martes, 24 de julio de 2018

Todos los veranos del mundo - Mónica Gutiérrez


Título: Todos los veranos del mundo
Autora: Mónica Gutiérrez
Publicación: Roca, julio de 2018
Páginas: 204

Helena, decidida a casarse en Serralles, el pueblo de todos sus veranos de infancia, regresa a la casa de sus padres para preparar la boda y reencontrarse con sus hermanos y sobrinos. Un lugar sin sorpresas, hasta que Helena tropieza con Marc, un buen amigo al que había perdido de vista durante muchos años, y la vida en el pueblo deja de ser tranquila.

Quizás sea el momento de refugiarse en la nueva librería con un té y galletas, o acostumbrarse a los excéntricos alumnos de su madre y a las terribles ausencias. Quizá sea tiempo de respuestas, de cambios y vendimia. Tiempo de dejar atrás todo lastre y aprender al fin a salir volando.

Mis impresiones

Nuestra compañera Mónica Gutiérrez se ha ido afianzando poco a poco y su carrera como escritora es cada vez más sólida. He leído de ella Cuéntame una noctalia, El noviembre de Kate y La librería del señor Livingstone, novelas encuadradas en la literatura feel good, que he disfrutado ampliamente y hacen honor al género en el que se encuadran.

“Aquí estoy de nuevo, en el pueblo de mis padres, el pueblo de mis veranos de infancia. Todavía me queda un buen cuarto de hora por un camino de cabras para llegar hasta la casa pero antes decido pararme en La Cacerola. Aparco de cualquier modo, teniendo en consideración que aquí todavía no hay diferencia entre calzada y acera, solo adoquines romanos —si es que es cierta la historia que cuenta la alcaldesa Miranda y los romanos se dignaron a llegar hasta Serralles—, abro la puerta del coche y saco la cabeza.”

Helena ha vuelto a Serralles, el pueblo en los Pirineos donde pasaba los veranos de su infancia con su familia, para organizar su boda y casarse con su prometido Jofre. Allí se reencontrará con su madre, su hermana Silvia, ecologista implicada en la causa, y con su hermano Xavier, un escritor de éxito que ha está pasando por el difícil bache que es un divorcio, y sus dos sobrinos. También añorará a su padre, al cual no hace mucho tiempo que todos han perdido. Sin embargo la casa que recordaba ahora es muy diferente. Su madre ha organizado un taller culinario orientado al turismo rural.

En Serralles la vida se desarrolla de forma muy diferente a como sucede en Barcelona, el lugar donde vive y en el que trabaja como abogada, y Helena, que trae un secreto, rememorará muchos momentos felices y descubrirá una curiosa librería que han abierto hace poco. Todo ello junto al encuentro con Marc, su mejor amigo de la infancia y al que no veía desde hace dieciocho años, harán que se replantee su vida.

Todos los veranos del mundo es una novela que transmite positividad, buen rollo y que te hace sentir bien durante su lectura. Es una historia amable como todas las novelas anteriores de Mónica que te invita a mirar todo aquello que te rodea y ver si lo que tienes es lo que quieres. Esto justo es lo que le sucede a Helena, la protagonista de esta historia. En la novela hay una parte romántica que completa lo anterior. Quizás un poco previsible pero que se desarrolla de una forma muy natural. Sin forzar y sin almibarar en exceso.

Y los personajes en esta historia son algo fundamentales y la sensación que nos producen es que son de carne y hueso, sencillos y con caracteres muy diferenciados resultan muy humanos. Helena es una abogada que cree que su vida está bien. Tampoco se ha planteado muchas cosas hasta que regresa a Serralles en donde comenzará a verse desde fuera. Las personas que la rodearán esos días serán determinantes. Con algunas será fácil comunicarse, con otras no podrá cruzar ciertas barreras y con algunas otras tendrá cuestiones que solucionar. Al ser ella la narradora la sentimos muy cercana y vamos percibiendo muy bien esos cambios que se producen en ella. Además cuenta con un buen elenco de secundarios que vamos conociendo a través de los ojos de sus protagonista. Y me ha gustado conocerlos, como por ejemplo el vikingo, que nos da una buena lección de humanidad.

Como siempre el estilo narrativo de Mónica es cuidado, sencillo, elegante y muy cercano creando buenas sensaciones en el lector. Su argumento no es muy complicado, no nos va sorprender ni intrigar (tampoco creo que esto sea lo que pretende su autora) pero sabe cómo agradar al lector. Las referencias a la literatura, a libros, autores, que ya aparecían en sus anteriores novelas siguen ahí presentes lo que demuestra lo mucho que la autora la ama y hace que los que también la amamos tengamos un extra.

Una de las cosas que más me han gustado de esta novela ha sido su maravillosa y detallada ambientación que dan un toque especial al libro. Abrir este libro es como volver a esos veranos de la infancia. A los suelos empedrados de los pueblos, a la tranquilidad, al olor de las flores, a la nostalgia, al buen tiempo y al disfrutar de las pequeñas cosas de la vida.

Conclusión

Todos los veranos del mundo es una novela fresca, agradable y que te inunda de buenas sensaciones. Una novela para leer con gusta y dejarse llevar por ese ambiente de pueblo que disfrutamos muchos y que yo he visto reconocido en la novela.

17 comentarios:

  1. Me gustan mucho las novelas de Mónica y esta no iba a ser menos, una novela muy recomendable; Mónica no nunca defrauda.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Pues sí, tiene una pinta bonita y fresca, me gustaría echarle un ojo :)

    ResponderEliminar
  3. Parece una novela ideal para leer en estas fechas. Me alegro que la hayas disfrutado.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Yo he leído todas las novelas de Mónica y esta acabará cayendo seguro. Me pica la curiosidad de ver cómo se maneja en verano, sin frío, tormentas de nieve, etc... jeje... (la verdad es que todavía no me lo imagino, acostumbrada a que sus novelas sean todas en invierno... )
    Un besazo

    ResponderEliminar
  5. Hasta la fecha no he leído nada de esta chica, pero me voy a animar pues pinta bien.

    ResponderEliminar
  6. Todas las reseñas habláis muy bien de esta novela y no me importaría leerla.
    Besos.

    ResponderEliminar
  7. Coincidimos por completo. Lo mejor sin duda, las sensaciones que provoca y los personajes.

    ResponderEliminar
  8. Lo tengo en la estantería esperando y no va a tardar en caer. Ya tengo ganas de meterme de lleno en este mundo tan mágico que siempre crea Mónica.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  9. Este va a tener que esperar porque antes tengo el anterior en la sala de espera.

    ResponderEliminar
  10. ¡Qué ganitas de leerlo! me encanta Mónica Gutiérrez, pero aún no lo tengo no sé si lo conseguiré ya este verano, a ver qué pasa 🙄

    Besos 💋💋💋

    ResponderEliminar
  11. Hola Albanta,
    Es solo cuestión de tiempo que lo lea... aun tengo pendiente El noviembre de Kate, que lo tengo en mi estanteria particular.... ;)

    ResponderEliminar
  12. Muchísimas gracias por esta preciosa reseña, me ha encantado. Sí que es una novela de personajes, pero también, como bien dices, tiene ese guiño a la literatura que con tanto cariño recibís los lectores sin remedio ;-) Muchas gracias. Un beso.

    ResponderEliminar
  13. Tengo muchas ganas de hacerme con él!

    Besotes

    ResponderEliminar
  14. Me ha gustado muchísimo a mí también.
    Besotes.

    ResponderEliminar
  15. La leeré en vacaciones, tumbadita en la playa!! Besos

    ResponderEliminar
  16. Leo tu reseña muy por encima porque la leeré en agosto. Ya tengo por fin mi ejemplar.

    ResponderEliminar
  17. Es una historia que me apetece conocer. La portada es simplemente maravillosa y estoy deseando leer un piquito más de Mónica.
    Besos

    ResponderEliminar

¡Gracias por comentar!