domingo, 20 de diciembre de 2015

La medicina todo locura - Elisabeth G. Iborra



Título: La medicina todo locura
Autora. Elisabeth G. Iborra
Publicación: Martínez Roca, noviembre de 2015
Páginas: 208

Elisabeth G. Iborra aborda el exitoso tema de las anécdotas de médicos y enfermeras. Un libro en tono de humor en el que la autora repasa el mundo de la sanidad a través de situaciones surrealistas, divertidas y, en ocasiones, patéticas. El embarazo, el sexo, la pediatría, el quirófano, las recetas… son algunos de los temas que se desarrollan.

Mis impresiones

La medicina todo locura es el noveno título que publica la periodista y escritora Elisabeth G. Iborra. En este último trabajo se hace un recorrido por curiosas, extrañas e inimaginables anécdotas ocurridas en las urgencias de los hospitales. Un tema que ya exploró con bastante éxito de ventas en Anécdotas de enfermeras. Para ello ha contado con diversos testimonios de profesionales de la salud (médicos, enfermeras, celadores, etc…) y la conclusión a la que ha llegado es que al final los seres humanos somos iguales y cualquiera puede acabar en urgencias siendo del protagonista de una escena histriónica o cuanto menos algo cómico.

Porque de eso trata este libro que deja a parte temas serios que en materia de medicina andan sobrados y pretende entretener al lector y proporcionarle momentos divertidos a través de anécdotas que la autora ha conocido y recopilado por parte de médicos y enfermeras.  Ellos le han hablado de casos que pueden parecer leyendas urbanas por su carácter inverosímil pero lo cierto es que son pura realidad. Y me las creo a pies juntillas porque tengo personas cercanas que trabajan en hospitales y me han contado historias de todo tipo y algunas de ellas incluso se parecen bastante a las que nos encontramos en este libro.

La medicina todo locura se divide en veinticinco capítulos que agrupan las anécdotas por temática así por ejemplo en Objetos autónomos que se introducen por casualidad (ya el título lo dice todo) nos habla de personas que han sido incapaces de sacarse ciertos objetos de sus partes más pudorosas. Desde vegetales hasta botellines de cerveza que hacen el vacío u otro tipo de recipientes con una forma predeterminada. Pero ¿Qué hacen con aquello allí dentro? ¿Cómo han llegado allí estos objetos? Además los pacientes tienen unas explicaciones increíbles y de todo tipo. Ya os podéis imaginar. ¿Qué pinta un hombre con una manzana dentro del ano? ¿Le habrán forzado? ¿Será una apuesta? ¿O tiene unos gustaos sexuales un poco raros?

En Ginecología se ve de todo, desde una chica a la que su madre le había cortado el hilo de un tampón para que no se viera con el bikini, con sus posteriores consecuencias para sacarlo luego o una pareja que en pleno frenesí no encontró otra forma de dar rienda suelta a su fantasía que utilizar como medio de protección una bolsa de pipas que es lo único que tenían a mano. Y repito para mí es completamente creíble porque ya me habían contado sobre la utilización de profilácticos improvisados en otras ocasiones.

También con el vocabulario hay ciertos malentendidos porque a veces recordar el nombre de ciertos medicamentos u otros artilugios puede ser complicado. Los aerosoles se pueden convertir en girasoles con facilidad, en vez de Sintrom uno puede pedir Citroën y en caso de que el Nabotil fuera un nuevo medicamento los médicos aún no lo conocen. Y si es caso de extranjeros que tienen dificultades con el idioma la cosa se complica mucho más porque además ellos tienen sus propios tabúes.

Os he contado un poco pero no voy a desvelar nada más para que el libro no pierda la gracia. De todas formas si los médicos y enfermeras tienen que lidiar contra las rarezas, la poca higiene de sus pacientes, con sus a veces insufribles acompañantes, con madres enloquecidas con sus retoños, con embarazadas histéricas, con suicidas que no tienen ninguna intención de irse para el otro barrio ellos también esos tienen lo suyo. Porque en nuestra sanidad hay personal de todo tipo y eso lo sabemos todos. Están los médicos incoherentes, los callados, los bordes, los fotógrafos, los cachondos, el profesional o el mandamás entre otros muchos tipos o enfermeras locas, renegadas, sexis, parlanchinas que nos irá definiendo la autora.

La novela está narrada con sentido del humor como no podía ser de otra manera, con ironía y un puntito de mala leche. Además su autora no tiene pelos en la lengua, no se anda con remilgos y usa las palabras que son sin necesidad de buscar eufemismos ni suavizar escenas. Nos os voy a decir que me he reído a carcajada limpia porque creo que ya sabéis que es muy difícil hacerme reír pero sí que en más de una ocasión me ha sacado una sonrisa y en otras muchas me he quedado patidifusa con lo que iba leyendo. Es un libro que te va entreteniendo, en mi caso a pequeños sorbos, y que lees sin darte cuenta.

Conclusión

En La medicina todo locura encontraremos un libro ameno, divertido y entretenido que nos revelará escenas hilarantes, surrealistas y otras peripecias de enfermos y sanitarios que nos sorprenderán y nos harán pasar un buen rato sin más.


17 comentarios:

  1. No cabe duda de que este tiene que ser un libro muy divertido y lleno de anécdotas curiosas. Para echar unas risas. Je je je je...

    ResponderEliminar
  2. Tiene que estar bien para echar unas risas y desconectar, jaja. Me lo apunto.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. A mi este tipo de libros me resultan muy graciosos, así que me gustaría leerlo
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Supono que será un estilo al de la enfermera del año pasado, me reí mucho. Lo tengo en cuenta!
    Un beso

    ResponderEliminar
  5. Si trabajas en el gremio, supongo que tiene que ser muy divertida su lectura. Gracias por dejarnos tu oponión.
    Besos !

    ResponderEliminar
  6. Parece divertido, no descarto leerlo.
    Un beso :)

    ResponderEliminar
  7. Sí que tiene que ser divertido, no le diré que no si se cruza por ahí.
    Besos.

    ResponderEliminar
  8. Con todo lo que tengo pendiente, éste no me tienta.
    Gracias por tu reseña. Besos

    ResponderEliminar
  9. Parece un libro divertido como para pasarlo bien entre lecturas un poco más densas; me lo llevo para la lista, gracias.

    Besos.

    ResponderEliminar
  10. A mí me vale ir a trabajar todos los días para vivir esas anécdotas jeje (lo de objetos autónomos que se introducen por casualidad me es muy familiar).
    Aunque también me encanta que me las cuenten (no había oído nunca lo de las bolsas de pipas).
    Besos.

    ResponderEliminar
  11. Tiene pinta de ser divertido. No lo dejaré pasar si me cruzo con él.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  12. Hola.
    No me llama la atención aunque suena divertido.

    ResponderEliminar
  13. Estos suelen ser curiosetes =)

    Besotes

    ResponderEliminar
  14. Jejeje lo del hilo del tampón tiene miga jejeje. Leí uno de una temática similar hace poco pero no me importaría leer este también. A ver si me toca en tu sorteo jeje. besos

    ResponderEliminar
  15. leí el de las enfermeras y me hizo reir mucho, así que me anoto este como "libro-medicina".
    un beso,
    Ale

    ResponderEliminar
  16. Es el tipo de libros que me gusta leer así que no me importaría que me tocara en el sorteo.

    ResponderEliminar
  17. Me pinta bien el libro, más que nada para una lectura relajante tras algún libro que no eres capaz de quitarte de la cabeza.

    Un besiño

    ResponderEliminar

¡Gracias por comentar!