sábado, 22 de septiembre de 2018

Ganadores de Una vida de perros

a Rafflecopter giveaway

Enhorabuena a todos. Teneís un plazo de 48 horas para reclamar vuestro ejemplar por email a Laky de Libros que hay que leer:  vbg9430@gmail.com

viernes, 21 de septiembre de 2018

La mirada de la ausencia - Ana Iturgaiz


Título: La mirada de la ausencia
Autora: Ana Iturgaiz
Publicación: Roca, septiembre de 2018
Páginas: 384


El 21 de febrero de 1874 el ejército carlista pone cerco a la ciudad de Bilbao. En la ciudad asediada se encuentran Javier Garay, un fotógrafo de postales eróticas, e Inés Otaola, una planchadora sin trabajo, a la que el hambre obliga a ejercer de modelo para Javier.


Sin embargo, las aspiraciones de Javier no pasan por quedarse encerrado en la ciudad sitiada
sino en ejercer de reportero de guerra para los periódicos más importantes del país y conseguir el éxito que siempre ha deseado. La ocasión le llega cuando el gobierno liberal le propone la posibilidad de infiltrase tras las líneas enemigas y él la aprovecha sin dudarlo. Lo que no se imagina es que Inés lo arrastrará al campo de batalla con él.
Por su parte, Inés, que fue expulsada hace cinco años del caserío familiar junto a su abuela y su hermano, nunca imaginó que regresaría a su hogar y mucho menos sin ellos. Tampoco sospechó que el fotógrafo sería su oportunidad para huir de la ciudad destruida para volver al lugar en el que nació.

En medio de la destrucción, ambos se convierten en el refugio del otro. Sin embargo, la guerra y las sospechas de los militares conseguirán separarlos.


Mis impresiones

La mirada de la ausencia es la última novela de la historiadora y escritora vizcaína Ana Iturgaiz. En sus anteriores trabajos ha sido premiada en la categoría novela romántica (género que suele mezclar con la historia). No había leído nada de la autora hasta el momento y aquí os dejo mis impresiones.

“Inés se aseguró de que el trapo le cubría bien la palma de la mano antes de coger la plancha era la tercera vez que se quemaba aquella tarde y no había podido quejarse. No tenía ninguna gana de que la dueña de la casa, ni tan siquiera la cocinera, se enteraran de su torpeza. Mejor aguantar el dolor que arriesgarse a tener que escuchar: «Esta chica cualquier día nos quemará la mantelería buena».

Al comienzo de esta novela nos situamos en Bilbao en 1874. En el país se viven las consecuencias de la tercera guerra carlista con la que estos aspiran al poder. Bilbao aún no ha sido tomado pero el ejército está a punto de entrar en la ciudad.

En este contexto encontramos a los dos protagonistas de la novela. Inés Otaola es una joven que se dedica a planchar en la casa de una familia adinerada. Sin embargo cuando descubre de forma fortuita algunas fotografías comprometidas en la casa de los señores la despiden de forma inmediata. Desesperada porque su sueldo era el único sustento de su abuela y su hermano menor, que aún está estudiando, llega a plantearse posar como modelo para Javier Garay. Este chico trabaja en la tienda fotográfica de su futuro suegro. Pero en sus ratos libres hace postales eróticas con las que gana un dinero extra.

Cuando el ejército carlista entra en la ciudad, Inés lo pierde todo. El humilde lugar donde vivía, a su abuela y a su hermano Ignacio, que se marcha a luchar por la causa. Mientras Javier está decidido a cumplir sus sueños. Quiere inmortalizar en fotografías y publicar en un periódico lo que ocurre, pero para el bando liberal. Y para ello tendrá que infiltrarse en las líneas del enemigo. De esta forma comienzan las aventuras de dos jóvenes para sobrevivir en una ciudad que vive uno de sus peores momentos.

Con este punto de partida comienza una novela que tiene una maravillosa ambientación histórica que nos lleva al último cuarto del siglo XIX. Una época que creo que no está muy retratada en la literatura o al menos yo no me he encontrado con muchas. Me ha gustado que como la autora recrea el contexto. Te ofrece suficiente información para que comprendas el conflicto, para que sientas como se vivió en aquella época, para que recrees las imágenes en tu cabeza y aun así no te abruma con datos aburridos o excesivamente rigurosos. También me ha gustado que los protagonistas viven momentos de gran tensión. Se ven involucrados en conflictos y situaciones que hacen incluso que su vida peligre. Sabremos del miedo, de la incertidumbre y todo lo que tendrán que hacer para sobrevivir.

A parte de este aspecto histórico es una novela que gira en torno al amor. Por un lado el amor romántico pero mostrándonos una relación que se forja poco a poco, que madura a su tiempo y en la que se prescinde de un exceso de almíbar o situaciones que desentonen en las circunstancias. A parte de ese amor y pasión, también es una novela que nos habla del amor a la familia y a los seres queridos. Del sacrificio, de las elecciones y de soportar la ausencia.

Sus personajes me han parecido que están muy bien dibujados. Al menos como lectora he podido comprender perfectamente sus emociones, pensamientos, ideales y ambiciones. Inés es una joven que vive de forma muy humilde en una buhardilla con su abuela y su hermano. Trabaja planchando en Bilbao desde que su hermano mayor les expulsara del caserío familiar que su padre le legó íntegramente para no dividir la herencia pero sin pensar que acabarían así. Inés ya no cuenta con regresar nunca más a su hogar. Es una muchacha a la que le mueve el amor y la generosidad. Se siente impotente ante las situaciones a las que se enfrenta y sin embargo sigue adelante. Su hermano Ignacio pronto desaparecerá en el frente carlista y ella se sentirá tremendamente sola.

Pero Javier será un gran apoyo en su vida. Ambos construirán en medio del horror una relación muy bonita. Un joven fotógrafo que cree que los diarios del país pueden emular las publicaciones de otros lugares con fotos en vez de ilustraciones o dibujos. Quiere ser fotógrafo de guerra algo para lo que está cualificado gracias a un carácter valiente, atrevido y ambicioso. Al contrario que la familia de Inés, él pertenece al bando liberal y no le importa transitar la clandestinidad con tal de hacer realidad sus sueños. Aunque también es consciente del valor que tienen las personas. Cree que puede existir un mundo mejor.

Creo que La mirada de la ausencia está narrada de una forma atractiva. Con un estilo depurado, detallista, muy visual y muy cuidado. con una perfecta forma de ensamblar la historia con la ficción y una forma de contar que te atrapa. Hay momentos de mucha tensión que se entremezclan con otros de mayor emotividad.

Conclusión

Me ha gustado hacer el recorrido por la historia de nuestro país en ese momento de miedo, pérdida, ausencia y esperanza. A la vez me han gustado y entretenido las vivencias de sus personajes, las relaciones que constituyen con otros y la forma en que las miman y cuidan.



jueves, 20 de septiembre de 2018

Ariol. Amigos del alma - Emmanuel Guibert / Marc Boutanvant


Título: Ariol. Amigos del alma
Autor: Emmanuel Guibert
Ilustrador: Marc Boutavant
Publicación: HarperCollins, septiembre de 2018
Páginas: 128
Edad: 6 a 12 años

Tercer título de una serie alucinante y muy original, con más de 2 millones de ejemplares
vendidos en todo el mundo.

ARIOL es el burro y RAMONO es el cerdo. Uno es azul con largas orejas y grandes gafas. El otro es rosa con el morro en forma de enchufe. No puede decirse que se parezcan, pero son amigos. Tan amigos que, a veces, el cerdo hace burradas y el burro, cochinadas. ¡Y, entonces, es difícil saber quién es quién!

Mis impresiones

Me gusta ofrecerle a mi hija formatos de lectura diferentes. Me gusta que experimente, que pruebe con diferentes registros y que conozca lo que existe. Así creo que es la mejor forma de que ella pueda encontrar sus propios gustos personales. El cómic aún no lo habíamos tocado mucho y me ha gustado ver como también se divertía y se interesaba por este libro que ha sido publicado recientemente y que es el tercer volumen de una colección.

Ariol. Amigos del alma es un libro grafico que recoge varias historias con las tradicionales viñetas y los bocadillos para los diálogos y los pensamientos. Esta protagonizado por dos amigos. Son Ariol, el burro, y Ramono, el cerdo. Ambos lógicamente son muy diferentes pero juntos se divierten muchísimo.

A lo largo de 12 situaciones diferentes iremos viendo la relación que une a estos dos personajes entre sí y también la que tienen con otros amigos, compañeros del colegio, profesores o familiares. Y las situaciones que viven, sus comportamientos e ideas me han parecido muy actuales y con las que muchos niños de hoy en día se pueden ver identificados. Como la problemática que se da en casa a la hora de comer verduras, los primeros amores, las trastadas, los malos entendidos, los deberes de clase, la hora de dormir cuando papá y mamá los mandan y ellos no tienen ganas, etc

Por ejemplo, en Después del cole vemos que Ariol está empeñado en acompañar a una ternera llamada Pétula a casa. No sabe que le pasa. Solo que cuando está con ella se pone muy nervioso y nunca le salen las frases que ha ensayado mentalmente. Este me ha parecido muy tierno.

En Los submarinos, los dos amigos se adentran en el oscuro y misterioso sótano de la casa de Oriol y vivirán una gran aventura gracias a su imaginación. Aunque en algún momento pasan un poco de miedo. En En casa de Ramono, Oriol se dará cuenta de lo que significa tener una hermana mayor ya que él no tiene. A veces pueden ser muy mandonas y controladoras. En La consola ha surgido un problema en casa y es que todos se han enganchado a un juego llamado Caballero Caballo.

Os he puesto solo unos ejemplos pero hay muchas más historias que resultan sencillas, amenas y divertidas. Y como os he dicho, reflejan situaciones muy cercanas a las que puedan vivir todos los niños a diario. 

No hay texto propiamente dicho, sino que todo se explica a través de los diálogos, de los persones y las ilustraciones. Con respecto a estas me han parecido muy divertidas, desenfadadas, y muy alegres por los muchos colores que tienen. Los personajes además resultan simpáticos y muy expresivos. Son animales dibujados de una forma muy original.  Y además nos transmite un mensaje que realza la diversidad y nos dice que aunque somos diferentes podemos ser compatibles y tener con personas diferentes relaciones sanas y saludables.