viernes, 13 de mayo de 2016

Hotel transición - Jesús Ruiz Mantilla



Título: Hotel transición
Autor: Jesús Ruiz Mantilla
Publicación: Alianza, marzo de 2016
Páginas: 272

Chucho, un niño locuaz, inquieto y curioso, vive en el Hotel que dirige Rocío, su madre. Por allí se alojan personajes estrambóticos, solitarios y misteriosos que hacen un alto en mitad de la convulsión de un país que despide la dictadura franquista y saluda, con nubes en el horizonte y esperanza cautelosa, la democracia. Recién muerta su abuela Carmen, el ser que más quería, Chucho queda a expensas de las tensiones y conflictos paternos y familiares. En medio también de un hábitat con personajes que se resisten a entregar sus privilegios de vencedores en el antiguo régimen mientras otros luchan, desde la tristeza de derrotas muy presentes, por la reconciliación. De la infancia viaja a la adolescencia mientras, en paralelo, la sociedad en que vive despide la dictadura y despierta a las libertades. Al tiempo, desde una mirada presente, el adulto en que se ha convertido observa ya maduro cómo todo aquel soplo de ilusión se va desmoronando y termina para alumbrar un tiempo nuevo. El atentado a Carrero Blanco, la desaparición de Franco, el 23-F, el fichaje de Cruyff o las muertes de Mao y John Lennon dialogan desde el pasado con un futuro donde es testigo de la renuncia de Juan Carlos, la muerte de Suárez y el deseo de regeneración democrática entre miedos, nuevas esperanzas y heridas no cerradas, que se trenzan en un diálogo a modo de espejo entre aquellos años y los actuales.

Mis impresiones

Hotel transición del escritor y periodista Jesús Ruiz Mantilla ha resultado ganadora del XVII Premio de Novela Fernando Quiñones. En ella su autor, al que ya conocía en La cáscara amarga con un estupendo resultado, construye una novela en la que la ficción y sus propios recuerdos de infancia se dan la mano.

“- Ven, que te levanto.
Cuando la abuela Carmen entonaba aquella frase, Chucho, automáticamente, sin pensarlo, se alzaba… E iba. Quizá los hiciera moqueando, sorbiendo el llanto muchas veces caprichoso productos del cansancio o consecuencia de un golpe tonto por el pasillo, de una caída fortuita sobre algo tan sumamente inofensivo, inocuo, blando como la alfombra, la madera crujiente de cualquier habitación o incluso el mármol tamizado de humedad que cubría el suelo de la cina. No importaba. Como un robot, se levantaba… E iba.-”

Cuando comienza la historia Chucho, un niño de ocho años, se enfrenta a la repentina muerte de su abuela Carmen, la mujer que siempre le consuela y le ofrece su cariño. Sin darse cuenta él comienza  a percibir ciertos cambios que se van produciendo en su familia.  Y este momento coincide con aquel en que el niño empezará a crecer y abandonar la infancia. Chucho vive en el hotel que dirige Rocío, su madre, y por el que pasan muy diversas personas con mentes e ideas muy distintas. Son personas que vienen y van pero que dejan su huella en el pequeño que lo observa todo con ganas de empaparse del mundo real.

En este momento nos encontramos a punto de terminar la dictadura franquista y el país comienza un proceso de cambio que se va reflejando ya no tanto en las vidas de sus protagonistas como en aquellas figuras que van pasando por el hotel y dejando sus puntos de vista y aptitudes sobre la etapa que se está viviendo. Vencedores o vencidos viven con expectación y de diferente forma todos los acontecimientos que se desarrollan como la muerte de Franco, el atentado a Carrero Blanco o el golpe del 23-F entre los asuntos que quizás más preocupaban a una población que tenía miedo de saber lo que iba a encontrar en el futuro con el pasado que llevaba a cuestas. Las libertades poco a poco se afianzan y no todo el mundo está de acuerdo con el cambio.

Hotel transición no puede ser un nombre más apropiado para hablarnos de por un lado de la transición de un niño hacia la edad adulta y por otro lado y a la vez la transición de un país de una dictadura a la democracia con todos los cambios que supone. No fue rápido ni fácil emprender este camino. Esta historia es una especie de memorias noveladas de ficción que el narrador afronta desde la desfinancia lo que le da la oportunidad de evaluar en que aspectos ha cambiado la vida de la sociedad o aquellos en los que las cosas, a pesar del tiempo que ha pasado, siguen dirigiéndose por los mismos cauces. Por ejemplo, el dinero. Son los ricos los que tienen la capacidad para mover el mundo y la corrupción ha existido siempre y siempre existirá.

Chucho, el protagonista de esta historia, es un niño vivo, curioso e inteligente pero a la vez conoceremos al hombre maduro y algo desencantado en el que se convierte que mira para atrás y siente nostalgia por la vida que a través de los años ha ido abandonando pero también conoce los propios errores que cometió. Esto da la oportunidad de ver al lector cómo ha evolucionado el personaje, su proyección al futuro y su estado presente. De los secundarios iremos conociéndoles de forma fugar aunque muy representativa. Escritores, empresarios, artistas, policías, etc, algunos con un punto de locura que sembrarán una semilla en el niño.

La forma de narrar de Jesús Ruiz Mantilla es capaz de transportarte a la época en que se desarrolla y respirar el ambiente que se vivía a pesar de como por ejemplo en mi caso no he vivido la transición y lo que conozco sobre ella es lo leído. Pero en esta novela se aúna la memoria, el recuerdo, con la crítica social y todo ello abordado con cierta mordacidad. Se van tocando muchísimos temas en ella y de diferente naturaleza desde la religión, la libertad, la política hasta las relaciones amorosas y el sexo. La novela está narrada en primera persona por el protagonista y gracias a este formato la subjetividad de lo narrado es alta.

Pero también y es algo que me ha gustado mucho a parte de las referencias políticas o sociales  el autor se sirve de la televisión con series o programas para que veamos cómo ha cambiado el mundo. La televisión o el cine ya no tienen nada que ver en cuanto a formato con lo que se hacían en los años setenta u ochenta. ¿Quién no tiene la sensación de que antes todo era mucho más inocente y sutil? Así mismo la música y la literatura también son parte imprescindible de esta novela.

Conclusión

Hotel transición es una novela cuya lectura me ha resultado muy amena, entretenida e interesante. Me ha gustado el doble punto de vista del protagonista de niño y hombre que nos da una visión de cómo país ha pasado por un proceso complicado de cambio.


20 comentarios:

  1. No sé por qué, pero la portada de este libro me recuerda mucho a la serie de televisión "Cuéntame como pasó" je je je je...
    El planteamiento de la novela me parece muy interesante. Puede que me guste. Me la apunto.
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Este no me llama demasiado así que lo dejo pasar
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Hola, guapa. Buena reseña. Pero de momento el libro no me hace "tilín". Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Parece una buena novela aunque no me llama cómo.para lanzarme a por ella

    ResponderEliminar
  5. Ahora mismo no me llama la atención. Un besote

    ResponderEliminar
  6. En esta ocasión no me llama la historia. La dejo pasar.
    Besos

    ResponderEliminar
  7. ¿La versión literaria de "Cuéntame"? No me importaría leerlo. Suena divertido.

    ResponderEliminar
  8. No conocía el libro pero esta vez no me llama demasiado la verdad
    Un beso!

    ResponderEliminar
  9. Oye, no pinta mal, me gustaría leerlo ^^

    ResponderEliminar
  10. Pues no pinta mal pero tampoco como para incrementar aún más el montón de pendientes que tengo.
    Besos.

    ResponderEliminar
  11. La novela anterior del autor me gustó mucho, así que no descarto repetir.

    Un besito.

    ResponderEliminar
  12. Interesante novela. La leería, sin duda alguna. Me valdría también para recordar esos años, pues esa época sí que la viví.

    ResponderEliminar
  13. No he leído nada del autor pero con este tema la verdad que tampoco me ha ganado.

    ResponderEliminar
  14. No tiene mala pinta, pero no me atrae lo suficiente para lanzarme a por ella.
    Un beso

    ResponderEliminar
  15. No me importaría leerlo, eso de la tele me gusta!
    Besos

    ResponderEliminar
  16. En ciertas cosa me recuerda a "Cuéntame" y me gusta, así que si tengo oportundidad no lo descarto.

    Besitos

    ResponderEliminar
  17. Gracias por la reseña, no me llama mucho.
    Besos

    ResponderEliminar
  18. No termina de llamarme esta vez así que lo dejo pasar.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  19. No me convence demasiado, así q por ahora lo dejo pasar. Besinos.

    ResponderEliminar
  20. No me llama demasiado el argumento esta vez.
    Un beso ;)

    ResponderEliminar

¡Gracias por comentar!