viernes, 27 de noviembre de 2015

El conejito que quiere dormirse - Carl-Johan Forssén Ehrlin





Título: El conejito que quiere dormirse
Autor: Carl-Johan Forssén Ehrlin
Publicación: Beascoa, noviembre de 2015
Páginas: 32
Tamaño: 26,7 x21,4 cm
Edad: hasta los 3 años

El cuento El conejito que quiere dormirse es un nuevo método para ayudar los niños a dormir. Traducido a varias lenguas, este libro revolucionario ha ayudado a miles de padres de todo el mundo a conseguir que sus hijos se duerman gracias a las innovadoras técnicas psicológicas que aparecen a lo largo del relato.

Escrito con un lenguaje sencillo, este cuento hace que los niños se relajen y se duerman incluso antes de que se acabe.

Mis impresiones

Creo que uno de los puntos más conflictivos o difíciles de solucionar en la crianza de los hijos, o al menos así ha sido mi caso, es la hora de dormir. Desde que mi hija nació hasta que más o menos hemos logrado solucionarlo, con prácticamente tres años cumplidos, fueron meses agotadores en los que intentamos de todo para que al menos durmiera algunas horas del tirón. Para terminar con esas noches interminables de paseos nocturnos, de bostezos y demasiadas veces desesperación intentamos varios métodos que unos y otros nos iban aconsejando aunque realmente ninguno llegó a funcionar. Yo no soy partidaria del método Stivill por ejemplo y fue de las pocas cosas que me negué rotundamente a probar.  

El conejito que quiere dormirse forma parte de una serie de libros orientados a mejorar y apoyar a los más pequeños en ciertas conductas como la superación de obstáculos y la autoestima. En este en concreto se nos propone un nuevo método ideado por un experto en conducta, psicología y pedagogía llamado Carl-Johan Forssén Ehrlin en el que no hay que dejar llorar desesperadamente a los niños sino que ha utilizado sus propias experiencias en el campo para desarrollarlo y ayudar a los más pequeños a conciliar el sueño. Este proyecto está teniendo bastante éxito en todo el mundo y parece ser que hay bastantes psicólogos y terapeutas que lo recomiendan.

Su objetivo es ayudar a los niños a dormir bien y no es quizás su historia en sí lo más importante sino la forma en que hay que contarla la cual incluye algunas técnicas psicológicas entretejidas dentro de la trama como técnicas de relajación. Antes de que comience esta historia el lector, que normalmente será uno de los padres aunque también puede aplicarse en la guardería o cualquier otro lugar, hay una serie de instrucciones que debe seguir para leerlo.

A parte de intentar que el niño esté atento y concentrado en las imágenes hay que enfatizar por ejemplo las palabras señaladas en negrita o suavizar la voz para decir aquellas que aparecen en cursiva. También hay otras instrucciones señaladas entre corchetes dentro del propio texto como realizar una acción determinada (normalmente un bostezo) o incluir el propio nombre del niño. Finalmente se nos avisa de que algunas palabras o la construcción de algunas frases pueden sonar extrañas pero tienen un objetivo concreto.

El texto cuenta la historia de un conejito llamado Carlitos, que tiene la misma edad que nuestro pequeño y le gusta hacer las mismas cosas,  que tiene mucho sueño pero no es capaz de dormirse. En cuanto Mamá Conejo los mete en la cama cada noche sus hermanos se duermen enseguida pero Carlitos no. En vez de estar en la cama le gustaría estar haciendo cualquier otra cosa. Así que su mamá y él deciden contar con la ayuda del Tío Bostezo, que les dará unos polvos mágicos para que el sueño venga rápidamente. Pero antes se irán encontrando con el Caracol Durmiente o el Búho de los Ojos Pesados que aportan sus propias soluciones al problema del sueño. Como veis todos los personajes se encuentran en una línea muy concreta.

El cuento está escrito con un lenguaje muy sencillo en el que se recalcan las ideas del sueño, relajarse e irse a dormir, que se repiten bastantes veces a lo largo del relato. Las ilustraciones que acompañan al texto son también sencillas, con cierta estaticidad y colores muy tenues y en tonos pastel que contribuyen a que el pequeño se mantenga relajado.

Pero la gran pregunta es ¿Funciona? Como os he dicho antes en casa, después de mucho esfuerzo, ya hemos logrado que la niña coja el sueño sola. Cada noche leemos antes de dormir un cuento entre las dos, aprovechando que ella prácticamente ya sabe leer cualquier palabra y si es verdad que no llegamos a terminar el cuento en esta ocasión porque estaba deseando dormirse. De todas formas yo creo que es uno de esos métodos que merece la pena probar porque aunque no funcione en ningún caso nos deparará una experiencia negativa.

En conclusión, El conejito que quiere dormir es un título que propone una nueva técnica para ayudar a los más pequeños a conciliar el sueño. Un libro que se está convirtiendo en todo un best-seller en todo el mundo y que puede resultar muy útil a algunos padres desesperados.
 .

13 comentarios:

  1. Ya sabía de este libro y tengo ganas de probarlo pero cuando mi peque lo entienda :)
    Besos

    ResponderEliminar
  2. ¡¡¡ Las ilustraciones son preciosas!!!. A mis sobris ya se les queda corto jajaja. Un besote

    ResponderEliminar
  3. Tengo que hacer varios regalos a niños estas navidades, así que esto puede ser una buena opción.
    Un beso ^^

    ResponderEliminar
  4. Yo tampoco soy partidaria de Estivill. Me parece inhumano. Este libro es precioso!

    ResponderEliminar
  5. Lo tenemos. Es muy bonito y, desde luego, mucho más humano que el.método herodes-stivill
    Besos

    ResponderEliminar
  6. Justo me han invitado a una presentación la próxima semana de este libro.
    Besos.

    ResponderEliminar
  7. ¡Qué bonitas ilustraciones! De hecho que trata una hora crítica, y creo que viene perfecto para muchos :)

    Besos.

    ResponderEliminar
  8. Menos mal que no soy madre desesperada! Aún así me lo llevo! Sabes que me encantan. Un besazo!

    ResponderEliminar
  9. Lo tendre en cuenta para mi sobri que le cuesta dormirse un mundo.

    Saludos

    ResponderEliminar
  10. Afortunadamente no he tenido este problema. Pero conozco el método Estivill y no me gusta nada. Éste me gusta mucho más.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  11. Investigaré lo del método Stivill, no sé qué es. También te digo que mi sobrina pasa por una época de preferencia por los conejitos y si te cuento lo que me pasó el otro día... cogí un libro para llevárselo y resulta que era una novela ilustrada sobre conejos suicidas, un libro de humor negro para adultos, menos mal que me di cuenta a tiempo!!! No sé qué hacía en la sección infantil!

    ResponderEliminar
  12. Un libro muy terapéutico no?.. Desde luego los libros infantiles hacen una labor estupenda. Besos

    ResponderEliminar

¡Gracias por comentar!