lunes, 7 de octubre de 2013

Cartas desde la isla de Skye - Jessica Brockmole



Título: Cartas desde la isla de Skye
Autora: Jessica Brockmole
Publicación: Planeta, septiembre de 2013
Páginas: 278

Marzo de 1912. Elspeth Dunn —una joven escritora que jamás ha abandonado su hogar en la remota isla escocesa de Skye— recibe la carta de un admirador norteamericano. La firma el universitario David Graham y supone para ella una puerta al mundo. 

A medida que los dos se vuelcan en la correspondencia —compartiendo sus esperanzas más atrevidas y sus mayores secretos— su intercambio acaba convirtiéndose en amistad y, con el tiempo, en amor. Cuando estalla la primera guerra mundial, David se alista como voluntario y la correspondencia se trunca. 

Junio de 1940. En plena segunda guerra mundial, la hija de Elspeth, Margaret, se enamora de un piloto inglés. Su madre trata de disuadirla; sabe, por experiencia, lo doloroso que es mantener una relación en tiempos de guerra. Un día Elspeth desaparece dejando unas cartas tras de sí. Margaret se adentra con ellas en un pasado del que nada sabía.

Mi experiencia con la novela

En los tiempos que corren estamos acostumbrados a que la comunicación sea  instantánea.  Bien sea vía email, whats app, SMS, chats o cualquier plataforma estas nos ayudan a recibir de forma inmediata cualquier información, a estar siempre localizados o a tener noticias de cualquiera en cualquier momento. Pero existieron otros tiempos en que no fue así.

Ahora quizás miremos atrás y las cartas nos parezcan algo romántico, nostálgico, una forma de comunicación algo anticuada pero también más personal y cálida. El papel, los trazos que van dibujando letras, la despedida, el pararse a pensar y escribir tranquilamente lo que a uno le sale. En Cartas desde la isla de Skye su autora nos devuelve a este otro tiempo en que las cosas eran de otra manera, en que también se forjaban relaciones a distancia aunque de forma más lenta.

Isla de Skye, Escocia
La historia se desarrolla a través de dos líneas argumentales. En la primera de ellas, situada en la Isla de Skye (Escocia) conocemos a Elspeth Dunn que en el año 1912 es una joven escritora que jamás ha salido de ella. No ha visto más mundo que la porción de tierra que la rodea y su limitada visión del mundo queda plasmada en los poemas que escribe.

Un día recibe la carta de un admirador norteamericano. Él es David Graham, un universitario de Illinois al que ha llegado un ejemplar de un libro de Elspeth y se ha quedado maravillado con sus poemas. Así comienza un intercambio de correspondencia que terminará en una entrañable amistad. A través de las cartas ambos se van conociendo, haciéndose confesiones y narrando sus diferentes vidas. Pero poco a poco los sentimientos se van haciendo más fuertes e incluso convirtiéndose en algo más que amistad. Pero la declaración de la Primera Guerra Mundial lo cambiará todo, incluso dificultará la correspondencia entre ambos sometiéndoles a una dura prueba.

La segunda línea argumental se desarrolla en el año 1940 con la Segunda Guerra Mundial azotando el planeta.  Margaret, la hija de Elspeth trabaja como voluntaria colaborando en el traslado de niños evacuados. Cuando se enamora de Paul, un piloto inglés de la RAF, su madre hará todo lo posible para evitarle un daño que ella misma sufrió a sabiendas de que los sentimientos en tiempos de guerra se confunden y no es bueno fiarse de ellos. Pero poco después Elspeth desaparece y un legado de cartas abre un nuevo mundo para Margaret que comienza a indagar en un pasado desconocido para ella.

Una de las cosas que más me ha gustado es la construcción de los personajes que realiza la autora, sobre todo la figura de Elpesth. Una chica de veinticuatro años que nunca ha salido del entorno rural en el que vive, una pequeña isla del noroeste de Escocia. Su mundo es muy reducido y su tiempo lo emplea entre su marido –del que al principio se cuida de nombrar en sus cartas- y los poemas que escribe. Nadie le impide salir de la isla sino ella misma, que tiene pánico al agua y los barcos. Prácticamente no conoce como es el mundo exterior pero Dave, una persona que representa todo lo opuesto a ella, le hará abrir sus horizontes y a descubrir que mas allá existe otro tipo de vida. David es un joven  universitario que ha visto algo de mundo, bromista y desenfadado, se prepara para estudiar en la facultad de medicina para complacer a sus padres a pesar de que siempre ha querido estudiar literatura américana.  Mientras él consigue trabajo, tiene novia y viaja a Elspeth la vemos encerrada en su pequeña isla en soledad y sin novedades. Estos son dos personajes cuya evolución a lo largo de la novela queda muy patente. La guerra no deja indiferente a nadie y ambos deben madurar a marchas forzadas, ella para superar sus miedos y él para convertirse definitivamente en adulto. Pero ¿Qué fue de ellos tras la guerra? ¿Logró su amor sobrevivir a ella?

La novela está narrada íntegramente de forma epistolar a través de distintos personajes. A partir del  año 1912 son Elspeth y Dave casi de forma exclusiva, los que a través de la correspondencia nos narran cómo se conocen y como comienza su historia de amor. Una historia que empieza con una simple amistad pero que a partir de secretos, confidencias mutuas, comprensión y cariño se torna en algo tan intenso que ambos sienten la necesidad de unirse pero también nos cuentan como cambiarán sus vidas y su relación cuando se declara una guerra que supone un muro insalvable y tendrán que conformarse con mucho menos de lo soñado.

En la parte ubicada en 1940 se amplía el abanico de narradores. Vamos leyendo las cartas de Margaret, las de Paul, las de Elspeth y otros personajes importantes en su desarrollo que nos irán construyendo poco a poco y a modo de puzle lo que ocurrió con Elspeth y Dave.

El estilo de Jessica Brockmole está muy definido, pulcro, cuidado y a la vez ágil aunque en principio pudiese parecer que la estructura no lo permita pero la brevedad de la cartas imprimen cierta velocidad en su lectura. Narrado de forma pausada incluso cuenta con cierto lirismo en muchos momentos. Pero lo más llamativo es que consigue otorgar a través de la cartas cierta entidad a los personajes. Es decir, que muy lejos de estar escritas de similar forma (error en el que caen muchos autores), se reconoce en cada una de ellas a sus personajes, con su forma personal de escribir y sus caracteres. Aunque el punto de vista sea siempre subjetivo al narrador ofrece la oportunidad de explorar a través de sus palabras el entorno, ciertas opiniones sobre algunos temas o como va cambiando el mundo. La autora otorga gran importancia a los sentimientos de los personajes y las transmite perfectamente al lector. El miedo, la incertidumbre, la esperanza pero sin olvidar introducir ciertos toques de ironía, humor e ingenio. Además me han gustado las constantes referencias literarias a escritores como Mark Twain, Allan Poe, Henry James o Walter Scott o cuentos tradicionales y poemas que incluye la historia.

Las dos líneas argumentales se alternan en veintinueve capítulos los cuales se desarrollan a través de las cartas correctamente fechadas y situadas. Los lugares en que se desarrollan son muy variopintos. Desde la isla de Skye hasta Urbana (Illinois) pasando por Burdeos, Paris, Chicago, Glasgow o Edimburgo entre muchos otros.

A parte del amor, cuestión principal del libro, otro de los temas que toca es el dolor de la guerra, las separaciones, la incertidumbre del destino de los seres queridos, la esperanza de volver a verlos o el miedo de haberlos perdido. Pero la autora no se mete de lleno en el conflicto, más bien pretende transmitirnos como le cambia la vida a los personajes. Algunos de ellos desde el frente, bien conduciendo ambulancias o incluso participando en labores humanitarias.

Conclusión

Cartas desde la isla de Skye es la historia de un amor en los difíciles tiempos de guerra. Una historia que se lee sin ningún esfuerzo, pensada para las almas más románticas que disfruten con historias nostálgicas, bien narradas, con personajes realistas y como telón de fondo las dos guerras mundiales.  Una novela que aunque algo predecible en un final me ha dejado con un buen sabor de boca.

37 comentarios:

  1. Me gusta este tipo de libros epistolares. A veces echo de menos esas cartas que mandaba y recibía de joven.

    ResponderEliminar
  2. Me has hecho recordar que hace siglos me escribía con una chica que vivía en esta isla... Me gusta esto del género epistolar, lo mismo me animo con el libro.

    ResponderEliminar
  3. Para las almas más románticas, bueno, lo que más me llama es que sean cartas lo que pasa que eso de que sea predecible me disgusta un poco, me lo pienso entonces. Besos

    ResponderEliminar
  4. mmm la verdad es que me la esperaba un pelín mejor pero bueno, a pesar de ser un poco predecible, la verdad es que me sigue atrayendo, aunque tampoco tengo demasiada prisa.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  5. A este libro le tengo muchas ganas, lo vi en otro blog hace unos días y me llamo mucho la atención. Ya esta en mi lista. Me alegro que pese a que te haya resultado predecible te haya gustado, más ganas tengo de leerlo.
    Un beso

    ResponderEliminar
  6. Tengo ganas de leerlo, me atrae la historia a dos tiempos y que sea en forma epistolar ya que no he leído demasiadas novelas de este tipo
    besos

    ResponderEliminar
  7. No me había planteado leerlo, pero que sea en forma epistolar me gusta.
    Besos!!

    ResponderEliminar
  8. Tengo el libro en casita desde hace unos días, aunque esperaré, como (casi) siempre con las novedades para leerlo. Siempre he sido muy de cartas, porque se me da mejor la comunicación escrita que la hablada, así que siempre me ha atraído el género epistolar en las lecturas.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  9. Tiene una pinta estupenda y todos habláis bien de ella. A ver si la pillo.

    Un besito.

    ResponderEliminar
  10. Me muero de ganas por leerlo, todo lo que tiene me llama la atención y que sean cartas me atrae aun más.
    Un beso

    ResponderEliminar
  11. Por lo que cuentas creo que este libro me podría gustar. Me parece que me he apuntado a algún sorteo o lo haré en breve. A ver si hay suerte. Bseos.

    ResponderEliminar
  12. El género epistolar me gusa mucho, pero termino con la idea de que esta historia va principalmente de amor y como soy muy cansina este tipo de libros en principio los descarto.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  13. Me gusta mucho el género epistolar así que me la apunto sin dudarlo.

    ResponderEliminar
  14. El título y la portada ya a traen de por sí. Que sea novela epistolar la hace más llevadera.
    besos

    ResponderEliminar
  15. No es mucho mi género aunque sé que la ambientación me va a encantar, pocos lugares me han gustado más que Escocia :)

    ResponderEliminar
  16. Me está tentando esta novela, que estoy viendo buenas opiniones de ella.
    Besotes!!

    ResponderEliminar
  17. A ver si tengo suerte y me lo llevo, creo que me iba a gustar.

    ResponderEliminar
  18. Oh yo sabia que era buena novela xD a pesar del final! me gustaria leerla !!

    ResponderEliminar
  19. La portada me parece muy sugerente pero mi problema es que no soy muy de novelas románticas y si me resulta atractivo que la acción se desarrolle entre las dos grandes guerras. Me lo pensaré un poco más.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  20. Buenas! le tengo unas ganas tremendas a este libro. Ya lo tengo apuntado y espero que caiga en Navidades (así que me toca tener un poco de paciencia)
    besos

    ResponderEliminar
  21. Me apetece mucho este libro, me encantan las novelas epistolares. Creo que muchas historias así suelen tener un final previsible, pero si la narración es buena no le resta importancia.
    besos

    ResponderEliminar
  22. Siempre me ha gustado el género, precisamente por lo que tiene de romántico y, por lo que cuentas de esta, parece que merece la pena.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  23. Las obras epistolares son muy de mi agrado, Albanta, pero tengo la impresión de que esta novela está construida principalmente en torno a la historia romántica y esto no me anima a su lectura.
    Besos,

    ResponderEliminar
  24. Las historias de amor y yo no nos llevamos bien así que creo que esta vez mejor me abstengo de anotarme el libro. cosa que, por cierto, casi te agradezco
    Besos

    ResponderEliminar
  25. Me ha encantado tu reseña. Parece una novela muy interesante y con una buen trama, además de historio de amor. Me la anoto para una posible lectura.

    Besos!!

    ResponderEliminar
  26. Pese a esa ambientación (los tiempos en guerra, o incluso en entreguerras siempre me llaman la atención, dan para mucho en lo literario) creo que no me animo. Si es romántica y el final predecible, me parece que no es para mí.

    Un besote, albanta!

    ResponderEliminar
  27. Me recuerda ligeramente a La Sociedad Literaria y el Pastel de Piel de Patata de Guernsey, supongo que por eso de la novela epistolar y los tiempos de guerra. Me da buena espina esta novela, 1beso!

    ResponderEliminar
  28. Qué ganas de tengo!!! Un besote!

    ResponderEliminar
  29. aunque dices cosas bonitas de este libro, n oem gustan las novelas epistolares así que o bien me 'cae del cielo' o bien la dejo pasar sin ningún temor.

    Besos.

    ResponderEliminar
  30. Pues creo que nunca he leído una novela en estilo epistolar, esta puede ser la primera!!

    ResponderEliminar
  31. Curiosamente, cuando la vi en las novedades no me llamó la atención pero, después de tanto verla me picó la curiosidad y sólo con leer la primera página ya cambié de opinión. Ahora me encantaría leerlo.

    ResponderEliminar
  32. Oh, no había escuchado de este libro antes y ahora lo he agregado altiro a mi wishlist!
    Gracias!

    pásate :3

    ResponderEliminar
  33. Me encantó este libro. Fue una lectura preciosa.
    Coincido contigo en muchas de tus impresiones.
    Besos.

    ResponderEliminar
  34. Que buenas reseñas leo de este libro...me apetece mucho!

    ResponderEliminar
  35. Qué ganas tengo de leer este libro! =)

    Besotes

    ResponderEliminar
  36. La he tenido hoy en mis manos, lástima que al final no lo haya comprado porqué tiene una pinta excelente, aunque el tema epistolar es lo que me hace dudar.
    Saludos

    ResponderEliminar
  37. Tengo muchisimas ganas de leer esta novela. Tu reseña no ha hecho más que aumentarlas.
    Un beso!

    ResponderEliminar

¡Gracias por comentar!