viernes, 12 de mayo de 2017

El rostro del tiempo - Inma Turbau



Título: El rostro del tiempo
Autora: Inma Turbau
Publicación: Navona, marzo de 2017
Páginas: 202

Esta es una historia que sucede, con rapidez, ahora mismo, pero en un lugar sin tiempo….
Porque cinco años pueden no significar nada en una vida, y cinco segundos, en cambio, contener la eternidad.
Cada lector va a leer aquí algo diferente: un relato efímero, una reflexión sobre el tiempo, una fábula…
Cuando te acerques a Carla y Carlos, desaparecerás de donde estés y te costará despedirte de ellos.
Y conocerás una casa y recordará cómo era la vida cuando la tecnología y la urgencia no se habían apoderado aún de nosotros. Vivirás una historia de las que queremos que nos pasen, porque son raras las ocasiones en la que la vida te guiña un ojo y estás mirando.

Mis impresiones

Muchacha en la ventana es un cuadro que me fascinó en mi primera visita Museo Reina Sofía, el lugar donde se expone, hace ya muchos años. Me encantó ver a esa muchacha, que es la hermana del propio Dalí observando el mar a través de una ventana. Me parece una obra que tiene muchas formas de mirarse e interpretarse y que abre una ventana a la imaginación. Y esa fue la principal razón por la que tenía muchísimas ganas de descubrir la historia que cuenta El rostro del tiempo de la periodista y escritora Inma Turbau. Además su sinopsis, que no es muy reveladora, me pareció muy sugerente.

“Son raras las ocasiones en que la vida te guiña un ojo y estás mirando.
Recuperé la conciencia de repente, sin transición, sin mareos. Fue como si me quitarán una venda en la oscuridad: tenía los ojos abierto y me rodeaba la negrura más espantosa”

Carlos Velasco es un arquitecto con una carrera de éxito pero una vida personal muy pobre. No ama, no sufre, no tiene alicientes y se siente vacío. Esa es la razón por la cual un buen día decide tomarse unas vacaciones de tres meses. Sin saber lo que busca decide emprender un viaje por el mundo. Una de esas noches, en la que se ha vuelto a embriagar de alcohol, cae por un acantilado en Tossa del Mar, una pequeña localidad de la Costa Brava.

Gracias a su suerte, sale con vida del aparatoso accidente pero con algunas heridas necesita ayuda. Caminando en medio de la noche llega a La Gaviota, el lugar donde vive Carla. Una mujer que está tan perdida como él y ha decidido eliminar de su vida todos los inventos modernos. En su casa solo le acompañan los lienzos que pinta.

Este es el punto de partida de El rostro del tiempo. Una novela en la que no suceden grandes acontecimientos ni tiene una trama con mucho movimiento. Más bien es una novela intimista, de personajes en la que de lo que se trata es de que miremos el interior de los mismos. De que escuchemos sus historias. La novela nos habla de personas tristes, insatisfechas que han llegado a puntos de suspensión en su vida. Sus personajes de la misma parecen haber vivido por inercia, por pereza o por cualquier otro motivo hasta que llega un momento en que deciden romper con todo y buscar algo más. Al final somos nosotros mismos los artífices de nuestra propia felicidad. Somos quienes tenemos que buscarla aunque tengamos que sacrificar algunas cosas por el camino o tomar elecciones difíciles.

Los dos protagonistas de la novela y casi los únicos son Carlos y Carla, cuyas vidas tienen muchos puntos en común. No solo su nombre. Parecen tenerlo todo y en realidad no tienen nada. Carlos es un hombre con una gran carrera como arquitecto. La crisis inmobiliaria no le ha afectado demasiado pero no encuentra la felicidad. Está tan perdido que ni siquiera se siente a gusto en la que debería ser su casa, la que el mismo diseño para vivir. Es por ese motivo por el que decide alejarse de su rutina durante unos meses para ver que le depara el destino y si es capaz de encontrarse consigo mismo. Sin embargo el viaje no es más que una excusa para beber alcohol y perder el tiempo. Carla también ha perdido el rumbo de su vida. Vive en una pequeña casa cerca de la costa sin teléfono, ordenador, conexión a internet, reloj o cualquier aparato que le haga ser consciente del tiempo. Ahora se dedica a la pintura pero en realidad se ha alejado de su profesión como dermatóloga de forma indefinida. Hasta que halle un nuevo camino a seguir.

Estos dos personajes, unidos por las circunstancias, encontrarán la manera de llorar y reír juntos, de hacerse confidencias y de abrir esos corazones adormecidos que tienen. Pero también tendrán tiempo de descubrir una historia del pasado cuando aparece un libro que se titula El rostro del tiempo. Una historia que se completará cuando descubran lo que se esconde tras la puerta del desván.

Me ha gustado como la autora va creando poco a poco y de manera paulatina la relación entre ambos. Aunque hay ciertos sentimientos que surgen muy pronto en el interior de cada uno de ellos se contienen y no será inmediata la forma en que son capaces de exteriorizarlos. De hecho al comienzo no son más que dos extraños. Inma Turbau va dando los pasos previos hacia la intimidad que tiene toda relación. Por esto me ha parecido una novela muy realista y muy bien trabajada. Además creo que se hace patente la madurez de sus personajes. Ya no son adolescentes, han vivido y no vamos a encontrar escenas románticas ni cargadas de almíbar. Se trata de algo más profundo y equilibrado.

El rostro del tiempo es una lectura narrada en tercera persona con un lenguaje cuidado y muy agradable. La autora logra un relato íntimo y que envuelve al lector. Sus conversaciones no tienen desperdicio y es a través de ellas como las descubriremos. Como ya he dicho no es una novela que tenga demasiada acción pero tampoco es algo que eche en falta.

Conclusión

El rostro del tiempo es una lectura emotiva y agradable que nos muestra a dos personajes que a veces es necesario cambiar el rumbo para encontrar la felicidad. Una novela de personajes muy buen construidos que le lee con gusto y que te hace pensar.




27 comentarios:

  1. Me alegra que la hayas disfrutado. Muchacha en el ventana es un cuadro muy bonito, sí.
    Un beso ^^

    ResponderEliminar
  2. Aunque se ve que te ha gustado y disfrutado, yo lo voy a dejar pasar, demasiado pendiente.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Creo que acabo de tener un flechazo, jajajaja. Es la típica novela intimista y de corte ¿romántico? que me acabaría chiflando, sobre todo porque dices que resulta realista y está bien llevada. Que a veces se lee cada fantasmada...
    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Este no me llama tanto como para animarme ahora mismo
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Yo también estoy enamorada de esta portada y esperaba tu reseña. Me acabas de dejar babeando. La quiero!!!!
    Besos

    ResponderEliminar
  6. Definitivamente este libro no es para mí. Creo que no sabría sacarle partido y no disfrutaría de él.
    Besos.

    ResponderEliminar
  7. El cuadro es uno de mis favoritos de Dalí y ya solo con eso me hubiera tirado a por ella como una loba hambrienta. Después de leerte...me lo apunto. Besos

    ResponderEliminar
  8. Pues la verdad es que al ver la portada he pensado que era preciosa y no sabía que era un cuadro de Dalí (la verdad es que de pintura contemporánea sé más bien poco)... pero es una maravilla. La reseña que es ha hecho me ha cautivado, y eso que no suelo ser de lecturas intimistas... lo tendré muy en cuenta.
    Un besazo

    ResponderEliminar
  9. Madre mía, otro a la lista! Con tu reseña imposible no desearlo.
    Un beso

    ResponderEliminar
  10. Una más que se va a mi lista de pendientes. Gran reseña ;)
    Un beso

    ResponderEliminar
  11. No termino de animarme, pero me alegra que te haya gustado. Besos

    ResponderEliminar
  12. Pues me encanta todo lo que cuentas y cómo lo cuentas. Apuntadísimo queda.

    ¡Besote!

    ResponderEliminar
  13. Lo que más me gusta es la portada y el cuadro. Ahora mismo no estoy para ese tipo de historias

    ResponderEliminar
  14. No me convencía mucho el inicio pero luego ya me ha ido interesando cómo construye la relación y los personajes. Me apunto.

    ResponderEliminar
  15. Me encanta ese cuadro y me gustan lo que nos cunetas y o que trasmiten tus impresiones, ni conocía el libro ni lo había visto hasta ahora, así que lo quiero y me lo llevo anotado.
    Un beso

    ResponderEliminar
  16. Creo que de este pasaré por ahora, no me convence mucho. Gracias por tu reseña.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  17. Pues fíjate que lo dejo pasar cuando lo vi entre las novedades y ahora me haces replanteármelo.
    Besos.

    ResponderEliminar
  18. Este cuadro me sugiere tantas cosas. Es de mis favoritos y solo por esta razón ya tenía, como tú, fichadito este libro. Tu reseña me confirma que tengo que leerlo.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  19. Me encanta su portada y estoy segura de que su historia también la disfrutaría, es muy de mi estilo.

    Besitos

    ResponderEliminar
  20. Me encanta ese cuadro también. No sabía que era la hermana de Dali. Me gusta lo que cuentas sobre el ibro. Me o apunto.

    Bs.

    ResponderEliminar
  21. La portada es preciosa: el cuadro me encanta. Por lo que nos cuentas en tu reseña, creo que es de esas novelas que hay que disfrutarlas a fuego lento.

    ResponderEliminar
  22. La novela pinta bien y también me gusta ese cuadro.
    Besos!

    ResponderEliminar
  23. Hola,

    El cuadro es hermoso, se presta a tantas interpretaciones, dice tanto... No conocía el libro, pero lo llevo para la gran lista, se ve muy interesante.

    Besos.

    ResponderEliminar
  24. He leído alguna otra reseña de esta novela y por lo que veo es de las que merecen una oportunidad, muy apetecible. ¡Besos!

    ResponderEliminar
  25. Me lo compré el día del libro y espero no tardar en ponerme con él. Un besote!!

    ResponderEliminar
  26. No me importaría leerlo más adelante
    Besos

    ResponderEliminar
  27. Me gustó mucho ¡Recomiendo su lectura!

    ResponderEliminar

¡Gracias por comentar!