miércoles, 12 de octubre de 2016

Gritos en la llovizna - Yu Hua



Título: Gritos en la llovizna
Autor: Yu Hua
Publicación: Seix Barral, septiembre de 2016
Páginas: 320

El mediano de tres hermanos, Sun Guanglin, se siente ignorado por sus padres. A la edad de seis años lo envían a vivir con otra familia, y regresa tiempo después, el mismo día en que la casa familiar queda destrozada en un incendio, hecho que intensifica aún más su exclusión. Pero la posición de Sun como marginado en su familia y su pueblo lo emplaza en una situación única para observar la naturaleza cambiante de la sociedad china, mientras las dinámicas sociales y familiares se transforman bajo el mandato comunista. Una desgarradora historia de supervivencia narrada en primera persona que detalla la tumultuosa experiencia de una familia en la China rural.

Mis impresiones

Debido a mi afición por la literatura oriental tenía muchas ganas de leer a Yu Hua. Este autor se convirtió en 2002 en el primer escritor chino que ganó el James Joyce Foundation Award. Su obra es muy relevante en China, aunque durante muchos años fue censurada, e incluso una de sus novelas (¡Vivir!) ha sido llevada al cine.

En 1965, un niño empezó a sentir un terror indescriptible a la oscuridad nocturna. Recuerdo esa noche en que flotaba la llovizna; yo ya estaba acostado, era tan menudo que parecía un juguete que alguien hubiera dejado encima de la cama.”

Gritos en la llovizna, escrita en 1991, nos narra los recuerdos de Sun Guanglin, un niño al que sus padres ignoran. Es el mediano de tres hermanos y cuando solo tenía seis años fue regalado en adopción a otra familia que lo necesitaba para trabajar. Cinco años más tarde, el niño tiene que regresar a su hogar y llega justo en el momento en que la casa familiar es devastada por un incendio. Este hecho, tomado por los padres como un siniestro augurio, aún le distancia más de la familia. Mientras, él observa el mundo con curiosidad, aprende de los demás y forja relaciones que irán marcando su existencia.

La primera palabra que viene a la cabeza para definir el tono de esta historia es como una tragicomedia. Gritos en la llovizna tiene la capacidad de hacerte reír y llorar al mismo tiempo. Es una historia dura, desgarradora, la de un niño que sobrevive en un país de gentes deshumanizadas pero que en ciertos momentos rompe toda esa tensión narrativa acumulada con una escena esperpéntica que te saca una sonrisa. A la vez hay algo de irrealidad que flota en el ambiente, un algo que le da a esta novela un aire de fábula.

Tanto la vida como la literatura en el mundo oriental se rigen por conceptos distintos al occidental. Ellos son más educados, más delicados y respetuosos. No hablan de ciertas cosas y esta novela me ha sorprendido mucho porque se tocan temas bastante carnales sin ningún pudor ni recato, con muchos detalles y de forma muy directa.

El narrador y protagonista de la historia es Sun Guanglin, que nos va contando su niñez en dos familias muy distintas y posteriormente su adolescencia. Una es la suya propia, la biológica. Formada por personas con quien no tiene nada en común, con quien no existe la comunicación más allá de ciertos encuentros violentos. Su padre Sun Guangcai es un hombre que me ha transmitido sentimientos muy negativos. Es soberbio, egoísta, bruto e incluso cruel. Tampoco va a mejorar la peculiar familia adoptiva que durante cinco años le proporcionará una extraña y triste existencia. Poco a poco Sun Guanglin nos los irá presentando al resto convirtiéndolos en el elenco de secundarios que van a influenciar directamente en el carácter del joven. Si la situación con su familia no parece preocupar al protagonista en exceso sí que lo hace la llegada de la pubertad, el conocimiento de su propio cuerpo y sus primeros acercamientos al sexo, que serán motivo de desconcierto.

Parte de la historia se desarrolla en un pequeño pueblo rural de China llamado Nanmen. Un lugar en el que vamos a percibir su pobreza, la estrechez de mira de sus habitantes, la falta de información y educación, y el desapego afectivo. La violencia, los agravios, los maltratos físicos y psíquicos conformarán gran parte del relato. En el país  en el momento que se desarrolla la novela se vive bajo el mandato comunista de Mao (finales de los sesenta y los setenta) aunque está a punto de producirse la revolución cultural.

Esta historia no tiene un argumento muy definido, ni siquiera su narración es lineal en el tiempo. Son un conjunto de anécdotas y recuerdos de un niño que vive en la desgracia. Narrada con un sentido del humor un tanto ácido, de forma cruda me ha parecido una historia triste pero con mucha garra. Una historia que va sorprendiendo y nos muestra un mundo muy diferente a l nuestro a través de una atmosfera muy peculiar. La voz en primera persona, narrado con la perspectiva de los años, no nos va a mostrar que el niño se sintiera excesivamente desgraciado ni que fuera realmente consciente de muchos de los hechos que vive o ve a través de los demás. Me ha parecido un punto de vista interesante por su carencia de sensibilidad a pesar de lo grave que resulta lo que esta contado.

Al no tener Gritos en la llovizna la típica estructura de introducción, nudo y desenlace sí que he echado de menos que la novela terminara en una especie de conclusión o un final más contundente que me llevará a algún punto en concreto. Sin embargo esto no se produce.

Conclusión

Gritos en la llovizna es una novela que sorprende por sus momentos duros mezclados con un sentido del humor muy agudo. Una novela que nos muestra la vida de un niño privado de cariño y afecto que tendrá que encontrar su lugar en el mundo.


24 comentarios:

  1. No lo conocía, pero me resulta muy interesante tu reseña. Me lo llevo. Un beso.

    ResponderEliminar
  2. También me gusta la literatura oriental pero tengo algunos pendientes antes de ponerme con este.
    Besos!

    ResponderEliminar
  3. En esta ocasión no estoy segura de que sea una novela para mi.
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Si cae en mis manos la leeré. Un besote

    ResponderEliminar
  5. No tengo mucha afición por la literatura oriental, así que la dejo pasar.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  7. Yo la literatura oriental con cuentagotas y éste no me dice nada en especial

    ResponderEliminar
  8. Creo que no es lectura para mí.
    Besos.

    ResponderEliminar
  9. por todo lo que comentas me llama mucho el leer esta hisotira gracias por la reseña y el descubrimiento chao

    ResponderEliminar
  10. Pobre niño. Me da demasiada pena. El título es muy bonito.

    ResponderEliminar
  11. Este libro no me llama mucho la atencion, mejor lo dejo pasar.

    Saludos

    ResponderEliminar
  12. No creo que sea para mi hoy. Un beso ;)

    ResponderEliminar
  13. Pese a tu reseña, creoq ue este libro no es para mí. Un beso!

    ResponderEliminar
  14. No lo conocía pero no me llama especialmente
    Besos

    ResponderEliminar
  15. Me parece una novela interesante, de las que me hacen llorar.

    ResponderEliminar
  16. Hola guapa!
    Ese no es para mí. Besotes

    ResponderEliminar
  17. No me importaría nada leerlo si me cruzo con él.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  18. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  19. La literatura oriental también me gusta. Lo anoto. Besinos.

    ResponderEliminar
  20. Me llama la atención porque como dices, no es una novela "lineal", sino de anécdotas y recuerdos. Además, yo también soy el mediano de tres hermanos y eso me causó curiosidad a más no poder jajaja.

    ResponderEliminar
  21. Esta no es para mí, en absoluto, así que lo siento pero no me la llevo.

    Un besito.

    ResponderEliminar
  22. A pesar de tus impresiones, la literatura oriental no me llama mucho y lo dejo pasar!
    Besos

    ResponderEliminar
  23. La verdad es que el mundo oriental me llama mucho la atención, pero ahora mismo no estoy para leer historias duras de niños.
    Buena reseña.
    Un besazo

    ResponderEliminar
  24. No lo conocía. No soy mucho de literatura oriental. Es raro el libro de autores asiáticos que me llaman la atención aunque alguno sí que ha caido. De momento, este no me tienta lo suficiente, así que lo dejo pasar. Besos

    ResponderEliminar

¡Gracias por comentar!