martes, 2 de septiembre de 2014

La lluvia en dos patios - Judith Mendoza-White



Título: La lluvia en dos patios
Autor: Judith Mendoza-White
Publicación: Áltera, abril de 2014
Páginas: 305

En el Buenos Aires colonial de 1820, la joven aristócrata porteña Mercedes Saavedra se  enamora del prometido de su hermana, desencadenando un escándalo familiar y social que debe ocultarse a cualquier precio. De forma paralela, en el Buenos Aires contemporáneo, Cecilia lucha contra un trastorno alimentario mientras su vida se entrelaza con la de un hombre casado en medio de una tormenta familiar que no cesa. Ambas historias se unen a través de los siglos, reflejando la lucha de las protagonistas para sobrevivir a sus propios errores, desandar caminos y descubrir sus verdaderas identidades, ocultas bajo rigurosos mandatos familiares y sociales.

Mucho más que un análisis profundo de las relaciones humanas que atrapa al lector por la calidez de los sentimientos, expresados en una prosa innovadora y rica. Una novela para los que aman a pesar de todo y de todos. Una obra para quienes aman la literatura de verdad.

Mis impresiones

Dos argumentos paralelos en dos épocas distintas; dos mujeres; una historia sobre familias y las relaciones humanas. Son tres incentivos que llamaron mi atención de forma inmediata y me atrajeron hasta La lluvia en dos patios, novela que resultó finalista del I Premio Hispania de Novela Histórica de Madrid en 2013.

No os voy a engañar y decir que la novela me ha fascinado ni que será de las mejores lecturas del año sino que ha sido una lectura con la que he tenido ciertos altibajos. En ella he encontrado tanto algunos aspectos muy positivos como otros que lo son en menor medida (y que más adelante os iré detallando) pero también pienso que he encontrado una autora con muchísimo potencial y que con el tiempo y puliendo ciertas aristas escribirá grandes novelas.

La lluvia en dos patios está construida a través de dos líneas argumentales que se van alternando durante toda la novela.  La primera de ella nos traslada a Buenos Aires en el año 1828 cuando  Mercedes Saavedra Thompsom, una joven de alta cuna con un carácter un tanto especial, se enamora perdidamente del joven Mariano con quien su hermana Sofía está prometida y cuya boda se celebrada en los próximos días. Mercedes intentará por todos los medios escapar a los efectos de este amor pero ¿Serán estos sentimientos más fuertes que los lazos fraternales? ¿Conseguirá renunciar a este amor o será capaz de traicionar a su hermana y provocar un auténtico escándalo?

La otra trama se desarrolla también en la ciudad de Buenos Aires pero muchos años después. Esta nos sitúa en 2007, momento en el que conoceremos a Cecilia, una eficiente secretaria ejecutiva que lleva una vida un tanto insatisfactoria. Mientras recibe ayuda psicológica para superar un trastorno alimenticio que lleva años haciendo peligrar su vida también se comienza a cuestionarse si desea seguir manteniendo una relación amorosa con un hombre casado que dura ya diez años y de la que comienza a sospechar que nunca obtendrá algo más de lo que tiene ahora que se limita a algunos encuentros muy limitados.

De esta manera comenzamos a sumergirnos en la vida de sus dos protagonistas. Dos mujeres que viven en dos siglos muy diferentes, con estilos de vida completamente distintos pero que se enfrentan a ciertos problemas en común. Entre ellos la imposibilidad de estar con el hombre a quien aman pero sobre todo se encuentran con la necesidad de encontrarse a sí mismas y romper las barreras que les impiden ser felices. En esta historia además encontraremos amor, desamor, deseos de venganzas, celos, hipocresía, matrimonios por conveniencia e incluso secretos que no deben ver nunca la luz. Todos estos elementos constituyen dos tramas que no llegan a sorprender puesto que no resultan excesivamente originales pero entretienen y mantienen al lector pendiente de su evolución.

Los dos hilos argumentales de La lluvia en dos patios se desarrollan de forma independiente y su nexo de unión se sustenta en que los cuadernos de Mercedes llegarán muchos años después, gracias a un librero de viejo y sus gustos por las antigüedades, a Cecilia que a través de ellos conocerá su historia. Existe un claro desequilibrio entre la parte desarrollada en el presente y la del pasado, siendo esta última la que predomina en la novela en cuanto a extensión y la que más me ha gustado.  

Curiosamente con los personajes sucede lo contrario. A pesar de que la historia de Mercedes tiene un mayor desarrollo me ha dado la sensación de que Cecilia es un personaje más profundo y construido con mayor detalle. Aunque no me he sentido reflejada de algún modo en Cecilia sí que he comprendido bien sus motivaciones y su forma de actuar. En cambio Mercedes se me ha quedado un poco desdibujada y en el fondo ensombrecida por los acontecimientos que van surgiendo a su alrededor. Lo que no se puede negar es que ambas van evolucionando gracias a las vivencias que van experimentado.

Una parte de la novela se desarrolla entre los años 1822 y 1853 en Buenos Aires reflejando la autora con gran profusión de detalles la vida cotidiana y las costumbres de la época dentro de una familia adinerada. La importancia de las apariencias, las convenciones sociales y las normas no escritas condicionan la vida de Mercedes, una joven de ideas extrañas, alocada, que no es capaz de adaptarse al mundo que la rodea y cuyo comportamiento supone un lastre para sus padres. Pero ella tiene un carácter fuerte gracias al cual va tomando sus propias decisiones. En cambio la vida de Cecilia sucede entre 2007 y 2012. Es una mujer que en teoría podría ser independiente pero vive a expensas de un hombre anclado a otra mujer gracias a la que tiene trabajo y que le ha dado a sus hijos. Los miedos y las inseguridades le impiden vivir su propia vida y realizarse como persona.

Judith Mendoza-White cuenta con un estilo pausado y envolvente en el que cobran mucha importancia las descripciones tanto sobre el mundo exterior y escenarios en los que se desarrolla la historia como por mostrarnos las emociones de sus personajes. Su prosa es muy expresiva y delicada lo que ayuda a ensalzar los sentimientos. En ella se combinan distintas voces narrativas así como cambios hacia el género epistolar o la inclusión de fragmentos del diario de una de sus protagonista. Al comienzo de la novela me costó un poco hacerme a los cambios de narrador y uso de los tiempos verbales que la autora utiliza supongo que para enfatizar algunas partes y fragmentos pero que a mí en ciertos momentos me hizo perder el punto de vista de la historia.

Conclusión

Aunque La lluvia en dos patios no es la novela perfecta he podido disfrutar de algunos de sus aspectos más positivos como una trama que seduce, una prosa envolvente y una ambientación muy rica en detalles. Una opción a considerar por los amantes de la novela familiar.


Calificación:

36 comentarios:

  1. La tengo apuntada por lo de saga familiar que es uno de los géneros que más me atraen y después de tu reseña sigo sin descartarla.

    Bs.

    ResponderEliminar
  2. Tengo bastantes ganas de leerla porque es del tipo de libros que nunca leo, a ver si me hago pronto con un ejemplar! gracias por la reseña!

    ResponderEliminar
  3. No la conocía, pero tu reseña me parece muy positiva; así que la anoto. Besos.

    ResponderEliminar
  4. Me gusta mucho la novela familiar, y aunque no sea la octava maravilla, creo que me podría gustar.
    Besos!

    ResponderEliminar
  5. Interesante novela, pese a que tenga algunos peros. Áltera es una novela que tiene unos títulos que merecen la pena leerlos. Saludos.

    ResponderEliminar
  6. No la conocía y la ambientación me ha gustado. Pero me lo tengo que pensar.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  7. Hola!
    Me parece que es tiempo para mi de leer algo como esto. Aun con peros y todo, le daré una oportunidad en cuanto me lo consiga.
    Gracias por la reseña :)

    ResponderEliminar
  8. La época colonial me gusta mucho y que una de las dos historias esté ambientada en ese momento es un aliciente pero... en conjunto no me llama demasiado, de momento la dejo correr.
    Un besin

    ResponderEliminar
  9. Este libro tiene algo que me atrae.
    Un beso :D

    ResponderEliminar
  10. Vaya, el personaje de una parte y la trama de la otra, uf, estos desequilibrios no me gustan nada, si la autora promete esperaré al siguiente trabajo.

    ResponderEliminar
  11. Pues me parece que la dejo pasar, que no está mal pero tampoco me atrae demasiado y con todo lo que tengo pendiente...
    Besos

    ResponderEliminar
  12. No termina de hacerme el peso, no me parece mala historia pero no acaba de llamar mi atención lo suficiente. Besos.

    ResponderEliminar
  13. La novela familiar no es muy de mi gusto. Creo que la dejo pasar.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  14. No me convence mucho, la dejo pasar esta vez :-)

    ResponderEliminar
  15. Me gusta lo que cuentas, tengo debilidad por las historias familiares, y en esta, además, percibo un tono intimista que me llama mucho. La llevaré para la lista, gracias por la reseña.

    Besos.

    ResponderEliminar
  16. Tengo que admitir que no pinta nada mal, por lo menos me gusta el aviso de que no espere una novela ejemplar, pero que sí se puede disfrutar de ella en gran medida.

    Por lo general la temática familiar me gusta mucho.

    Un besiño

    ResponderEliminar
  17. No me atraia mucho, pero me has dejado con ganas de leer mas reseñas y conocer mas opiniones sobre él

    ResponderEliminar
  18. La reseña que haces es apetitosa, las estrellitas del final es lo que me deja menos convencido aunque sí creo que me podría gustar, la verdad. Le echaré un vistazo

    ResponderEliminar
  19. No pinta mal esta novela habrá que tenerla en cuenta, un beso

    ResponderEliminar
  20. No me llama mucho la atención la temática de esta novela aunque veo que a tí si te ha gustado.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  21. No pinta mal pero como tampoco te veo muy entusiasmada, por ahora la dejo pasar.
    Besotes!!

    ResponderEliminar
  22. Últimamente le estoy cogiendo el gusto a este tipo de novelas; la que tengo entre manos es de este estilo y me tiene enganchadísima. Tengo muy en cuenta lo que dices y me la apunto por si acaso. Abrazos.

    ResponderEliminar
  23. Pues me dejas bastante planchada. Pensé que te habría gustado más. Aun así, sigo queriendo leerla.

    Besos.

    ResponderEliminar
  24. La verdad es que no me atrae mucho. Me recuerda a Una tienda en París, que también era sobre dos mujeres en épocas distintas y había mucha desigualdad entre un personaje y otro. Besos

    ResponderEliminar
  25. ¡Hola! Me encantan este tipo de novelas, con historias familiares, me recuerda mucho a las tramas que crea Kate Morton, me lo apunto sin duda :)

    Besos

    ResponderEliminar
  26. Tiene buena pinta pero no sé si me pasará como a ti, que no me gustará tanto como esperaba...
    Este lo dejo.
    Un saludo!

    ResponderEliminar
  27. Creo que no me apetecen altibajos, me gustan las novelas familiares pero de vez en cuando, así que no me la llevo.
    Besos

    ResponderEliminar
  28. No había oído hablar de este libro, pero tomo buena nota porque pinta bien!

    Besos!

    ResponderEliminar
  29. Si te digo la verdad, no termina de convencerme y parece que en cierto modo a ti te pasó eso.
    Tengo muchísimas lecturas por delante y no me apetece meterme con muchos pendientes de golpe, toca seleccionar
    Besos

    ResponderEliminar
  30. No me lo llevo, tengo tanto apuntado que en algún momento hay que marcar el límite

    ResponderEliminar
  31. Me encantan las novelas familiares, pero esta no acaba de llamarme...

    Besotes

    ResponderEliminar
  32. Apuntada queda!!!Las sagas familiares es uno de mis géneros favoritos...
    Un saludo

    ResponderEliminar
  33. Me llama, pero la verdad es que eso de los altibajos me da un poco de pereza...

    ResponderEliminar
  34. Pues ya he leído esta novela, me ha resultado atrapante. Esperaba mas estrellitas para una historia excelente y muy bien escrita...

    ResponderEliminar

¡Gracias por comentar!