viernes, 8 de mayo de 2015

El origen de la tristeza - Pablo Ramos



Título: El origen de la tristeza
Autor: Pablo Ramos
Publicación: Malpaso, enero de 2014
Páginas: 168

El origen de la tristeza es el mapa moral de un paisaje tallado a golpes de realidad inclemente, de un territorio severamente humano que adquiere (por ello) dimensiones míticas. Y es también la estampa de un recuerdo que Pablo Ramos logra dibujar con tres lápices bien afilados: la escritura exacta, el humor inmisericorde y la mirada piadosa.   Gabriel se aleja bruscamente de la infancia  cuando los viejos perfiles de su barrio empiezan a desvanecerse y las aguas corruptas del arroyo Sarandí despiden llamas literales. Tiene un maestro que duerme en el cementerio, donde las tumbas imparten lecciones sobre la vida. Juega con una barra de pibes, pero allí ese juego es además una partida contra la muerte. Gabriel conquista la precaria madurez que se le ha otorgado entre raíles, pesadumbres, garrafas de vino, tierras baldías, aventuras insensatas, amigos rotos e inquebrantables y colectas que pagan el descubrimiento de la carne. No será el único descubrimiento.

Mis impresiones

Es muy curioso lo que me ha ocurrido leyendo este libro. Su historia ha captado mi interés, en cada página encontraba un motivo para seguir hacia adelante pero también me ha dejado la sensación de que o no he terminado de cogerle el punto a la historia o que me han faltado algunas parcelas en la  misma para terminar de hacerme con ella.

El origen de la tristeza no se rige por la clásica estructura que conlleva una introducción, un nudo y un desenlace final ni tiene una línea argumental completamente definida. En realidad incluso podríamos considerar que es un libro que se compone de tres relatos que aunque tienen en común una misma base y están íntimamente relacionados nos cuentan tres historias diferentes.

Gabriel es un joven que está traspasando esa difícil etapa en la que se abandona la niñez para dar paso a un mundo nuevo donde con cada descubrimiento va dejando de lado la inocencia. Nos encontramos en los años ochenta en un barrio humilde de Buenos Aires llamado El Viaducto, donde cada cual se busca la vida como puede. Y así Gabriel nos cuenta como intenta junto a su amigo Rolando, el cual ha encontrado una forma de vida en el cementerio, conseguir los veinte pesos que necesita para hacer un regalo especial a su madre por su cumpleaños. También nos cuenta como se incendia el arroyo Sarandí cuyas aguas están repletas de inmundicia mientras los Pibes, como llaman al grupo de amigos en el barrio, vive sus propias aventuras. O como de repente uno se encuentra con una circunstancia que lo cambia todo y le hace enfrentarse a la pura realidad.

Son tres anécdotas en la vida del protagonista que marcan un estilo de vida, una manera de concebir el mundo y nos muestran cómo algunos hechos pueden incidir rotundamente en la forma en que se forja nuestra personalidad. En un barrio que vive entre fábricas de transformación de cuero abandonadas, un apestoso arroyo lleno de podredumbre, un cementerio que despierta temores, la escasez de trabajo, la delincuencia, los vicios, la intolerancia al diferente, la adolescencia solo se puede vivir de una manera: cuestionando lo que hay alrededor.

Gabriel, su protagonista, se encuentra en esa etapa de la vida en que descubre nuevos sentimientos y que se le antoja preciso esconder a los demás.  A su familia en primer lugar en un momento en que en cierto modo sus padres se convierten en desconocidos y los silencios marcan la pauta. Una época de rebeldía, de incomprensión, de mirar al mundo con ojos escrutadores e intentar encontrar una verdad distinta hasta la conocida en ese momento. Un mundo que se acerca al de los adultos pero que al mismo tiempo es incompatible con él. Y como en la vida de cualquier adolescente la amistad se convierte en algo esencial. El Tumbeta, el Chino, la Rata, Carlón, Marisa o su hermano Alejandro son compañeros inigualables con los que compartir aventuras y con quien descubrir el alcohol, el sexo o las drogas, que suponen grandes atractivos.  Su padre tiene un taller mecánico que hace aguas porque la importación de bobinas coreanas ha entrado fuerte en el mercado. Su madre está embarazada por tercera vez y de vez en cuando amenaza con abandonar a su marido por la situación económica que viven.

El título, El origen de la tristeza, hace referencia al abandono de la infancia, a la perdida de ese mundo colmado de felicidad que luego se recordará durante años con nostalgia y melancolía. A la perdida de esos años de libertad, de juegos, de descubrimientos, de aprendizaje, de valores que se tambalean, de estímulos, y entrar en un estado mucho más aparatoso y complejo en el que los actos tienen consecuencias, en el que ya no se puede disculpar cualquier cosa y uno comienza a ser responsable de sus actos.

Pero os decía al principio que bien podría considerarse este un libro de relatos que tienen un nexo de unión común. Y aunque me ha parecido un relato curioso que ha captado mi interés quizás yo hubiese disfrutado más la historia con una línea argumental más definida. Esperaba en cierto modo que el autor me llevará a una especie de conclusión o un desenlace que uniera y le diera continuidad a esta historia. Porque he sentido que faltaban partes para hacerme un retrato completo de la vida del personaje, de su entorno y su familia. De hecho la figura del padre y la madre me quedan algo difusas.

El autor de El origen de la tristeza nació en el suburbio bonaerense de Avellaneda y estos orígenes condicionan el lenguaje de todo el relato. La historia está narrada en primera persona por su protagonista con un estilo vivaz y algo crudo de forma que su narrador nos muestra su interior sin tapujos. Aunque resulta un relato fluido  que no se pierde demasiado en cosas superfluas ni en adornar excesivamente me he encontrado con la complicación que supone entender y distinguir el sentido de algunas palabras y expresiones que solamente se utilizan en argentina, el lugar donde se desarrolla la historia.

Conclusión

El origen de la tristeza es un libro agridulce de esos que te van dando una de cal y una de arena. Una historia en la que me hubiese gustado encontrar un mayor desarrollo de las circunstancias del protagonista y me ha dejado algunas cuestiones sin resolver. Quizás encuentre la respuesta en La ley de la ferocidad en la que el autor recupera el personaje de Gabriel, en este caso ya adulto, para volver al pasado y encontrar sus raíces.

.

31 comentarios:

  1. No creo que este libro sea para mí, la historia no me convence y pienso que no me va a gustar mucho.
    Lo dejo pasar.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. De momento lo dejo pasar. NO me llama apenas.

    Bs.

    ResponderEliminar
  3. No me llama la atención. Un besote

    ResponderEliminar
  4. ¡Hola!
    Creo que pronto leeré este libro.
    Gracias por tu reseña.
    Nos leemos. =)

    ResponderEliminar
  5. Esta vez no me llevo tu recomendación, pero gracias por la reseña. Un beso.

    ResponderEliminar
  6. La verdad es que esta vez no me atrae.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  7. Esta vez no me atrae el libro. Lo dejo pasar.

    Bs.

    ResponderEliminar
  8. Este libro no lo conocía pero esta vez no es una historia que me llame la atención
    Besos

    ResponderEliminar
  9. Lo cierto es que no me atrae.
    Un beso :)

    ResponderEliminar
  10. Muy buena reseña
    no me acaba de llamar ni la historia ni esa estructura que tiene así que esta vez lo dejo pasar.
    Besos

    ResponderEliminar
  11. Pues si a ti te ha dejado un sabor agridulce, no me veo leyendo esta novela. La sinopsis me resultaba interesante pero después de tu reseña, la dejaré pasar.

    ResponderEliminar
  12. Pues creo que yo tampoco me animo con él.
    Besos!

    ResponderEliminar
  13. En esta ocasion no acaba de convencerme el libro, no se si por el argumento o por algo más. Pero duda que por el momento me ponga con el. Besos

    ResponderEliminar
  14. Pues me gustan mucho los títulos de Malpaso editorial, pero este no me acaba de convencer. Bss

    ResponderEliminar
  15. No es un libro que me llame...
    Un beso :D

    ResponderEliminar
  16. En esta ocasión no me llama especialmente el argumento y viendo que te ha faltado algo, lo dejo pasar.
    Besos

    ResponderEliminar
  17. Sólo de ver el título me ha entrado curiosidad. Es la primera vez que leo una reseña acerca de este y la verdad es que me parece bastante interesante, creo que podría gustarme así que intentaré darle una oportunidad.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  18. Este no me llama mucho, pero tampoco lo descarto si es que me lo encuentro un día de estos en la librería; gracias por la reseña.

    Besos.

    ResponderEliminar
  19. Me ha gustado mucho tu reseña, ya lo tenía anotado, besotes

    ResponderEliminar
  20. Un poco caos por lo que veo, además no te ha acabado de convencer cosas importantes como la manera de contarlo así que me lo ahorro.

    ResponderEliminar
  21. Esta vez no me lo llevo, no termina de convencerme.
    Besos.

    ResponderEliminar
  22. No pintaba mal, a primera vista... Pero parece un poco pesado por lo que cuentas. Parece que cuesta mucho de leer y que, aunque tenga recompensa, no es la suficiente.
    Besos.

    ResponderEliminar
  23. Pues me había fijado en este libro, pero ahora me dejas un poquito chof... No descarto su lectura, pero será mejor que no le ponga muchas expectativas.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  24. Supongo que sí, que habrá que seguir leyendo para atar cabos sueltos, no sé, a pesar de alguna reticencia sí que me atrae.

    ResponderEliminar
  25. A mí desde la sinopsis no me llama la atención. No creo que me anime con él si además te ha dado una de cal y otra de arena. Besos.

    ResponderEliminar
  26. Pues a pesar de ese extraño sabor agridulce que te ha dejado me atrae el libro, supongo que porque de libros que no responden a la estructura típica no espero finales cerrados. Y porque pese a que no te ha enganchado del todo sin embargo ha habido algo que te ha hecho leer y leer.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  27. A mí me convence, a pesar de que cuentas que te dejó una sensación agridulce... No le daría prioridad, pero no me importaría leerlo. 1beso!

    ResponderEliminar
  28. Requiere su momento por lo que veo, espero leerla, me llama bastante. Un beso!

    ResponderEliminar
  29. No termina de convencerme, sobre todo por las conclusiones. Besos.

    ResponderEliminar
  30. Creo que no es un libro con el que disfrutaría.

    Besos.

    ResponderEliminar
  31. Pues me quedo en duda, no sé yo...

    Besotes

    ResponderEliminar

¡Gracias por comentar!