jueves, 23 de julio de 2015

La emperatriz de los helados - Anthony Capella



Título: La emperatriz de los helados
Autor: Anthony Capella
Publicación: Duomo, mayo de 2015
Páginas: 482

UNA HISTORIA DE AMOR EN LA QUE LOS SECRETOS DE PALACIO RECORREN DELICIOSAMENTE LOS CAMINOS DEL DEBER Y LA PASIÓN.

Versalles, Siglo XVII. Louise de Keroualle, hija de una familia noble que ha perdido buena parte de sus riquezas, vive en la Corte de Luis XIV con la esperanza de encontrar un buen marido. Allí conoce a Carlo Demirco cuyo talento culinario le ha permitido gozar de una posición privilegiada en la Corte del Rey Sol. Los dos serán enviados a Inglaterra donde compartirán la misión de seducir al rey Carlos II. Ella mediante sus encantos y él con su exquisito arte de hacer helados.

En este entorno tan intrigante como distinguido, Carlo se sentirá profundamente atraído por la hermosa y enigmática Louise e intentará conquistarla, poniendo en jaque su fidelidad al rey.

Mis impresiones

Debe ser por mis ideas preconcebidas que me acerqué a este libro esperando encontrar algo totalmente distinto. Muchas veces asocio ciertas ambientaciones temporales y las novelas históricas a un estilo algo formal y denso. Quizás por eso La emperatriz de los helados me ha resultado una muy grata sorpresa siendo una lectura que he disfrutado mucho más de lo que esperaba.

Cuando comienza la historia, que transcurre en el siglo XVII, conocemos a Carlo Demirco un joven a quien su humilde familia vendió con siete u ocho años a un persa llamado Ahmed. De esta forma el joven abandonó su isla natal para comenzar a trabajar en Florencia en la corte de los Medici. Su primera labor será la de transportar bloques de hielo pero también tendrá la oportunidad de conocer todos los secretos que entraña la creación de helados, sorbetes y granizados. Gracias a ello tendrá la oportunidad de escapar de un amo tirano y cruel y llegará hasta Francia cobijado en la corte de Luis XIV en la cual su destreza para combinar sabores y elaborar espectaculares postres helados le llevará a ocupar un lugar privilegiado.

Este es el mismo lugar en donde conocerá a la joven Louise de Keroualle, la hija de una antigua familia Bretona venida a menos, que aspira a encontrar un marido que le ofrezca una posición ventajosa en la sociedad. Sin embargo la vida de los dos jóvenes toma un rumbo inesperado para ellos cuando son enviados a Inglaterra para animar al rey Carlos II y sacarle de la depresión en que lo ha sumido la muerte de su hermana. En juego está el futuro de Europa y ante esta circunstancia mientras Carlo se enfrenta al dilema de intentar conquistar a la mujer que ama o ser fiel al imperio francés, Louise se debate entre sus propias convicciones y lo que se espera de ella.

La emperatriz de los helados es una historia fresca que se lee de forma placentera y que nos habla de intrigas palaciegas y como telón de fondo una historia de amor que es complicado que termine de forma feliz. Tiene además un destacado aspecto histórico en el que encontraremos además el atractivo de acercarnos al proceso de elaboración antiguo de los helados y su historia. Algo que me ha resultado tan refrescante (muy acertado con las temperaturas que ahora mismo tenemos) como interesante.

Hay dos personajes que destacan fundamentalmente en la historia. Son Carlo Demirco y Louis de Keroualle. Este último es un personaje histórico real conocido por ser la amante de Carlos II. El primero de ellos es un joven sin raíces, de orígenes humildes que ha sido comprado para trabajar. Un personaje que evoluciona muchísimo en la historia y del que vemos sus ansias de aprender y progresar, algo que consigue gracias a su tesón y habilidad. Su objetivo es encontrar el helado de la consistencia perfecta, aquel que deleite los paladares más exquisitos. Muy distinta es Louis, una joven procedente de una familia noble arruinada que espera encontrar un buen marido como tabla de salvación a su situación. Pero al no tener riqueza ni dote convierte este deseo en algo casi imposible. Es una joven inteligente, tozuda, desapasionada y de férreas convicciones morales que se mantiene firme en la idea de honrar a su familia. Quizás he conectado en mayor medida con el personaje de Carlo que se ganó mi simpatía de forma inmediata. En cambio en Louise, tal y como el autor nos la quiere mostrar, he encontrado un personaje más frío y distante haciendo referencia al título de la novela. Son personajes bien caracterizados y construidos con mimo.

La novela, que tiene una base histórica real, se desarrolla en el siglo XVII en diversos lugares de Europa como Italia, Francia e Inglaterra mostrándonos las diferencias existentes entre la cultura, las costumbres y el pensamiento de cada uno de estos países. Cobran especial protagonismo dentro de este trasformado cultural Carlos II de Inglaterra y Luis XIV. Al primero el autor lo define como un hombre encantador y de moral mucho más distendida que el severo rey Sol amante de la buena comida y las extravagancias. Será este quien necesite la ayuda del rey de Inglaterra para emprender una guerra contra los holandeses. Una guerra que se complica cuando Carlos II entra en depresión tras la muerte de su hermana Ana Estuardo. Ahí es donde Louise de Keroualle entra en juego. Se espera que su sensualidad consiga beneficios para los intereses de Francia.

En cambio el método de Carlo será complacerle a través del sentido del gusto. Resulta delicioso como en la novela nos habla de la elaboración de los helados, que son más antiguos de lo que yo pensaba. Ya en al año 400 a. C. los persas congelaban sus postres. De la conservación del hielo, del uso del salitre, la mezcla de jugosos ingredientes hasta la evolución en sus técnicas de preparación.

La novela está narrada con un estilo muy fresco, ligero y agradable a ojos del lector pero cuidando mucho la ambientación y los detalles. La narración se sucede a través de las voces de sus dos protagonistas quienes de forma paralela y en primera persona nos van dando dos versiones que se complementan entre sí.

Conclusión

La emperatriz de los helados ha resultado ser una lectura tan refrescante como interesante. Gracias al estilo ligero y dinámico con que el autor nos cuenta una parte de la historia que mezcla de forma muy acertada elementos gastronómicos y una parte ficticia. Una novela que se lee de forma agradable y sin realizar ningún esfuerzo.



36 comentarios:

  1. Pues en eso de las ideas preconcebidas coincidimos. Yo en un principio no tenía pensado leerla. No es una época ni una temática que me atraiga demasiado pero quizá le dé una oportunidad. Un beso!

    ResponderEliminar
  2. PUes no tenía idea de este libro la verdad pero me gusta y el título es muy apropiado para la época, jaja. Lo anoto por si se me cruza :)

    Bs.

    ResponderEliminar
  3. También yo pensaba que era algo mucho más formal pero me has despertado las ganas de leerlo!
    Besos.

    ResponderEliminar
  4. No es que me llame especialmente, pero creo que no he leído nada ambientado en Versalles. Un beso.

    ResponderEliminar
  5. Pues me alegro de haberte leído, porque creo que yo también habría tenido algunas ideas preconcebidas...

    ResponderEliminar
  6. Hola, guapa. Hace días que este libro me tienta, y gracias a tu fantástica reseña va directo a mi wish-list. Un beso!

    ResponderEliminar
  7. Me gusta la historia que cuenta el libro, y la ambientación también. Puede que algún día me anime y lo lea.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  8. No me va mucho la novela histórica así que lo dejaré pasar ^^

    ResponderEliminar
  9. Yo la disfrutaré en breve. De momento todas las personas que la han leído han acabado han acabado con buen sabor de boca.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  10. Lo tengo pendiente y con ganas de leerlo, a ver cuando lo cojo. Saludos

    ResponderEliminar
  11. Tiene muy buena pinta, con esa portada y lo que cuentas, así que me lo anoto.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  12. No tiene mala pinta, me lo apunto para cuándo tenga mi lista más despejada :)
    Besos!

    ResponderEliminar
  13. Esa parte histórica-real me llama mucho, pero si ademas el estilo es fresco y ligero pues mucho más. Anotado!
    Un beso

    ResponderEliminar
  14. Tiene buena pinta, pero tampoco me llama lo suficiente como para ir corriendo a buscarlo teniendo tanto libro pendiente.
    Besos.

    ResponderEliminar
  15. La tengo en el punto de mira, a ver si puedo hacerme con ella porque la novela histórica es lo mío
    Besos

    ResponderEliminar
  16. No soy de leer mucho lecturas históricas y esta no me llama mucho, así es que lo dejo pasar. ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  17. Lo tengo pendiente desde hace unos días y creo que también me gustará
    Besos

    ResponderEliminar
  18. ¡que ganas me han dado de leerlo después de tu reseña! además, me puede servir para mi reto de novela histórica ;) me lo apunto.
    Un beso,
    Ale.

    ResponderEliminar
  19. Me parece muy interesante acercarse al proceso de elaboración de los helados desde el.punto de vista histórici. Ya leí un libro que lo tocaba de pasada aunque no recuerdo cuál era
    Besos

    ResponderEliminar
  20. Me lo apunto por si acaso. Con lo que me gustan los helados...
    Besos!

    ResponderEliminar
  21. ¡Lo de refrescante parece evidente con ese título! Es la primera reseña que leo de la novela, queda apuntada.

    Un besito.

    ResponderEliminar
  22. Lo tengo fichado desde que salió incluso lo he hojeado en la librería, tiene muy buena pinta, así que no lo descarto. Besos mil.

    ResponderEliminar
  23. Me gusta la época, me gusta la ambientación y me gusta lo que cuentas en tu reseña, así que... Abrazos.

    ResponderEliminar
  24. No soy mucho de novelas de época,pero por alguna hay que empezar y esta suena muy bien,sobre todo por el hecho de que uno de los personajes sea un personaje real.Lo tendré en cuenta!!!!!
    Me he encontrado hoy con tu blog y me está gustando mucho,muy variado y con reseñas muy bien explicadas.
    Te sigo desde ahora!!!!
    Yo he abierto un blog de literatura hace un par de días,por si te quieres pasar,a ver que te parece.Se llama "La novia de Atreyu"
    http://nievesmues.blogspot.com.es/
    Grandes saludos!!!!!

    ResponderEliminar
  25. ¡Qué libro más interesante! Un título curioso, seguro, y con lo que me gusta la época, sin duda lo disfrutaría mucho; gracias por la reseña.

    Besos.

    ResponderEliminar
  26. Me llamaba el título y la única pega es que seguro te empiezan a apetecer helados leyéndolo. Me gusta que seas llevadera porque la histórica me cuesta. Apuntado.

    ResponderEliminar
  27. Me llamó la atención cuando lo ví a, a ver si cae en mis manos . Un besote

    ResponderEliminar
  28. Pues tiene muy buena pinta! Apuntada queda.
    Besos

    ResponderEliminar
  29. Hola preciosa!
    Tiene una portada muy bella, aunque por el momento lo dejo pasar. Gracias por la reseña. Besotes

    ResponderEliminar
  30. Me parece que voy a pasar de este libro , porque no me acaba de convencer .
    Buena reseña.
    ¡Nos leemos! :)

    ResponderEliminar
  31. Tomo nota de esta novela. Me gusta lo que cuentas de ella.

    ResponderEliminar
  32. Me gustó, esperaba menos y resultó muy interesante
    Besos

    ResponderEliminar
  33. Esta creo que no me atrae, para este tipo de lecturas tengo que notar que estáis más convencidas.
    Besos

    ResponderEliminar
  34. Pues me la llevo, me ha llamado la atención =)

    Besotes

    ResponderEliminar
  35. Lo cierto es que no me atrae excesivamente, así que seguramente la dejaré pasar

    Besos!

    ResponderEliminar

¡Gracias por comentar!