martes, 22 de octubre de 2019

El latido de la tierra - Luz Gabás


A Luz Gabás la he seguido muy de cerca desde que publicó su primera novela. Leí Palmeras en la nieve, luego vino Regreso a tu piel, más tarde sería Como fuego en el hielo (una novela que me pareció redonda)  y por último, y es de la obra que hoy os voy a hablar, ha publicado El latido de la tierra. He de decir que creo que la autora ha ido evolucionando tremendamente y que sus historias cada vez están más pulidas y modeladas.

La novela comienza con un interrogatorio policial. Se ha encontrado un cadáver en una mansión y la subteniente Esther Vargas, a punto de jubilarse, quiere esclarecer el crimen cuanto antes. A pesar de que aún no ha sido identificada la víctima la sospecha recae sobre la futura dueña de la mansión Elegía y la historia comienza algunos meses atrás.

Alira es la última heredera de la familia pero a diferencia de las generaciones anteriores su legado es una casa en ruinas que no puede mantener. Los anteriores fueron los únicos de la zona resistieron a las expropiaciones que sucedieron en el pueblo de Aquilare, el más próximo a la mansión, que actualmente está abandonado y deshabitado.  

Lo único que se le ocurre para conservar la casa es, tal y como le sugieren sus dos mejores amigas, alquilar algunas habitaciones para hacer frente a los ingentes gastos de la propiedad. Mientras ella soporta con estoicismo a una madre enferma y un hermano codicioso también se encontrará con personas del pasado que le traen recuerdos dolorosos.

Cuando comencé a leer El latido de la tierra me sorprendió mucho encontrarme con un interrogatorio policial. Había un cadáver no identificado por lo cual también había un crimen y para colmo una sospechosa que además es la protagonista. Pero no, no se trata de una novela negra, sino el punto de partida de una historia que removerá el pasado de todos sus personajes. En ellas nos vamos a encontrar historias de amor no resueltas, pasiones, heridas del pasado no cerradas…

Y es que al final es una novela en la que yo creo que la tradición y el arraigo a la tierra lucha contra la despoblación de zonas rurales. Los pueblos pequeños tienen a desaparecer mientras nos aglutinamos en las grandes ciudades donde hay más opciones, comunicación y servicios. Pero en realidad y paradójicamente, a medida que pasan los años por nosotros mismos (y conozco bien la sensación), soñamos con volver, con una vida más tranquila. Con regresar al lugar donde crecimos o donde vivieron nuestros antepasados. Alira, la protagonista de esta historia, representa esos valores de apego a la tierra, a los antepasados y a perpetuar aquello por lo que las generaciones anteriores han luchado.

También es una novela que nos habla del sacrificio que tenemos que hacer por las cosas en las que creemos y queremos proteger. Hay ocasiones en que nuestro camino se bifurca y tenemos que elegir uno u otro lado. Pero ¿Qué pasa con el tiempo? ¿Nos alegramos o arrepentimos de esa elección?

Aunque es Alira la figura que destaca la novela y conduce de alguna la trama principal creo que es más bien una novela coral en la que el resto del elenco tiene importancia fundamental. Nos encontramos a la madre de Elegía, una mujer que cree que en el pasado se equivocó y su hija paga las consecuencias, su hermano, un joven ambicioso y un grupo de antiguos amigos que se reencuentran con conflictos y sentimientos no resueltos.

Algo que caracteriza a Luz Gabás en su forma de narrar. Cálida, cercana y emotiva en la que siempre se ponen en relieve sus personajes (interiormente) y en la que los escenarios cobran mucha importancia. Pero algo que hay que destacar en esta novela es la música. El latido de la tierra tiene su propia banda sonora a través de los títulos de sus capítulos iremos escuchando en la cabeza (o en cualquier plataforma si no conocemos la canción) melodías de The Doors, The Killers, Imagine Dragons, Pear Jam o Lady Gaga entre otros. Música que a veces no tiene nada que ver una canción con otra pero que incorpora sensaciones a la lectura.

En definitiva, recomiendo la lectura de El latido de la tierra. Una novela marcada por la nostalgia de los tiempos pasados que tiene la intriga de un crimen por resolver pero que en el fondo solo es la excusa para abrir los armarios donde sus personajes guardan sus secretos más oscuros.

Si prefieres ver el vídeo:



viernes, 18 de octubre de 2019

El club de los unicornios - Suzy Senior / Leire Martín

Sí. Los unicornios están de moda. Y es que quien puede resistirse a estas legendarias figuras que últimamente nos acompañan en cualquier tipo de objeto. Tazas, camisetas, pegatinas... e incluso libros. Como es el caso de una de las novedades de Picarona.

Este bonito álbum ilustrado comienza un sábado en el que flotaba algo especial en el ambiente. Y Amy lo sabía. De hecho aquella mañana había decidido fundar un club de fans de los unicornios de modo que decidió colgar un cartel en la valla de su casa en el que ofrecía los detalles de lo que ofrecía el club (había manualidades y aperitivos).

Muy ilusionada estuvo esperando en el jardín. Saltaba, comió una galleta, pero la calle estaba desierta y no venía nadie. ¿Se habrían olvidado de ella? Parece que su idea había sido un auténtico fracaso.

Sin embargo algo ocurrió cuando se acercaba a la casa del árbol....

No os doy muchos más detalles pero la pequeña Amy se encontrará con un gran sorpresa y pasará un día lleno de magia. Es un libro con una historia sencilla pero que anima a los más pequeños a dejar volar la imaginación y fantasear.

Las ilustraciones me encantan. Son divertidas, tiernas, alegres y coloridas. Tal y como yo imaginaría un mundo donde los unicornios existen. En fin, yo creo que las imágenes hablan por sí mismas.

martes, 15 de octubre de 2019

No hay luz bajo la nieve - Jordi Llobregat


Hace ya unos cuantos años que leí una novela llamada El secreto de Vesalio, que fue la opera prima de Jordi Llobregat. Recientemente ha salido a la luz su segunda novela, No hay luz bajo la nieve, la cual leí animada por las buenas sensaciones y lo mucho que disfruté con la primera. La verdad es que he encontrado una novela bastante diferente pero con las mismas bondades que su antecesora y que ya os adelanto me ha gustado bastante y que prácticamente he leído del tirón.

La novela comienza con una escena que sucede hace veintidós años y en la que un simple juego de niños termina en tragedia.

Ya en el presente de la novela, el año 2006, conocemos a la subinspectora de homicidios Álex Sierra que, aunque es una de las mejores en su trabajo, se encuentra suspendida de empleo y sueldo. Le han abierto un expediente disciplinario por haber disparado a un compañero. Sin embargo y a pesar de todo, es requerida para dirigir un nuevo caso cuando aparece un cadáver en las obras de una estación de esquí situada en los Pirineos que será el próximo escenario a presentar para la candidatura de los Juegos Olímpicos de Invierno. El contexto indica que la muerte ha sido algo más que un accidente. Un hombre desnudo, maniatado y con los ojos cosidos ha sido encontrado en una piscina helada.

A parte de que Álex es de las mejores policías conoce bien la zona y está preparada para enfrentarse al inconveniente que supone el paisaje montañista en donde tendrá que investigar. No solo se enfrenta a un posible asesino sino también a recuerdos que desearía poder tener escondidos y manejar a su antojo.

Este es el punto de partida de una de esas novelas que una vez que empiezas no puedes parar de leer. Su autor al principio juega un poco al despiste con el lector. Narra diferentes escenas e introduce distintos personajes y tarda algunos capítulos en centrar bien la trama. Esto contribuye a que ya comiences la novela con cierto desconcierto y desconfianza. Lo cierto es que como gancho es bueno ¿Qué narices tiene que ver todo eso? ¿Cómo lo relacionamos?

No es que haya que esperar mucho porque pronto iremos avanzando en la historia en sí. Una trama que se va liando por momentos. Diversas subtramas abiertas, unos personajes que tienen sus propios secretos y para colmo una parte escrita en forma de diario que se remonta bastante atrás en el tiempo. Sinceramente lo que menos me explicaba era ese diario y una de las cosas que más curiosidad tenía era la de ver como su autor lo relacionaba con la ola de crímenes que está sucediendo. Su contenido me ha parecido muy interesante.

No soy una lectora al uso de la novela negra porque en muchas novelas los personajes me parecen bastante planos e iguales. Pero sin embargo me ha encantado conocer a la protagonista de esta historia. Si es cierto que no hay poli sin llevar a cuestas un pasado turbulento y Álex no podía ser de otra manera pero me ha parecido una mujer de carácter potente y complejo (tiene una capacidad de intuir tremenda, es adicta a los ansiolíticos y tiene una parte bastante inestable). Conocer parte de su pasado me ha hecho disfrutar más la novela. Me ha hecho creerme más el personaje.  

Otro elemento que está muy logrado en la misma es su ambientación. Nos encontramos en los Pirineos. Una zona con un clima muy marcado, blanco y frío, y una gran dificultad para moverse sin conocer la zona dada su orografía. También en ese lugar y apartado de todo el mundo hay un seminario, una especie de búnker subterráneo, unos túneles que corren bajo las montañas… en fin que Jordi Llobregat no se ha privado de escenarios inquietantes que describe perfectamente.

La verdad es que para mí leer esta novela ha resultado ser una sorpresa tras otra. Los giros que tiene sus tramas no me los esperaba para nada. He sido incapaz de predecir cómo iba a cerrar cualquiera de ellas manteniendo mi expectación hasta el final de la novela.

La única pega que le voy a poner es el título de los capítulos. No me gusta que ningún título ofrezca información de ninguna clase. Y no, no es una de esas novelas en las que prácticamente el título te hace un resumen. De hecho, lo único que lleva título son las siete partes en que se divide y dentro de ellas los capítulos numerados pero ya tienes cierta información.

En definitiva, creo que es una novela muy recomendable y que estoy segura que disfrutaréis.

Puedes comprar o descargar el libro aquí:



domingo, 13 de octubre de 2019

Regala una estrella...

Hoy me gustaría haceros una sugerencia muy especial. Se trata de la posibilidad de hacer un regalo especial y único. Un regalo que perdure para siempre.

La web Etoilez permite bautizar una estrella con el nombre de un ser querido. Un presente que dice que el amor perdura en el tiempo. Ya sea el amor de pareja, el familiar o entre amigos ¿porque no ?



Hay infinitas posibilidades. Un regalo a un recién nacido, un bautizo, el día de la madre, inmortalizar a un ser querido, un regalo de boda, en el día de san Valentín, etc...

Pincha aquí para Bautizar una estrella

viernes, 11 de octubre de 2019

Enola Holmes y el soprendente caso de lady Alistair (Enola Holmes. La novela gráfica 2) - Serena Blasco

No hace mucho tiempo que os hablé de la primera novela protagonizada por Enola Holmes, la hermana pequeña de Sherlock Holmes, que viene enfocada para los jóvenes lectores de la casa. Esos a los que aún falta para ser adultos pero que ya tienen una buena comprensión lectora y un buen dominio del lenguaje. 
En esa primera entrega, Enola Holmes y el misterio de la doble desaparición, no sólo conocíamos al personaje (una joven aventurera de pelo rojizo que acaba de cumplir los dieciséis años) sino que fuimos testigos de como la benjamina de los Holmes se pone a investigar sobre la inquietante desaparición de su madre. Sus hermanos, muy lejos de ayudarla pretendían internarla en una escuela para señoritas por lo que ella escapó y decidió lanzarse a la aventura. 

Ahora nuestra intrépida protagonista ha decidido establecerse por sí misma como investigadora privada especializada en casos de desapariciones. Casualmente su primer cliente será un hombre que firma la nota como doctor Watson y que gracias a que ella se esconde bajo una falsa identidad no la reconoce. Watson, paradójicamente, requiere su ayuda para encontrarla a ella misma y a su madre, que sigue sin aparecer, por orden de su hermano Sherlock Holmes.
De esta forma comienza una nueva aventura para Enola Holmes. Seguirá utilizando su mejor baza que es la de ser camaleónica. Puede camuflarse bajo las vestimentas e identidad de diversos tipos de personajes. y así pasar desapercibida moviéndose a su antojo por la ciudad.  Seguirá nuevas pistas, descodificará mensajes, conocerá gente nueva intentando sonsacar información y llegará hasta los bajos fondos de las calles de Londres en donde su vida correrá peligro. 


De nuevo nos vamos a encontrar una novela gráfica con todos los elementos típicos del género. La acción, los diálogos en bocadillos y unas viñetas con ilustraciones geniales. Me encantan por como detallan todo lo que va sucediendo en la historia. Mi hija es bastante observadora y le encanta la cantidad de detalles que tienen.
Otro detalle que a mí me gusta mucho es que la heroína sea una chica valiente, inteligente y audaz que no depende de nadie para llevar sus proyectos a cabo. A ver, las princesas están muy bien y todo eso. Yo creo que no afectan de forma negativa a las niñas pero creo que las nuevas generaciones quieren ideas como esta. Chicas que se manejan y viven solas a la perfección. 

Ya señalé en la entrega anterior que a mí, personalmente, me gusta mucho la ambientación y el contexto en que se desarrollan las aventuras. El Londres del siglo XIX en el que en esta ocasión aparecen ciertos elementos que fueron muy populares en la época como la frenología y la magia. Esta última dará lugar a una trama que se desarrolla junto a las anteriores. 
En definitva, Enola Holmes y el soprendente caso de lady Alistair, al igual que su predececora, me ha parecido una novela gráfica muy entretenida y original con muchos elementos que gustarán a los lectores más jóvenes. 



miércoles, 9 de octubre de 2019

Las hijas de la tierra- Alaitz Leceaga


El nombre de Alaitz Leceaga entró con muchísima fuerza el año pasado en el panorama literario con una primera novela, El bosque sabe tu nombre, más que apetecible pero que encima cumplió a la perfección mis expectativas. La disfruté muchísimo, me encantó y aún a día de hoy la tengo muy presente, cosa que no me ocurre con todas las novelas. Por todo ello no es de extrañar que Las hijas de la tierra, su segundo trabajo publicado, fuera una de las novedades que más ansiaba por leer. La sinopsis y portada de Ediciones B igualmente seductoras. Pero me quedaba la duda de si estaría a la altura de la primera. Si esta fue un golpe de suerte o talento.

La historia nos lleva a La Rioja en al año 1889. La finca de las Urracas ha conocido tiempos mejores. Sus vides hace años que no dan fruto y la mansión familiar ha ido en declive hasta prácticamente estar en la ruina como la economía familiar de la familia Veltrán-Belasco.

En este contexto situamos a Gloria, la segunda de cuatro hermanos, que vive con un padre prácticamente ausente e incapaz de tomar las riendas del negocio, un tía intransigente y autoritaria y un hermano mayor que la tiene sometida. Para colmo tanto ella como sus hermanas pequeñas tienen que lidiar con los rumores y las supersticiones de la gente. Todo el mundo piensa que las mujeres de cabello rojo de la familia están malditas. Ocurrió con su madre, que murió al dar a luz a su hermana pequeña, y les ocurre a las tres, a ella, Teresa y Verónica, a quien todo el mundo culpa de la improductividad de las cepas.

Os puedo asegurar que Las hijas de la tierra no solo ha cubierto mis expectativas sino que las ha superado con creces. Una novela redonda a la que no dudo en poner cinco estrellas. Perfecta a nivel tanto de trama, como de personajes, como de ambientación. He disfrutado muchísimo con ella y ya solo puedo deciros que tienes que leerla. Pocas veces soy tan rotunda pero esta es una de mis mejores lecturas del año, si no la mejor (porque aún quedan tres meses). Es la novela perfecta para mí.

Como os decía la trama me ha gustado muchísimo. Para mi gusto en la sinopsis de la contracubierta se cuenta demasiado (si no me equivoco también pensé lo mismo de su novela anterior). Partimos de una mansión, tres jóvenes hermanas a quien todo el mundo señala y a quien todo el mundo oprime. Es una historia en la que los secretos abundan y con ellos hay que tener cuidado porque cuando vuelven nunca traen nada bueno. En realidad, esta novela es una saga familiar. Todo gira alrededor de una familia, de su pasado y su presente. Amor, odio, venganza, celos, ambición, etc. A parte de estos temas, que más o menos, son mundanos, hay otros bastante más delicados como los abusos sexuales, la homosexualidad, el maltrato físico y psicológico o la enfermedad y discapacidad.

Me encanta que la autora juegue con ese toque místico-sobrenatural. No os penséis que es una novela de fantasía, sino que tiene ese punto muy equilibrado que siembra una duda razonable ¿superstición? ¿creencias? ¿o realmente hay algo más oscuro?

Además tiene unos personajes que brillan en la novela. Todos o la gran mayoría tienen caracteres muy bien definidos, atractivos, rotundos. Algunos muy humanos y otros muy deshumanizados. Hay personajes que me han conquistado de forma inmediata, que me han causado ternura y lo he cogido cariño mientras que otros los he aborrecido.

No quiero contar demasiado de la trama y a nada que me despiste puedo caer en ello. Pero la ambientación me ha parecido excelente aparte de atractiva. Finales del siglo XIX y una gran finca en La Rioja que tendría que vivir del vino pero cuyas vides están secas. Me ha gustado ese choque cultural entre la superstición de quienes piensan que las viñas no producen por que unas mujeres causan la desgracia y los que intuyen que una tierra, un cultivo tienen ciertas necesidades físicas que se pueden solucionar con cuidados. Y luego la supervivencia y lucha de tres mujeres, las tres hermanas en un mundo de hombres.

No sé si lo he dicho alguna vez pero estuve a punto de completar mis estudios con un segundo ciclo de enología por tanto, os podéis imaginar que el tema me ha encantado.

La forma de narrar de la autora es otro argumento que os doy a favor de la novela. Leceaga tiene una forma exquisita de narrar, elegante, depurada, plagada de detalles muy significativos y simbólicos. Creo que transmite muy bien las emociones de sus personajes, aporta una información muy precisa sobre el contexto, escenarios y personajes. Y a pesar de ser predominantemente narrativa no aburre ni llega a decaer en ningún momento.

En definitiva, Las hijas de la tierra ha sido una gran lectura que tardaré mucho tiempo en olvidar. Una novela redonda en cuanto a trama, personajes, emociones y la forma en que toca ciertos temas. Espero con ansias otra novela de la autora.

Si prefieres ver el vídeo:


lunes, 7 de octubre de 2019

El hijo del doctor - Ildefonso García-Serena


Cuando una novela se escribe con sentimiento y pretendiendo ofrecer algo más que una historia que entretenga se nota. Se nota un especial cuidado en ella. Ildefonso García-Serena nació en el exilio y con El hijo del doctor pretende ofrecer un tributo a personas que sufrieron, que lucharon y a las que hoy pocos recuerdan. NO sabía que iba a encontrarme en este libro. No conocía a su autor aunque la temática encaja dentro de lo que son mis gustos y me aventuré con ella.

La historia arranca en el año 1888 en un pueblo de Teruel llamado Ariño. Román Muñiz, un humilde agricultor, y Pablo, su hijo mayor, regresan de la feria de Zaragoza. Es tarde y están cansados. El padre insta al hijo a adelantarse y así lo hace pensando que él necesita descansar. Pero Román no regresa al día siguiente a casa, ni a la semana, ni al mes... Nadie sabe lo que le ha ocurrido. Su esposa y cuatro hijos se preguntan qué ha sido de él, si sigue vivo o muerto.

Cien años más tarde, en 1999, Leo, el hijo de un médico republicano español, que ha crecido en Argentina se monta en un avión y se dirige al lugar en donde desapareció su bisabuelo Román, intentando averiguar que ha pasado en el siglo que ha transcurrido desde entonces.

No voy a contar nada más que esta historia. Podríamos considerar a El hijo del doctor como una saga familiar pero también como un testimonio de las vivencias personales de cuatro generaciones de personajes a quienes la historia y el contexto socio-político marcan sus vidas de forma ineludible. Cien años son los que recoge esta novela (1888 a 1999) de una gran riqueza e interés histórico para el lector. Viviremos junto a sus personajes situaciones adversas, momentos convulsos e inestabilidad y cambios dramáticos que también han ido cambiando el mundo y el rumbo de la historia. Hay muchos lugares que tendrán importancia en la novela pero serán España y Argentina dos sitios claves. No puedo nombrar en esta reseña todos lo que ocurre en la novela, porque es mucho, pero creo que más o menos podéis haceros una idea de lo que sucede en esa franja de tiempo. La historia es la que es y cualquiera tiene acceso a ella.

Pero no es solo una novela histórica (el autor aclara que la mayoría de los que sucedió en real) sino que también tenemos una parte en la que destacan sus personajes. Porque también hay historias muy humanas y conmovedoras en su interior. Un hombre desaparece y una mujer se queda sola con sus cuatro hijos. A partir de ahí conoceremos familias escindidas en dos, lucha por los ideales, de desarraigo, de la pérdida de las raíces, de renuncia, de supervivencia y de amor a la familia.

La historia comienza con Román y termina con Leo, su bisnieto. Sin embargo, el gran protagonista es Marino, el hijo del doctor, nieto de Román y padre de Leo. Su historia es la que tiene más peso en la novela, su vida, la que vamos a conocer de forma más amplia. Será de manos de este personaje de quien nos llegue el tema principal del que el autor quería hablar. El hijo del doctor es un homenaje a todos aquellos que se vieron obligados a exiliarse tras verse en el bando vencido en la Guerra Civil. Nos haremos una idea de sus vidas, de cómo lo tomaron, de lo que hicieron, deshicieron y como rehicieron sus vidas. Seremos conscientes de lo que dejaron atrás y perdieron, así como lo que ganaron.

Me ha gustado y he disfrutado mucho con esta novela. Una parte de ella es una saga familiar y otra, como ya he dicho, un repaso por un siglo de historia. Siendo una novela que no tiene un ritmo lento ni cadencioso tampoco podemos considerar que sea lo contrario. Creo que hay que dedicarle tiempo a su lectura para sacarle partido porque no es precisamente ligera. Hay mucho contenido en ella, muchos personajes, muchas tramas, muchos saltos en el tiempo y mucha información. Con todo ello al principio me sentía un poco perdida, pero es cuestión de tiempo.

En definitiva, El hijo del doctor me ha parecido una muy buena novela que recrea el mapa generacional de una familia. Una novela que está maravillosamente escrita (la prosa del autor es una delicia), que emociona, que entretiene y enseña.

viernes, 4 de octubre de 2019

Seis años, seis casitas - Josep Gregori

Llevo bastantes años incorporando al blog una sección que, a pesar de que no siempre he podido, he intentado que se mantuviera más o menos fija. Y es que soy de esas personas que están convencidas de que los libros te cambian la vida y abren tu mente de forma que piensa de otra manera. Siempre he intentado que mis hijos lean y si de paso se llevan algo de la lectura me reconforta mucho más. Hay veces que adquieren un conocimiento en un área concreta y otras veces puede aplicarse a la vida real. Es el caso de Seis años, seis casitas, la novedad en infantil que os traigo hoy al blog. 

La protagonista y narradora es una niña cuyo cumpleaños está muy cerca. Pronto cumplirá los seis años y está un poco preocupada. Sus padres ya no viven juntos y no sabe si tal y como ha venido ocurriendo hasta ahora tendrá una fiesta y recibirá un "casita recortable" como en las celebraciones anteriores. 

La pequeña tiene dos casas una en la que vive con mamá y su segundo papá y otra en la que vive con papá y su verdadera mamá. Más o menos las cosas se han convertido en normales salvo algunos días que todo se lía. Finalmente ¿Cómo será su cumpleaños?

Creo que este álbum ilustrado refleja a la perfección la emoción de incertidumbre que deben sentir muchos niños cuando sus padres se separan. El autor lo ha representando en una fiesta de cumpleaños pero yo creo que se puede extrapolar a cualquier faceta de la vida. Lo cierto es que cuando una pareja con hijos se separa nadie puede predecir como van a ser sus vidas a partir de ese momento. Una situación que ya se complica aún más cuando hay nuevas parejas con los que los niños se ven obligados a convivir. 

En este libro se trata el tema yo creo que desde la perspectiva más benevolente. Es decir,  quizás la situación más deseable para cualquier niño y es que se produzca un entendimiento entre los padres y que las nuevas parejas sean aceptadas y se incorporen a la rutina con normalidad. Aunque hay casos muchos menos alentadores y mas duros. Sin embargo a los niños no hay que contarle todo. NO es necesario verter en ellos la información desnuda y sin filtros. 

Es mejor abordar las cosas de forma directa y sencilla. Contando la verdad sin enmascarar pero sin ser necesario tampoco entrar en cosas demasiado difíciles de asimilar para ellos o dramas absolutos. Me parece un libro muy útil para explicar a los niños que estén pasando por ello la situación que pueden vivir en el futuro o incluso para explicar la situación de otras familias a las que ven en estas circunstancias y no entienden demasiado bien. De hecho, mi hija cuando ha visto que alguno de sus amigos no vivía con ambos padres le llamaba la atención y era necesario aclararle un poco las ideas. 

Además también puede servir de reflexión para esos padres que luchan y luchan uno contra el otro. 

Con respecto a las ilustraciones van un poco en la tónica del libro. Son muy realistas, sencillas y explicativas. Me gusta que sus personajes sean muy expresivos y que las escenas que representan hablen por sí solas. Y al final del libro nos encontramos unos recortables para armar casitas de papel. 


miércoles, 2 de octubre de 2019

La paciente silenciosa - Alex Michaelides


Si prefieres ver el vídeo: 


Al blog llega hoy una novela que me llamó inmediatamente la atención y es que es oír la expresión “thriller psicológico” y no puedo evitarlo. Debe ser que tengo una mente muy retorcida y disfruto con los agobios, las turbaciones y las perversidades que experimentan los personajes que la protagonizan. Con La paciente silenciosa he dado en el clavo. A nuestro país llega precedida de un gran éxito en cada país en el que ha sido publicado. Y es la primera novela del autor.

La novela da comienzo con la narración de la muerte de Gabriel Berenson, un conocido fotógrafo de cuarenta y cuatro años de edad. Su cadáver fue encontrado en el salón de su propia casa con cinco disparos en la cabeza. Y a su lado permanece la persona de la que todo el mundo sospecha: se trata de su mujer. Alicia Berenson. Treinta y tres años de edad. Pintora. Y con un pasado traumático.

En realidad, nadie ha podido verificar qué ocurrió realmente aquella noche porque Alicia ha permanecido desde entonces en el más absoluto mutismo. Seis años después el joven Theo Faber, psicoterapeuta ambicioso que quiere coronarse, decide pedir la plaza vacante en The Grove, el centro psiquiátrico en donde Alice permanece ingresada, e intentará recuperarla del trance, hacerla hablar y desvelar, por fin, que sucedió la fatídica noche.

Este es el comienzo de la novela. Desde luego este autor sabe cómo lanzar un buen gancho que atrape y despierte la curiosidad del lector. Un salvaje asesinato del que no sabemos el culpable, el móvil o los detalles. Tan solo que pudo haber sucedido cualquier cosa. Todo indica a que fue su mujer pero en realidad, nadie ha podido corroborarlo. Ella no ha dicho ni una sola palabra, no explicó nada, no se defendió. Pero pintó un inquietante cuadro pocos días después del suceso en el que hace referencia al mito de Alcestis, una tragedia griega que nos habla de un sacrificio.

Y desde entonces Alicia permanece altamente medicada y aislada del mundo. Con la llegada de Theo a The Grove la dosis de sedante se reducirá y quizás ella vuelva algo a la vida. Esta es una de las dos líneas argumentales que construyen la novela. Y una segunda línea, no menos interesante, que nos llena la cabeza de interrogaciones y nos hace preguntarnos a qué viene todo eso es la historia. Él mismo es el narrador y dice que nos va a contar la historia pero no hace más que hablar de su vida. Ahh, amigos, no digo nada más, pero tiene mucha miga.

Indiscutiblemente, hay dos personajes en esta historia, Alicia y Theo. Paciente y médico. Ella nos intrigará desde el principio y él lo haga conforme la novela avance. Y es que La paciente silenciosa gana a medida que la historia avance. No es que su comienzo sea flojo – no lo es en absoluto- sino que es de esas novelas en las que todo se complica cuanto más nos introducimos en la historia hasta llegar a un punto que no sabremos qué es verdad y mentira y de qué personajes fiarnos. Obviamente este juego psicológico está muy bien utilizado por el autor.

Os he dicho que la novela la narra Theo Faber – relatándonos la historia de Alicia y la suya propia-  pero no es del todo cierto. Puntualmente en la novela encontrarnos algunos capítulos en los que la propia Alicia en forma de diario nos habla de sí misma. Y debido a este formato ya sabemos que descubriremos mucho de ella pero ¿Loca o cuerda? ¿culpable o inocente?

Son dos preguntas que hasta el final no podremos responder y tengo que decir que una parte del final se va vislumbrando en el último tercio (consecuencia yo creo de la coherencia narrativa) pero otra para mí ha sido totalmente inesperada.

La narración en algunos momentos en angustiosa. Michaelides juega, como he dicho, con dos perspectivas diferentes, con saltos en el tiempo y una ambientación que ya es efectiva en sí misma. Creo que no explaya demasiado en descripciones sobre escenarios pero sientes de alguna manera esa turbación de encontrarte en un psiquiátrico. Los médicos, la vigilancia, la medicación, las medidas de seguridad, los pacientes, etc…

En definitiva, La paciente silenciosa, me ha parecido una novela muy recomendable. Un thriller psicólogo que explora los recovecos y trampas de la mente humana. Una novela que te atrapa y no te suelta hasta el final y que está narrada de una forma muy ingeniosa.