martes, 21 de octubre de 2014

Arte Antiestrés. 100 láminas (vintage) para colorear


Título: Arte antiestrés: 100 láminas para colorear y 100 láminas vintage para colorear
Autor: Varios autores
Publicación: Plaza y Janés, octubre de 2014
Páginas: 128


DESCONECTA. RELÁJATE. INSPÍRATE. COLOREA.


Deja atrás las inquietudes del día a día y despierta el artista que llevas dentro con esta exquisita colección de más de 100 láminas para colorear. Esta amplia gama de ilustraciones florales, estampados geométricos y otros motivos de inspiración vintage brinda, además, la oportunidad de potenciar la concentración y la coordinación a la vez que recobrar la tranquilidad y la armonía perdidas.


Desde motivos geométricos o abstractos hasta diseños de corte clásico, pasando por dibujos inspirados en la naturaleza o en diferentes estilos artísticos, este libro reúne más de 100 láminas para colorear con las que cualquier persona podrá dar rienda suelta a sus impulsos creativos y expresar su personalidad, así como estimular la concentración y relajar el cuerpo y la mente.

Mis impresiones 

Una manera de desconectar de todo lo que nos rodea y relajar la mente es realizar una tarea mecánica que no nos exija ningún esfuerzo mental. Actividades como la de colorear que en principio parece una cosa sumamente simple puede ayudarnos a deshacernos del estrés que vamos acumulando por la rutina, el trabajo, el día a día, las prisas, las exigencias, etc…



Una actividad que todos hemos realizado en la infancia es la de dibujar y colorear. Además vamos viendo como se desarrolla en todas las generaciones siguientes pues los más pequeños de la casa no tardan en coger los lápices. Y es que es una de las primeras actividades con las que el ser humano se expresa. En torno al año y medio los niños ya demuestran ciertas capacidades para el dibujo, primero de forma abstracta con trazos toscos y luego poco a poco van delimitando sus formas y convirtiéndolas en imágenes concretas.



Existe una técnica de relajación oriental que se desarrolla a través de la pintura de mándalas que no requiere ninguna técnica especial y está indicada para todo tipo de edades y personas. No son más que representaciones y dibujos en blanco y negro que se presentan en forma de libro.


Algo muy parecido ha publicado hace unos días la editorial Plaza y Janés, con una edición muy cuidada en tapa dura y un tamaño muy cómodo en cuyo interior encontramos 100 láminas distintas con diferentes motivos o dibujos para colorear. Motivos florales o animales, figuras geométricas, trazos inspirados en la naturaleza, dibujos abstractos infundidos en diferentes estilos son lo que nos vamos a encontrar en su interior. Todas son distintas a las demás lo que nos dará muchísimo juego a la hora de elegir. Algunas son más sencillas que otras, con distinto grado de detalle, simetrías, diferentes espacios que rellenar, etc.




Todas ellas se presentan en blanco y negro para que sea el usuario el que elija los colores. Aquí no hay reglas que seguir, no hay condiciones. Podemos utilizar lápices de colores, rotuladores, ceras o lo que se nos ocurra siempre que lo soporte el papel. Lo importante es que uno mismo se sienta a gusto y se exprese como desee. Porque otras de las ventajas que tiene el dibujo es que fomenta la creatividad, y en estos dibujos el esfuerzo es tan pequeño como combinar los colores a gusto. 


 
Os he ido dejando algunas imágenes de ellas para que os hagáis una idea de lo que contienen estos libros así como algunas fotos que he ido tomando a medida que coloreaba. Yo os presento dos versiones: 100 laminas para colorear y 100 láminas de estilo vintage, que tienen un diseño más clásico, pero hay otras dos ediciones aparte.


Estas láminas me parecen una excelente opción para desconectar, dejar que la mente repose, se relaje sin esfuerzo y a la vez se inspire y desarrolle su lado más creativo. Un ejercicio que a todos nos vendrá bien de vez en cuando.



lunes, 20 de octubre de 2014

Primera clase - Miguel Ángel Furones



Título: Primera clase
Autor: Miguel Ángel Furones
Publicación: Suma de letras, septiembre de 2014
Páginas: 140

Aunque la música todavía suene, la última nota ya está escrita

Alberto, el director de la Sinfónica de Chicago, decide abandonarlo todo y regresar a España. En el avión conoce a David, hijo de una alta ejecutiva de IBM que en esos momentos está volando de Londres a Bangkok para reunirse con su amante.
Belén y Alicia pasan la tarde juntas. Por los altavoces del salón de su casa se escucha la voz de Marco, aferrado a un re menor furioso, sin concesiones.

Es El Mesías de Haendel.

Hilary, la soprano, Janet, la mezzo. Todos los personajes se irán sumando de forma inexorable, aprisionados por esa grabación del Oratorio que Alberto dirigiera algunos años atrás.

Primera Clase es una novela narrada sobre una partitura. Las notas no pueden cambiarse. Alguien toma una decisión: volar a Madrid. Pero una vez que despega el avión, una vez que te ofrecen la primera copa de champán, ya todo está escrito. Solo puedes aceptarlo.

Mis impresiones

No tenía ninguna referencia de Miguel Ángel Furones el autor de la novela que hoy os traigo hasta que esta, su segunda novela después de publicar El escritor de anuncios, llegó a mis manos. La verdad es que no sabía muy bien que esperar de ella pero la música en la literatura siempre me resulta muy sugerente y su argumento me llamó la atención.

Primera clase se desarrolla a través de tres líneas argumentales que discurren de forma alternativa y que se encuentran interrelacionadas entre sí.  Aunque al principio no lo veamos muy claro pronto comenzaremos a percibir como sus personajes están conectados en una historia común formada por otras mcuhas pequeñas historias en su interior.  

Una primera trama nos sitúa en el compartimento de primera clase del vuelo IB 725 en donde Alberto Satrustegui, un reconocidísimo director de orquesta, viaja desde Chicago a España, su país natal, para comenzar una nueva vida. Tras catorce años dirigiendo la Sinfónica de Chicago ha decidido dejar atrás a dos personas muy importantes en su vida. Aunque no hay otra cosa que desee más que realizar el viaje completamente solo a su lado viaja David, un joven estudiante de arte de veinte años que regresa durante unos días a casa.

Por otro lado conocemos a Norah, una alta ejecutiva de IBM, que por primera vez y a sus cuarenta y cinco años le encuentra sentido a su vida. Una de las principales razones para ello es que ha encontrado el amor. Por ello se encuentra viajando en el vuelo BA 009 que le llevará a Bangkok, la ciudad donde le espera su futuro marido con quien próximamente emprenderá una vida en común. A Eduardo lo conoció en Tailandia el lugar donde se había retirado tras abandonar una imparable carrera laboral.

En Madrid están Alicia y Belén, madre e hija, que como hacen habitualmente desde que el marido de una y padre de la otra las abandonara pasan todas las tardes de sábado juntas en casa. De fondo suena El Mesías de Haendel y como lectura una de ellas ha elegido a Henning Mankell.

Primera clase se me ha antojado una novela muy emocional. Más allá de su argumento, de lo que el autor nos cuenta, Miguel Ángel Furones nos propone un juego cuyo objetivo en invitarnos a la reflexión. Y los temas son cuestiones tan reales y trascendentales como la vida misma. El paso del tiempo, la elección de nuestros caminos, el amor, las personas que vamos dejando atrás y aquellas que de repente aparecen así como los miedos, los errores o la culpa son parte de nuestro día a día.  

Nos encontramos ante de una novela de personajes porque ellos son el hilo conductor de la historia y los que a través de sus recuerdos y sus pensamientos la van modelando. En esta novela coral, tal y como sucede en la vida real nadie cuenta con un universo propio y exclusivo sino que  hay parcelas que nos pertenecen a nosotros mismos y otras que no tenemos más remedio que compartir con las demás. Son seis los protagonistas de esta historia, seis vidas que se cruzan, se unen o separan en diversos momentos y ámbitos de la vida. Ya sea por relaciones amorosas o familiares, por situaciones laborales o simplemente casualidades del destino. Y es el propio destino el que en ciertos momentos va a decidir por ellos.

Después de catorce años afincado en Chicago, Alberto decide romper completamente con su vida abandonando una excelente carrera en la música y huyendo de una complicada situación amorosa a tres bandas. Mientras viaja en el avión escucha su propia versión de El Mesías, una melodía que irremediablemente le trae recuerdos de un pasado más luminoso. A la vez Norah viaja en otro avión mientras evalúa como ha sido su vida. Volcada en un trabajo que le siempre le ha requerido demasiado tiempo y una gran responsabilidad nunca ha tenido tiempo para compartir su vida con una pareja estable incluso ni siquiera le ha dedicado a su hijo el tiempo necesario. De forma contraria Alicia ha conocido el amor de su vida pero lo perdió hace años y todo por un error. Eduardo quiere ocultar sus sentimientos a toda costa y que mejor lugar que aquel que le permita alejarse de su hogar y todo lo que le ha hecho daño. Belén, la hija de Alicia, es joven e independiente y con un humor un tanto extraño. A su lado siempre ha estado su madre pero en la relación hay ciertos temas que no se atreven a tocar. David es un joven responsable y culto que siente cierto vacío en su vida.

Son solo tres los escenarios en los que transcurre la historia. Tres lugares estáticos (dos aviones y el salón de una casa) que contrastan con las bulliciosas mentes de sus protagonistas que no descansan un solo segundo. Eliminando cualquier elemento que distraiga al lector nos hace sentir muy a fondo la banda sonora que rodea a la historia y que impregna muchos de sus momentos. Cuatro de sus personajes escuchan la melodía de El Mesías de Haendel pero no llega a ser una versión cualquiera. Se trata de la versión que el mismo Alberto Satrustegui dirigió tres años atrás y que interpretó la Orquesta Sinfónica de Chicago para despedir del milenio. La historia se desarrolla en el año 2003 y aunque el autor no lo indica expresamente podemos deducir que cada una de las escenas que en ella se representan suceden de forma casi simultánea, en un pequeño intervalo de tiempo de unos dos o tres días. Otro elemento común a las diferentes tramas es a través de Henning Mankel, autor que varios personajes han elegido también para pasar el momento en que se encuentran.

Primera clase está narrada en tercera persona por una voz omnisciente que salta de un personaje a otro para contar su historia. La extensión de la novela (que nos supera las ciento cuarenta páginas), su estructura desarrollada a través de muchos capítulos cortos (no más de dos páginas) alternando las diferentes escenarios y el estilo narrativo del autor hacen de esta una lectura que bien se puede hacer del tirón y sin esfuerzo. La narrativa del autor es sólida, con una prosa depurada marcadamente emotiva y evocadora que recorre estados de ánimo, percepciones, sentimientos profundos o simplemente pensamientos. Su final puede reservarnos alguna pequeña sorpresa.

Conclusión

Primea clase me ha resultado una novela que he leído con interés, que me ha gustado y a la vez me ha hecho reflexionar sobre algunos de los temas que su interior se representan tales como la forma en que el destino interviene en nuestra vida y como nosotros mismos y hasta qué punto podemos modificarlo. Una buena lectura muy profunda a pesar de su brevedad.

domingo, 19 de octubre de 2014

Booktrailer La tercera versión de Antonio Manzanera

 Sinopsis: 

En agosto de 1985, durante los estertores finales de la Guerra Fría, un coronel del KGB llamado Vitaly Yurchenko se presenta en la embajada de los Estados Unidos en Roma afirmando que desea desertar. Para la CIA es un regalo del cielo: Yurchenko es el oficial de más alta graduación del KGB que hasta entonces cae en sus manos. De inmediato, lo conducen a Washington en un vuelo fantasma. Pero, tres meses más tarde, Yurchenko elude la vigilancia de la CIA y se presenta en la embajada soviética de Washington aduciendo que quiere regresar a Moscú.

El caso desorienta a todos los servicios de inteligencia. Los norteamericanos creen que no habían sabido tratar adecuadamente al coronel, y por ello éste había decidido regresar a casa. La versión soviética, en cambio, es que Yurchenko era un desertor falso enviado para engañar a la CIA

Del autor de El informe Müller y La suave superficie de la culata. 

Booktrailer: 





Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...