jueves, 7 de abril de 2016

Llámame Brooklyn - Eduardo Lago



Título: Llámame Brooklyn
Autor: Eduardo Lago
Publicación: Malpaso, enero de 2016
Páginas: 412

Diez años después de sacudir las letras españolas, Llámame Brooklyn vuelve a las librerías.
Un periodista del New York Post recibe la noticia de la muerte de su amigo Gal Ackerman y se ve obligado a cumplir un pacto tácito: rescatar de un motel de Brooklyn una novela a medio terminar con la que Ackerman quería llegar a una lectora, Nadia Orlov, de quien hacía años que no sabía nada.

Coney Island, la Toscana, los fumaderos de opio de Chinatown, un bar del madrileño durante la Guerra Civil o la gasolinera donde un anciano negro y ciego recita la Biblia son algunos de los escenarios en los que transcurre Llámame Brooklyn. Los distintos puntos de fuga remiten a un bar de marineros donde los dos narradores van dando forma a una obra que es un canto al misterio y al poder de la palabra escrita.

Mis impresiones

Este mismo año se cumplen diez de la publicación de Llámame Brooklyn, que obtuvo en 2006, cuando se publicó por primera vez, el premio Nadal entre otros galardones como el Premio Nacional de la Crítica y el Ciudad de Barcelona. Ahora Malpaso ha reeditado la novela, corregida y aumentada por el propio autor y con un prólogo donde nos deja algunos datos y curiosidades del proceso productivo de la misma, en una de esas curiosas ediciones que con su lomo coloreado y pasta dura llaman muchísimo la atención.

La novela comienza en abril de 1992 justo con la muerte del escritor Gal Ackerman y su entierro en Fenners Point, un cementerio danés asentado en Deauville al borde del mar coronando el Atlántico. A partir de ese momento Néstor Oliver Chapman, un periodista del New York Post, se ve obligado a cumplir con un pacto que hizo en vida con el escritor. Se trata de rescatar de un motel de Brooklyn entre varios cuadernos y diversos escritos y finalizar una novela que tras décadas trabajando en ella Ackerman dejó sin terminar y que escribió solo para Nadia Orlov, una mujer que conoció, con la que mantuvo una relación y a la cual perdió la pista.

Aunque es muy poco lo que he contado no se puede desvelar mucho más de la novela porque resulta complicado dejar la esencia en unas pocas frases, siendo una historia en la que caben muchísimas cosas. Una historia hecha de otras muchas historias que pretende hacerse eco de la miseria humana, de los triunfos y los fracasos, de las perdidas y los encuentros narrándonos una historia de amor y de amistad sobre todo. Tras la muerte de Gal su amigo Néstor tendrá que leer todos esos cuadernos que ha quedado abandonados y con ello va recomponiendo la vida del que fue su amigo, con sus propios recuerdos o con la palabra de otros que le conocieron en vida, incluso llegará a desvelar muchos datos que desconocía de él.  La novela representa todo un misterio con diversas subtramas o historias inconclusas en las que no vemos donde va a llegar el autor hasta que llega.

Gal Ackerman también se representa como todo un misterio con una vida oscura, llena de recovecos que vamos descubriendo poco a poco y capítulo a capítulo pero de forma fragmentada. Y descubriremos sus verdaderos orígenes, claro que de esto ya no os puedo hablar porque es uno de los misterios de la novela. Su musa fue Nadia Orlov, una mujer que en sí misma también resulta inquietante porque representa otro misterio y que en la novela la conocemos de oídas sin llegar a ser un personaje que en sí mismo forme parte de la historia. A parte de ellos por la transitan un número considerable de personajes secundarios, algunos bastantes interesantes, de naturaleza muy variopinta y con diferentes matices. Tantos son que se agradece al final el índice que indica quienes son cada uno de ellos. Sin embargo algunos de ellos se nos quedan grabados.

La novela se desarrolla en lugares tan dispares como distintos lugares de Nueva York (Coney Island, Brooklyn, Chelsea, Manhattan…), Deaville (Francia) o Madrid para trasladarnos a diferente épocas y diferentes acontecimientos que se van tocando en la novela como la Guerra Fría, la Guerra Civil Española (a través de unos brigadistas) y la dictadura posterior recalcando en algunos lugares el antes y el después en la sociedad como en Brooklyn, uno de los escenarios de la historia.

Llámame Brooklyn es una novela compleja que en los primeros capítulos me despistó bastante. Eduardo Largo se mueve entre varios planos temporales en los que cambia de narrador sin aviso previo (de Néstor a Gal) y en algunos hasta que no llevaba cierto tramo avanzado no era capaz de saber quién me estaba hablando. Además se incluyen historias, recuerdos o pensamientos de otros personajes así como cartas, fragmentos de diarios, etc. Sin orden aparente. Esto aunque a la larga no me ha resultado frustrante y un motivo para abandonar la novela sí que ha hecho mella en ciertos momentos en mi capacidad para disfrutar de la lectura.

Es una novela muy original y con un planteamiento completamente diferente a todo lo que he leído en la que cuando una llega a colocar cada cosa en su sitio la novela se lee con mucha fluidez aunque no es precisamente una novela en que prime la acción sino más bien de lento avance. Hay escenas realmente buenas que dejan huella además de ese aspecto metaliterario de encontrar una novela dentro de otra, del proceso de elaboración de una historia y las múltiples referencias literarias a las que alude.

Curioso el título de este libro que para entenderlo hay que leerlo. Y no será hasta llegar a un final que nos sorprenderá-

Conclusión

Llámame Brooklyn es una novela como una matrioska, una de esas muñecas rusas que tienen en su interior siempre otra novela más pequeña. A destacar el juego metaliterario que Eduardo Lago nos regala y las numerosas referencias literarias a las que alude el texto sin olvidar sus personajes. Sin embargo el hecho de tanta historia desconectada del resto me ha pasado factura y hubiera agradecido algo más de cohesión.


24 comentarios:

  1. Esta no creo que la incluya en mi lista. No me atrae demasiado.
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Este no me llama en este momento.
    Un beso

    ResponderEliminar
  3. No sé, creo que en este momento no me apetece algo tan complejo...
    Un beso

    ResponderEliminar
  4. Hoy no me lo llevo, no termina de atraerme.
    Besos

    ResponderEliminar
  5. L dejo pasar, no acaba de convencerme. Un beso ;)

    ResponderEliminar
  6. Lo lei hace una eternidad y tengo pendiente aprovechar este aniversario para hacer una relectura. El autor me gusta muchocomo escribe
    Besos

    ResponderEliminar
  7. Me gusta eso de la matrioska pero no sé, no me acaba de convencer...

    ResponderEliminar
  8. Nunca he leído esta historia, así que aunque sea una edición aumentada y corregida (que buenas son siempre las ediciones de Malpaso) para mí será la primera vez. Tampoco he leído nada del autor, así que será una sorpresa. Me gusta la idea de una novela dentro de una novela, como las muñecas rusas, que tú nos comentas. Bss

    ResponderEliminar
  9. No lo he leído, pero tu conclusión es brutal!
    Besos

    ResponderEliminar
  10. NO es un libro que me llame especialmente por lo que lo dejo pasar
    Besos

    ResponderEliminar
  11. A mi esta vez no me termina de convencer la historia. La dejo pasar.
    Besos

    ResponderEliminar
  12. La leí hace unos años y la verdad es que recordaba muy pocas cosas, me he ido acordando según te leía. Es un lectura que está bien sin más, nada especial.

    ResponderEliminar
  13. Hola!!
    Este lo dejo pasar, no me llama.
    Un saludo :)

    ResponderEliminar
  14. Entre que no me llama mucho y esa falta de cohesión que mencionas..., creo que voy a pasar. Un beso.

    ResponderEliminar
  15. No me atrae mucho a pesar de lo interesante que se ve.
    Besos

    ResponderEliminar
  16. Tiene buena pinta, me lo apunto para más adelante, que como comentas de que es compleja, ahora no me apetece una historia de ese tipo.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  17. Me fijé el otro día en esta novela, también porque me atraen mucho las ediciones de malpaso. Pero por lo que cuentas creo que no me gustaría, así que me alegro de no haber cedido a la tentación.

    ResponderEliminar
  18. No termina de llamarme esta vez.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  19. No lo conocía pero no me convence demasiado
    Besos

    ResponderEliminar
  20. A mi tampoco me llama este libro. Un beso

    ResponderEliminar
  21. No me atrae lo suficiente, lo dejo pasar
    Besos

    ResponderEliminar
  22. Si se topa en mi camino, lo leeré, si no, lo dudo. No me termina de llamar al 100%

    ResponderEliminar
  23. Pues me gusta lo que cuentas.
    No lo leería en cualquier momento (no sé si me explico), pero sí me animaría con él. Lo apunto.

    Besotes

    ResponderEliminar

¡Gracias por comentar!