martes, 14 de octubre de 2014

39 cafés y un desayuno - Lidia Herbada



Título: 39 cafés y un desayuno
Autora: Lidia Herbada
Publicación: Espasa, septiembre de 2014
Páginas: 240

¿Qué sucede cuando el amor llama a todas las puertas menos a la tuya?
                   
Martina es una chica treintañera sin suerte en la búsqueda del amor perfecto hasta que su hermana decide tomar cartas en el asunto. Pero estamos en el siglo XXI y el amor ya no está en el aire, está en la red. Para encontrarlo, sólo hay que armarse de una buena dosis de paciencia, unas gotas de chispa y un ordenador con los megas suficientes para que no se quede colgado en el momento cumbre.

Cuando el mundo virtual se convierte en realidad, Martina pensará que sus citas son como los cafés: a veces cargados, otras espesos, cortados o descafeinados. ¿Encontrará el café perfecto, el que se sirve con un delicioso croissant y zumo de naranja?

Mis impresiones

Con una portada como esta una no puede equivocarse al pensar que en su interior encontraremos una historia que se encuadra dentro del género Chick-lit. En mi opinión es un género que como en otro cualquiera hay todo tipo de novelas pero cada vez estoy  más convencida de que están dirigidas a un tipo de lectora (me parece obvio que es para mujeres) muy definido en el que no siempre me encuentro.

Martina es una chica como otra cualquiera. Tiene un buen trabajo como abogada, es independiente, lleva una vida tranquila y cuenta con un grupo de amigas con quien divertirse pero a sus treinta y cinco años aún no ha encontrado al hombre de su vida. Y el tema, con el reloj biológico avanzando, comienza a preocuparle porque el cuerpo le pide cierta estabilidad emocional. Esa es la razón por la que su hermana decide echarle un cable y ayudarle a encontrar su príncipe azul.

Al método para seleccionar al candidato perfecto no le falta cierta originalidad. Aprovechando que nos encontramos en la era de la tecnología la hermana de Martina  decide abrirle un perfil en una página web de contactos en donde supuestamente existe un amplio catálogo de hombres entre los que seguramente exista uno adecuado para ella. Así es como comenzará una novedosa experiencia para las hermanas en la que citas, cafés y la búsqueda del amor son los ingredientes principales.

39 cafés y un desayuno está narrada por la hermana de la protagonista a modo de ensayo, estudio o guía sobre las relaciones amorosas a través de la red ofreciéndonos información y consejos sobre la complicada tarea de encontrar pareja en este medio así como las experiencias que conlleva y lo que uno puede esperar. Mientras ellas busca entre los cientos de perfiles disponibles (correspondientes a distintas formas de entender la vida y, al final, las relaciones de pareja) será Martina quien experimente en las diferentes citas. El objetivo es encontrar un hombre bueno con quien compartir su vida. A cada cita acudirá esperanzada conociendo a cada uno de esos hombres (que la autora va asociando a un tipo de café) con su correspondientes desazones, chascos y decepciones, viviendo situaciones extrañas o incómodas en ocasiones pero sin llegar nunca a perder la ilusión.

Al final, aunque no me sienta identificada con el tema que en ella se nos plantea, creo que la novela tiene algo de realidad. Lidia Herbada nos habla de situaciones fácilmente reconocibles en nuestro entorno, que si bien personalmente no he vivido, algunas me resultan familiares al verlas desde fuera. Y es que llega una edad en que el cuerpo y la mente comienzan a cambiar. A algunos a partir de los treinta las salidas nocturnas comienzan a darles pereza y hay ciertos locales en los que una simple mirada alrededor basta con saber que ya no perteneces a un mundo que ha sido tomado por los veinteañeros y en el cual tu grupo ha subido la media de edad, el humo te deja ciego y los tacones cuando más lejos mejor.

Y es que a medida que crecemos se complican las oportunidades de conocer gente nueva. Normalmente tenemos un grupo de amigos fijo, nos relacionamos con la misma gente en el trabajo y nuestros horarios no dan para mucho más. Es por ello que muchos recurren actualmente a las redes sociales para conocer gente que se encuentra en una situación similar. Lidia Herbada va diseccionado los perfiles de cada hombre que se va encontrando mientras nos ofrece una serie de consejos o claves para movernos en este ámbito y encontrar a la persona adecuada. Como se definen ellos mismos, sus hobbies, la foto de perfil o incluso sus nicks son valiosas fuentes de información que al final nunca pueden sustituir al cara a cara.

Al principio me costó algo entrar en la historia. El tema “mujer busca desesperadamente hombre” siempre me deja algo fría pero también tengo que reconocer que la novela tiene algunas situaciones que me han resultado muy divertidas e incluso en un par de ocasiones me han provocado alguna carcajada para mí sorpresa. Esperaba quizás más humor en la novela y quitando estos momentos puntuales que os comento me ha parecido que lo aborda de forma un tanto seria.

Con respecto a los personajes de esta historia no hay mucho que destacar. Yo no me he visto reflejado en ningún tipo pero tampoco me ha resultado complicado entenderlas. Cumplen su función en la historia sin llegar a ser necesario que se profundice mucho en sus caracteres. Martina (una persona alegre, a veces algo ingenua y un poco tímida) y sus amigas pertenecen a un grupo estereotipado de mujeres que rondan la treintena y siguen buscando el amor.

La novela está narrada de forma ágil, fluida y desenfada, con un vocabulario sencillo, con la frecuente utilización de expresiones coloquiales y de tú a tú. La narradora es la hermana de Martina, la protagonista, que en primera persona focaliza la atención en la segunda y cuenta por un lado con su valoración desde fuera y con lo que Martina le va contado. Y este punto el que le da un toque original a la novela. En cuanto al ritmo hay algunos altibajos en su desarrollo, con algún que otro momento que cae en la monotonía, pero no cuesta llegar a un final que me ha sorprendido y que por ello le agradezco a su autora no haberse dejado llevar y cerrar con la solución más fácil que cualquiera de nosotros hubiese esperado. La novela se estructura en veinte capítulos cuyos títulos se asocian de distintas formas al café.

Conclusión

39 cafés y un desayuno es un libro cuyo objetivo es el de entretener al lector sin mayores complicaciones y yo creo que lo consigue. La autora nos habla de las relaciones entre hombres y mujeres con optimismo, algunas veces con ironía, otras veces recuperando ciertos clichés. A pesar de que no será el libro de mi vida ni haberme entusiasmado se deja leer y me ha deparado algunos buenos momentos.

43 comentarios:

  1. Más o menos todas las reseñas coinciden: un libro para pasar el rato sin más complicaciones.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. De la autora leí al principio del embarazo Ácido fólico y me pareció tan flojo que no creo que repita. Muchos besos.

    ResponderEliminar
  3. Me pasa un poco como a ti, siento que estos libros no están hechos para mí, no me encuentro identificada y me resultan predecibles y simplones. No sé si será el caso del título de Lidia Herbada, no lo he leído, pero por tu reseña, pienso de verdad que no es un libro con el que yo personalmente disfrutaría.
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Lo he leído hace muy poquito y coincido contigo. Un libro entretenido.
    Besos!

    ResponderEliminar
  5. Lo quiero leer, sé que me va a gustar.
    Un beso :D

    ResponderEliminar
  6. Tengo bastantes ganas de leerlo porque creo que es un libro entretenido y que me amenizará alguna tarde :)

    ResponderEliminar
  7. Bien dices que chic-lit está dirigido a un cierto tipo de lectoras. Yo no me encuentro entre ellas.
    Saludos

    ResponderEliminar
  8. Lo he leído hace poco y no me ha gustado, ha pasado por mi vida sin pena ni gloria

    saludos

    ResponderEliminar
  9. Hasta ahora la mayoría de opiniones que he leído han sido tirando a negativas. La tuya es más neutra. Y a mí, aunque el argumento me parece "divertido", no es el tipo de lecturas que me apetecen.
    Besos!

    ResponderEliminar
  10. No me van estas historias, tienen que er muy muy buenas para que me gusten y esta parece de las corrientes así que la dejo pasar.

    ResponderEliminar
  11. Me entretuvo y me sacó alguna sonrisa, que no es poco, aunque supongo que el recuerdo de esta lectura se diluirá en mi cerebro más temprano que tarde. 1beso!

    ResponderEliminar
  12. ¡Hola! No lo leí, pero la verdad es que no tengo especial interés y tras leer tu reseña y ver que es puramente entretenido, creo que lo dejaré pasar.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  13. Yo paso de puntillas por tu reseña porque lo tengo en casa. Le quiero hacer hueco pronto pero de momento, me está costando. La verdad es que se me apetece mucho. besos.

    ResponderEliminar
  14. La mayoría de opiniones que he visto van en esta línea. Yo lo tengo pendiente en digital desde hace tiempo, a ver si me pongo ya que creo que no me disgustará
    Besos

    ResponderEliminar
  15. No me suele atraer este tipo de lecturas, aunque de vez de cuando lea alguna. Besos.

    ResponderEliminar
  16. Coincido plenamente contigo, es entretenido, se deja leer. Lejos de entrar en mi lista de libros favoritos tampoco me disgustó.
    Un besin

    ResponderEliminar
  17. He leído muchas reseñas para este libro y todas coinciden en que es genial para entretener y pasar el rato; lo tengo en la lista. Gracias por compartir tus impresiones.

    Besos.

    ResponderEliminar
  18. No es un género que me llame mucho la atención y si dices que esperabas que fuera más divertida y que trata el tema con demasiada seriedad, creo que la dejo pasar.
    Besos

    ResponderEliminar
  19. Una novela sencilla para pasar el rato ni más ni menos.

    ResponderEliminar
  20. De vez en cuando no vienen mal lecturas de este tipo. Caerá. Besos.

    ResponderEliminar
  21. Es un libro para matar el tiempo, muy actual y sin complicaciones. No está mal, pero ni de lejos es uno de los libros de mi vida. Besos

    ResponderEliminar
  22. No es un tipo de lectura que de entrada me llame para leer, esta vez no me lo llevo.
    Besos

    ResponderEliminar
  23. Mucho café... y yo encantado... pero no es mucho mi estilo albanta. Gracias por la reeñ. Un beso :)

    ResponderEliminar
  24. De todos los que pululan de ese género ahora mismo es el único que leería. Pero la lista de pendientes es tan larga que por ahora no…
    Un beso

    ResponderEliminar
  25. No me llama nada la atención esta historia así que la dejaré pasar.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  26. ¡Hola! Me gusta como escribe la autora así que seguramente lo lea.

    Besos

    ResponderEliminar
  27. El Chick-lit no es un género que me entusiasme, aunque estoy segura que algún libro de calidad habrá, pero habiendo tanto para leer de momento lo descarto, incluso como algo entretenido.

    Saludos

    ResponderEliminar
  28. Esta vez no me lo llevo, creo que se aleja bastante de mi línea de lecturas habitual
    Besos

    ResponderEliminar
  29. LA verdad esque le tengo ganillas, gracias por la reseña <3

    ResponderEliminar
  30. Lo tengo pendiente de leer, a ver si me pongo!!!

    Besos!!

    ResponderEliminar
  31. NO termina de llamarme así que esta vez lo dejo pasar.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  32. Bueno, lo dejo pasar. Si se me pone por delante lo leeré pero no me llama mucho este género :)

    Bs.

    ResponderEliminar
  33. A mi si que me gusta el chick-lit para desconectar de otros géneros más "pesados" y este libro me llama la atención. Casi todas las reseñas que he leído lo ponen como para pasar el rato, pero realmente leo este género para eso, así que me lo apunto :)
    Un beso!

    ResponderEliminar
  34. No me apetece mucho este tipo de lectura actualmente

    ResponderEliminar
  35. Me temo que yo tampoco estoy en el grupo de destinatarias de este tipo de libros...

    ResponderEliminar
  36. No me llama demasiado, tengo otros en la estantería que cumplen esa misma función de la que hablas.

    Besos

    ResponderEliminar
  37. He leído tantas reseñas positivas que tengo curiosidad por leerlo.
    Un beso.

    ResponderEliminar

¡Gracias por comentar!