martes, 17 de julio de 2018

El cuarto Mono - J. D. Barker


Título: El cuarto Mono
Autor: J. D. Barker
Publicación: Destino, junio de 2018
Páginas: 560

El detective de la policía de Chicago Sam Porter investiga el caso de un hombre atropellado, pues los indicios en la escena del crimen apuntan a que se trata de El Cuarto Mono, un asesino en serie que ha estado aterrorizando la ciudad. Su modus operandi consistía en enviar tres cajas blancas a los padres de las víctimas que secuestra y mata: una primera con una oreja, una segunda con los dos ojos, y otra con la lengua; y finalmente dejar abandonado el cuerpo sin vida en algún lugar.
El hombre atropellado llevaba una de esas cajas blancas. Se inicia así una frenética carrera contrarreloj para averiguar dónde se encuentra encerrada la próxima víctima.

Mis impresiones

El cuarto mono es thriller que ha irrumpido con fuerza en el panorama literario. Y es una de esas novelas que no te dejan indiferente.

Desearía poner cada cosa en su sitio desde el primer momento.
Esto no es culpa de mis padres.
Crecí en un hogar lleno de cariño que habría llamado la atención de Norman Rockwell.
Mi madre, que Dios la bendiga, abandonó una prometedora carrera editorial para quedarse en casa después de mi nacimiento, y no creo que sintiera nunca ganas de volver. Todas las mañanas nos ponía el desayuno en la mesa a mi padre y a mí, y la cena estaba puntual a las seis. Valorábamos aquellos ratos en familia, que pasábamos de la más jovial de las maneras.”

La novela comienza con un accidente de Hyde Park. Un hombre ha muerto atropellado al chocar su cuerpo contra el autobús que en ese momento circulaba por la carretera. A Sam Porter, detective de la policía de Chicago, no le parece un caso al que tenga que acudir la sección de homicidios. Pero al llegar al lugar del accidente se encuentra con que el fallecido no es una persona cualquiera. Este llevaba una caja blanca con una oreja humana en su interior. Todo apunta a que se trata de un asesino en serie al que llevan más de cinco años persiguiendo y que es conocido como El cuarto modo.

Su modus operandi es siempre el mismo. Después de secuestrar a jóvenes enviaba tres cajas blancas a los familiares durante tres días. Una de ella con una oreja de la víctima, la otra con los ojos y la tercera portaba la lengua. Poco después se encontraba el cadáver. Pero si El cuarto Mono ha desaparecido e iba a enviar la primera caja significa que la víctima puede seguir aún con vida.

De esta forma comienza un complicado caso para la policía. El supuesto asesino ha muerto y los primeros interrogantes tienen intrigada a la propia policía. ¿Accidente o suicidio? ¿Forma parte de su macabro juego? Por otro lado, es una carrera contrarreloj para encontrar a la última víctima. La prioridad es encontrarla con vida.

Este thriller es uno de esos libros cuyas páginas vuelan, porque la historia te intriga y porque su ritmo es bastante alto. Son varios puntos los que suman interés a la historia. Tenemos la investigación policial para averiguar la identidad del asesino, tendrán que ir tirando de pistas hasta dar con su nombre. Por otro lado la búsqueda de la víctima. En este caso su identidad parece más fácil de localizar porque en la caja que iba a envirar por correos el CM hay una dirección. Sin embargo su paradero será lo más difícil de encontrar. ¿Llegarán a tiempo?

La novela aparte de agilidad narrativa, un ritmo creciente y un estilo directo con abundancia de diálogos tiene una estructura que la hace muy dinámica. La acción de la novela transcurre en unas 48 horas, señaladas mediante horas y minutos. Este paso del tiempo me ha creado la sensación de urgencia y cierto agobio. Pasan los minutos y hay que avanzar. Pero también se intercalan en ella otras voces narrativas en las que cambia de una voz en tercera persona a una en primera persona. Una de ellas es un diario encontrado junto a las escasas pertenencias del hombre atropellado. Se trata del propio diario del asesino en el que cuenta su vida y pretende explicar quién es y porque ha actuado como tal.

No serán muchos los personajes que intervengan en la historia y ni el autor profundiza en su psique ni su existencia ni resulta necesario para la historia. Sam Porter será quien inicie la investigación en la que lleva trabajando desesperadamente más de cinco años (en los que ha habido siete víctimas) y en la que ya tiene la sensación de que el Cuarto Mono se está burlando de él y de toda la policía. Poco a poco conoceremos sus implicaciones personales. Su compañero Nash, es un personaje que aporta cierto sentido del humor por su torpeza. Si nos fijamos en el diario del asesino encontraremos unos personajes que quizás estén más delineados. Gente oscura, con una mente extraña y perversa. Y en medio un niño que crece asumiendo todo ello hasta convertirse en el adulto frío y manipulador que es.

Deciros que ha sido este diario lo que más me ha impresionado de la novela. Hay escenas que a mí me han resultado estremecedoras por su crudeza y la violencia que emanan. Más aún si consideramos que lo narrado es a través de la visión un joven. Realmente estaba deseando llegar a estos capítulos. Me han parecido muy originales y diferentes a lo que he leído.

Por ultimo me gustaría hacer alusión a su título que se origina del templo Tosho-gu de Nikko situado en Japón. Tres monos que descansan en la entrada y que se tapan los ojos, los odios y la boca y que significa “No escuches el mal, no veas el mal, no pronuncies el mal”. Me ha parecido muy interesante como se ensambla la trama con esta historia. Pero ¿Qué significa el cuarto mono? Obviamente el hilo de la novela se fundamenta en la lucha del bien contra el mal.

Conclusión

El cuarto mono es una lectura perfecta para estas fechas. Una historia intrigante, cruda, oscura y violenta que te atrapa desde el principio hasta el fin y cuyas páginas vuelan.

lunes, 16 de julio de 2018

El chico que nunca llamó - Rosie Walsh


Título: El chico que nunca llamó
Autora: Rosie Walsh
Publicación: Plaza & Janés, julio de 2018
Páginas: 375

Toda gran historia de amor esconde un secreto...

Sarah conoce a Eddie, se enamora perdidamente y pasan juntos siete días maravillosos. Ella está convencida de que lo que hay entre ambos es amor de verdad, nunca ha estado tan segura de algo. Así que cuando Eddie le dice que debe marcharse unos días y promete llamarla desde el aeropuerto, Sarah no duda de que lo hará.

Pero Eddie no llama ese día. No el siguiente. Ni el otro.

Los amigos le aconsejan que lo olvide como él ha hecho y que siga adelante. Sin embargo, está convencida de que ha tenido que pasarle algo que explique su desaparición.
Y cuando decide buscarlo, abre sin saberlo una puerta cerrada desde hace mucho tiempo.

Mis impresiones

Hay ocasiones en la que llevamos junto a una persona toda una vida y parece que no llegamos a conocerla y sin embargo hay otras veces en las que entra alguien nuevo y nos sentimos tan cómodos que parece que hemos estado siempre juntos. Puede ser una amistad o una historia de amor como sucede en este libro.

Cariño mío:

Hoy se cumplen diecinueve años de esa luminosa mañana en que nos sonreímos y nos dijimos adiós. En ningún momento dudamos que volveríamos a vernos, ¿verdad? La pregunta no era si eso ocurriría, sino cuando. De hecho, ni siquiera era una pregunta. Tal vez el futuro nos parecía tan insustancial como el borde ondulado de un sueño, pero nos incluía incuestionablemente a ti y a mí. Inseparables.”

Sarah es una mujer divorciada que ha pasado una semana maravillosa con Eddie, un hombre al que acaba de conocer pero que cree firmemente que es el amor de su vida. Ella vive en Nueva York y todo ha pasado mientras pasaba unas pequeñas vacaciones en su pueblito natal de Londres. Han sido pocos días pero intensos y se separan con la promesa de que volverán a verse tras las vacaciones que él va a tomarse y que tenía ya planificadas. Ambos incluso han llegado a hacer planes de futuro.

Cuando van pasando los días Sarah se impacienta al no recibir ninguna noticia de Eddie. Sin embargo no pierde la esperanza y para reafirmarse solo puede pensar en que algo trágico le ha debido ocurrir. Quizás un accidente de tráfico o algún problema que no puede resolver. Mientras sus amigos se empeñan en quitarle de la cabeza esas ideas. Cuando alguien no llama es que simplemente no quiere volver a saber nada de la otra persona. Pero ella intentará de todas las maneras posibles contactar con él. Los mensajes y las redes sociales se convierten en un medio en el que solo encuentra un gran vacío y el silencio.

Este es el punto del que parte El chico que nunca llamó, una novela que nos narra una historia de amor que he visto un tanto forzada. La autora va intercalando capítulos en los que nos narra lo que ocurrió durante esa semana que Eddie y Sarah estuvieron juntos para que comprendamos la relación que forjaron y el porqué de ese empeño en dar de nuevo con él. Pero no he logrado sentir esa intensidad o esa magia que si lo han hecho los personajes. Otros capítulos desarrollan la acción en el presente en los que percibiremos su obsesión por encontrarle.

No es la única trama que va a tener lugar porque también iremos conociendo el pasado de Sarah con su familia en el que se produjo una pérdida importante. Y que es algo que pesará mucho al personaje. Yo creo que la autora al final con esta novela pretende que nos cuestionemos y reflexionemos sobre la culpa, sobre los errores que cometemos, sobre la capacidad de perdonar y como hay que ir dejando atrás el pasado y mirar hacia el futuro. Hay que aprender a caminar con esa mochila puesta que todos llevamos. Es difícil olvidar pero necesario aprender a vivir con lo ya hecho.

A la vez la historia tiene cierta “intriga” porque al principio no sabemos qué ha pasado con Eddie. Parece que su persona se ha borrado de la faz de la tierra. No se conecta a las redes sociales ni responde a los mensajes. ¿Le habrá ocurrido algo de verdad o será que ha cambiado de opinión y la semana que compartieron ya quedó atrás?

Es una novela en la que crreo que la autora tarda en meterse en materia e introduce algunas escenas que para mí gusto no tenían demasiada relevancia. Sí que es cierto que va mejorando a medida que transcurre y al final, cuando se empiezan a desvelar cosas, que sucedieron en el pasado cobra interés y he disfrutado con ese último tramo.

En los los personajes no he encontrado ese anclaje emocional que yo creo hubiese necesitado. Sarah es un personaje que en cierto modo he llegado a entender pero no he logrado hacerme del todo con ella. Me ha faltado esa empatía que le da intensidad y emoción y que te hace ponerte en su lugar. Cuando vamos conociendo su vida comprendemos la necesidad de cariño que tiene y como necesita anclarse a Eddie pero también me ha parecido excesivamente obsesiva. Llega un momento en que no se entiende su comportamiento. Y a Eddie lo voy a dejar como una incógnita para no desvelar más de la cuenta.

Como ya he mencionado antes el incio de la novela me ha resultado excesivamente lento. A pesar de que la autora va y viene en el tiempo, que va cambiando la estructura, incorporando cartas o utilizando bastantes diálogos la acción de la novela es bastante pobre. Sí que al final valorando el contenido es una historia jugosa que quizás contada de otra forma hubiese disfrutado en mayor medida. La narración de esa semana que pasan juntos me ha resultado demasiado extensa y detallada. Yo creo que lo mejor del libro es la última parte en la que nos encontraremos algunos giros y algunas sorpresas inesperadas que cambian la percepción de la historia.

Conclusión

El chico que nunca llamó es una novela con la que no he acabado de conectar. No creo que sea un mal libro y la historia me ha parecido en conjunto interesante. Si os llama la atención dadle una oportunidad.

jueves, 12 de julio de 2018

Antología poética - Sylvia Plath


Título: Antología poética
Autora: Sylvia Plath
Publicación: Navona, febrero de 2018
Páginas: 173

Sylvia Plath (1932-1963) nació en Boston, Massachusetts, y estudió en el Smith College. En 1955 fue a la Universidad de Cambridge con una beca Fullbright, donde conoció a Ted Hughes, con quien después se casó. En vida publicó un libro de poemas, El coloso (1960), y una novela, La campana de cristal (1963).

Cuando su título más conocido, Ariel, fue publicada póstumamente, A. Álvarez escribió en el Observer:

“Si bien los poemas son vengativos, desesperanzados y destructivos, también son tiernos, abiertos, inusualmente inteligentes, sarcásticos, firmes... Son obras de gran pureza artística y, a pesar de todo su nihilismo, de gran generosidad... El libro es un gran acontecimiento literario”.

Esta selección, llevada a cabo por Ted Hughes de entre la obra completa, muestra que Sylvia Plath era sin duda una poeta principal del siglo XX.

Mis impresiones

A Sylvia Plath la conocí con la única novela que ha escrito, La campana de cristal. Ahora y gracias a que la editorial Navona ha reeditado una colección de poemas de esta autora he tenido la oportunidad de acercarme a ella de otra manera. La novela fue una obra descorazonadora y durísima de carácter semiautográfico al igual que estos poemas.

La edición es de lujo, dentro de su colección Ineludibles, bilingüe, traducida por Raquel Lanseros que nos expresa en una nota la dificultad del trabajo. Nos presenta una selección de Ted Hughes, poeta y marido de la autora, que hizo poco tiempo después de que esta se suicidara basándose en su orden de creación y no en el de publicación (desde 1956 hasta 1963), algo que ofrece la oportunidad de ver la evolución de Plath. Actualmente, y a pesar de haber publicado un solo libro en vida, es una de las autoras más reconocidas por su fuerte personalidad que se refleja en sus obras.

Personalmente hablar de poesía me parece complicado porque cada palabra, cada expresión está sujeta diferentes interpretaciones y también son diferentes las emociones que crea en el lector teniendo más aún en cuenta la complejidad de la mente de Plath. Una mujer que fue muy joven, en su primer año en la universidad, ya intentó quitarse la vida, fue tratada con el electroshock y aunque pareció mejorar nunca terminó de gozar de una plena salud mental.

Todo ello se vuelca en su obra dejándonos un conjunto de poemas en los que se percibe esa oscuridad y pesimismo de su mente. La mujer (ella que dijo: “Mi gran tragedia es haber nacido mujer”) es la gran protagonista en la que representa la indecisión, la melancolía, la marchitez, un punto de excentricidad, a la enfermedad y esa mente difuminada que tenía. Con muchas referencias a una naturaleza extraña, inquietante y a una figura del ser femenino llena de contrastes y matices. En estos poemas la muerte parece rondar muy de cerca, y de hecho no le quedaba mucho de vida cuando escribió el último de los cuarenta y cinco que completan esta colección.

“Su cara roja y blanca, de pánico,
Sacaste a sus gatitos fuera de la ventana
A una especie de pozo de cemento
Donde cagan y vomitan y lloran y ella no los oye
Dices que no la soportas,
La cabrona es una niña
(Del poema Lesbos)

A pesar de ello las palabras de la autora tienen gran belleza. Una belleza perturbadora porque estos poemas son duros y crudos. Desprenden tristeza, incomprensión, miedo, a veces mucha frustración y una desconexión con lo que le rodea y en definitiva con esa vida que tan cuesta arriba se le hacía. Nos muestra una mente angustiada y unas emociones incontenibles que se desbordan.

Se nota un gran uso del lenguaje que adquiere gran expresividad, cargadas de metáforas y dobles sentidos no son poemas fáciles de comprender. Al menos en mi caso han exigido una lectura reflexiva y atenta a cada palabra y sujeta a una libre interpretación que es mi caso puede o no estar equivocada pero en todo caso en lo que a mí me ha sugerido.

Por ejemplo, en Solterona una joven se da cuenta de no quiere tener ningún hombre a su lado en la que creo que la primavera simboliza es enamoramiento loco y desordenado y lo compara con un invierno en donde el corazón descansa con tranquilidad.

“Y puso alrededor de su casa
Tal barricada de pinchos y alambre
Contra el clima rebelde
Que ningún hombre insurgente podría soñar traspasar
Con maldiciones, puños, amenazas
Ni con amor, tampoco.”
(Solterona)

En el poema Las piedras hace referencia a esa terapia con electroshock con que fue trataba cuando se encontraba en la universidad y tras un intento de suicidio (“El maestro joyero abre con su cincel / Un ojo de piedra / He pasado el infierno: Veo la luz”). En Filo, el que cierra la colección, Ovejas en la niebla, Suicidio en Egg Rock, se aprecia toda una declaración de intenciones del que sería su final.

Sin duda uno de los más duros es Papá, en el que, comparando con el nazismo, le recrimina la incomunicación, la distancia y el miedo que siempre le tuvo al mismo tiempo y en el fondo ese deseo de estar cerca de él y conocerle como no pudo hacer en vida.

“Papá, tendría que haberte matado.
Pero has muerto antes de que me diera tiempo-
Pesado como el mármol, saco lleno de dios,
Estatua atroz con un dedo del pie gris”

Conclusión

Antología poética  es una lectura enriquecedora y enjundiosa en la que nos encontramos una colección de poemas desgarradores que nos muestran la mente de una mujer enferma y su percepción del mundo. Unas palabras que desde mi punto de vista exigen una lectura reflexiva y en la que hay que mirar más allá de las palabras.