jueves, 24 de octubre de 2013

La última estación - María de los Reyes Fournier



Título: La última estación
Autora: María de los Reyes Fournier
Publicación: Editorial Isla Negra, 2011
Páginas: 194

Ambientada en la Europa de los años 40 al 70, esta novela cuenta cómo la vida de los Mathews y la de su pueblo se verán dramáticamente alteradas por conflictos geopolíticos que desencadenan un viaje de separación, pérdida e intriga que no tendrá retorno hasta que no alcancen la última estación. 

Mi experiencia con la novela

Los que habitualmente pasáis por aquí conocéis de sobra mi afición por las sagas familiares. Y aunque esta novela no sea exactamente de este tipo ya que no contiene secretos familiares o historias antiguas que rememorar el que contara los infortunios de una familia me llamó ya la atención. La última estación ha sido publicada por la editorial Isla Negra, un  sello independiente que de origen puertorriqueño pretende hacerse eco de la literatura caribeña contemporánea. Por mi parte, antes de que el libro llegará a mis manos no había escuchado nada sobre esta editorial.

Si tuviera que aplicar un solo calificativo a esta novela sería intensa, sobre todo por el ritmo narrativo del que hace gala su autora. En ella se narra la vida de una familia a lo largo de muchos años marcando la guerra un antes y un después en su forma de vida y sus relaciones. Y todo ello condesado en escasas doscientas páginas. Es una historia que remarca los lazos familiares, el dolor de la pérdida de los seres queridos y el sentimiento de esperanza que crea el amor.

La historia nos sitúa en la ciudad de Bethany donde a las afueras de la ciudad, en una mansión, viven los Mathews cuyos miembros forman una familia tradicional, religiosa y fiel a las normas sociales del país. La familia, muy bien avenida, se reúne cada noche a cenar y los domingos conforme mandan las buenas costumbres asisten al oficio religioso todos juntos. El padre, Armand es un general del ejército cuyo valor en la guerra le ha hecho merecedor de diversas medallas y condecoraciones. Rose, su esposa, está a punto de dar a luz lo que se prevé que sean gemelos. Y por último, está el pequeño Jacques, un niño inteligente, simpático, curioso y conversador que está impaciente por conocer a sus nuevos hermanitos, siempre que sean varones.

El nacimiento de las gemelas es una acontecimiento de dicha para toda la familia pero queda ensombrecido por una complicación en el parto que hace que una de las gemelas se desarrolle de forma más lenta que la otra. A pesar de todo, la familia continúa con su vida de forma apacible especialmente volcados en proporcionar a cada una de las hermanas, Margaret y Elizabeth, los cuidados que necesitan.

Pero toda esta felicidad familiar desaparece cuando una lucha territorial en la provincia desencadena una guerra entre el norte y el sur que se disputan la pertenencia de unas tierras. Cuando comienza el bombardeo algunos miembros de la familia y por distintas razones se separarán del núcleo familiar obligados a comenzar una nueva vida.

Os decía al comienzo que La última estación es una novela intensa ya que su autora para narrarnos la vida de esta familia ha optado por la concisión y un ritmo vertiginoso de forma que en algo menos de doscientas páginas se condensan muchísimos años y acontecimientos que pasan los miembros de la familia Mathews. Por un lado este ritmo tan ágil me ha gustado ya que no hay elementos que perturben la historia. La novela se lee prácticamente del tirón porque suceden tantas cosas en tan poco espacio de tiempo que irremediablemente te enganchas a los infortunios que esta familia va sufriendo. No te da tiempo aburrirte ni en un solo instante.  

Pero por otro lado, esta velocidad hace que perdamos detalles, que se obvie prácticamente toda la ambientación y que nos quedemos con la sensación de haber conocido poco a la familia a la vez que la carga dramática de ciertas situaciones no tiene suficiente fuerza.

No es que estén mal definidos los personajes, que la autora dibuja de forma correcta, pero sin grandes complicaciones psicológicas ni profundizando en sus caracteres. A través de su lectura nos podemos hacer una idea bastante definida de tipo de familia que representan pero su aparición en la novela parece tan fugaz que prácticamente no tenemos tiempo para encariñarnos con ellos. Todos ellos resultan muy verosímiles y son figuras que incluso a día de hoy podríamos reconocer fácilmente en el modelo de familia conservador. Sus preocupaciones y su estilo de vida queda bien reflejado en la novela.

Los Mathews resultan una familia acogedora e idílica.  Rose y Armad, se conocieron durante la universidad, cuando ella estudiaba psicología y él una ingeniería que le daría el acceso a la carrera militar. Ella procedente de una familia adinerada y él de clase media trabajadora. Ambos había resultado una feliz pareja desde su unión y con la llegada de los hijos se convirtieron en una padres amorosos dedicados a sus hijos cuidando especial atención en perpetuar las buenas costumbres. Además en la ciudad donde vivían eran respetados y podían contar con grandes amigos. A medida que transcurre la historia iremos abandonando a los padres para conocer mejor a los hijos. Jacques, dicharachero y ocurrente, Elizabeth, inteligente y afectuosa, y Margaret, aplicada pero lenta, son la siguiente generación a la que le toca sufrir las consecuencias de la guerra.

El estilo narrativo que utiliza la autora para contarnos la historia es conciso, muy directo, con total ausencia de elementos innecesarios en la historia que entorpezcan su objetivo Gran parte de la misma se desarrolla a través de diálogos entre sus personajes. El libro se estructura a través de veintisiete capítulos de escasa extensión que son otra forma de imprimir velocidad a su lectura.  Podríamos considerar que la novela tiene dos partes una que cuenta la vida de la familia antes del comienzo de la guerra y una segunda parte que nos narra las consecuencias de la misma sobre sus miembros.

Aunque he buscado información en la red acerca de Bethany, el pueblo donde se desarrolla la historia, no he encontrado nada al respecto por lo que he llegado a la conclusión de que debe ser una ciudad ficticia que la autora propone para desarrollar su historia. Así mismo y según nos dice su sinopsis, porque en la novela no he encontrado ningún dato, se desarrolla entre los años 40 y 70, un periodo de tiempo en que los miembros de la familia van pasando por diferentes edades y cumpliendo etapas en su vida.

Conclusión

A pesar de que hubiese disfrutado la novela más si el ritmo narrativo hubiese sido más pausado, con mayor incidencia en los detalles y en la recreación de ambientes he podido saborear su historia, me ha gustado y la recomiendo para aquellos lectores a los que les guste la brevedad y el dinamismo.

32 comentarios:

  1. Veo que a pesar de todo, hay una buena historia detrás. Lástima que no esté pulida del todo.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Es lo que estaba pensando a medida que leía tu reseña: muchas cosas para tan pocas páginas, no? Por un lado me atrae, por otro no lo tengo muy claro...
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Me gustan las novelas ambientadas en el Caribe pero reconozco que no he leído mucha literatura caribeña. De lo poco que he leído, la cubana me ha gustado por encima de las otras.

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. No la conocía pero me ha gustado tu reseña. Que el ritmo sea ágil no es problema si las cosas quedan bien explicadas y no se pasa solo por encima.
    Besos!!

    ResponderEliminar
  5. Aún así parece que te ha gustado y puede que el ritmo vertiginoso del inicio tenga su razón. Poder centrarse después en la parte de la historia que a la autora le interesaba más.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  6. No se decir por qué, pero esta novela no termina de llamarme. Aunque me gusta el hecho de que sea rápida, porque en ocasiones hay libros que me cansan con sus descripciones. A gustos colores jejejej

    ResponderEliminar
  7. Pues no me termina mucho de convencer y ya sabemos que andamos saturados de lecturas, así que mejor lo dejo pasar. Besos

    ResponderEliminar
  8. Me llama que no sea pausada, pero no se, que indecisión, seguiré indagando, besotes

    ResponderEliminar
  9. A pesar de algunos peros que señalas, creo que puede ser una buena opción lectora. 1beso!

    ResponderEliminar
  10. Pues a mí esa rapidez en una novela de este estilo no me acaba de cuadrar. Me gusta, si la acción trancurre a lo largo de un periodo largo de tiempo, conocer un poco más a fondo a sus personajes y ver su evolución y en este caso parece que predominan los acontecimientos.
    No lo descarto del todo, lo dejo de momento en reserva.

    Besos

    ResponderEliminar
  11. Esta vez no me dice demasiado esta novela la verdad, creo que la dejaré pasar.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  12. Pues a mí también me atraen mucho este tipo de libros y no conocía ni esta editorial ni el libro pero no me importaría leerlo aunque se quede corto para tanta historia
    besos

    ResponderEliminar
  13. -no me suena de nada..gracias por tu opinion

    ResponderEliminar
  14. Me atrae pero no me convence... ¿cómo explicarlo?Quizás vea que le faltan detalles para convertirse en una apuesta segura. De todas formas puede que me anime.
    Gracias y un beso!

    ResponderEliminar
  15. No lo conocía y aunque ese ritmo narrativo no es de mis favoritos, a veces viene bien, así que voy a tomar nota; gracias por la reseña.

    Besos.

    ResponderEliminar
  16. No me llama mucho la atención la trama de la novela y si tiene un ritmo excesivamente rápido no me convence.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  17. Tampoco lo conocía. Y veo que es cortito. A veces apetecen libros así.

    ResponderEliminar
  18. Entre lo mucho y lo poco, hay un término medio. Que no profundice en los personajes me pesa, por las descripciones podría haber pasado pero sin la gente no.

    ResponderEliminar
  19. La primera novela de la autora... ¡con más de 70 años! (qué coincidencia). Aunque en principio apuntaba a que me podía gustar me pasa como a Norah (que se empeña en escribir antes que yo lo que iba a decir yo misma...), que si los personajes son flojitos todo se me desmorona.

    Besos!

    ResponderEliminar
  20. En este caso la dejo pasar, hay varias cosas que he ido comprobando en más de una reseña que la alejan de mi lista, cosa que se agradece también. Besos

    ResponderEliminar
  21. No la conocía, y no tengo claro si es mi estilo. en este género también me gusta disfrutar de las historias de una forma pausada. La dejo en "veremos" que se dice por mi tierra
    Besos

    ResponderEliminar
  22. Esta sí que la he leído :)

    Coincido con tu apreciación sobre el ritmo narrativo, demasiado apresurado y demasiado directo considerando que estamos ante una saga familiar. Creo que una mayor profundidad en esos aspectos de ambientación que se abordan un poco de forma somera le haría ganar muchos puntos a esta historia.

    Un besote, albanta!

    ResponderEliminar
  23. Este libro no me acaba de llamar, pero creo que le encantaría a mi madre, muchas gracias por la recomendación.
    Un beso

    ResponderEliminar
  24. Por mucho que leo la reseña no me termina de llamar, así que creo que será mejor dejarla pasar.

    Un besiño

    ResponderEliminar
  25. No termina de convencerme, así que esta vez lo dejo pasar.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  26. Muy poca página veo yo para abarcar tanta época aunque la idea me gusta. Un beso.

    ResponderEliminar
  27. Puede que siendo más pausada, como dices, ganara puntos pero aún así me ha llamado la atención. La tendré en cuenta.
    Besos!

    ResponderEliminar
  28. Pues puede ser interesante!!
    Aunque lo veo muy cortito para abarcar más de dos décadas...

    Besotes

    ResponderEliminar
  29. Una novela cuya historia resulta interesante pese a lo que dices en la conclusión sobre la misma.

    ResponderEliminar
  30. Pues si abarca +-10 años y tiene 190 páginas, 19 páginas por año es demasiado "dinámico" para mi!!

    ResponderEliminar
  31. Curioso que una novela de este tipo sea tan breve. Aunque no me molesta la brevedad, depende mucho de lo que se cuente y cómo se cuente. Por lo que comentas, a este libro no le habrían venido mal unas pocas páginas mal. La dejo pasar,
    1beso:)

    ResponderEliminar

¡Gracias por comentar!