lunes, 15 de julio de 2013

El hombre que compraba gigantes - Luis C. Folgado de Torres



Título: El hombre que compraba gigantes
Autor: Luis C. Folgado de Torres
Publicación: Áltera, mayo de 2013
Páginas: 262

Año 1865. Agustín Luengo ha sido uno de los hombres más altos de España al sufrir acromegalia (enfermedad de la hipófisis que impide detener el crecimiento). De nacencia extremeña, mostró sus hechuras por toda España viajando con un circo portugués (por aquel entonces, la media de altura de los varones españoles no rebasaba el metro cincuenta). Después de actuar ante la corte de Alfonso XII, el gigante conoce a don Pedro Velasco, fundador del Museo Antropológico de Madrid, muy conocido, entre otras cosas, por mantener embalsamada en su propia casa a su hija, Conchita, vestida de novia; la muchacha falleció al cometer él mismo un error médico. Velasco hace una extravagante propuesta al gigante extremeño: Comprarle su cuerpo, pero la cosa se complica...
Mi experiencia con la novela
Hace ya muchos años tuve la ocasión de visitar el Museo Etnográfico de Puebla de Alcocer (muy cerca de mi pueblo) en Extremadura que recoge objetos antiguos que usaban de forma cotidiana sus habitantes en una época ya pasada. Entre ellos había algunas fotos y una de las botas usadas por Agustín Luengo Capilla (que equivalen a un número 52), quien ha pasado a la historia con el sobrenombre de “El gigante extremo” porque llegó a medir 2,35 metros.
La historia vuelve a llegar a mis oídos en forma de libro de la mano de la editorial Áltera y su autor, Luis C. Folgado de Torres. El hombre que compraba gigantes me ha parecido una historia fascinante de principio a fin y más aún cuando he comprobado que la historia está basada en la vida real del gigante.
La novela comienza en Puebla de Alcocer, un pequeño pueblo de la provincia de Badajoz, en el año 1862 donde Agustín a sus doce años de edad es descomunalmente grade. Pero esta circunstancia no supone algo fabuloso o ni sobrenatural porque aunque nadie lo sabía por entonces en aquel lugar Agustín padecía una enfermedad conocida como acromegalia causada por la desmesurada secreción de la hormona del crecimiento por parte de la hipófisis.
En aquel municipio la gente vivía acostumbrada al tamaño de Agustín aunque muchos pensaban que su tamaño se debía a una maldición de la que culpaban a su abuelo (un hombre pendenciero que fue culpable de la muerte de una mujer tras practicarle un aborto además de ser el padre del feto) y la vida de Agustín resultaba relativamente normal si obviamos las burlas de sus vecinos que le convirtieron en un muchacho apocado y tímido.
La familia de Agustín era muy humilde y cuando el portugués, Eusebio Dos Santos Marrafa,  propietario de un circo, le ofrece al padre 60 reales, media arroba de arroz, dos medidas de miel del Alentejo, una garrafa de aguardiente de Cazalla y dos paletas de Fregenal más un daguerrotipo a cambio de su hijo no duda en aceptarlo. Es así como el circo se convierte en el nuevo hogar de Agustín y comienza a intervenir en el espectáculo como una de las mejores atracciones del circo anunciado como uno de los hombres más altos del mundo capaz de esconder una hogaza de pan de un kilo en una de sus manos.

Pero la aventura que ha de vivir Agustín no ha hecho más que empezar porque cuando  la noticia de su extraordinario tamaño llega a oídos del rey Alfonso XII es requerido para presentarse en palacio donde conoce al doctor Pedro González de Velasco, una eminente figura de la cirugía obsesionado con el embalsamiento y con la idea en la cabeza de crear un museo que muestre al público curiosidades de la naturaleza, entre ellos el cuerpo del gigante extremeño. Entusiasmado por el colosal tamaño ofrece a Agustín 3000 pesetas por su cuerpo una vez haya muerto. Será en Madrid donde Agustín de suelta a sus deseos más carnales y de forma intensa.
El centro de la trama es la vida de Agustín, un muchacho cuyo único deseo es ser normal y, por ello, renegaba de su altura. Odiaba el ser en el que se había transformado y ansiaba tener una esposa, recibir cariño y cuidar de unos hijos que nunca llegarían. Un personaje que en muchas ocasiones despierta nuestra compasión.
A pesar de ello, alrededor de esta historia Luis Folgado construye con maestría distintas subtramas que no ensombrecen la principal y que aumentan el interés del conjunto. Cada personaje que aparece está muy bien detallado y así vamos conociendo sus vidas de forma que enriquece muchísimo la historia porque no dejan de ser todas ellas extravagantes y curiosas. Marrafa, hombre estricto exiliado de su país por unas costumbres prohibidas, Marcos, un contable que huye de la justicia y escribe poemas, el excéntrico doctor Velasco cuya hija embalsamada es sentada a la mesa durante las comidas, Rufina, una gitana capaz de leer las manos, los enanos Pedreira, la insaciable maría Peligros o el malhumorado Canivell.
La novela está dotada de una excelente construcción en cuanto al ambiente espacio-temporal. Su autor nos transporta con una exactitud asombrosa a la segunda mitad del siglo XIX mostrándonos la vida, la rutina diaria y los entresijos de un circo. En este caso seguimos los pasos de El circo luso que lleva su espectáculo a través pequeños municipios de España y donde las principales atracciones son las que muestran la rarezas con que la naturaleza se ha cebado con algunas personas. Unos niños asiáticos con gargolismo (enfermedad causada por una mutación genética), el domador de rayos (que montó su espectáculo a través del reciente invento de las corrientes eléctricas) o una mujer que a través de un número de ilusión óptica se fusiona con una serpiente.
De forma magistral, y que sobresale en la novela, también recrea el ambiente que se vivía en España en una época oscura, mísera, analfabeta, beata, marcada por las tradiciones y las supersticiones. Un escenario que cobra especial relevancia es Madrid, ciudad que trataba de evolucionar pero que sufre constantes insurgencias militares. Junto a Agustín recorreremos la calle mayor, pasaremos por el Arco de los Cuchilleros para acceder a la Plaza Mayor, Callao, Fuencarral,  la estación de Atocha (que por aquella época se llamaba de Mediodía), Recoletos, el Retiro o el Paseo del Prado. Un lugar en el que nuestro protagonista buscará casi de forma desesperada el amor y con ello la normalidad de una vida que anhela.
Porque si esta novela nos muestra casi lo peor del ser humano -avaricia, depravación, egoísmo, desprecio- también hay cabida para las historias de amor, para la ternura, la compasión y la amistad.
Una de los aspectos que más he disfrutado en esta novela es el sabor antiguo que tienen sus  páginas y que nos transforma de forma maravillosa a aquella época. Su estilo está sumamente cuidado con un vocabulario selecto, aunque no por ello deja de ser cercano y accesible al lector. A lo largo de esta historia Luis Folgado recupera algunas palabras casi en desuso en la actualidad porque se refieren a costumbres, creencias u objetos que no tienen cabida en la época en que nos encontramos. Nos habla de la creencia arcaica de que los daguerrotipos robaban el alma, del antiguo oficio de rezadora en entierros a cambio de dinero, del invento del velocípedo (precursor de la bicicleta) o de los casi extinguidos braseros de picón o leña…. Así como muchas curiosidades entre las que se encuentra la historia del sacamantecas de Álava (que se decía que vendía la grasa de los niños) o el origen de muchas expresiones que actualmente seguimos utilizando y que se nos aclaran con notas pie de página como «ir de picos pardos» o de la palabra «ramera».

Pese a que el final lo conocemos desde la primera página puesto que el libro arranca in extremis, su autor consigue mantener la intriga alrededor de la historia desde principio a fin, invitándote a leer página tras página.

En la actualidad el esqueleto de Agustín se encuentra en el Museo Nacional de Antropología de Madrid donde además se conserva el molde de yeso que sacó el doctor Velasco  fundador de dicho museo.

Conclusión
En fin, si a estas alturas El hombre que compraba gigantes no os llamado la atención por mi parte no podría decir nada más para animaros a leerlo. Se trata de un libro con una historia agridulce, interesante, emocionante y repleta de curiosidades que nos traslada con absoluta maestría a esa España de la época.

30 comentarios:

  1. Me había fijado en este libro pero no sabía muy bien cómo iba a ser; me ha resultado interesante, gracias por la reseña!

    ResponderEliminar
  2. Me ha llamado la atención, y no lo descarto, aunque de momento la dejo pasar porque prefiero lecturas más ligeras.
    Increíble que guarden los huesos.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Parece realmente muy interesante, me lo apunto.
    Un beso

    ResponderEliminar
  4. Gané el libro en el sorteo de Carmen y espero ponerme con él durante el mes. Me pareció un libro interesante desde que leí la primera reseña y la tuya la confirma. Y eso que esta novela parece de género histórico y yo no soy mucho de ese estilo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. Ya me llamó la atención cuando nos habló de él Carmen pero tú has resultado ser de lo más convincente
    Besos

    ResponderEliminar
  6. Lo tengo apuntado como uno de esos libros menos sonados pero que merecen mucho la pena. Nos animas, sí! Un beso

    ResponderEliminar
  7. He leído muy buenas reseñas, pero no llego a animarme a su lectura.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  8. A mi me ha parecido siempre muy interesante este libro. Esas historias que recogen la vida de personas pseudo-anónimas siempre me han parecido muy curiosas. Besos.

    ResponderEliminar
  9. Suena muy interesante, sobre todo por el retrato de la sociedad de la época. Tomo nota.

    Besos

    ResponderEliminar
  10. Me llama la atención por el curioso caso de Agustín, la verdad es que qué mal lo debió de pasar en aquella época con ese problema.
    De momento tengo muchos libros pendientes aún por delante pero no descarto leérmelo más adelante.
    Me ha encantado la reseña.
    Besos

    ResponderEliminar
  11. Es uno de esos libros que no me llamaban nada y que desde que he visto algunas reseñas me habéis convencido, aunque no sé yo si estoy ahora para historias duras. Un besote!

    ResponderEliminar
  12. Me pasa como a Meg, que en un primer momento no tuve claro si me gustaría, pero empecé a leer excelentes reseñas y caí rendida, así que forma parte de mi lista. Gracias por compartir tus impresiones.

    Besos y feliz inicio de semana.

    ResponderEliminar
  13. Desde que lo vi aparecer por los blogs me resultó muy curioso y veo que, con tu reseña, confirmas mi interés.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  14. Lo he visto bastante por la blogosfera y cada vez me llama más. Un beso.

    ResponderEliminar
  15. Pues fíjate que era una novela que de entrada no me llamaba nada la atención pero me has hecho cambiar de opinión y ahora sí que me apetece
    besos

    ResponderEliminar
  16. Pues no me sonaba de nada, pero me has despertado curiosidad.

    ResponderEliminar
  17. Ais, yo lo quiero leer. Carmen ya nos contó que era una novela genial y tú insistes en recordárnoslo. Haces bien :) Espero poder conseguir esta novela en un intercambio o a buen precio.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  18. ¡Qué buena reseña! Ya tenía este libro entre mis pendientes, pero ahora es que me has dejado con unas ganas...
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  19. Este libro me ha llamado la atención desde que lo vi: por la portada, por el título, por la historia que cuenta. No había visto ninguna reseña de él. Ahora ya no tengo excusas ;)

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  20. Tu reseña me ha convencido, Albanta. La veo muy bien trabajada y fundamentada. Era una novela que no me llamaba mucho pero que con tus palabras ya cambia mi punto de vista sobre ella. Saludos.

    ResponderEliminar
  21. Me parece muy cruel. Creo que lo voy a dejar pasar aunque la ambientación sí que me iba a gustar y ese tilo clásico.
    Besos

    ResponderEliminar
  22. Quiero leerlo! Vaya si tu reseña me ha animado. 1beso!

    ResponderEliminar
  23. Tiene pinta de ser un libro interesante, y eso que antes de leer la reseña no me terminaba de convencer. Hay muchos esperando su turno en la lista, pero tendré en cuenta este.
    Besos!

    ResponderEliminar
  24. Hola cielo!!! Me ha llamado muchisimo la atencion el libro, me parace una historia muy interesante, me la apunto si o si. Gracias por la reseña un beso

    ResponderEliminar
  25. Llevo tiempo diciendo que tengo ganas de leer este libro. a ver si me lo compro durante esta semana
    Besos

    ResponderEliminar
  26. Parece muy interesante, lo apunto para más adelante. Besos

    ResponderEliminar
  27. No lo conocía, y para ser sincera al leer la sinopsis precisamente no me he sentido muy tentada a leerlo. Pero tras tu reseña, ya me ha picado el gusanillo..... tomo nota y lo tendré en consideración ;)
    Gracias por tu reseña!
    Besos

    ResponderEliminar
  28. Es la segunda reseña que leo sobre este libro y me animas más a leerlo =)

    Besotes

    ResponderEliminar
  29. Puede ser interesante ver el recorrido por la España de esa época y por personajes de este tipo con peculiaridades que en otros tiempos eran motivo de comentarios

    ResponderEliminar

¡Gracias por comentar!