martes, 17 de septiembre de 2013

Los años de espera - Fumiko Enchi



Título: Los años de espera
Autora: Fumiko Enchi
Publicación: Alianza editorial, 2013
Páginas: 250

Situada en Japón a finales del siglo XIX, Los años de espera es un admirable y sensible retrato de la condición de las mujeres en un país todavía inmerso en las viejas tradiciones feudales. Educada para cumplir el rol ancestral de su sexo, Tomo no sólo debe soportar las humillantes infidelidades de su marido, sino que incluso debe aceptar con sumisión en encargo de buscarle concubinas y acogerlas bajo su techo. Primero será la quinceañera Suga, luego vendrá la extrovertida Yuri... Esta novela plena de sutileza y de sentimientos contenidos nos presenta una galería inolvidable de mujeres que suscitan admiración por su entereza.

Mi experiencia con la novela

Una de las cosas por las que me fascina la literatura japonesa es por la gran sensibilidad y la belleza que presentan sus obras. La delicadeza de sus detalles, la importancia de la tradición y una sociedad tan estricta que sus normas aunque no escritas se cumplen a rajatabla cuidando de forma especial los principios de la moralidad y el decoro. Por tal motivo en el momento que vi la Los años de espera en el catálogo de Alianza me llamó la atención de forma inmediata. Además su portada, tan sencilla como atractiva, invita a leerla y el resultado me ha encantado. Fumiko Enchi es una de las autoras japonesas más brillantes del siglo XX.

Pero toda esta  espiritualidad termina en desazón cuando una comprende el papel que le ha tocado desarrollar a la mujer japonesa. Si a ella siempre ha representado en cualquier sociedad y cualquier época el papel más complicado esta situación se acusa especialmente en la cultura nipona.

La historia nos sitúa en Japón a mediados del siglo XIX. Tomo es la esposa de un alto cargo en la administración llamado Yukitomo Shirakawa y  madre de dos hijos, Etsuko y Michimasa. Como es habitual entre los hombres de su posición Yukimoto desea mantener a una concubina a su lado y no ha tenido ningún remilgo en pedírselo a su esposa que realiza un viaje a Tokyo para buscar una muchacha joven y de buen parecido.

La elegida es Suga, la hija del propietario de una tienda de láminas de bambú que se ha visto obligado a venderla tras pasar un bache económico. A sus quince años es una muchacha muy hermosa, de facciones delicadas, un carácter apacible y grandes dotes para la danza que aún no imagina el verdadero puesto que desempeñará en la familia.  

Si bien Suga despierta los celos más profundos y la peor desconfianza en Tomo, pronto esta tendrá que acostumbrarse a este nuevo miembro en la familia porque además con el transcurso de los años vendrán otras mujeres con quien compartir su vida.

Uno de los personajes que mayor definición presenta en la novela es Tomo, una mujer instruida dentro de una familia de samuráis de baja categoría para ocupar el papel de perfecta esposa. Casada muy pronto y sin haber obtenido ningún estudio ni ningún tipo de educación cuando su marido ascendió de categoría le resultó muy difícil representar como esposa a un hombre de alta posición. Todas sus carencias las suplía con un carácter recto, intransigente, un aspecto pulcro e impecable y una voluntad de hierro. Tomo a lo largo de los años fue aclarando su papel y como cumplirlo.

Bajo el aspecto pulcro, cuidado y atractivo de Yukimoto, el esposo, se esconde un hombre déspota, egoísta, presuntuoso, mujeriego e irascible para quien la mujer no es más que un objeto de deseo.  Un hombre que no piensa más que en hacerse con una concubina. Los sentimientos entre la pareja prácticamente se han extinguido. Ella no puede querer a un marido que constantemente yace con otras mujeres y para él, ella había perdido toda su sensualidad en parte porque se sentía incomodo ante la fuerza y el rigor de su esposa.

Tomo comprende que no debe exteriorizar sus sentimientos, de nada serviría sino para empequeñecerse más, pero en el fondo se siente tremendamente humillada por las constantes infidelidades de su marido y por tener que soportar otra mujer en casa que ocupe el lugar de compañera. Sin duda un personaje con una gran profundidad psicológica que se debate entre sus deseos, miedos y el cumplimiento de su deber. Al tormento de sentirse en segundo lugar, ignorada por su esposo se le suma la culpabilidad que le produce la idea de entregar una niña a un hombre veinte años mayor que ella. Por otro lado, el mayor temor que siente es perder el lugar de esposa en el hogar y verse en la calle sin dinero ni recursos.

La novela se desarrolla en Japón a mediados del siglo XIX, un país con una fuerte y rígida tradición milenaria. Mientras el emperador Menji pone en marcha unas radicales reformas que pretender modernizar, el país la sociedad sigue anclada en la cultura y las tradicionales ancestrales. Sobre todo aquellas en las que la mujer ocupa una posición inferior con respecto al hombre y su único cometido es servir a un marido, darle hijos y olvidarse de sí misma. Mientras esperaban a que las cosas cambiasen no tenían otro remedio que cumplir con sus obligaciones. En aquella época y aunque no llegaba a estar del todo bien visto los hombres poderosos recurrían a mantener una o dos concubinas sin que la esposa pudiese opinar al respecto. Si ponemos en un lado de la balanza que no eran las dueñas de sí mismas tampoco podemos obviar su sensación como mujeres, de no ser suficientes para sus maridos, de verse obligadas a competir con otras mujeres más jóvenes o incluso más hermosas.

En la novela también podemos encontrar algunas nociones sobre su forma de vida, sus tradiciones o la cultura bajo la que vivían los japoneses en aquella época.

A pesar de que esta novela fue escrita originalmente en el año 1957 conserva de forma intacta algo de frescura en su estilo narrativo en el que su autora apuesta por la delicadeza, la sencillez y el gusto por los pequeños detalles. Se trata de una novela en la cual la acción no cuenta con mucha importancia quedando relegada a un segundo plano cediendo prioridad a sus personajes. Sus sentimientos, sus caracteres son la parte fundamental. Su voz narrativa en tercera persona omnisciente procura al lector una amplia y variada información sobre todos ellos, dándonos a conocer aspectos íntimos de Tomo, en mayor medida, pero también de Suga, Yuri, Etsuko, Michimisa o Yukimoto.

La novela se estructura en tres grandes capítulos que presentan también un subdivisión a modo de capítulos internos que ofrecen particiones muy ordenadas de la historia que abarcan gran parte de la vida de Tomo y los habitantes de la casa en donde vive.

Conclusión

Si os gustan las novelas ambientadas en la cultura oriental, que tratan de mujeres, sus sentimientos y su papel en la sociedad sin duda os gustará mucho Los años de espera. Una novela de gran delicadeza, con una narración reconfortante y unos personajes bien formados.




37 comentarios:

  1. Me atraen muchísimo estas historias de Japón en que se ve esa vida de sometimiento a causa de unas tradiciones obsoletas. Parece que no tiene que ver con nuestro pasado reciente, pero es una forma de adentrarse en otra cultura para poder lamentarse también de la afinidad con la nuestra.
    Me ha gustado lo que nos cuentas de Tomo, esa rebeldía que sentía en el fondo ante su situación aunque no le viera mucha salida y tuviera que someterse.
    Me apunto el título.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Lo tengo pendiente de leer. Es verdad que la literatura japonesa (yo diría la oriental en general) tiene una sensibilidad distinta. Es incluso como si tuviera cierta "musicalidad". Aunque muchos giran en torno a ese papel de la mujer en estas culturas, sin embargo lo que he leído no me ha parecido repetitivo y siempre me ha aportado algo. Y los personaejs suelen estar bien desarrollados.

    Gracias por la reseña y un saludo!

    ResponderEliminar
  3. Reconozco que tengo un asunto pendiente con los escritores orientales. No me llaman la atención de entrada cuándo los veo en las librerías. Creo que solo he leído alguna novela policíaca, pero nada más.
    No obstante, creo que debería aplicarme y ponerme con ello.
    Besos!

    ResponderEliminar
  4. Estoy hecha un lío, la historia en sí me llama, pero aunque parezca contradictorio, la ambientación no demasiado. Un beso.

    ResponderEliminar
  5. Hola!! he encontrado tu blog y me quedo ^^ me gusta lo que veo. Nunca he leído novelas que estén ambientadas en Japón, pero esta parece interesante, gracias por la reseña.

    Besos!!

    ResponderEliminar
  6. Ay.... Japón. Mentiría si no dijera que me siento atraída de forma innata por su cultura, sus secretos y ese antiguo mundo que nunca desaparecerá frente al nuevo. Todo tradición, belleza, entereza y delicadeza. Me encanta y estoy segura de que le daré una oportunidad a esta novela.

    Gracias por la reseña. Besos!

    ResponderEliminar
  7. La única experiencia que tengo con la literatura japonesa es Yoko Ogawa, de quien leí La piscina. Esta que hoy reseñas me parece muy interesante. La tendré en cuenta. Saludos.

    ResponderEliminar
  8. No sabía que era una novela tan antigua! Me llamó la atención desde la primera vez que la vi, así que no descarto leerla, aunque me parece que tendrá que esperar. 1beso!

    ResponderEliminar
  9. Me gustó mucho "Viento del este, viento del oeste" de la premio nobel Pearl S. Buck, que ya trataba sobre ese choque en femenino de los aires de cambio y la tradición más ancestral. Así que me la llevo bien apuntada porque además tengo ganas de leer algo de esta autora. Besos.

    ResponderEliminar
  10. Esta novela tiene una pinta magnífica, me identifico con tu último párrafo, tengo el título anotado por Marisa G. y espero leerla en algún momento. Tu reseña me da otro empujón. Besos

    ResponderEliminar
  11. Este lo leo seguro. La literatura ambientada o escrita por orientales me encanta. Me gusta mucho la cultura japonesa, de la cual conozco algunas cosillas( pocas, la verdad). Además es la segunda reseña que leo de este libro; así que me pondré con él en cuanto lo consiga.

    Besos

    ResponderEliminar
  12. Tengo un par de novelas en la estantería de esta temática así que intentaré leerlas antes de anotar más títulos. Un beso

    ResponderEliminar
  13. No la conocía, tomo nota del libro...no leo mucho de estas novelas ambientadas en lo oriental, pero una de vez en cuando no hace mal ;D

    ResponderEliminar
  14. Ohhh me gustó mucho esta obra y veo que a ti también te ha cautivado. Me alegro. Besos.

    ResponderEliminar
  15. Ya me la había anotado con la reseña de Azalea pero me alegra ver que a ti también te ha gustado ya que en este tipo de libros solemos coincidir en gustos
    besos

    ResponderEliminar
  16. Últimamente he leído dos libros relacionados con la cultura japonesa; Largo haiku para un viaje y Memorias de una geisha. Los dos me han gustado mucho. Dicho esto, este libro parece tener buena pinta pero no creo que sea una prioridad para mí leerlo, pero lo tendré en cuenta.

    ResponderEliminar
  17. Me gusta mucho la cultura japonesa y estas últimas semanas me he anotado varias y esta también se va a venir a la saca. Me ha enamorado la portada.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  18. Más o menos, coincidimos. A mi me gustó mucho esta novela :)

    Besos.

    ResponderEliminar
  19. Me encantan este tipo de libros. Es una cultura que me envuelve y me hace disfrutar como pocas.
    Me animaré con él.
    Un beso

    ResponderEliminar
  20. Buena reseña.
    Me quedo por aquí.
    Besos,


    Sergio.

    ResponderEliminar
  21. Me lo apunto, me encanta la cultura japonesa y toda esta clase de novelas.
    Un beso

    ResponderEliminar
  22. Sobre tu introducción: es sorprendente como en los clásicos sobre todo casi se da por sentado el papel secundario de la mujer en sociedad, a veces sorprende mucho, las cosas han cambiado aunque queda algún reducto en Japón que no veas... Me lo apunto, me descubres una exponente clásica de la literatura japonesa que me pongo a buscar desde ya... y a ver si me pongo también con Soseki. Besos :)

    ResponderEliminar
  23. No me llama mucho la atención esta novela, me gusta la literatura oriental pero esta no creo que me guste.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  24. Me gusta mucho la importancia que le da esta literatura a los gestos y los símbolos. Me la apunto, por cierto la portada es preciosa.

    ResponderEliminar
  25. Tengo debilidad por la historia y la japonesa me ha parecido siempre muy interesante, así que tomo nota de esta novela, gracias por la recomendación.

    Besos.

    ResponderEliminar
  26. Nunca he leído nada de literatura oriental, algún día me decidiré, pero creo que este no es el momento.
    Por cierto, la portada me llama mucho la atención, es muy bonita.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  27. Me convence bastante, además ahora estoy muy "ajaponesada" ^^
    SAludos

    ResponderEliminar
  28. No me puedo imaginar en el papel de la pobre Tomo, qué horror. Bueno, ni en el de ninguna mujer japonesa (al menos, de aquella época, espero que hayan mejorado con los años)
    Besos

    ResponderEliminar
  29. Sólo con las tres primeras frases de la reseña ya me habías convencido de que este libro me va a encantar. Todo lo demás sólo ha servido para irme convenciendo cada vez más.

    Besos

    ResponderEliminar
  30. Qué gran reseña! Y desde luego un libro que no pienso dejar pasar, que la cultura oriental me gusta mucho y me gusta saber de ella. Y estoy segura de que voy a disfrutar mucho con este libro.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  31. No me atrae nada la cultura oriental, así que este de momento lo dejo pasar. La verdad es que algún día debería darle una oportunidad a este tipo de literatura.
    Besos!

    ResponderEliminar
  32. No me atrae mucho, pero parece una historia interesante por la ambientación y el tema que trata.

    Besossss

    ResponderEliminar
  33. No he leído nada de literatura japonesa pero sí me gustaría darle una oportunidad porque me tiene buena pinta. Así que me lo anoto.

    Un besiño

    ResponderEliminar
  34. Pues hace muchisimo que no leo literatura japonesa, me animaré a a leer este!!

    ResponderEliminar
  35. Hace mucho que no leo literatura japonesa, y este libro directamente ni me sonaba. Igual me lo apunto...

    ResponderEliminar
  36. Pues no lo conocía, pero me suelen gustar este tipo de novelas, así que lo tendré en cuenta =)

    Besotes

    ResponderEliminar

¡Gracias por comentar!