martes, 7 de enero de 2014

El hombre que perseguía al tiempo - Diane Setterfield



Título: El hombre que perseguía al tiempo
Autora: Diane Setterfield
Publicación: Lumen, diciembre de 2013
Páginas:432

William acababa de cumplir diez años cuando consiguió la admiración de todos sus amigos: su ojo experto apuntó a un grajo que descansaba en un árbol lejano y, tras un instante de concentración, el tirachinas dio en el blanco. Nada grave, en apariencia; solo una chiquillada, pero desde entonces su vida cambió y William se propuso olvidar el pasado, trabajando duro para adelantarse al tiempo y a sus leyes.

Los años fueron pasando, y un hombre vestido de negro empezó a rondar a William en las circunstancias más trágicas. Nació así una extraña unión entre los dos caballeros, y se inauguró en Londres una tienda espléndida, donde se exponían las telas y los complementos adecuados para el duelo de los difuntos. El negocio fue un éxito, y William durante un tiempo pensó que su apuesta por el olvido era acertada, pero llegó un día en que un grajo muy negro surcó el techo acristalado del almacén y de golpe el pasado volvió, cargado de secretos y dispuesto a tomarse su venganza...

Mi experiencia con la novela

A Diane Setterfield la conocí, como muchos de vosotros, con El cuento número trece, una novela que obtuvo un éxito considerable y que en mi caso particular resultó ser una lectura que me satisfizo en muchos sentidos. Su última publicación, muy esperada, me ha sorprendido por ser un libro completamente distinto aun conservando el estilo de la anterior.

El hombre que perseguía al tiempo es una especie de fábula con tintes góticos que en mi opinión puede que no termine de conectar con todos los lectores, sobre todo para aquellos que vayan buscando repetir la experiencia anterior pues ya la propia autora la construyó con el objetivo de presentar algo nuevo al lector. Aplaudo su valentía porque lo más fácil hubiese sido, como hacen muchos otros autores, publicar más de lo mismo y asegurarse las ventas. A mí me ha parecido un libro oscuro, misterioso pero lleno de poesía y sutilezas que se disfruta tanto por la elegancia narrativa de la autora como por su ambientación.

En los comienzos de la historia, situada en Inglaterra entorno al año 1800, conocemos a William Bellman, un niño de diez años que una tarde de verano se consagra como un héroe delante de todos sus amigos. Con manifiesta puntería con su tirachinas consigue matar un grajo posado en un árbol que está a una distancia imposible. Para sus amigos es toda una hazaña pero ese fue el momento en que su vida cambió definitivamente. Desde  entonces Will, arrepentido, encontrará la manera de olvidar y lo hará de forma tan precisa que está fórmula la irá repitiendo a lo largo de toda su vida.

Tendrá que pasar mucho tiempo para que el niño de diez años se convierta en un hombre de éxito, emprendedor y con buen ojo para los negocios, capaz de levantar un imperio gracias a su inmensa capacidad de trabajo que asume de forma obsesiva. En primer lugar  comenzará a trabajar en la fábrica de confección de tejidos de su tío y pronto será capaz de desarrollar novedosas técnicas trabajo que multipliquen sus beneficios. Pero como otro hombre cualquiera también debe aprender a superar las inevitables desgracias que le rodean y una extraña presencia acude a cada uno de estos eventos, donde a menudo los grajos también suelen estar presentes…

En dicha historia hay un único personaje que destaca de forma constante durante la misma al que la autora ha dotado de una entidad propia. Diane Setterfideld ha resuelto la figura de William Bellman con gran detalle. Un hombre obsesionado con el trabajo pero con un temor muy particular a los pájaros, sobre todo a los grajos. Mientras por su vida van transitando una serie de personajes que cumplen perfectamente su función pero que están dibujados en  menor medida. Entre ellos están los familiares y amigos del personaje central u otras aquella figuras que le resultan importante en su vida. Entre ellos destacar la presencia de su hija Dora, que al contrario que su padre siente una extraña fascinación por los pájaros que dibuja constantemente.

Una de las cosas que más me han gustado de la novela es el estilo narrativo de Diane Setterfield. La prosa elegante, depurada y cuidada al máximo con cierto lirismo y un tono cautivador que imprime una atmosfera muy especial durante toda la novela. No es una historia de la que uno deba esperar gran acción ya que se trata más bien de un relato narrado de forma pausada en la que tampoco debemos esperar grandes misterios ni giros argumentales que nos impresionen como en su obra anterior. He de reconocer que tardé en coger el hilo a la historia y que en muchas ocasiones no era capaz de discernir el fin que la autora quería alcanzar. La historia está narrada a través de una tercera persona omnisciente y estructurada en diversos capítulos que se aglutinan en tres partes. Intercalados se introducen algunas divisiones de corta extensión que nos dan algunas pautas para conocer detalles sobre los grajos.

Como os decía uno de los puntos a destacar en la novela es la extraordinaria atmosfera creada por su autora. La novela se desarrolla en Londres en la época victoriana. Gracias a sus detalles exquisitos logra un ambiente enrarecido, oscurecido y lleno de misterio en el que sus personajes rozan la tragedia de forma constante. La presencia del hombre de negro en cada funeral y los grajos que no auguran más que tristeza.

La vida y la muerte son dos temas sobre los que planea toda la novela. Para desarrollar el primero Diane Setterfield nos habla del amor, la amistad, la familia y el trabajo. A lo largo de la misma introduce una parte de la historia que se concreta en la evolución en las técnicas de trabajo en la empresa de confección de tejidos en las que comienza a trabajar William. Para acercarse al tema de la muerte nos habla de costumbres funerarias de la época, la manera en que se desarrollaban los duelos y cómo se va produciendo la evolución de los rituales mortuorios. La novela se desarrolla a lo largo de la vida de Will desde su niñez hasta una edad adulta, un periodo de tiempo en que en la sociedad se producen muchos cambios y que dejan muy patente que la autora ha estudiado y se ha documentado para trasladarle esta situación de forma muy concreta al lector.

Comenzaba diciendo que la historia  está narrada en forma de fábula y como todas ellas El hombre que perseguía al tiempo tiene un mensaje muy claro. Para ello utiliza algunos conceptos sobre los que se sustenta la novela de forma muy interesante. La memoria, los recuerdos y la culpabilidad se encuentran íntimamente ligados en esta historia. Nos habla de aquellos pensamientos que nos pueden destruir y como el arrepentimiento nos puede llevar a actuar de distintas maneras. Pero ¿Se puede huir de los recuerdos dolorosos?

Conclusión

El hombre que perseguía al tiempo me ha resultado una lectura muy placentera. Se trata de una novela victoriana de estilo narrativo sutil y elegante, narrada con intensidad, con un toque misterioso y una ambientación extraordinaria que nos habla de la vida y la muerte.


43 comentarios:

  1. Disfruté mucho con El cuento numero trece y tanto la sinopsis como lo que cuentas de los tintes góticos, se encuentran dentro de mi gustos a la hora de leer. Además quien puede resistirse a la época Victoriana.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. A mí El cuento número trece no me gustó demasiado. Tenía las expectativas muy altas con ese libro y me acabó decepcionando, pero este que nos traes hoy me llama mucho la atención, y ya he visto varias críticas positivas.
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Es una de esas novelas que tengo apuntada y que espero poder leer un día u otro.

    ResponderEliminar
  4. Pues no he leído nada de la autora y no descarto empezar con este título. Me llama bastante y estaba esperando a ver opiniones. Un besote!

    ResponderEliminar
  5. Aún tengo pendiente el.anterior de la autora que será con el que me estrene

    ResponderEliminar
  6. Creo que es una novela que puede gustarme y por tu reseña creo que no ando desencaminada :)

    ResponderEliminar
  7. El cuento número trece me encantó. Ésta, aunque sea diferente, veo que tiene puntos en común con ella y yo creo que me gustará. A ver si tengo ocasión de leerla
    Besos

    ResponderEliminar
  8. Me gusto mucho el cuento número trece, ya le había echado un vistazo a esta, me la apunto definitivamente, besotes

    ResponderEliminar
  9. Me gustó El cuento número trece pero los tintes góticos que mencionas en este nuevo libro, no sé, me hacen dudar.
    besos

    ResponderEliminar
  10. Me gustó mucho El cuento número trece pero este neuvo libro que nos traes hoy no sé...por ahora lo dejo con interrogantes.

    ResponderEliminar
  11. Me encantó El cuento número trece. Por lo que nos cuentas, si esta novela tiene tintes góticos, me la apunto. Ya te diré qué me ha parecido.
    Besos.

    ResponderEliminar
  12. Yo empecé hace tiempo "El cuento numero trece" pero no me enganchaba y lo dejé, no sé si sería mal momento. El caso es que no creo que repita con la autora. Un beso

    ResponderEliminar
  13. Me pasó como a ti, que Setterfield me convenció del todo con "El cuento número trece", precisamente por esa atmosfera de misterio, incluso terror. Me llevo este nuevo título bien apuntadito, me gusta eso de la narración victoriana y misteriosa. Bss

    ResponderEliminar
  14. Suelen gustarme las novelas metafóricas escritas a modo de cuento-fábula que tratan esos temas que nos "preocupan" a todos, de los que todos mantenemos conversaciones con nosotros mismos. Me la apunto.
    Saludos

    ResponderEliminar
  15. No conocía este libro y me llama mucho, creo que me puede gustar, así que me lo llevo a la lista, a ver si cae.

    Gracias por la reseña, besos.

    ResponderEliminar
  16. Aun tengo pendiente leer "El cuento numero trece" pero esta no pinta nada mal. La apunto en la lista de pendientes. Besos

    ResponderEliminar
  17. Leí "El cuento número trece" y me gustó mucho pero esta novela no me acaba de convencer así que no creo que la vaya a leer.
    Besos!

    ResponderEliminar
  18. No había oído hablar de este autor. Lo tendré en cuenta aunque a priori no me llama mucho.
    Un beso

    ResponderEliminar
  19. Lo tengo ya en mi estantería esperando a que le haga un hueco pronto.
    Besos!

    ResponderEliminar
  20. Soy de las que disfrutó y recomienda El cuento número trece, tenía muchas ganas de ir viendo reseñas de este y aunque no va por el mismo camino que el anterior creo que me puede gustar sobre todo por la forma de escribir de la autora.

    ResponderEliminar
  21. Tengo "El cuento número 13" en mi estantería :) y esté no parece pintar mal. Ver veremos si me animo, jeje
    Un besin

    ResponderEliminar
  22. Me gustó mucho El cuento número trece y este también tiene muy buena pinta a pesar de la diferencia, tiene muchos elementos que me atraen así que a ver si me hago con él
    Besos

    ResponderEliminar
  23. Creo que ya te comenté que lo había tenido en la mano dudando si cogerlo. Al final me lo traje en vacaciones así que caerá
    Besos

    ResponderEliminar
  24. A mi también me parece muy valiente que la autora no haya querido aprovecharse de su anterior éxito y hacer más de lo mismo sin arriesgarse nada. Sólo por eso (y porque tu reseña me anima a ello) ya es un lbiro que tendré en cuenta sí o sí.

    ResponderEliminar
  25. Me encantó "El cuento número 13. Es cierto lo que dices de cómo describe los ambientes. Por todo lo que cuentas y lo que yo recuerdo del anterior título, creo que terminará en la lista de pendientes. Abrazos.

    ResponderEliminar
  26. Me llama mucho, el tiempo es un concepto que me atrae un montón....pero vaya me da rabia leer otra "fábula" ya que me parece muy seguida de El guardian del tiempo.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  27. No me acaba de convencer el argumento de este libro, un beso

    ResponderEliminar
  28. Tengo muchísimas ganas de leerlo, el libro anterior de la autora me encantó =)

    Besotes

    ResponderEliminar
  29. "El cuento número trece" me gustó mucho, pero esta, no sé, me parece que no es de mi estilo.
    Buena reseña.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  30. Me atrajo nada más leí la sinopsis y en cuanto vi que era de la misma autora que el cuento número trece ya no dudé ni un segundo en apuntarlo, porque fue una escritora que me gustó mucho y aunque en este caso se ha arriesgado, creo que lo disfrutaré igual.

    Un besiño

    ResponderEliminar
  31. Ya le tenía ganas al libro, que El cuento número trece me encantó. Y después de ver tu reseña, creo que volveré a disfrutar con este nuevo libro.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  32. No sé si por esa ambientación o por esos tintes de misterio, pero creo que ésta me llama un poco más que aquel "cuento número trece" :)

    Besotes!!

    ResponderEliminar
  33. Ya me llamaba la atención por la portada y por el título; ahora también por esa narración y estilo que describes.
    Besos!

    ResponderEliminar
  34. Tengo El cuento número trece pendiente en casa, y desde que leí el título de esta nueva novela, me llamó la atención.
    ¡Espero probar a la autora muy pronto!
    Un besín.

    ResponderEliminar
  35. No había escuchado de el, suena bien, me agrada. Quizás lo apunte para leerlo este año.
    Saludos Infinitos.

    ResponderEliminar
  36. No conozco ni El cuento número trece ni este,pero a lo mejor me lea uno de los dos

    ResponderEliminar
  37. Si tengo la oportunidad, la leeré, pero de momento no está entre mis imprescindibles.

    Besos.

    ResponderEliminar
  38. Me leí El cuento número trece y me gustó, así que seguramente repita con la autora.Gracias por el aporte, pues no conocía este libro.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  39. No estoy segura de que me atraiga el argumento del todo. En este caso esperaré más reseñas y lo dejaré en cuarentena de momento.
    Besos!

    ResponderEliminar
  40. Lo estoy leyendo y aunque no puedo decir que no me esté gustando, lo cierto es que estoy un poco descolocada, a ver cuando lo termine. Bss.

    ResponderEliminar
  41. Lamento no coincidir con tu opinión, mas ¿qué sería de nosotros sin la diversidad de opinión?
    Si te soy sincera, opino que se trata de una obra demasiado pesada y cargante, la cual peca de exceso de páginas pero de escueto argumento. Es decir, ¿cuatrocientas ventitrés páginas para contar que un hombre arrepentido trata de olvidar, sumiéndose en el trabajo, aislándose del mundo entero?
    Quizá ahora comiencen los linchamientos, pero es lo que opino. Por suerte, estoy dotada de una capacidad para la lectura, la cual me permite leer novelas de gran extensión en días, y si soy sincera, creo que jamás ninguna lectura se me hizo tan latosa.
    No es tan horrible como parece que la describa, si tuviera que calificarla numéricamente la puntuaría con un seis. He leído novelas anteriores, donde la trama en sí es una metáfora, por lo que hablo con experiencia al decir que deben ser más amenas.
    Cualquier cosa, comentad. Nos leemos! ;)

    ResponderEliminar

¡Gracias por comentar!