jueves, 12 de julio de 2018

Antología poética - Sylvia Plath


Título: Antología poética
Autora: Sylvia Plath
Publicación: Navona, febrero de 2018
Páginas: 173

Sylvia Plath (1932-1963) nació en Boston, Massachusetts, y estudió en el Smith College. En 1955 fue a la Universidad de Cambridge con una beca Fullbright, donde conoció a Ted Hughes, con quien después se casó. En vida publicó un libro de poemas, El coloso (1960), y una novela, La campana de cristal (1963).

Cuando su título más conocido, Ariel, fue publicada póstumamente, A. Álvarez escribió en el Observer:

“Si bien los poemas son vengativos, desesperanzados y destructivos, también son tiernos, abiertos, inusualmente inteligentes, sarcásticos, firmes... Son obras de gran pureza artística y, a pesar de todo su nihilismo, de gran generosidad... El libro es un gran acontecimiento literario”.

Esta selección, llevada a cabo por Ted Hughes de entre la obra completa, muestra que Sylvia Plath era sin duda una poeta principal del siglo XX.

Mis impresiones

A Sylvia Plath la conocí con la única novela que ha escrito, La campana de cristal. Ahora y gracias a que la editorial Navona ha reeditado una colección de poemas de esta autora he tenido la oportunidad de acercarme a ella de otra manera. La novela fue una obra descorazonadora y durísima de carácter semiautográfico al igual que estos poemas.

La edición es de lujo, dentro de su colección Ineludibles, bilingüe, traducida por Raquel Lanseros que nos expresa en una nota la dificultad del trabajo. Nos presenta una selección de Ted Hughes, poeta y marido de la autora, que hizo poco tiempo después de que esta se suicidara basándose en su orden de creación y no en el de publicación (desde 1956 hasta 1963), algo que ofrece la oportunidad de ver la evolución de Plath. Actualmente, y a pesar de haber publicado un solo libro en vida, es una de las autoras más reconocidas por su fuerte personalidad que se refleja en sus obras.

Personalmente hablar de poesía me parece complicado porque cada palabra, cada expresión está sujeta diferentes interpretaciones y también son diferentes las emociones que crea en el lector teniendo más aún en cuenta la complejidad de la mente de Plath. Una mujer que fue muy joven, en su primer año en la universidad, ya intentó quitarse la vida, fue tratada con el electroshock y aunque pareció mejorar nunca terminó de gozar de una plena salud mental.

Todo ello se vuelca en su obra dejándonos un conjunto de poemas en los que se percibe esa oscuridad y pesimismo de su mente. La mujer (ella que dijo: “Mi gran tragedia es haber nacido mujer”) es la gran protagonista en la que representa la indecisión, la melancolía, la marchitez, un punto de excentricidad, a la enfermedad y esa mente difuminada que tenía. Con muchas referencias a una naturaleza extraña, inquietante y a una figura del ser femenino llena de contrastes y matices. En estos poemas la muerte parece rondar muy de cerca, y de hecho no le quedaba mucho de vida cuando escribió el último de los cuarenta y cinco que completan esta colección.

“Su cara roja y blanca, de pánico,
Sacaste a sus gatitos fuera de la ventana
A una especie de pozo de cemento
Donde cagan y vomitan y lloran y ella no los oye
Dices que no la soportas,
La cabrona es una niña
(Del poema Lesbos)

A pesar de ello las palabras de la autora tienen gran belleza. Una belleza perturbadora porque estos poemas son duros y crudos. Desprenden tristeza, incomprensión, miedo, a veces mucha frustración y una desconexión con lo que le rodea y en definitiva con esa vida que tan cuesta arriba se le hacía. Nos muestra una mente angustiada y unas emociones incontenibles que se desbordan.

Se nota un gran uso del lenguaje que adquiere gran expresividad, cargadas de metáforas y dobles sentidos no son poemas fáciles de comprender. Al menos en mi caso han exigido una lectura reflexiva y atenta a cada palabra y sujeta a una libre interpretación que es mi caso puede o no estar equivocada pero en todo caso en lo que a mí me ha sugerido.

Por ejemplo, en Solterona una joven se da cuenta de no quiere tener ningún hombre a su lado en la que creo que la primavera simboliza es enamoramiento loco y desordenado y lo compara con un invierno en donde el corazón descansa con tranquilidad.

“Y puso alrededor de su casa
Tal barricada de pinchos y alambre
Contra el clima rebelde
Que ningún hombre insurgente podría soñar traspasar
Con maldiciones, puños, amenazas
Ni con amor, tampoco.”
(Solterona)

En el poema Las piedras hace referencia a esa terapia con electroshock con que fue trataba cuando se encontraba en la universidad y tras un intento de suicidio (“El maestro joyero abre con su cincel / Un ojo de piedra / He pasado el infierno: Veo la luz”). En Filo, el que cierra la colección, Ovejas en la niebla, Suicidio en Egg Rock, se aprecia toda una declaración de intenciones del que sería su final.

Sin duda uno de los más duros es Papá, en el que, comparando con el nazismo, le recrimina la incomunicación, la distancia y el miedo que siempre le tuvo al mismo tiempo y en el fondo ese deseo de estar cerca de él y conocerle como no pudo hacer en vida.

“Papá, tendría que haberte matado.
Pero has muerto antes de que me diera tiempo-
Pesado como el mármol, saco lleno de dios,
Estatua atroz con un dedo del pie gris”

Conclusión

Antología poética  es una lectura enriquecedora y enjundiosa en la que nos encontramos una colección de poemas desgarradores que nos muestran la mente de una mujer enferma y su percepción del mundo. Unas palabras que desde mi punto de vista exigen una lectura reflexiva y en la que hay que mirar más allá de las palabras.

13 comentarios:

  1. Pues son muy bonitos. Al menos los que has incluido en la reseña. Yo no soy mucho de poesía pero de vez en cuando no me importa asomarme a un poemario. Tremenda la vida de Plath. Me gustaría leer algo suyo. Besos

    ResponderEliminar
  2. La poesía no es mi fuerte (nunca me ha llamado la atención), así que lo descarto.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Es una de mis autoras favoritas, hoy me has hecho muy feliz cuando he entrado a leerte, no tengo ests edición pero tengo un par de ediciones también muy bonitas, que la verdad, me lad sé de memoria, de pe a pa, ¡me encanta la Plath!

    Besitos 💋💋💋

    ResponderEliminar
  4. Tengo mucha curiosidad por conocer a Plath, pero la poesía no es lo mío, así que cuando pueda me pondré con La campana de cristal :)
    Besos!

    ResponderEliminar
  5. Demasiado complicado para mí, aunque me gustan los fragmentos que traes creo que un poemario entero sería demasiado para mí.

    ResponderEliminar
  6. Esta vez no me lo llevo, no soy muy de poesía.
    Besos

    ResponderEliminar
  7. Me apetece mucho más "La campana de cristal" que ya reseñaste, pero este también lo leería y eso que no me acerco mucho a la poesía ;)

    Besitos

    ResponderEliminar
  8. La poesía y yo no nos llevamos bien pero no descarto leer a la autora. Besos

    ResponderEliminar
  9. No he leído nada de la autora. Y con este poemario me tientas y mucho. Creo que sería una buena manera de empezar a conocerla.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  10. De la autora me llama más la prosa con la que tengo ganas de iniciarme
    Besos

    ResponderEliminar
  11. Por tu interesante reseña deduzco que los asuntos de los poemas son los habituales en ella. Entiendo que si he leído "La campana de cristal" -y efectivamente lo hice hace ya algún tiempo- nada que aquí aparezca me va a sorprender. Como estamos, además, ante poemas traducidos el ritmo y la musicalidad será menos perceptible; así que creo que por ahora dejo esta obra aparcada.
    Muchas gracias por tu comentario

    ResponderEliminar
  12. Un imprescindible, está claro. Un besote.

    ResponderEliminar

¡Gracias por comentar!