viernes, 12 de junio de 2015

Las lágrimas de la diosa maorí - Sarah Lark


Título: Las lágrimas de la diosa maorí
Autora: Sarah Lark
Publicación: Ediciones B, 2015
Páginas: 808

«Echaron a volar sus cometas y sus sueños hacia los dioses. Y las manu de colores se llevaron consigo la tristeza.»

Nueva Zelanda, 1899. El hijo de Lizzie y Michael Drury es enviado como médico a Sudáfrica, donde se libra la guerra de los Bóers, para gran disgusto de Roberta, quien luchará para estar con él a toda costa. Paralelamente, la joven Atamarie obtiene una importante victoria: ser la primera mujer que cursa estudios de Ingeniería en la Universidad de Nueva Zelanda. Desde niña le fascinaron las cometas maoríes, pero ahora esta afición le permite conocer al pionero de la aviación mundial…

Mis impresiones

Las lágrimas de la diosa maorí es el título que cierra la llamada “Trilogía del árbol Kauri” cuyos dos títulos precedentes, Hacia los mares de la libertad y A la sombra del árbol Kauri, me resultaron lecturas muy entretenidas que a pesar de su extensión volaron entre mis  manos.  Es obvio que las novelas de Sarah Lark siguen siempre una misma línea en su construcción. Son novelas que cuentan con una narración sencilla y lineal, con protagonistas femeninas y que además ofrecen una nota histórica del lugar en que se desarrollan. Puede que a muchos os pueda parecer repetitiva pero para mí son lecturas que me relajan y me hacen viajar.

La trilogía comenzó en Irlanda en 1846 y abarca hasta el año 1904, un periodo de tiempo en el que hemos seguido las vicisitudes de tres generaciones de una misma familia que tiene su punto de partida en los irlandeses Lizzie, Michael y Kathleen que llegaron a Nueva Zelanda por diferentes motivos y en distintas circunstancias. Luego conocimos a la siguiente generación protagonizada por Matariki y un nuevo personaje llamado Violet, que se incorporó a la historia.

Esta nueva entrega comienza en el año 1899. Atamarie, la hija de Matariki es una chica con sangre maorí que comienza sus estudios universitarios con mucha ilusión convirtiéndose en la primera mujer que hace una carrera de ingeniería en Nueva Zelanda. De esta forma planea dedicarse a la aviación, su gran pasión desde que de pequeña conociera las cometas de tradición maorí. Kevin, el hijo de Michael y Lizzie, es un joven médico que se ha metido en un buen lío de faldas. Huyendo de su responsabilidad se ha sumado de forma  voluntaria al ejército y se traslada a Sudáfrica, el lugar donde se desarrolla la guerra de los Bóers. Una situación que ha contrariado a muchos otros personajes, entre ellos Roberta, la hija de Violet, quien lleva toda su vida locamente enamorada de él.

Estas líneas describen el punto de partida de la historia pero son solo un comienzo porque si por algo se caracteriza Sarah Lark es por la inclusión en sus historias de muchas subtramas que se van desarrollando de forma paralela, algunas tienen mayor recorrido que otras, unas son fácilmente predecibles y otras nos pueden sorprender. Este hecho hace que sus novelas sean muy dinámicas y entretenidas. Las historias sentimentales de sus personajes se mezclan con diversas aventuras, enredos familiares y conflictos socio-políticos que van sucediendo en Nueva Zelanda.

Con respecto a sus personajes encontramos elementos similares a los del resto de sus novelas, personajes que no cuentan con mucha profundidad psicológica pero muy bien caracterizados y que el lector identifica sin dificultad. El plano femenino siempre destaca con mujeres adelantadas a su tiempo (a veces demasiado) que luchan contra las adversidades. Aunque el plano masculino siempre ha estado presente en sus historias cada vez  está más desarrollado y toma un mayor protagonismo. En esta ocasión Kevin Drury se situará en el centro del relato junto a Atamari y Roberta, dos mujeres bastante diferentes entre sí. Aunque en el fondo podríamos considerarla una novela coral en que seguimos las vidas de los personajes que conocimos en las novelas anteriores con la aparición de nuevas figuras.

La trilogía abarca unos sesenta años en todo su desarrollo y los lectores vamos viendo el cambio progresivo que se produce en la sociedad neozelandesa que se adapta a una nueva mentalidad y paulatinamente va progresando sin llegar a desvincularse de su cultura tradicional. En el volumen anterior vivimos como el país se adelantaba a la legislación Europea  para permitir por primera vez el voto femenino y en esta seguiremos viendo como cada vez están más cerca de igualar sus derechos a los hombres introduciéndose en la universidad y desempeñando labores que hasta el momento eran única y exclusivamente competencia masculina.

En el aspecto histórico nos encontramos que deja un poco de lado (sin olvidar) la lucha entre el hombre blanco y las tribus maoríes y nos habla de la guerra de los Boers (o Afrikáners) que enfrentó a Inglaterra y Suráfrica. Aunque el principal motivo de la ofensiva fueron el oro y los diamantes que se encontraron en las tierras donde vivían los Boers se enmascaró bajo una lucha contra los derechos de los británicos. No sabía mucho de este grupo étnico y en la novela nos ofrece muchos datos interesantes para conocer su estilo de vida, sus creencias religiosas y la forma en que rechazaban y esclavizaban a los negros por considerarles inferiores.

Algo que me ha parecido muy curioso es que cabe la posibilidad de que meses antes de que los hermanos Wright consiguieran alzar vuelo un hombre llamado Richard Pearse  realizó un vuelo con un artefacto a motor en la Isla sur. No hay testigos oficiales de estos vuelos por lo que determinar la fecha exacta de estos es imposible. Pearse se convierte en un personaje más de la novela en el que su trasfondo es real adaptando sus circunstancias a lo que la trama requiere.

El estilo narrativo de Sarah Lark es tan sencillo y ameno que no cuesta nada leer sus novelas a pesar de su extensión. La ambientación, los paisajes o ese aspecto histórico están muy conseguidos, situando bien al lector con descripciones muy precisas.

Conclusión

Con Las lágrimas de la diosa maorí, Sarah Lark pone el punto final a una trilogía cuyo objetivo es entretener al lector y lo consigue a la perfección.  Amor, aventuras, un poco de historia y unos paisajes exóticos que hacen de esta una buena lectura de evasión.

30 comentarios:

  1. Me ha gustado mucho edta nivela y la trilogía entera. Las novelas de esta autora siempre son muy entretenidas
    besos

    ResponderEliminar
  2. No he leído los dos títulos anteriores y este creo que tampoco lo voy a leer, no es el tipo de libro que me suele gustar, y además, tiene tantas páginas...

    ResponderEliminar
  3. De esta autora sólo he leído la primera trilogía pero me dejó maravillada con la descripción de los paisajes y, como bien dices, pese a su extensión fueron libros muy amenos.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Me gusta mucho Sarah Lark aunque esta novela me está costando bastante leerla... No sé porque, pero la trama de Atamarie y Richard Pearse me aburre un poco...
    Saludos!

    ResponderEliminar
  5. Todavía no he leído los anteriores pero es una trilogía que me apetece
    Besos

    ResponderEliminar
  6. Todavía no he empezado esta Trilogía. Estoy con la primera y quiero empezar el sgundo libro ahora que tengo más tiempo para los tochos, jeje

    Bs.

    ResponderEliminar
  7. ¡Hola!
    Mal no pinta éste, eh... Al menos para mí. Si se cruza en mi camino, no lo descarto.
    Buena reseña.
    ¡Nos leemos! :)

    ResponderEliminar
  8. He leído los dos primeros libros de esta trilogía, me queda este, a ver cuando lo puedo leer. Un besote

    ResponderEliminar
  9. Leí una la primera novela de Lark, "En el país de la nube blanca" creo recordar que se titulaba. Me temo que no es un género que me atraiga mucho, aunque admito que puede resultar ameno y relajante como lectura.
    saludos

    ResponderEliminar
  10. No había oído hablar de este libro. Me lo apunto.
    Visitame, estoy escribiendo una novela en mi blog por trozos.
    Un beso :)

    ResponderEliminar
  11. No había oído hablar de este libro. Me lo apunto.
    Visitame, estoy escribiendo una novela en mi blog por trozos.
    Un beso :)

    ResponderEliminar
  12. No me estrené todavía con esta autora. Tengo alguna novela suya en casa, aunque en principio no leía landscape pero ahora ya me gusta este género.

    ResponderEliminar
  13. He leído los dos anteriores y me apetece ponerme con este para cerrar la trilogía.
    Besos!

    ResponderEliminar
  14. Este género no es para mí, me suele gustar la primera parte del primer libro, cuando llegan al lugar y se sitúan. Luego las historias de los personajes me resultan muy parecidas y ahí es donde me canso.

    ResponderEliminar
  15. Tengo la trilogía en espera en casa, lo que me hace una ilusión tremenda porque siempre "sufro" en espera de los siguientes libros de una serie. Espero empezarla pronto.

    Besos.

    ResponderEliminar
  16. Ay!! tengo el segundo sin comenzar, me encantó pero no he podido aún comenzar el segundo y eso que me apetece mucho

    ResponderEliminar
  17. A mí esta autora no me llama nada.
    Besos.

    ResponderEliminar
  18. Sólo he leído el primero de la otra trilogía, la novela "En el país de la nube blanca", y el no seguir ha sido más que nada porque siempre aparecen otros libros que me apetecen más, son tantos los pendientes!!!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  19. No creo que por ahora me decida a leer algo de esta autora.

    Saludos

    ResponderEliminar
  20. ¡Buenas!
    Es la típica trilogía que por iniciativa propia no leería, pero que, seguramente, me gustase.
    No sé, no sé
    ¡Gracias por la reseña!

    ResponderEliminar
  21. A mí la primera trilogía de la autora me gustó mucho al principio pero luego me decepcionó: desde entonces tengo la mosca detrás de la oreja con sus libros... 1beso!

    ResponderEliminar
  22. No me tientan estas novelas, así que la dejo pasar.
    Besotes!!

    ResponderEliminar
  23. Con esta autora no me veo jajaja, no es lo mío, lo intenté pero no nos llevamos :)

    ResponderEliminar
  24. Es el que me queda y espero leerlo pronto antes de que se me olviden las historias que contaban los otros dos. Por lo que te leo veo que no me defraudara esta tercera entrega

    ResponderEliminar
  25. No he leído a Lark, quizá este verano a pie de piscina/playa, esta trilogía es la que más me llama por alguna reseña.
    Besos

    ResponderEliminar
  26. tengo aún que conocer a esta autora, y me quedo con que a pesar de la extensión de los libros, los leíste con avidez.
    Un beso,
    Ale

    ResponderEliminar
  27. Paso de puntillas porque disfruté mucho la primera, aún tengo perndiente la segunda que quiero leer y también, por supuesto la tercera. Besos.

    ResponderEliminar
  28. Tengo la primera en casa y ya veremos si llego hasta la tercera :)

    Besos.

    ResponderEliminar
  29. Tengo ganas de volver a leer a la autora, que todavía tengo que terminar su primera trilogía!

    Besotes

    ResponderEliminar

¡Gracias por comentar!