lunes, 27 de mayo de 2013

El silencio de las palabras - Jean Kwok



Título: El silencio de las palabras
Autora: Jean Kwok
Publicación: Maeva (bolsillo), abril de 2013
Páginas: 313

Cuando la pequeña Ah-Kim, huérfana de padre, deja Hong Kong con once años para trasladarse a Nueva York con su madre, profesora de música, pasa a llamarse Kimberly. Es el primer esfuerzo por integrarse a una realidad completamente nueva, donde sus expectativas chocan totalmente con una vida que, en lugar de estar llena de satisfacciones, está llena de sacrificios.



Kim se da cuenta rápidamente de que la mejor manera de sobrevivir es llevar una doble vida: ser una estudiante excepcional en la escuela durante el día, y una trabajadora de una fábrica textil junto a su madre durante la noche. Kim se ve obligada a esconder su pobreza, a hacer ver que tiene una casa y una familia normales, y a esconder su amor por un chico de la fábrica que no comparte ninguna de sus ambiciones. Con su rudimentario inglés, aprenderá no sólo a interpretar constantemente un idioma ajeno, sino también a comprenderse a sí misma, siempre a caballo entre dos mundos que no se tocan. Como su madre no habla inglés tendrá que hacer también de traductora, y fingir ser más fuerte de lo que es.



Escrito con una voz inolvidable, esta novela describe las experiencias de un chica inmigrante que crece entre dos culturas, rodeada por una lengua y un mundo que sólo puede entender a medias.

Mi experiencia con la novela

Aunque El silencio de las palabras es una obra de ficción su autora, Jean Kwok, se ha inspirado en su propia experiencia para construirla. Su familia, como en la novela, emigró a Estados Unidos cuando ella tenía sólo cinco años. Llegaron sin nada y tuvieron que ponerse a trabajar en uno de los talleres textiles de Chinatown en condiciones muy precarias. Pese a todas las complicaciones Jean Kwok fue una excelente estudiante que gracias a sus diversos empleos pudo costearse sus estudios en la universidad de Harvard.

El que la autora haya pasado por situaciones muy similares a las que se describen dota a la historia de un gran realismo y de cierta cercanía. La calidez del relato y su sencillez me ha tenido pegada a la novela desde su comienzo hasta el fin.

“Nací con un don. No para algo entretenido, como el baile, la comedia, o ese tipo de cosas, no. Lo que siempre se me dio bien es estudiar. Aprendía con rapidez y sin apenas esfuerzo; como si el colegio fuera una enorme maquinaria y yo una pieza que encaja a la perfección en su engranaje. Con esto no quiero decir que siempre me hayan resultado sencillos los estudios. Casi no hablaba inglés cuando mi madre y yo llegamos a los Estados Unidos, por lo que, durante mucho tiempo, tuve que trabajar duro”

Así comienza Ah-Kim o Kimberly, nombre que adoptó en Estados Unidos, a contarnos su historia. Una niña china que con sólo once años emigra junto a su madre y termina viviendo en el  condado de Brooklyn. Nació en Hong Kong y tras la muerte de su padre se vieron obligadas a abandonar su hogar. Consiguieron ayuda de la tía Paula, que casada con un chino americano y ya afincada en América, les abre las puertas de un país tan ajeno como extraño para ellas. Su tía les ha pagado el viaje, buscado piso y encontrado un trabajo en la propia fábrica textil que ella dirige, aunque lo que en principio pueden parecer unas condiciones ventajosas se convierte en un infierno para Kimberly y su madre. El apartamento es un lugar ruinoso e infecto, plagado de insectos y sin calefacción, y el trabajo tiene unas condiciones tan precarias que a duras penas les permitirá pagar su deuda.

En Hong Kong, Kimberly siempre ha sido una estudiante de honor pero al llegar a América se encuentra con otro método lectivo y un idioma que no conoce y casi ni entiende.  Además es muy diferente al resto de los alumnos y tan sólo consigue entablar amistad con Annette a quien no puede contar su verdadera situación porque sabe que no lo entendería. La pequeña tendrá que esforzarse mucho y trabajar duro para encajar en su nuevo lugar de residencia mientras ayuda a su madre en el trabajo de la fábrica textil a la vez que descubre la amistad y el primer amor. Todo ello estableciendo dos mundos paralelos que nunca llegan a juntarse.

Una de las cosas que más me ha gustado es la construcción de los personajes y las relaciones que la autora establece entre ellos. Kimberly es un trabajadora nata, no le importa esforzarse al máximo a pesar de que en muchas ocasiones siente la tentación de claudicar ante las dificultades. Sus objetivos son muy claros, desea estudiar (y además tiene un don maravilloso para hacerlo) para en un futuro poder sacar a su madre del cochambroso y sucio piso en el que viven y evitar que trabaje en unas condiciones casi inhumanas que les permite vivir con menos de lo necesario. No quiere decir que no desee lo mismo que las muchachas de su edad pero es tan responsable que sabe que sólo se puede permitir soñar con ello.

Su madre era profesora de música en China y llegada a Estados Unidos se encuentra con la incapacidad de aprender el idioma, comunicarse con los demás y con ello cubrir todas las necesidades que van surgiendo. Será Kimberly quien tenga que dar la cara por las dos y solucionar ella misma los problemas. lo que en muchas ocasiones le lleva a falsificar firmas, mentir u ocultar ciertas circunstancias.

Madre e hija tienen una relación muy cercana y afectuosa, cada una de ellas solo puede contar con la otra. A pesar de ello Kimberly se ve desbordada por las situaciones nuevas  y no tiene más remedio que mostrarse de una manera ante su madre y convertirse en otra persona distinta ante los demás. Su forma de actuar no tiene ninguna maldad simplemente desea proteger tanto a su madre como a ella misma.

Otros personajes que resaltan en la novela son la tía Paula, una mujer envidiosa y reconrosa que en una buena oposición social hará lo posible porque madre e hija no progresen y dependan siempre de ella.  Annette es la única amiga que Kimberly ha logrado hacer o Matt, un joven que trabaja también en la empresa textil.

Jean Kwok nos narra esta historia con una cercanía y una calidez inusual. En primera persona con una prosa fluida, amena, directa, donde predomina la narración y con descripciones precisas y escuetas logra transmitirnos muchos sentimientos.  La novela nos narra la infancia de la protagonista pero desde un punto de vista adulto, en retrospectiva, y lo hace sin caer en el dramatismo, con naturalidad.

Nos lleva hasta los escenarios en que transcurre la historia, Brooklyn y Chinatown principalmente, entre los años 70 y 80 mostrándonos las pésimas condiciones en que vivían y trabajaban los inmigrantes chinos así su incapacidad para integrarse en la sociedad.

Introduce elementos de la cultura china que suman un plus a la novela y que se contraponen  y chocan con el punto de vista y el modo de vida occidental. Pero sin duda lo que más me ha llamado la atención en la novela, y que tiene una base común en muchos libros escritos por autores orientales, son sus ideologías, la forma de actuar con los demás, siempre tan correctos y respetuosos, la manera en que transmiten su cultura a los hijos, la sutileza con la que dicen unas cosas cuando quieren decir otras y el adivinar más allá de las palabras.

Pero esta no es sólo una historia de superación que se nos transmite el mensaje esperanzador de que cada uno es capaz de cambiar su propio destino con tesón y esfuerzo. También nos habla de las barreras sociales, del gran condicionante que supone la incomunicación ya sea voluntaria o involuntaria.

Conclusión

El silencio de las palabras es una novela cálida y agradable que nos cuenta una historia dura pero de que la podemos obtener un gran aprendizaje. A pesar de su final agridulce me ha dejado un buen sabor de boca.




45 comentarios:

  1. No conocía el título ni a la autora, y ni que decir tiene que me lo llevo apuntado. Personajes bien construidos e inspirado en hechos rales, no se hable más :-) Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Vaya, ese final agridulce...yo lo tengo en el kindle con muchas ganas de leerlo,saludos

    ResponderEliminar
  3. La verdad es que la historia no parece demasiado original. Ya he leído unas pocas con una temática muy parecida de desheredados que terminan en un país extraño siempre separados de alguna forma del nuevo mundo a causa de una cultura y unas diferencias que ellos hacen aún más grandes. Lo único que me ha parecido más interesante es que esté basado en hechos reales, pero no termina de convencerme.
    No creo que lea esta.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Parece una buena historia.Creo que me gustaría, a pesar de ser dura.
    Besos!

    ResponderEliminar
  5. Pues me ha llamado la atención, ese mundo chino desconocido y la familiar haciendo la vida imposible tienen su punto.Lo apunto!
    Saludos

    ResponderEliminar
  6. me encantan este tipo de historias , tipo Amy Tan. Tomo nota. gracias

    ResponderEliminar
  7. No lo conocía y me apetece leerlo pero como dice que es una historia un poco dura con final agridulce tengo que mentalizarme porque me cuesta mucho coger un libro sobre temas duros (aunque luego los disfruto muchísimo.) Saludos

    ResponderEliminar
  8. No lo conocía pero me me ha gustado mucho tu reseña.así que lo buscare para leerlo, besotes

    ResponderEliminar
  9. Esta la dejo pasar, no me atrae.

    Un besito y feliz lunes.

    ResponderEliminar
  10. No pinta nada mal, aunque el tema de la inmigración en Estados Unidos ha sido muy tratado en series y películas y conforme leía tu reseña pensaba en que me gustaría más leer sobre esta situación pero ambientada en España.

    Besos

    ResponderEliminar
  11. La apunté hace ya meses porque me gustó el argumento pero al final no me decidí a leerla, aunque no la descarto para más adelante. Un beso

    ResponderEliminar
  12. De momento lo dejare pasar, gracias por la reseña.
    Un beso

    ResponderEliminar
  13. Pues a pesar del final agridulce no me disgusta. Las historias de superación me gustan mucho y la ambientación me parece muy interesante.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  14. Aunque lo pones bien, ahora mismo no nos apetece leer un libro así.

    ResponderEliminar
  15. Interesante... No me desagrada. SAludos

    ResponderEliminar
  16. Este libro lo compré en un kindle flash porque estaba deseando leerlo. Aún no lo he hecho. Me alegra que te haya gustado y lo recomiendes, sobre todo me llama la atención por reflejar el tema de la integración china, algo bastante complejo.
    Un beso

    ResponderEliminar
  17. Me gusta el título de este libro pero viendo la historia no es una trama que se me apetezca mucho ahora. Mejor lo dejo pasar. Besos.

    ResponderEliminar
  18. No lo conocía pero nada más verlo me ha llamado mucho la atención el título.

    ResponderEliminar
  19. Cuando apareció entre las novedades enseguida me fijé en ella. Después ante el aluvión de lecturas que aparecen se fue quedando atrás en la lista de lecturas futuribles. Después de leerte voy a volver a apuntar este título entre las lecturas más actuales. Un beso.

    ResponderEliminar
  20. Me gustó mucho este libro. Coincido contigo en que es una novela muy cálida :)

    ResponderEliminar
  21. No termina de convencerme.
    Besos.

    ResponderEliminar
  22. Ya lo había visto por ahí pero no le había prestado mucha atención. La verdad es que me gustan este tipo de novelas de superación personal y con un toque de drama. Y si encima tiene ese aire oriental mejor :D me lo apunto para leer más adelante. Has escrito una muy buena reseña ;) Besos!

    ResponderEliminar
  23. Lo tengo apuntadito de hace tiempo y tu reseña me lo recuerda. Creo que este libro, a pesar de ese final agridulce que señalas, me va a gustar.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  24. Interesante, no lo conocía y me gustan las novelas de aprendizaje y adaptación en contexto de emigrantes. Me la apunto. Un beso albanta :)

    ResponderEliminar
  25. Pues no lo conocía, pero me llama bastante la atención así que si lo encuentro me lo compraré a ver que tal...
    Un beso

    ResponderEliminar
  26. Lo leí hace 2 años y me gustó bastante.

    ResponderEliminar
  27. La tengo esperándome en la estantería.
    Besos y feliz inicio de semana

    ResponderEliminar
  28. La tengo pendiente en la estantería desde hace un montón y eso que me llamó muchísimo la atención cuando salió a la venta y estoy segura de que me va a gustar
    besos

    ResponderEliminar
  29. No me llama mucho, creo que me iba a hacer sufrir más que entretener y ahora mismo no estoy para malos ratos.
    Besos

    ResponderEliminar
  30. Esta vez no me lo apunto: no me llama demasiado la atención. 1beso!

    ResponderEliminar
  31. Hola!!

    No me llama para nada, la verdad.

    Un beso!!

    ResponderEliminar
  32. No la conocía pero la dejo pasar, la cultura oriental no me llama nada, es algo muy personal, la verdad y eso que parece que la novela está muy bien, pero chica, manías lectoras que tiene una
    Besos!

    ResponderEliminar
  33. Creo que es la primera reseña que leo de este libro y tiene buena pinta esta historia, un beso

    ResponderEliminar
  34. El argumento de la novela se parece mucho a la historia creada por Lisa See sobre dos hermanas chinas que tanto me gustó. Lo miraré. Gracias,

    ResponderEliminar
  35. Buena reseña, es un libro estupendo. Puedes pasar por mi blog para ver mis comentarios del libro. Un saludo!

    Podemos charlar juntas

    ResponderEliminar
  36. Me gustan este tipo de historias, así que lo voy a tener en cuenta. He leído alguno en la línea con muy buenos resultados
    Besos

    ResponderEliminar
  37. NI sé el tiempo que hace que la tengo apuntada! Me gusta mucho este tipo de novelas desde que, cuando era una niña, me aficioné a las novelas de Pear S. Buck
    Besos

    ResponderEliminar
  38. Tengo muchas ganas de leerlo, aunque sea un dramón jejeje me gustan este tipo de tramas =)

    Besotes

    ResponderEliminar
  39. Esta lleva en mi lista de pendientes durante bastante tiempo y espero algún día tener la oportunidad de leerla.

    Besos.

    ResponderEliminar
  40. Sinceramente, no lo conocía , me lo apuntare para las próximas lecturas .
    Un besito , Cris

    ResponderEliminar
  41. Pues mira, no había oido hablar ni del autor ni del libro, pero me lo apunto!!

    Gracias

    Nuño
    http://blogdelecturadenuno.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  42. No había oído hablar de este libro antes, pero creo que ahora pasará irremediablemente a mi lista de espera... (tengo esperanza de terminarla algún día)
    Un beso enormeeeee

    ResponderEliminar
  43. No la conocía pero pinta bien. La ambientación neoyorquina mezclada con la cultura asiática de sus protagonistas me llama la atención, así como y las dificultades que siempre trae consigo la inmigración. De momento no cojo el título porque tengo muchos pendientes, pero intentaré que no se me despiste.
    Un besin

    ResponderEliminar
  44. Ya me llamó la atención cuando lo vi en la página de la editorial y tu reseña me ha acabado de convencer. No sé qué tendrá la cultura oriental que todos los libros que tratan de ella me llaman irremediablemente la atención.
    1beso!

    ResponderEliminar

¡Gracias por comentar!