viernes, 15 de julio de 2016

Poeta en Nueva York - Federico García Lorca



Título: Poeta en Nueva York
Autor: Federico García Lorca
Publicación: Navona, abril de 2016
Páginas: 136

Poeta en Nueva York es el resultado de la primera visita al extranjero de Lorca: una estancia que el poeta describió como “una de las experiencias más útiles de mi vida”. Tras la publicación de Canciones (1927) y Primer romancero gitano (1928), Federico confesó en sus cartas estar atravesando una crisis vital, por lo que necesitaba desvincularse durante cierto tiempo del ambiente andaluz y de su círculo madrileño de amigos. En 1929, Fernando de los Ríos, antiguo maestro de Federico y amigo de la familia, propuso que el joven le acompañara en su viaje a Norteamérica. Los nueve meses que pasó en Nueva York y Vermont y luego en Cuba cambiaron su visión de sí mismo y de su arte. No en vano ese fue el primer encuentro de García Lorca con la diversidad religiosa y racial; su primer contacto con los rascacielos, con las grandes masas urbanas y con un mundo mecanizado. Casi podría decirse que el viaje a Nueva York representó su descubrimiento de la modernidad. Allí exploró el teatro en lengua inglesa, paseó por el barrio de Harlem con la novelista Nella Larsen, escuchó jazz y blues, conoció el cine sonoro, leyó a Whitman y a T. S. Eliot y se dedicó a escribir uno de los libros más importantes de su trayectoria, que se publicaría cuatro años después de su muerte.

Mis impresiones

La verdad es que no soy muy diestra en entender esto de la poesía. Conozco y me gustan algunos autores como Salinas o Neruda, que me parece que se entienden fácilmente y que tienen un mensaje claro. Tampoco sé muy bien como reseñar un libro de poemas porque su interpretación es tan personal que cada uno puede hacerlo de una manera. Eso sí me animé por el hecho de que formara parte de Los Ineludibles de Navona y lo he leído despacito. No sabía si lo iba a entender bien o no. Aunque más que entender creo que aquí la cuestión es lo que transmiten estos poemas. A Lorca lo conocí hace muchos años a través de sus teatros y algunos de sus otros poemas.

Lorca llegó a Nueva York con algo más de treinta años para impartir una serie de conferencias pero sobre todo porque pasaba por un bache anímico y necesitaba tomar aire fresco, ver otras cosas y alejarse de su propio círculo de amigos durante un tiempo. Era el año 1929 y sus vivencias allí dieron lugar a esta obra que hoy os traigo. Al año siguiente seguiría dando sus conferencias en Cuba y las incluiría en este poemario que no vio la luz hasta 1940 con Lorca ya desaparecido. Este viaje supuso para él encontrarse otro mundo diferente al que había visto en nuestro país. En Nueva York cambio su forma de ver la vida y concebir su escritura. Por ello esta obra se puede encuadrar dentro del surrealismo. No me he preocupado de saber si cumple estas características o no, tan solo de apreciar lo que me transmitían. Y han sido tristeza, preocupación y nostalgia principalmente los sentimientos que me ha infundido.

Yo no podré quejarme
si no encontré lo que buscaba.
Cerca de las piedras sin jugo y los insectos vacíos
no veré el duelo del sol con las criaturas en carne viva.”
Cielo vivo

Poeta en Nueva York se divide en diez partes que se han agrupado según su temática. En ellas recuerda, por ejemplo, sus años de infancia feliz y los compara con la soledad que vive en la Universidad de Columbia y su propia insatisfacción. También de las decepciones amorosas en el contexto en que Lorca vivía su homosexualidad. Sin embargo y además de lo que pasaba por él nos muestra el mundo que en ese momento le rodea. La ciudad inmensa, industrializada, sus calles, la economía fueron cosas que le impresionaron en contraposición con las clases menos favorecidas, los pobres (mientras Lorca estuvo allí se produjo el Crack del 29) y la injusticia. Pero sobre todo al compararlo con Andalucía, su tierra natal, rural e inculta vio que el lugar donde estaba perdía. Nos enseña también cómo ve la nueva sociedad que está conociendo a través de los negros en Nueva York criticando su papel en la sociedad y el racismo entre el que vivía.

“Nueva York de cieno,
Nueva York de alambre y de muerte.
¿Qué ángel llevas oculto en la mejilla?
¿Qué voz perfecta dirá las verdades del trigo?
¿Quién el sueño terrible de tus anemonas manchadas?”
Oda a Walt Whitman

En este poemario también tuvo lugar un espacio para la naturaleza en la que se sentía más acorde con su estado de ánimo gris y mientras que en la gran ciudad había sido aniquilada en su viaje a Cuba en 1940 se pudo reconciliar con ella y en donde encontró canciones, color y sosiego.

El poder del dinero, la soledad, sus propias angustias, la añoranza de la inocencia perdida, su preocupación por el menos afortunado, la muerte…son los temas que iremos descubriendo a través de palabras cuidadosamente seleccionadas, de metáforas, de elementos oníricos en verso libre que nos narran algunas escenas que yo he interpretado como duras.

Conclusión

Los versos de Lorca en Poeta en Nueva York, a veces no son fáciles de leer e interpretar pero lo cierto es que tienen mucha garra y te crean emociones. No soy lectora habitual de poesía pero me ha gustado la experiencia.



28 comentarios:

  1. Nunca he conseguido conectar ni disfrutar la poesía,así es que este lo dejo passr.
    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Yo tampoco la entiendo. Me gusta si me la canta Cohen o Chavela Vargas pero en tinta y papel me pierdo. Si fuera novela la leería sin duda porque tiene que ser una historia muy interesante. Aun así le echaré un ojo.

    ResponderEliminar
  4. Tampoco soy muy de poesía. Un besote

    ResponderEliminar
  5. La poesía no es lo mío, pero la verdad es que Lorca me gusta muchísimo. Un beso y gracias por este bello post.

    ResponderEliminar
  6. Este lo dejo pasar que la poesía no es lo mío
    Besos

    ResponderEliminar
  7. Jo!! Albanta, pues para no saber reseñar poesía creo que te ha quedado estupenda la entrada de hoy!! Yo tampoco soy muy de poesía... Me acuerdo como en el instituto nos obligaban a leer a los clásicos de la generación del 27 y del 98 y es verdad que se hacía difícil su interpretación!!
    Hoy en día lo tenemos un poco más fácil, a mi entender, con la prosa poética que muchos autores nos traen como Diego Ojeda, por ejemplo...
    Un saludo!! ;)

    ResponderEliminar
  8. Yo no soy muy de poesía y también me cuesta entenderla... pero creo que tengo una conexión especial con este autor desde mis años de instituto y es el único al que no me cuesta entender... Yo tengo otra ediccion de este libro, que guardo con mucho cariño.
    Un beso

    ResponderEliminar
  9. Yo con este no me atrevo. Te admiro porque me cuesta entenderla y más aún hacer una reseña y lo has hecho fenomenal.
    Un besote

    ResponderEliminar
  10. La poesía no es lo mío. Lo dejo pasar...

    ResponderEliminar
  11. Tengo varios amigos a los que les encanta la poesía, pero a mí, es un género que no me engancha. Un beso.

    ResponderEliminar
  12. Tampoco la.entiendo y, por eso, no la disfruti. Así que este libro no es para mi

    ResponderEliminar
  13. No me llevo bien con la poesía. Que envidia los que si lo hacéis.
    Un beso ;)

    ResponderEliminar
  14. Seguramente lea el libro este otoño. Me gusta Lorca y Nueva York :)

    ResponderEliminar
  15. Tengo pendiente bodas de sangre que me apetece mucho leer después de haber visto la adaptación cinematográfica
    Besos

    ResponderEliminar
  16. No estoy segura de que Poeta en Nueva York sea imprescindible para entender el alma poética de García Lorca pero sí que me parece un punto de inflexión fundamental en su bibliografía. La edición de Navona es estupenda, ¿verdad? Bss

    ResponderEliminar
  17. Un gran clásico que no hay que dejar de leer... Gracias por la reseña! Un saludo, te espero en mi blog

    ResponderEliminar
  18. Lo leí hace años. Y tienes razón. A veces es difícil de entender, pero las emociones sí que se captan, ¿verdad? Se merece una relectura. Aunque tengo que admitir que me quedo con el Lorca dramaturgo.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  19. He leido a Lorca muy, muy poco, algo que debería remediar. Besos

    ResponderEliminar
  20. A mi la poesía me gusta mucho y Lorca me encanta. Pero prefiero el romancero gitano ,Poeta en Nueva York me ha resultado mas difícil. Besinos.

    ResponderEliminar
  21. Cada vez me gusta más la poesía, aunque sea difícil, lo importante son las emociones, como bien dices. Este poemario es muy interesante.
    Besitos

    ResponderEliminar
  22. Hola!!
    Yo siempre he tenido muchas ganas de ller Poeta en NY, así que después de tu reseña tengo todavía más ganas de leerlo.
    Besoos ;)

    ResponderEliminar
  23. Yo tampoco leo mucha poesía, solo en contadas ocasiones y a pequeñas dosis. El estilo surrealista de estos poemas de Lorca me llama la atención, recuerdo que leí un fragmento cuando era más joven y me gustaban las imágenes que creaba...

    ResponderEliminar
  24. Benedetti también es muy asequible para leer ya que mencionas que sean fáciles de entender, está bien ir experimentando con poetas para descubrir que es lo que más te llega ti (a mi la poesía es de lo que más subjetivo me parece).
    Besos

    ResponderEliminar
  25. A mí Lorca no me gusta demasiado... Pero he visto algunos documentales sobre su vida y sobre su etapa en Nueva York y este libro no descarto leerlo en algún momento: además, la edición es preciosísima. 1beso!

    ResponderEliminar

¡Gracias por comentar!