miércoles, 1 de abril de 2015

Khimera - César Pérez Gellida



Título: Khimera
Autor: César Pérez Gellida
Publicación: Suma, marzo de 2015
Páginas: 544

Tras la Guerra de Devastación Global, la realidad social y geopolítica ha cambiado rotundamente. Los viejos conceptos de la democracia y el capitalismo han sido enterrados por las corrientes transhumanistas y la tecnofagia. El poder se concentra en manos de las grandes corporaciones, sin embargo todavía queda un cabo suelto, un molesto inconveniente que se escapa de las afiladas uñas de la Asamblea: Khimera. En la arriesgada búsqueda de un enigmático personaje conocido como el bogatyr -héroe para algunos y villano para otros-, están puestas las últimas esperanzas de aquellos que luchan para lograr que el mundo cambie para siempre.

Mis impresiones

César Pérez Gellida nos sorprendió a muchos con Versos, canciones y trocitos de carne, una trilogía completamente adictiva con un fantástico desarrollo y unos personajes que te conquistaban.  Ahora vuelve a la carga con una novela completamente distinta que se aleja del género negro pero de igual manera resulta muy original, de construcción compleja y cargada de giros argumentales y sorpresas inesperadas. Un cambio de registro de tal envergadura siempre supone un riesgo y con ello la posibilidad de perder  lectores asiduos a un determinado género aunque también existe la posibilidad de atraer a otros de distintos gustos.  Pero al final lo que permanece es su particular estilo de crear historias.

En Khimera se nos presenta un panorama auténticamente desolador. En el año 2054 el mundo entero intenta reponerse de las consecuencias de la Guerra de Devastación Global que ha supuesto, aparte de los más de seiscientos ochenta millones de muertos y la inhabilitación para vivir de un octava parte del planeta, un cambio profundo en la concepción de la sociedad.  En los treinta y ocho meses que duró la brutal contienda y enfrentó en tres bloques fundamentales a los países, la Alianza Islámica, la Unión de Naciones Libres y el Bloque Asiático, los conceptos de democracia y capitalismo han sido exterminados, concentrándose todo el poder en un organismo, la Asamblea, que pretende controlar cada uno de los aspectos que rige la vida del ser humano.

En ese afán de control hay una organización que ha conseguido mantenerse fuera de su cordón de influencia. Se trata del llamado proyecto Khimera y representa un peligro para conseguir afianzar sus objetivos. Sus instalaciones secretas podrían ser el lugar donde podría resguardarse una figura a la que temen y a la que todo el mundo llama el último bogatyr. Sin embargo, no son los únicos que desean dar con este enigmático personaje sobre el que corren multitud de leyendas….

Tal y como se desprende de su argumento, Khimera es una distopía futurista con carácter de thriller que nos presenta un mundo completamente diferente al que conocemos. César Pérez Gellida imagina un futuro no lejano en el tiempo pero muy oscuro para la humanidad donde la sociedad se ha estratificado al máximo y en función de su productividad en áreas geográficas muy delimitadas y de las que no se puede salir. La densidad poblacional es uno de los grandes problemas y el control sobre cada habitante se ejerce con mano de hierro. Han sido privados de sus libertades y la Asamblea, el órgano de gobierno, hace uso de una tecnología extraordinaria para ejercer su poder que se basa en el descubrimiento del grafeno y ha permitido instalar un sistema que conecta directamente cada individuo con un potente sistema informático que registra todos sus movimientos.  Y todo desde que una gran guerra por algo tan nimio con la contraposición de creencias destruyera prácticamente el planeta.

A grandes rasgos estas son las premisas sobre las que se construye este mundo futuro. Y aunque leyendo Khimera pueda parecer sobrecogedor, exagerado y atroz resulta muy verosímil. En parte porque si analizamos su fondo y el mensaje que su autor nos quiere transmitir no resulta tan descabellado porque la base de estas ideas existe. El poder del dinero y la plutocracia, el totalitarismo, la supresión de libertades, el control de la población, la diferencia de clases, la exclusión de los más débiles están muy presentes y en menor escalada en el mundo en que vivimos, tan solo hace falta llevarlo a un extremo.

Se trata de una novela coral en la que cada uno de sus personajes tiene una importancia fundamental aunque en principio no sepamos verla. Todos ellos son figuras muy funcionales perfectamente engarzadas en la historia y con objetivos muy bien definidos. Desde una científico noruego que realiza un descubrimiento clave para el futuro de la humanidad, una periodista intentando conseguir la entrevista de su vida, el jefe de una organización criminal hasta profesionales altamente cualificados en el campo del espionaje y las tácticas militares o defensores de los derechos civiles.

Khimera me ha gustado mucho más de lo que en principio supuse y hay que reconocer que es una novela que va de menos a más, que destaca por su originalidad y la complejidad de su construcción. El comienzo puede resulta un poco complicado ya que se ocupa de sentar bien las bases para el desarrollo del resto de la novela y puede resultar algo denso. Así nos describe de forma bastante minuciosa todos los conflictos anteriores a 2054 que han llevado a la sociedad al punto en que se encuentra. Pero en esta introducción se puede avanzar de forma segura a la velocidad adecuada y si uno se acostumbra a los términos desconocidos y algo rebuscados no resulta complicada. A partir de este momento el ritmo va creciendo hasta llegar a un final vertiginoso donde hay muchísima acción.

El estilo de César Pérez Gellida, como ya vimos en su trilogía es pulcro y cuidado a la par que atractivo y muy fluido. Yo destacaría la plasticidad con que va construyendo imágenes en la mente del lector al que no le cuesta nada visualizar cada escena. Al igual que en su famosa trilogía la música está presente ya que la novela se estructura en cuatro grandes partes (divididas a su vez en capítulos) que emulan los movimientos de una sinfonía musical adecuando en cada una sus ritmos.

Ha sido esta una de las reseñas más difíciles que he confeccionado. He alargado y acortado diferentes partes intentando encontrar un equilibrio en el que os hagáis una idea de la novela sin desvelar demasiado. Creo  que cuanto menos sepa uno de ella mejor. No os he hablado de el último bogatyr y si queréis saber quién es tendréis que leerla.

Conclusión

Khimera me ha parecido una obra muy original. Bien pensada y bien planteada que va de menos a más en su desarrollo. En ella encontraremos mutaciones genéticas, el concepto de vida eterna y regeneración celular, guerras cibernéticas, tecnología punta, ideas transhumanistas … Además su lectura nos depara suspense, sorpresas y giros argumentales inesperados que la hacen totalmente impredecible.



martes, 31 de marzo de 2015

La hipótesis del mal - Donato Carrisi



Título: La hipótesis del mal
Autor: Donato Carrisi
Publicación: Planeta, enero de 2015
Páginas: 496

No conoces el miedo hasta que no oyes a alguien tosiendo debajo de tu cama. Mila Vázquez sabe ver donde otros no suelen prestar atención. Por eso, dentro del cuerpo de policía, escogió como destino el Limbo: la oficina de personas desaparecidas. Todo empieza con un asesinato. Un hombre mata a toda la familia de un conocido empresario, excepto a su hijo menor: Roger Valin, quien desapareció una mañana sin dejar rastro y ahora, diecisiete años después, todo parece indicar que ha regresado convertido en un asesino en masa. Pero no es el único: él es el primero de una serie de antiguos desaparecidos que están volviendo para cometer crímenes atroces. ¿Por qué están regresando? ¿Hay alguna lógica tras los asesinatos? Una historia donde nada es lo que parece y el peligro no deja de acechar en la oscuridad.

Mis impresiones

Esta obra supone mi primer acercamiento al escritor italiano Donato Carrisi que con solo tres obras publicadas ha logrado hacerse un nombre dentro de la novela negra. He leído muy buenas opiniones sobre las anteriores pero me he decantado por La hipótesis del mal, su última publicación, un nuevo caso que debe ser resuelto por un personaje que creó para otra de sus novelas.

Mila Vasquez es una agente que trabaja en la oficina de personas desaparecidas en la sede del departamento de la policía federal, que todo el mundo conoce como Limbo. A pesar de que es un destino desagradecido, menospreciado y en el que nadie quiere acabar fue ella misma la que lo eligió como recompensa a un ascenso en su carrera. Allí trabaja obsesionada por los rostros que aparecen en las fotos de las personas que un día desaparecieron sin dejar rastro alguno de su paradero cuando es requerida para investigar un crimen cometido la noche anterior.

Un hombre entró en la casa del fundador de una importante empresa farmacéutica mientras la familia se reunía para cenar. Allí acabó salvajemente con la vida de todos sus miembros exceptuando al más pequeño de la familia, un niño de quien se encarga que conozca bien su identidad antes de marcharse. El verdugo es Roger Valin quien despareció diecisiete años atrás y nunca volvió a saberse nada de él. ¿Dónde ha estado Valin durante todos estos años? ¿Por qué ha vuelto y ha cometido este crimen? Sin embargo, este es solo el principio de oscura trama donde ciertos parámetros se repiten una y otra vez pero cuyo elemento más importante es el regreso de los desaparecidos para cometer horribles asesinatos.

Se trata de un thriller psicológico que comienza con una escena estremecedora que nos impactará y aunque no tiene nada que ver con el desarrollo posterior ya nos pone en situación y nos ofrece una idea de lo que vamos a encontrar. Es una novela de construcción muy compleja, que maneja muchos elementos a la vez, que se va complicando en cada capítulo y en la que no te puedes anticipar a lo que va a ocurrir.

La hipótesis del mal recupera un personaje que ya protagonizó una novela anterior del autor titulada Lobos. Aunque no es estrictamente necesario haberla leído con anterioridad para seguir y comprender este nuevo caso sí que en ciertas ocasiones he tenido la sensación de que me faltaba una parte de la historia. La referida a la vida personal de la protagonista, echando en falta cierta información que me ayudara a rellenar algunas lagunas para entender mejor al personaje así como la raíz de los fantasmas que le atormentan ya que en esta se hace referencia en muchas ocasiones a un caso que la marcó de forma tajante y condicionó gravemente su vida.

Mila es un personaje en cierto modo arquetípico pero con un fondo diferente cuya característica principal es la complejidad con la que está construido. Podemos pensar que es una policía más atormentada por las consecuencias de un caso anterior que han trastocado su vida. Pero observándola vemos a una mujer involucrada en su trabajo hasta tal punto que no le importa emplear métodos poco ortodoxos y cruzar la línea de la legalidad si con ello puede resolver un caso. Pero Mila es incapaz de sentir emociones, sentir el contacto humano y empatizar con los demás. La decisión de proteger a su familia de sí misma le ha llevado a tomar unas decisiones que nos pueden resultar muy drásticas. Aunque hay un episodio en su vida que no puede cerrar también vemos cierta evolución en ella.

Simon Berish es otro personaje que destaca. Un policía considerado como un paria por sus compañeros debido a un fuerte acusación que recayó sobre él. Este se convertirá en el compañero extraoficial de Mila para investigar y resolver el caso. A su alrededor hay una serie de secundarios que aunque definidos en menor medida y no con tanta complejidad funcionan muy bien en la historia y tienen distintos objetivos.

“El bien de algunos coincide siempre con el mal de otros, pero es válido también lo contario” (Página 272)

La hipótesis del mal se fundamenta en la relación primaria que existe entre las fuerzas del bien y del mal. Dos posiciones opuestas pero complementarias a la vez y necesarias mutuamente. Es muy delgada la línea que las separa y que hay que cruzar para pasar de una a la otra. Al leer la novela se percibe claramente que el autor, que es criminólogo profesional, conoce bien la psicología del criminal y sobre este aspecto se incide mucho en la novela. Nos ayudará a comprender como piensan, los tipos de asesinos que hay, sus  motivaciones o las razones por las que actúa de una u otra manera. Además en la novela tiene un gran peso el tema de las desapariciones y el propio autor, como nos cuenta al final de la misma, experimentó con la suya propia aunque llevada a cabo hasta ciertos límites. Un tema que siempre me ha llamado mucho la atención.

La novela se desarrolla a un ritmo vertiginoso de forma que no ofrece ni un respiro al lector y además cuenta con muchísimo suspense haciendo que sea complicado abandonar su lectura. Además cuenta con unos escenarios muy sórdidos, oscuros que nos transmiten cierta sensación de inquietud como una sala de cadáveres donde se alojan los durmientes, esos cuerpos anónimos que nadie ha reclamado. Lugares que no cuesta imaginar aunque su autor no se prodigue en descripciones. Formalmente se estructura en cinco partes diferentes, divididas en capítulos de corta extensión a su vez. En cada uno de esos capítulos introduce nuevos personajes de forma que se amplían las subtramas. La narración se realiza bajo el punto de vista de una tercera persona omnisciente que puede focalizar la acción en distintos personajes y situarnos en diferentes lugares a la vez.

Conclusión

La hipótesis del mal es un libro de trama oscura y adictiva que no da un respiro al lector. Narrado con un ritmo  vertiginoso, unos personajes rotundos y una trama sólida cuyo final no decepciona. Muy recomendable.




lunes, 30 de marzo de 2015

La ley de los justos - Chufo Lloréns



Título: La ley de los justos
Autor: Chufo Lloréns
Publicación: Grijalbo, febrero de 2015
Páginas: 1152

A finales del siglo XIX, Barcelona vive una época de esplendor. Acaba de celebrarse con gran éxito la Exposición Universal y una burguesía próspera y culta, que busca inspiración en los salones parisinos, exhibe su elegancia en fiestas y veladas musicales. Pero al otro lado de la ciudad, donde las calles se estrechan y huelen a pobreza, el rencor y la injusticia están fraguando una revolución capaz de recurrir a la violencia más descarnada. En este ambiente cargado de desconfianza y temor, Candela y Juan Pedro, procedentes de clases sociales muy distintas, tendrán que enfrentarse a los prejuicios de unos y otros para defender su amor.

Mis impresiones

Llevaba tiempo con la intención de acercarme a una de las obras de Chufo Lloréns y ha sido La Ley de los justos, su última publicación en el sello Grijalbo, la novela que por fin ha caído entre mis manos. Acercarse a un autor desconocido siempre es un riesgo y más cuando una novela supera las mil páginas (que sabes que su lectura te llevará tiempo) pero me ha supuesto una sorpresa mayúscula que me ha hecho entender el más del millón de ejemplares que ha logrado vender este autor en todo el mundo. Además me ha dejado con ganas de seguir conociendo sus historias por lo que estoy segura de que terminaré acudiendo a otros de sus libros.

La ley de los justos es una novela coral ambientada principalmente en Barcelona  a finales del siglo XIX. En una ciudad prodigiosa y burbujeante donde la clase burguesa vive disfrutando de sus privilegios los bajos fondos de la ciudad luchan contra el abuso y su propia pobreza. La barrera entre estas dos clases sociales es insalvable. Pero el corazón no distingue entre las diferencias terrenales y cuando dos jóvenes de distinta procedencia, Candela y Pedro, se encuentran surge un vinculo entre ellos capaz de trastocar sus vidas por completo. Pero ellos no son los dueños de su destino y este amor tendrá graves consecuencias en sus vidas.

Esta me ha parecido una excelente novela que a pesar de su colosal volumen entretiene, atrae y gusta de principio a fin. Es complicado resumir una novela en que concurren tal cantidad de personajes y subtramas que se van enredando y entrelazando entre si y lo que he dejado es simplemente un esbozo de la historia. No quiero confundiros, no es una novela romántica sino de corte histórico o incluso costumbrista. A parte de ese amor imposible que trasciende en el tiempo nos vamos a encontrar con pasiones, odios viscerales, deseos de venganza, lucha por los ideales, ambición, sacrificio, lealtad y supervivencia. Historias que consiguen implicar al lector.

Quizás en sus personajes encontremos algunas figuras ya conocidas y algo arquetípicas pero indiscutiblemente son personajes muy sólidos, coherentes y bien construidos que el lector termina por conocer muy bien. Son personajes muy variopintos y algunos muy interesantes que hablan por sí mismos. De vividores, buscavidas, trabajadores honrados, delincuentes, gentes con fe, gente que lucha por sus derechos, que toma las riendas de su destino u otros que claudican y tiran la toalla nos habla esta novela. Conoceremos a Juan Pedro, Máximo y Luisa Bonafont, una familia muy humilde que luchará desde lo más bajo de la sociedad por defender sus ideales. La opulenta familia Ripoll dirigida por Práxedes, un patriarca desazonado porque en sus dos hijos, Antonio y Germán, no encontrará el sucesor adecuado. Si estas dos familias se encuentran en el centro del relato hay algunos secundarios que suponen el complemente perfecto y tienen desarrollo excepcional como Alfredo Papirer, Renata Guañabens o Pancracia Betancurt. No hay personajes simples en esta novela.

La ley de los justos es un fresco excepcional de Barcelona (y esta ciudad es una protagonista más) a finales del siglo XIX. A pesar de que es un periodo histórico muy usado y recreado en literatura son muy pocas las novelas que llegan a este punto de detalle y minuciosidad a la hora de mostrarnos el contexto. Chufo Lloréns es generoso en darnos información (con licencias literarias) y concienzudo a la hora de encajarla en la narración de forma que queda totalmente imbricada. Gracias a su autor resultan asombrosamente nítidos sus escenarios. Recorreremos junto a sus personajes las calles, veremos los edificios, los locales de moda y el bullicioso ambiente de una ciudad llena de contrastes. Nos sumergiremos en la ilusión que se vivió durante la Exposición Universal en 1888 pero también en la desolación que produjo la cantidad de desempleados que dejó tras cerrar sus puertas. Vemos sus modas, usos, costumbres, los ideales, algunas personalidades del momento, incluso muchas expresiones y acontecimientos que despertarán nuestra curiosidad como la estancia de Buffalo Bill en la ciudad o el primer Congreso de Espiritismo de 1889.

Chufo Lloréns nos muestra una ciudad modernista, con luces y sombras que se interesa por las corrientes de pensamiento europeas y adopta rápidamente sus novedades. Una época de esplendor, de grandes inventos y avances, de gran disfrute para los adinerados, para la burguesía que usa y explota a sus trabajadores pero el proletariado, que vive sometido, humillado y con lo esencial, comienza a comprender que si no se alza y lucha por sus derechos siempre vivirá en la miseria. Es por ello por lo que comienza a surgir un movimiento anarquista que a través de la violencia encuentra su forma de reivindicación. Pero también se hace eco de los que inmigraron a Cuba (desarrollando una parte de la acción allí) a explotar sus tierras y cultivos, gente se enriqueció con la esclavitud a pesar de que había sido abolida. La isla también respondió a la opresión y se alzó por conseguir su propia independencia.  

El estilo narrativo del autor es preciosista y muy cuidado a pesar de ello la narración es amena y fluida. La novela está narrada por una voz en tercera persona omnisciente que va saltando de un personaje a otro para relatar las diferentes tramas que contiene la novela. Es difícil que una novela de tal extensión no decaiga ni pierda el ritmo momentos pero gracias a la enorme cantidad de subtramas y la utilización de capítulos muy cortos que ofrecen gran dinamismo al lector la novela no se ralentiza en ningún momento. Aunque eso sí yo creo que la mejor forma de disfrutarla es con tranquilidad, saboreando y paladeando cada una de sus páginas.

Conclusión

Sumergirme en la lectura de La ley de los justos ha sido como trasladarme a una época y un escenario completamente distintos. Una novela con una ambientación exquisita, una trama que atrapa y que nos depara más de una sorpresa y unos personajes muy bien construidos que irán generando distintas emociones en el lector. Una novela totalmente recomendable.





Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...