lunes, 8 de septiembre de 2014

Aquel viernes de julio - Manuel Machuca



Título: Aquel viernes de julio
Autor: Manuel Machuca
Publicación: Anantes, noviembre de 2012 (2ª edición)
Páginas: 249

Viernes 17 de julio de 1936. Borja Quincoces y Alverar, un joven de la alta burguesía sevillana, acude a una fiesta en las afueras de Sevilla. Allí se enamora de Rosario, una gitana del barrio de Triana, bailaora del cuadro flamenco contratado. sin saberlo, esa noche cambiaría su vida por completo.

El día siguiente amanece con disparos y vehículos militares en la calle. La guerra civil ha estallado. Rosario ha huido a Triana y Borja se inquieta sobre lo que podría sucederle en un barrio que sufre el asedio implacable del general Queipo de Llano. A partir de ese momento, el joven inicia una búsqueda desesperada en una ciudad en la que los militares sublevados y sus afines inician la tarea de eliminación drástica de toda resistencia.

Conocer la otra realidad de su ciudad y la crueldad de los que hasta ese momento habían formado parte de su vida provocan una catarsis en Borja Quincoces, para el que la búsqueda de Rosario se convierte en una búsqueda de su propia identidad entre los escombros de un mundo en el que ya no es posible reconocerse.

Mis impresiones

Si hay una época que seduce y atrapa tanto a lectores como escritores por igual es la primera mitad del siglo XX en la cual se aglutinan acontecimientos históricos tan interesantes como la I y II Guerra Mundial o la Guerra Civil Española entre muchos otros.  Temas que han dando mucho de sí y con toda seguridad seguirán proporcionando nuevas ideas para construir otras muchas historias.

El guacamayo rojo, la última novela del sevillano Manuel Machuca, me gustó tanto que enseguida supe que también tenía que leer la novela que hoy os traigo. Y la verdad es que no me ha decepcionado a pesar de ser totalmente distinta a la anterior. En Aquel viernes de julio su autor ha optado por situar su historia durante la guerra civil española. Como os digo, novelas ambientadas en este periodo hay muchas pero no todas se construyen bajo el mismo punto de vista, ni resaltan las mimas cosas. Ni siquiera tienen el mismo efecto el lector.

La historia comienza el viernes 17 de julio de 1936 en Sevilla. Cuando Borja Quincoces y Alvear, un joven adinerado al que le gusta divertirse, se despierta en casa de un amigo donde ha pasado la noche tras una ajetreada jornada festiva no es capaz de predecir de alguna manera el drástico cambio de rumbo que va tomar su vida en las horas siguientes.

Mientras él solo tiene en la cabeza a Chari (Rosario), una joven bailaora gitana del barrio de Triana que le ha robado el corazón y con quien pasó la noche anterior, la ciudad es tomada por el ejército. El ruido, los disparos y los movimientos militares anuncian que la guerra civil ha estallado y que las cosas nunca volverán a ser iguales. Sevilla no tarda en rendirse pero el único barrio que parece resistir el asedio de los rebeldes es Triana, el lugar donde se encuentra la mujer que ama y decidido incluso a poner su vida en peligro sale a buscarla.

Os adelanto que si con esta novela pretendéis adentraros con detalle en el conflicto bélico no será una elección adecuada para este menester. Aquel viernes de julio es más bien una novela de personajes que se centra en su evolución y crecimiento personal utilizando como telón de fondo la ciudad de Sevilla aprovechando además para narrarnos como vivió estas circunstancias una parte de su población.

En este caso Manuel Machuca nos habla de la alta burguesía sevillana y concretamente a través del punto de vista de un joven de buena familia al que le gusta la buena vida. A pesar de que sus padres le presionan para que siente la cabeza y escoja a una joven de su misma posición que consolide su estatus social Borja se ha enamorado de una joven gitana que tiene poco que ofrecer a alguien como él y que representa un mundo totalmente desconocido. Uno de los mejores aspectos de la novela es presenciar cómo evoluciona este personaje en la novela. La diferencia entre el joven caprichoso e irresponsable cuyo mundo es muy limitado y conforme a las premisas que le han repetido desde que nació al hombre que desprecia la comodidad de su posición y se da cuenta de que no todo el mundo ha tenido los mismos privilegios con los que él ha contado. De este modo, fuera de su círculo habitual, comienza a ver que existe “otra realidad”.

Todos los personajes de esta historia resultan tan característicos como identificables por el lector, diferentes clases, diferentes ideas y distintas inclinaciones políticas que pueden llegar a suponer barreras insalvables. Ignacio Quincoces, padre de Borja y neutral ante la contienda, el doctor Inchausti, su amigo Lalo que se declara falangista en incluso la propia Chari, que vive al otro lado, crean una red que nos mostrará distintas concepciones del mundo.

Los escenarios donde se desarrolla la historia pertenecen exclusivamente la ciudad de Sevilla tomando como referencia uno de sus barrios más emblemáticos como es Triana. A pesar de que fue un punto decisivo para el triunfo de los golpistas también fue uno de los lugares donde todo sucedió con mayor rapidez al caer la ciudad en pocos días. Lo que si  existieron fueron revueltas puntuales y alzamientos populares que fueron sofocados con violencia y opresión. Detenciones, fusilamientos, “desapariciones”, presos, denuncias fueron episodios que se dieron en todo el territorio español y Machucha nos muestra a la perfección como se vivieron esos tensos momentos gracias a su cuidada ambientación.

Al igual que sucedió en El guacamayo rojo en este título también encontramos una narración muy dinámica y fluida pero a la vez cuidada sin perder en ningún momento las formas ni el ritmo del relato de manera que constituye una lectura ágil, amena y atractiva. La perspectiva de un narrador en tercera  persona omnisciente permite una visión global de la historia de forma que esta voz puede centrarse tanto el protagonista de la historia como relatarnos lo que sucede en su entorno o con algún otro personaje. Además tiene una estructura, en diecisiete capítulos de corta extensión, que junto a la alta presencia de sus vivaces diálogos facilita su lectura.

Conclusión

Aquel viernes de julio es una novela que narrada con agilidad, sencillez y destreza que nos habla de la búsqueda y consolidación de la ideas propias así como intenta mostrarnos que a veces no hay que andar mucho para ver otra realidad disinta a la nuestra. Y para ello construye su historia sobre uno de los acontecimientos más lamentables de la historia de nuestro país.


Calificación:



31 comentarios:

  1. Me gusta donde está ambientada, y también me llama la sinopsis. Puede que lo lea :D

    ResponderEliminar
  2. No lo conocía, pero creo que me puede venir bien una lectura así. Besos.

    ResponderEliminar
  3. A mí esta época no me llama aunque ya que no profundiza en lo bélico me podría servir, sin embargo ya tengo demasiadas lecturas apuntadas y empezaría con el guacamayo que me gusta más.

    ResponderEliminar
  4. A mi también me gustó mucho. Una perspectiva diferente del conflicto.
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Normalmente huyo de las novelas ambientadas en la guerra civil porque me saturan mucho, pero si supone una perspectiva diferente quizas le de una oportunidad. Besos

    ResponderEliminar
  6. Creo que no acaba de tentarme del todo la trama, quizás me iría más al guacamayo con este hombre. Sobre todo si el contexto histórico es más bien un marco un poco testimonial y la historia se centra más bien en esa evolución de personajes y en esa búsqueda.

    Gracias aún así por traértela.

    Un beso!

    ResponderEliminar
  7. Esta ya estaba en mi lista de lectura porque todas las reseñas que he visto hablan bien de ella y creo que también me gustará
    Besos

    ResponderEliminar
  8. A mi también me gustan mucho las novelas ambientadas en este periodo que me llaman mucho la atención. Besos.

    ResponderEliminar
  9. Esta novela y la del gauacamayo me llaman la atención por las reseñas precisamente. Es verdad que se ha escrito mucho de la época pero la perspectiva o lo que se cuenta no siempre es lo mismo, reconozco que algo de pereza me dan las novelas de la guerra civil pero hay que ir alternando.
    Besos

    ResponderEliminar
  10. Me gustan las novelas situadas en esta época, así que seguro que en algún momento leeré esta o la anterior del autor.
    Besos:)

    ResponderEliminar
  11. ¡Hola!

    Últimamente veo varias novelas ambientadas en esta época y la verdad es que las encuentro muy interesantes; esta es otra que me llevo a la lista, gracias por la reseña.

    Besos.

    ResponderEliminar
  12. Lo leí el año pasado, en general fue una lectura entretenida.

    ResponderEliminar
  13. El tema de la guerra civil no me atrae mucho así que este lo dejo pasar. Abrazos.

    ResponderEliminar
  14. Estpoy un poco cansado de la guerra civil española y de la segunda guerra mundial pero este libro o todo el que sea más retrato de la época que mera histórica sesuda me atrae bastante así que me lo llevo. Besos

    ResponderEliminar
  15. A mí esta novela me ganó para la causa. Le guardo un cariño muy especial por lo que cuenta y por donde transcurre el argumento. Fue mi acercamiento a Manuel Machuca y desde entonces he seguido sus pasos. El guacamayo rojo también me encantó y noté ese afianzamiento y esa seguridad que debe otorgar cuando sabes que tu anterior novela gustó. En fin, que lo tengo fichado para lo siguiente que se acerca, una idea que si sigue el curso de lo que me contó, va a ser de lo más original. Besos.

    ResponderEliminar
  16. Una novela que me gustó cuando la leí, aunque quizás eché un poco en falta algo más de ambientación de la época. Saludos.

    ResponderEliminar
  17. Aunque no sé si yo diría que las guerras son acontecimientos históricos interesantes, sí que lo pueden ser las historias narradas durante ese período. Por lo que comentas entiendo que la guerra civil en este caso es un entorno y un momento, pero no lo central del relato. Por ahí tal vez podría interesarme, aunque no lo priorizo como lectura inmediata.

    Saludos

    ResponderEliminar
  18. ¡Hola! Me gusta mucho leer novelas situadas en el siglo XX, esta no la conocía pero me ha llamado la atención, aunque no relate en detalle la guerra si es fluida y amena seguramente le dé una oportunidad :)

    Besos

    ResponderEliminar
  19. Una lectura que estoy seguro de que a mí también me gustará.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  20. El guacamayo rojo está en mi mesilla de noche, cubierto de altas expectativas gracias a reseñas como la tuya, así que veremos si conecto con el autor. 1beso!

    ResponderEliminar
  21. Tiene buena pinta, creo que me gustaría mucho y mi madre es gran aficionada a las obras de esta época, así que me lo apunto.
    Besos!

    ResponderEliminar
  22. He intentado comprar el oro día el Guacamayo rojo y en Badajoz ni lo conocen. Tendré que hacerme con los dos a través de internet :)

    Bs.

    ResponderEliminar
  23. Suena interesante. Pero tengo taaaaaantas novelas pendientes...

    ResponderEliminar
  24. Tengo El guacamayo rojo pendiente en la estantería. Y creo que cuando la lea, seguro que voy a buscar también esta novela, que tiene muy buena pinta.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  25. Creoq ue me quedo con El guacamayo rojo y además, gracias a ti, y que por cierto ya tengo esperándome.
    Este no termina de llamarme, pero todo será esperar a las impresiones del autor
    Besos

    ResponderEliminar
  26. En general, suelen gustarme los libros en torno a la Guerra Civil. Un acontecimiento tran trascendental en nuestra historia que me parece interesante conocer cuantos más puntos de vista mejor y tantas historias personales, tantas vivencias que nos ayudan a ver mejor el conjunto.
    Estoy quizá un poco saturada últimamente, pero me lo llevo de todas formas para más adelante, porque además no he leído nada de esa época ambientado en Sevilla.

    Besos

    ResponderEliminar
  27. Puede estar bien, no lo descarto, aunque tendrá que esperar.
    Besos

    ResponderEliminar
  28. Me gustó mucho este libro, lo leí muy rapido y tengo buen recuerdo de él

    ResponderEliminar
  29. En breve me voy a estrenar con este autor gracias a tus reseñas, tengo muchas ganas de leerle y esta novela tiene tan buena pinta como la del Guacamayo.

    Besos.

    ResponderEliminar
  30. Tengo ambas novelas pendientes, a ver si me estreno pronto con el autor.
    Un beso!

    ResponderEliminar

¡Gracias por comentar!