martes, 22 de diciembre de 2015

Elvira - Rubén Angulo Alba



Título: Elvira
Autor: Rubén Angulo Alba
Publicación: Lord Jim
Páginas: 107

Fiel a su estilo Rubén trata de atrapar al lector alejándole de los cómodos cauces que horada el best-seller. Rubén prefiere sugerir antes que explicar, prefiere confundir al lector y obligarle a rellenar los espacios vacíos que va dejando como trampas en el camino.

Elvira comparte protagonismo con un hombre del que no sabemos ni siquiera el nombre, ¿o sí? Desconcertante mezcla de realidad y ficción, de erudición y sarcasmo, donde la ordinariez más aberrante queda retratada con una prosa refinada y concisa.

Son solamente cien páginas, dos horas en tiempo real. Un hombre sepultado bajo un montón de palés en el sótano de un psiquiátrico se debate furiosamente entre la vida y la muerte. Dolor, arrepentimiento, culpa, ¿locura o cordura?

Mis impresiones

Con La escritura necesaria, la primera obra que leí de Rubén Angulo, ya me quedó muy claro que es un escritor diferente que apuesta por crear obras personalísimas y con un carácter muy fuerte. Ahora ha publicado Elvira y ha sido una novela que me ha sorprendido muchísimo y que me ha atrapado en su lectura. Con poco más de cien páginas el autor ha logrado crear una historia compleja y con muchos matices.

“Abrí los ojos desmesuradamente.
Desorientación, la que sucede a una pesadilla retorcida.
Dolor.
Trate de girar la cabeza, involuntariamente, y al mismo tiempo me dolieron cuello y cráneo. Estaba aprisionado por un montón de palés, tumbado boca abajo como sobre un balancín, la cabeza a ras de suelo y los pies sobre elevados.”

Cuando comienza la historia descubrimos a un hombre atrapado bajo una pila de palés en el sótano del complejo psiquiátrico en el que trabaja. La forma en que ha llegado hasta allí por ahora será desconocida tanto para el protagonista como para el lector porque no lo recuerda para contárnoslo. Sabemos que no puede moverse y que sospecha que la culpable es Elvira, su jefa, que intenta acabar con él. Mientras espera a que ocurra algo (tal vez a que alguien le saque de allí) iremos conociendo su vida a través de historias grandes y otras más pequeñas.

Creo que en poco más de cien páginas Rubén Angulo ha creado una historia intensa y con muchos matices y recovecos. Una historia marcada por la sutilidad y la información reducida. Va al grano y nos deja algunos huecos que nosotros los lectores podemos rellenar. Incluso creo que admite diferentes lecturas e interpretaciones según la forma de mirarla del que se acerque a ella. Cuando terminé la novela le comenté a su autor que me había sorprendido para bien, que me había gustado mucho y que me había quedado con ganas de más. Pero también en ese momento comprendí que la historia tiene la extensión justa para que provoque este efecto, más quizás hubiera sobrado.

Del protagonista de esta historia no llegaremos a conocer su nombre aunque si algunos retazos de su vida. Es un funcionario con una vida solitaria y gris que trabaja en los archivos situados en uno de los pabellones que forman parte de un Hospital psiquiátrico. Allí, al lugar al que ha llegado porque nadie quería pero que a él no le importa ocupar, se desarrolla la novela pero él no tiene contacto con los enfermos. Su mundo se ve reducido a las estancias del archivo y no comparte más compañía que la de su jefa Elvira, y otras dos trabajadoras, “las sílfides” como él las llama. Esto le sirve al autor para crear un entorno mínimo al autor con respecto al personaje. En cierta forma lo sentimos aislado y no solo físicamente sino por los desaires de sus compañeras generando a su alrededor una atmosfera opresiva y muy tensa.

Los otros personajes que transitan por la historia se reducen a Elvira, la jefa del archivo, y Montse y Minera, las dos sílfides de las que antes os hablaba. Estas quedan un poco a la sombra pero de Elvira nos llevaremos una imagen bastante definida. Es una mujer con carácter complicado y voluble que tiene arrebatos de ira. Una mujer un tanto desequilibrada con la que el narrador establece una relación complicada y malsana marcada por los altibajos, por predominar a veces el amor y la necesidad y otras dejarse llevar por el odio y los desencuentros.

De nuevo nos encontramos con una prosa muy depurada y trabajada que nos indica el amplio manejo de vocabulario que tiene el autor. En su web he leído que “son 100 páginas endiabladamente densas” y en esta ocasión no puedo estar de acuerdo con el autor. Cierto es que no cae en la prosa sencilla y rápida pero también lo es que Elvira, a pesar de que no destaca por la acción que sucede en ella, se lee con agilidad y que te atrapa entre sus páginas creando al lector la necesidad de saber más sobre la situación del personaje o sus historias. Pero hay que tener cuidado porque el autor no está dispuesto a revelar todo lo que sabe.

La novela está narrada en primera persona lo que nos da la versión subjetiva del personaje de todos los hechos y da pie a que vayamos conociendo, en esas horas que está atrapado, pedazos de su vida así como sus propias reflexiones y pensamientos. Según el propio autor nos confiesa es una novela que tiene algo de autobiográfica aunque en realidad no nos aclara hasta qué punto lo narrado es ficción o realidad. Y mientras el personaje (o el autor) reflexiona o divaga sobre su propia vida y todo lo que rodea inevitablemente el lector camina por los mismos senderos. ¿Cuáles son los pensamientos que le pasan a uno por la cabeza cuando se enfrenta a la muerte? ¿Sus logros? ¿Aquello de lo que se arrepiente? ¿Pensará en lo que nunca llegó a hacer? ¿Reparará en sus errores? ¿Le abordará el miedo?

Conclusión

Elvira es una novela profundamente original y diferente que te atrapa entre sus páginas. Una novela sutil y a la vez intensa que quizás no sea para todo el mundo pero que a mí me ha resultado sorprendente.


25 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  2. Creo que esta novela no es para mí.
    Parece original, pero no termina de convencerme. Otra vez será.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Aunque "La escritura necesaria" no terminaba de llamarme, sí que me atrae esta nueva novela. Por las reseñas que he ido leyendo, me recuerda mucho a "El vigilante" de Peter Terrin, que leí el año pasado y que me encantó. No me importaría hacerme con "Elvira".
    Besos.

    ResponderEliminar
  4. A mi tampoco termina de convencerme y es que además no me gusta la portada.
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Coincido contigo, compañera, desde la primera novela de Rubén Angulo los lectores sabíamos que estábamos ante un escritor distinto, alejado de corsés comerciales, con un estilo muy personal. Me ha gustado más "Elvira" que "La escritura necesaria". Y sí, también estoy de acuerdo en que la extensión de "Elvira" es la justa y necesaria: concentrada, impactante, sin paja. Bss

    ResponderEliminar
  6. Tiene una pinta muy bonita, así que no me importaría leerlo.
    Un beso y Feliz Navidad :)

    ResponderEliminar
  7. Hola :) Pues pinta interesante, y bonita con una gran escritura y narración. Me apunto al autor de cara a conocerlo. Un besin^^

    ResponderEliminar
  8. Yo no terminé de conectar con la forma de escribir de este autor en su anterior novela y no me animo con ésta. Besos.

    ResponderEliminar
  9. Buenas tardes y gracias por la reseña.
    Hago mi tradicional paso por el blog para comentar.
    Contento con la reseña.
    A través de tus propias líneas defines, sin quererlo o no, la dificultad de sintetizar un cuadro que, ya de por sí, está resumido y concentrado. Dices en un punto que no estás de acuerdo en cuanto a la que yo llamo "densidad" de la novela. Estoy de acuerdo, si te entiendo bien, en que la novela no es densa en cuanto a que ofrece una lectura fácil y que engancha. No es la típica lectura que se regodea en el lenguaje adjetival y enfarragoso; sí, en cambio, contiene una enorme profundidad porque los dos personajes principales ahondan en sí mismos hasta límites que no suelen darse nunca en la realidad. De ahí la mezcla de realidad y ficción. Es complicado de expresar.

    Evidentemente, tus reacciones son las que yo pretendo provocar en el lector. No me gusta la literatura "comercial" (difícil de definir ésta también) y por ende tomo mi propio camino, marcado por los clásicos pero a partir de mi propia personalidad. En twitter estoy continuamente promocionando la lectura de los clásicos, y creo que no me traiciono a mí mismo ni con mi prosa ni con las inquietudes e interrogantes que abro al lector. Elvira es lo mejor que he escrito, y dudo que consiga igualarlo. No tiene fisuras técnicas, o al menos yo no alcanzo a verlas. Otra cosa es que guste o no, pero por el momento ningún lector se ha sentido defraudado con estas 100 paginitas. La escritura necesaria en cambio, sí tiene defectos técnicos, que tampoco nadie alcanzó a ver y mucho menos yo fui capaz de corregirlos. El lector habitualmente se detiene en otros aspectos, ¡gracias a Dios!

    Curiosamente las dos lecturas que marcaron esta novela fueron "El Quijote" y "Madame Bovary". Flaubert no se preocupa en absoluto por "divertir" al lector, pero Cervantes lo sacrificó todo por el lector. Sus escenas melodramáticas y lacrimógenas en las que derivan sus "novelas" intercaladas son una concesión de Cervantes al gran público, que tango gustaba por aquel entonces de dichas escenas. Un poco me dejé llevar por lo que el público quiere, acción, sucesos inesperados, lectura adictiva, y ese, por muy raro que parezca, fue el origen de "Elvira". De ahí la contradicción. "Elvira" no da descanso al lector, le obliga a leer y leer hasta llegar a la página 108, y al mismo tiempo "Elvira" exige más lecturas si lo que pretende el lector es averiguar lo que verdaderamente aspiro a transmitir.

    Perdón por la parrafada y, en fin, el comentario está escritaoa bote pronto, sin mucha reflexión. Teniendo en cuenta que soy un hombre profundamente contradictorio, admite opiniones contrapuestas.

    De nuevo gracias por la reseña.
    Abrazo
    Rubén.

    ResponderEliminar
  10. ¡Hola!

    No lo conocía, pero me intriga lo que dices, así que lo tendré presente; gracias por la reseña.

    Besos.

    ResponderEliminar
  11. Lo tengo apuntado por culpa de Serendipia que no paráis de aumentar mi lista. Me gusta lo que comentas del acierto en la extensión de la obra. Y todo lo demás.

    ResponderEliminar
  12. No es una novela que ahora mismo me apetezca leer
    Besos

    ResponderEliminar
  13. No la veo mucho para mí, me paso más que nada a saludar porque cada fin de año me come el trabajo pero tendremos ocasión de felicitarnos las fiestas, o eso espero :)

    ResponderEliminar
  14. Me llama la atención, más que la novela, lo que dices sobre la forma de escribir del autor. Quizá me anime a probar con él.

    ResponderEliminar
  15. No me llama demasiado la atención. Saludos ;)

    ResponderEliminar
  16. No recordaba haberlo visto nunca y me parece un libro muy interesante
    lo tendré en cuenta
    un beesito

    ResponderEliminar
  17. La semana que viene me toca! Creo que me va a gustar mucho sobre todo después de lo que has contado. Un besazo!

    ResponderEliminar
  18. No me hubiera fijado en este libro pero por lo que cuentas, creo que me podria gustar. Lo tendré en cuenta.
    Besotes!!! Y felices fiestas!!!

    ResponderEliminar
  19. Ciertos aspectos de esta novela me atraen enormemente y más después de leer el extenso comentario del autor. No me importaría leerlo. Y te comento que, inicialmente, al ver hace tiempo la cubierta, pensé que era un libro juvenil. Besos.

    ResponderEliminar
  20. Me gustaría leerlo, pinta bien y no lo conocía =)

    Besotes

    ResponderEliminar
  21. No conocía al autor ni su obra, pero me gusta lo que nos cuentas. Tomo buena nota.
    Gracias por tu reseña. Besos

    ResponderEliminar

¡Gracias por comentar!