martes, 12 de mayo de 2015

Postdata. Curiosa historia de la correspondencia - Simon Garfield



Título: Postdata. Curiosa historia de la correspondencia
Autor: Simon Garfield
Publicación: Taurus, febrero d e2015
Páginas: 518


Todos hemos vivido la cálida emoción de recibir una carta o la impaciente espera de noticias postales. Sin embargo, parecemos asistir sin inmutarnos a la desaparición de un arte que durante siglos desempeñó un papel irreemplazable. El correo electrónico, sucesor eficaz pero aséptico y demasiado instantáneo, no da lugar ya ni a un proceso mental pausado, ni al placer táctil del sobre marcado por el viaje, ni a la misteriosa fuerza de la tinta.

Simon Garfield devuelve la voz a un Napoleón enamorado e inseguro que, con sonido de batallas de fondo, lamenta la falta de respuesta de su amada Josefina, o a Leonard Woolf devastado tras el suicidio de su esposa Virginia. Pero junto a la de figuras como Cicerón, Ted Hughes, Emily Dickinson o Jack Kerouac, tiene también cabida la correspondencia de personajes desconocidos pero capaces de capturar el mundo en una hoja de papel.

Con fascinación contagiosa, Garfield recorre dos mil años de cartas solemnes, informales, íntimas, pomposas, picantes, apasionadas, mostrándonos lo que per demos al dejar de escribirlas, y ofrece maravillosas anécdotas, así como la sorprendente historia del correo postal. ¿Cómo llegaba la carta a su destinatario antes de que existieran los buzones y que un funcionario tuviera la extravagante idea de establecer el pago de un penique a cambio de "un trozo de papel cubierto en su reverso por una solución pegajosa"?

Mis impresiones

Conforme van pasando los años vamos dejando atrás ciertas costumbres y adquiriendo otras nuevas, más adaptadas a nuestro estilo de vida. Ahora todo sucede de forma más rápida. Un buen ejemplo de ello es la comunicación. Pocas son las personas que salen hoy en día desarmadas del teléfono móvil, una herramienta que nos permite estar en contacto con cualquier persona en cualquier momento. Un mensaje de texto, un Whatsapp, un Tuit o un mail nos da una información instantánea, casi al mismo tiempo que su emisor la lanza. Es algo con lo que no puede competir la tradicional carta escrita. Hemos ganado ciertas ventajas pero también hemos perdido parte de ese encanto que acarreaba. La espera, el momento especial de recibirla, el abrir el sobre con nerviosismo, la intimidad que podíamos encontrar en ella, porque su aspecto, su contenido y su forma nos acercaba un poco a aquella persona que la había escrito.

Las cartas tienen el poder de engrandecer la vida. Son prueba de motivación y ahondan en el entendimiento. Demuestran cosas, cambian vidas y reordenan la historia. Hubo un tiempo en el que el mundo funcionaba gracias al correo” (Página 21)

Desde una mirada nostálgica y a modo de homenaje Simon Garfield recoge en Postdata la historia de la carta escrita. A pluma o bolígrafo sobre papel o cualquier otro soporte físico aunque actualmente tenga menos relevancia resultó clave en algunos momentos de la historia. Para ello hace un recorrido por el tiempo mostrándonos como ha ido evolucionando la carta escrita y el funcionamiento del correo postal aderezándolo con  curiosidades, leyendas o anécdotas sobre personas anónimas o figuras destacadas del mundo de la literatura, el arte, la política o las ciencias.

Desde la primera prueba de su existencia que apareció en Vindolandia, un asentamiento romano en Inglaterra que hoy en día se encuentra en ruinas, cuando un arqueólogo en 1972 encontró unas curiosas tablillas de madera escritas y datadas aproximadamente en el año 85 o 100 a.c ., pasando por épocas como Roma o la antigua Grecia, momento en que se escribían mediante cálamo en papiros hasta llegar a la actualidad. Enviadas por figuras tales como Séneca, Cicerón, Plinio el Joven o Petrarca  que han sido conservadas, editadas en  volúmenes, que ilustran diferentes aspectos de la vida y la cultura, que pretendían estafar, subastadas, como objetos de coleccionistas o que ahora mismo forman parte de un museo. No sin contar con una clara evolución que se nos narra detalladamente en esta novela desde su forma hasta su contenido.

No podía faltar en este recorrido las misivas románticas. Así mismo nos encontramos cartas que delatan amores prohibidos y esconden los secretos, la pasión de los amantes o el desencanto con el que acaba una relación. Como las que intercambiaron Napoleón y Josefina y que nos muestran el inmenso poder que Josefina ejercía sobre el gobernante. Las de Henry Miller y Anais Nin, las de Ted Hughes y Sylvia Plath o las de Abelardo y Eloísa, en 1132, que muestra un amor desesperante y pasional que terminó en desgracia. Una historia que ha dado de sí mucho en el tiempo.

La literatura también forma parte de esta novela junto a otros ámbitos de la sociedad. El autor nos habla del aburrimiento que le producen las cartas de Jane Austen, de la primera carta de ficción que se conoce (La Iliada), de manuales que nos aleccionan sobre cómo escribir la carta perfecta, de como Trollope, que trabajaba en una oficina de correos, se adjudicó la invención del buzón cilíndrico, del club de lectura que inventó Emily Dickison por correos o aquellas que denotan la tristeza que dejó la desaparición de Virginia Woolf. La verdad es que imposible citar aquí todas las historias y personajes que el libro contiene  porque son muchísimas.

En Postdata lo que más me ha gustado ha sido la inclusión de anécdotas como la protagonizada por Oscar Wilde que tenía una forma curiosa de enviar las cartas. Y es que nunca las llevaba al correo sino que las tiraba por la ventana una vez escritas y con la dirección del correspondiente destinario. Confiaba en que un viandante que la encontrara por la calle la depositara en un buzón creyendo que  la persona que la portaba la había perdido. No quiero ni pensar la de cartas que nunca llegarían a su origen. ¿Pero donde van estas cartas perdidas y cuál es su destino? La respuesta también se encuentra en este libro.

De forma alternativa y situada al final de cada capítulo el autor va desarrollando en forma de misiva la historia del soldado Chris Baker que en 1943 se encuentra destinado en el Mando de Oriente Próximo tras declararse la Segunda Guerra Mundial. Las cartas están dirigidas a Bessie y en ellas recoge sus vivencias propias en el frente a la vez que durante el carteo vemos como se desarrolla una relación cada vez más profundiza entre los dos jóvenes. El punto final de las cartas es el momento en que se da por finalizada la contienda y quizás Bessie y Chris se puedan reunir.

Se nota que es un trabajo cuidadosamente documentado y muy trabajado el que ha realizado el autor para recopilar y seleccionar toda esta información en este “ensayo no especializado” como él mismo lo denomina. El autor pretende ofrecer diversión al lector a la vez que conocimiento. No se limita, aunque también lo hace, a  transcribir cartas sino que tiene un hilo conductor y de ella se puede extraer muchos hechos curiosos de la historia.

A mí este tipo de novelas siempre me parecen idóneas para saborear poco a poco, en momentos puntuales, seleccionando la información y picoteando un poco cada vez. Siempre me ocurre en un recorrido tan largo en el tiempo que es al llegar al siglo XVIII cuya historia comienza a atraparme más y más porque junto al XIX es uno de mis momentos favoritos en la historia.

Conclusión

Postdata es una obra muy completa que recoge muchísima información sobre la historia de la misiva y en la que el lector encontrará curiosidades sobre personalidades destacadas de la historia como aderezo. Un libro muy adecuado para el lector curioso.

43 comentarios:

  1. Este no es el tipo de novela que me suele gustar, pero no se puede negar que como mínimo despierta cierta curiosidad.
    Sin duda, la historia de la correspondencia tiene que estar llena de innumerables anécdotas curiosas y divertidas.
    Muy buena reseña.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Si y no. NO me desagrada lo que cuentas pero no para este momento. Tengp pendientes que me llaman mucho más.

    Bs.

    ResponderEliminar
  3. Púes curioso sí es desde luego,pero no acaba de atraerme.
    Un beso

    ResponderEliminar
  4. De momento no me llama mucho este libro así que no creo que me anime con su lectura
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Me parece un libro curioso y con el que se pueden aprender algunos datos interesantes del pasado.
    Por cierto, yo todavía envío las felicitaciones de Navidad por correo postal, y para algunos de los destinatarios es la única carta que reciben durante el año, aparte de las facturas ;)
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Me parece una lectura curiosa pero no creo que se adapte a mis gustos, así que sintiéndolo mucho la voy a dejar pasar.

    Un besote.

    ResponderEliminar
  7. Adoro escribir cartas así que me da curiosidad :)

    ResponderEliminar
  8. No lo descarto, pero ahora mismo me apetecen otras historias. Un beso.

    ResponderEliminar
  9. Cómo me gustaba recibir cartas y cuánto las hecho de menos!
    Curioso lo de Oscar Wilde. Si da la respuesta de dónde van las cartas perdidas, ¿podrías mirarme a ver si dice dónde están mis paquetes con libros "perdidos"? jijiji

    ResponderEliminar
  10. ¡Hola!
    No pinta nada mal. A ver si puedo leerlo.
    Genial reseña.
    Nos leemos. =)

    ResponderEliminar
  11. De momento no me la llevo, pero es una pena que ya casi no haya correo postal, con la ilusión que hacía recibir las cartas...
    Besos!

    ResponderEliminar
  12. Pues estoy en el grupo de lectores curiosos, así que es bastante posible que me anime a leer este libro. Me da pena que se pierdan algunas costumbres; yo sigo enviando de vez en cuando postales a mis amigos, aunque lo de las cartas ya lo hago menos...

    ResponderEliminar
  13. En este momento no me llama la atención este libro, pese a ser curioso.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  14. A mi este libro me gustó. Por lo anecdótico, los sucesos, las curiosidades y esa historia que lleva carta a carta repartida entre las páginas
    Besos

    ResponderEliminar
  15. Lo había visto en las librerías y ya me había gustado, así que tu reseña ha terminado de convencerme. A ver si puedo conseguirlo.
    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
  16. Me parece un libro curioso, no lo había visto nunca pero creo que me podría llegar a gustar.
    un saludo

    ResponderEliminar
  17. Pues es verdad, tal y como dices me parece perfecta para intercalar entre novelas y disfrutar con las anécdotas y la historia, como con los libros de Posteguillo "Cuando Frankenstein leyó al Quijote" o "La sangre de los libros", ¿verdad? Me lo llevo, que ya le había echado el ojo en casa de Mientras Leo. Bss

    ResponderEliminar
  18. Aiiiisss... con lo que me gusta a mi la correspondencia postal... este es mi libro, fijo!!!. Jejejeje.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  19. Este libro no me llama demasiado la atención. Lo voy a dejar pasar.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  20. Hola!
    Que casualidad. Soy parte de una iniciativa de cartas anonimas. y hoy ha llegado la mia
    Me lo apunto!
    PD: No conocia a tu blog. Me quedo por aqui.:D

    ResponderEliminar
  21. No me llama en exceso la atención, pero sí coincido en que se pierden muchas cosas en el mail que por carta tienen su encanto.

    Besos.

    ResponderEliminar
  22. No es la primera reseña que leo de este libro, y aunque me atrae no creo que lo disfrutara

    ResponderEliminar
  23. No me llama mucho aunque sí es verdad que se echa de menos lo de recibir y escribir cartas, un poco. Lo de Wilde es muy gracioso, más de una quedaría pisoteada un día de lluvia. ¿Les pondría sello?

    ResponderEliminar
  24. Podría estar bien, no lo descarto.
    Besis ^^

    ResponderEliminar
  25. No creo que lea este libro. No me llama especialmente...
    Besos

    ResponderEliminar
  26. Hola!
    Creo que podría ser un libro interesante, me lo apunto!
    Un beso :3

    ResponderEliminar
  27. ¡Lo tengo! ¡soy curiosa! pero el libro no lo tengo, oooh! pero lo tendré, es cuestión de tiempo :-)
    Besos

    ResponderEliminar
  28. Sin duda una lectura interesante.
    Besos.

    ResponderEliminar
  29. Sigo adorando las cartas de toda la vida. Aun escribo algunas, pocas. Y también recibo algunas, pocas. Me llevo este anotado, por el tema y porque me ha hecho gracia lo de las cartas aburridas de Austen.

    Abrazo

    ResponderEliminar
  30. Algunas de esas misivas son de ídolos literarios míos, Nin, Miller, y sobretodo Ted Hughes :)

    ResponderEliminar
  31. No la descarto, me pica la curiosidad pero dejaré paso a otras antes. Un saludo

    ResponderEliminar
  32. Reconozco que me da curiosidad pero no me atrae lo suficiente como para ingresarlo con mis pendientes.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  33. Me gustan estos libros curiosos si me lo encuentro por ahí lo mismo me lo llevo a casa, un beso

    ResponderEliminar
  34. Tiene pinta de ser delicioso. Lo quiero

    ResponderEliminar
  35. Curioso, no lo descarto, no. Un besote!

    ResponderEliminar
  36. Echo de menos el correo ordinario, recibir cartas manuscritas, esperarlas, responderlas. Se ha pedido todo eso con lo bonito que era. En cuanto al libro estoy en un tira y afloja. No me termina de convencer mucho. Besos.

    ResponderEliminar
  37. No es de esos libros que me vaya a lanzar a buscar, pero si se pone en mi camino, no me importaría leerlo.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  38. por suerte hay locas como yo que siguen enviando y recibiendo cartas!!!!

    ResponderEliminar
  39. Me lo envió Mientrasleo como liberado y estoy deseando ponerme a leerlo

    ResponderEliminar
  40. Pues creo que lo dejo pasar, no me llama mucho.

    Besotes

    ResponderEliminar
  41. Aunque el tema me atrae, no lo hace lo suficiente como para leer un libro de este tipo.

    ResponderEliminar
  42. Saliendo de la facultad lo vi en una librería y me llamó mucho la atención, desde su portada hasta el tema a tratar. Ahora, con tu reseña me dio más curiosidad, asi que espero leerlo pronto.
    Un beso grande.

    ResponderEliminar

¡Gracias por comentar!