o paralela. Historias de amor, de pasión, de odio, de lealtades, de la lucha por las creencias, de separación, de locura, de obsesiones, de generosidad y de otras muchísimas cosas que giran en torno al ser humano.

Es una novela compleja por todo lo que tiene ensamblado en su arquitectura. La forma de contarla, la cantidad de acontecimientos, sucesos y personajes que se aúnan en ella y todo con un sentido y una coherencia tanto argumental como rítmica. No en vano parece ser que le ha costado unos cinco años de trabajo a la autora.

No es una novela que te atrape por la tensión o misterio, de hecho, no es algo que haga mucho acto de presencia, sino por la maravillosa y tan especial forma en que Ángela Becerra la narra. Ángela Becerra, aunque vive en España, es colombiana y tiene esa magia a la hora de relatar de los autores sudamericanos. Las expresiones, la forma en que mezclan la acción con las emociones e incluso ese toque de realismo mágico que a mí tanto me gusta. He disfrutado muchísimo leyéndola y más sabiendo que una parte de ella se inspiraba en la realidad.

El germen de esta novela, según he leído en una entrevista realizada a la autora, acontece una noche en la que la autora no podía dormir y encendió la tele justo en el momento en que terminaba un documental que giraba en torno a la vida de Betsabé Espinal. Ella apuntó el nombre y más tarde comenzó a investigar de forma obsesiva sobre esta mujer que vivió en realidad y el gran acto que la misma realizó en 1920 en Colombia. No os quiero contar mucho de lo que ocurrió, pero sería una de las pioneras en dirigir las huelgas pro derechos femeninos.

Así da lugar a un personaje casi mágico. Desde su catastrófico nacimiento –en que pensaron que estaba muerta e incluso le dan la extremaunción- Betsabé es una niña especial. Una niña que no llora, que observa el mundo con curiosidad y que pasa por él sin dar cuenta de su presencia hasta que es absolutamente necesario. Capitolina es inicialmente un personaje completamente distinto aunque veremos que tienen cosas en común. Si una es pobre, la otra es rica; si una es hija única, la otra es la octava hermana; si una calla, la otra grita hasta desesperar a todos los que estaban a su alrededor. Son dos personajes que me han gustado y han conseguido ponerme de su lado.

Lógicamente hay muchos personajes que dan lugar a que la novela sea mucho más amplia, a complementar o completar las tramas principales y como no paran de suceder cosas hacen que la novela sea un viaje largo, pero entretenido.

Y me parece que Algún día, hoy es muy recomendable para aquellos que disfruten con las sagas o tramas familiares, que les apetezca disfrutar de una lectura apacible, épica y muy bien narrada con un punto de realismo mágico combinado a la perfección con una parte histórica.

jueves, 1 de agosto de 2019

Clara - Virginia Gil Rodríguez


De Virginia Gil había leído con anterioridad En la calle mayor, una novela que tocaba un tema muy delicado y que me dejó muy buenas sensaciones. Su última novela se titula Clara y como la anterior, pretende hacer visible un tema que es importante que seamos conscientes. Es un problema muy grave en la sociedad y cuanto más hablemos de él mejor.

La historia es protagonizada por Clara, una niña de tan solo nueve años, que tiene una vida absolutamente normal y corriente. Va a al colegio como cualquier niña de su edad, disfruta de la compañía de sus amigas Esther, Elsa y sobre todo con Erika, con quien comparte una relación especial. Además Clara tiene un don especial y es que en el agua es como un pez. En la piscina se siente libre de todos los problemas lo que le ha llevado a practicar la natación de una forma un poco más seria.

Pero un día Clara pierde todo eso que tenía y es que sin saber muy bien la razón Erika, su mejor amiga, la deja de hablar y además impide a las demás que jueguen y hablen con ella.  A partir de ese momento la vida de Clara se transforma en un infierno, pierde la motivación y ni siquiera el agua logra consolarlo.

Clara es una novela muy corta, no supera las cien páginas, que tiene un argumento crudo y bastante duro. Nos habla del acoso escolar, ese que desgraciadamente sufren mucho niños y niñas a diario. Que afortunadamente a veces es detectado a tiempo y se consigue encauzar pero que otras veces termina de forma trágica provocando graves problemas psicológicos, de autoestima y de comportamiento en quien lo sufren. E incluso puede llegar a tener consecuencias mucho más graves.

Hay niños que por su carácter o por lo que sea son líderes naturales. Lo he visto en la clase de mi hija. Son niños con altas capacidades de llevar a los demás, de convencerlos e incluso de dictar que comportamientos tienen que seguir. Si estos niños no tienen una buena base de respeto hacia los demás y empatía o se encuentran con niños con poco carácter y débiles se pueden convertir en maltratadores.

Por eso es importante en primer lugar que se hable del acoso que quizás es más invisible, ese en el que no hay violencia física ni mental, al menos de forma evidente. Se manifiesta dando de lado a una persona, haciéndola sentirse mínima incluso invisible. Creo que es muy difícil que alguien se pueda defender de eso. Es lo que le ocurre a Clara, una niña a quien nadie comprende. Nadie es consciente del calvario que está sufriendo, ni profesores ni gente cercana. Su madre le aconseja que no se preocupe, que ya volverán las aguas a su cauce - ¿Por qué a veces incluso las mejores amigas tienen enfados? - o que encontrará nuevas amigas. Poco a poco empieza a evadirse, a no rendir lo mismo, a estar ensimismada y triste. Pero ¡Qué fácil es pensar que es lo propio de la edad! Y que ya se le pasará y que llega la adolescencia y que todo esto pasa de forma natural.

Virginia Gil una vez nos demuestra lo importante que es estar pendientes de lo demás, que la comunicación es básica y esencial y que no debemos confiarnos.

A pesar de que es un tema muy duro, Virginia Gil lo toca con muchísima delicadeza y lanza un mensaje de esperanza y es que se puede hacer frente a este tipo de situaciones. Como os he adelantado, la novela no supera las cien páginas y se lee de un tirón. Sí que es verdad que hay ciertos aspectos que me hubiese gustado, por razones completamente personales, que hubiese desarrollado más a fondo pero creo que Virginia va a lo esencial de la historia. No distrae al lector de su mensaje incluyendo elementos superficiales.

En definitiva, Clara es una novela corta que se lee del tirón y que trata un tema muy duro que la sociedad ha de tener presente y luchar contra él.