miércoles, 29 de julio de 2015

Iqbal Masih. Lágrimas, sorpresas y coraje - Miguel Griot



Título: Iqbal Masih. Lágrimas, sorpresas y coraje
Autor: Miguel Griot
Publicación: Oxford University Press
Páginas: 272

Iqbal Masih fue un niño que nació para ser esclavo y creció para desafiar su destino. El héroe que escapó de su trabajo forzado y se convirtió en el símbolo contra la explotación infantil. Acércate a él a través de lo que cuentan quienes lo conocieron. Cada uno tiene una historia con lágrimas, sonrisas, alguna sorpresa y mucho coraje. Juntándolas todas llegarás a saber quién fue Iqbal.

Mis impresiones

La literatura aparte de entretenernos y enseñarnos también es un excelente vehículo para denunciar situaciones injustas que se puedan vivir en cualquier parte el mundo. Quizás nos resulte mucho más agradable leer historias ficticias en las que aunque sus personajes vivan desventuras y eso nos emocione en el fondo sabemos que no es algo más que inventado. Algo que al cerrar el libro dejamos entre sus páginas. Nos suelen gustar las historias con finales felices en que los protagonistas consiguen sus objetivos y todo se soluciona. Pero eso no se suele corresponder con la realidad. Y la historia que hoy os presento no tiene un final feliz. No cerraremos sus páginas complacidos de ver como su protagonista ha conseguido una vida mejor.

“Esta historia no te la voy a contar yo sola. Imagínatela como una habitación. Mis palabras van a ser una de las muchas ventanas desde la cuales te vas a asomar. Ahí fuera, es decir, aquí dentro, entre las páginas de este libro, te espera Iqbal Masih. Lástima que no puedas entrar y conocerlo tú personalmente”

Iqbal Masih. Lágrimas, sorpresas y coraje es el título de este libro que ya de antemano te lo dice todo. En ella se nos narra la vida de un niño pakistaní llamado Iqbal. Un niño que a los seis años de edad es vendido por sus padres para trabajar en una fábrica de alfombras y tapices en  Lahore a cambio de un préstamo de 600 rupias (que equivalen a unos 150 euros) que el pequeño tendrá que liquidar. Allí tendrá que prescindir de las travesuras y juegos de niños y trabajar muy duro es un régimen de semiesclavitud soportando el olor a polvo, el calor y el dolor de sus pequeñas manos.

Gracias al BFLL (Frente de Liberación del Trabajo Forzado), un movimiento creado para tratar de erradicar el trabajo infantil, Iqbal logró salir de las condiciones en que se veía forzado a trabajar. Ellos pagaron su paishgee (que así es como se conoce al préstamo que le vincula al trabajo en la fábrica) y le ofrecieron la posibilidad de estudiar. De este modo Iqbal se convertiría en un símbolo contra la explotación infantil. A pesar de su corta edad, ya que no contaba con más de doce años, comenzó a ofrecer charlas y mítines en diversos lugares viajando incluso a Suecia o Estados Unidos intentando concienciar tanto a patronos como a trabajadores de la situación en que se encontraban muchos niños pakistaníes y darlo a conocer al mundo entero.

Nos os voy a engañar. Es una novela muy dura pero que te hace reflexionar y plantearte muchas cosas sobre el mundo en el que vivimos. Aquí en occidente consumimos a un ritmo desmesurado sin plantearnos de donde vienen todos estos objetos que nos gusta poseer, mirar y a los que tantas utilidades sacamos. Pero la realidad es que para que nosotros disfrutemos de muchos de ellos hay personas, con frecuencia niños, que trabajan un gran número de horas en condiciones deplorables y a cambio de un sueldo ínfimo que apenas les permite vivir. En este caso concreto nos habla de alfombras de una calidad extraordinaria que se venden en occidente a bajo precio pero lo mismo se puede aplicar a muchísimos productos. No nos planteamos el porqué de estos precios. A veces incluso porque ni siquiera pagamos poco por ellos. Ciertas empresas tienen enormes beneficios a costa de la vida humana, explotando y humillando a sus trabajadores.

La novela está relatada de forma muy original ya que son muchos los narradores que nos cuentan la historia de Iqbal a modo de testimonio y ofreciéndonos detalles sobre su relación con el joven. Desde sus padres, sus amigos u otros familiares que vivieron con él de forma cercana hasta otros personajes que lo conocieron de pasada. Cada uno de ellos aporta una pieza del puzle, un microrrelato que nos va formando la historia al completo. Durante su lectura me preguntaba si llegaría a conocer a Iqbal, si en algún momento aparecería su propia voz. Claro que esto no es posible porque la vida de Iqbal terminó de forma abrupta en 1995 cuando fue disparado y murió. En Pakistán, se convirtió en una figura peligrosa que había que silenciar. No interesaba escucharle.

A pesar de ello, la de Iqbal es una historia de superación. La de un niño travieso que reía constantemente y al que le gustaban las bromas. Un niño inconformista que siempre tuvo claro que había que luchar para conseguir aquello en lo que uno cree y que aprovechó las oportunidades que se ofrecían sacando el máximo partido de ellas. Un niño sin infancia que era muy maduro para su edad.  A su alrededor las distintas voces, que actúan como narradores, nos dan la cara y cruz de la moneda. Algunos en quienes las palabras de Iqbal recalan hondo, otros que no hacen más que mirar hacia otro lado a pesar de que conocen la realidda y otros que simplemente ven en él un pequeño delincuente.

Y Miguel Griot narra la historia de manera cercana, directa y sencilla de forma que no te cuesta nada meterte en el relato. Pero tiene frases que te dejan pensando y a las que se le puede sacar mucho partido. En cierto modo es una novela agridulce que te va deparando diversas emociones durante su lectura. Vemos como Iqbal se distrae y escapa de sus obligaciones como un niño cualquiera para pocas páginas después conocer el terrible castigo al que es sometido.

Conclusión

Iqbal Masih. Lágrimas, sorpresas y coraje es una novela dura que nos habla de las terribles condiciones en que viven muchos niños en Pakistán. Una novela que te proporciona las herramientas suficientes para hacerte reflexionar.

34 comentarios:

  1. No cabe duda de que la historia de este niño pakistaní -y otros muchos como él- tiene que ser extremadamente dura, mucho más de lo que nos podamos imaginar, pero pienso que es necesario que conozcamos historias como esta, por desagradable que nos parezcan.
    Buena reseña.
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Imposible que no te haga reflexionar la historia. A mi me ha parecido muy dura pero me ha gustado tanto que compensa totalmente su lectura. Además esa alegría y desparpajo que nos muestran de Iqbal me ha cautivado.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Como le dije ayer a MAngeles, tiene una pinta de ser un libro conmovedor... no lo conocía y lo tendré en cuenta!
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Paso muy de puntillas porque la estoy terminando. La verdad es que me tiene enganchada. En breve la tendréis en mi blog. Un beso.

    ResponderEliminar
  5. Me gusta mucho este tipo de libros. Como dice mi madre, no leo más que catástrofes y desgracias. XD (Eso no es del todo cierto, pero sí lo es que me gusta tener acceso a través de la literatura a realidades que me son ajenas).
    Besotes y gracias por darme a conocer el libro.

    ResponderEliminar
  6. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  7. Lo cierto es que es un libro que dan ganas de leer, que nos enseñará mucho, pero es tan triste...Yo en este momento no me quiero poner con algo así pero lo voy a tener muy en cuenta para cuando pueda leer su historia.
    Besos!

    ResponderEliminar
  8. La verdad es que no estoy yo en época de leer sobre injusticias, pero no lo descarto para un futuro ^^

    ResponderEliminar
  9. Tengo que buscarle el momento adecuado para leerla. Me interesa la temática pero es un testimonio duro y merece la pena poner toda la atención en el relato de la vida de este niño que luchó porque no fuese explotado laboralmente y pagó su reivindicación con su vida.

    ResponderEliminar
  10. Me gustan este tipo de historias y este libro ya lo tengo anotado desde hace tiempo
    Besos

    ResponderEliminar
  11. Hola preciosa!
    Por el momento lo dejo pasar, prefiero leer otras clases de historias. Gracias por la reseña. Besotes

    ResponderEliminar
  12. Lo tengo más que apuntado, sé que me gustaría. Si que es cierto que esas cosas nos deberían hacer reflexionar
    Besos

    ResponderEliminar
  13. No lo conocía, pero me gusta lo que cuentas, me lo llevo apuntado

    ResponderEliminar
  14. Yo necesito un momento especial para leerme este tipo de historias tan duras y reales (sobre todo reales),porque me dejan el corazón hecho trizas.Asi que para mas adelante.
    Besos!!!!

    ResponderEliminar
  15. No estoy en el mejor momento para enfrentarme a lecturas así. Quizás más adelante.

    ResponderEliminar
  16. Me recuerda tu reflexión a la que yo me planteaba al leer El hambre. Este tipo de lecturas yo las considero muy útiles, incluso más allá de la ficción (por ubicarnos y no dar la espalda a ciertas realidades)
    Besos

    ResponderEliminar
  17. No es el tipo de lectura que me apetece ahora mismo.

    ResponderEliminar
  18. Muchas gracias por compartir la lectura de esta obra tan dura, tan especial que te invita a la reflexión... Tuve la ocasión hace algo más de un año de conocer esta obra (casualmente fue en uno de los sorteos que se organizan por la comunidad bloguera) y me cautivó tanto que me la apunté para tenerla en cuenta en un futuro, pero aun no he podido adentrarme en ella.
    Es de ese tipo de lecturas absolutamente necesarias para abrir un poco más los ojos hacia la realidad.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  19. Creo que es una lectura necesaria, pero que ahora mismo no es para mí. Más adelante no me importaría meterle mano.
    Besos.

    ResponderEliminar
  20. Lo tengo apuntado, pero creo que es un libro para leerlo en su momento adecuado, besotes

    ResponderEliminar
  21. Parece una historia muy dura, y aunque pese, necesaria, como menciona Mara. Me gustaría leerla, y aunque no la he visto por aquí, estaré al pendiente, gracias por la reseña.

    Besos.

    ResponderEliminar
  22. Dura, durísima. Ahora mismo necesito otro tipo de historias. Llamadme egoista.

    ResponderEliminar
  23. Sé que no debería huir de este tipo de historias, pero me resultan muy difíciles de leer. Ahora ando con un libro de Khaled Hosseini y hay pasajes que necesito dejar en reposo, porque me encojen el corazón. Quizás en otro momento lo considere. Gracias :). Abrazos.

    ResponderEliminar
  24. Este libro me trae muchos recuerdos. Es una historia durísima, pero muy recomendable

    ResponderEliminar
  25. No me suelen gustar las novelas que muestran la cara más dura de nuestro mundo. Para eso veo desgraciadamente las noticias. Prefiero algo que me evada, quizá sea frívolo lo que digo, pero es lo que opino.

    Besos.

    ResponderEliminar
  26. Este no me lo llevo, no creo que lo disfrutara.
    Besos!

    ResponderEliminar
  27. Me gusta, además me resulta particularmente llamativa tanto la temática como la ambientación
    Besos

    ResponderEliminar
  28. No me termina de convencer asi que lo dejo pasar.

    Saludos

    ResponderEliminar
  29. Este de momento lo dejo pasar, aunque de entrada me parece interesante... quizá más adelante =)

    Besotes

    ResponderEliminar
  30. Me gusto muchovesta novela y ka forma ágil y original en la forma que esta narrada

    ResponderEliminar
  31. Me gusto muchovesta novela y ka forma ágil y original en la forma que esta narrada

    ResponderEliminar
  32. Hace unos meses comencé a leerlo y no fue un buen momento para esta dura historia, esta semana volví a él y me gusta mucho.
    Besitos

    ResponderEliminar
  33. Este libro es de los míos. Disfruto enormemente con ellos... Me gusta reflexionar y sobre todo aprender cosas. Ya lo tenía apuntado. Gracias por recordármelo. Un beso!

    ResponderEliminar
  34. Me encantaría leerla a pesar de la dureza. La verdad es que siempre parece mentira que las personas sigan pasando por tantos calvarios y hagamos oidos sordos.

    Bs.

    ResponderEliminar

¡Gracias por comentar!