lunes, 25 de noviembre de 2013

Dies irae - César Pérez Gellida



Título: Dies irae
Autor: César Pérez Gellida
Publicación: Suma de letras, octubre de 2013
Páginas: 559

La acción de este thriller implacable arranca en la peculiar ciudad italiana de Trieste, frontera entre dos mundos. Au­gusto Ledesma elige el que fuera hogar de James Joyce como primer escenario para continuar su siniestra obra, que alimenta del aliento de sus víctimas y de la humilla­ción de sus perseguidores. Hasta allí se trasladará el ins­pector Ramiro Sancho en su frenética y obsesiva persecu­ción de un asesino en serie que parece haber acentuado su voracidad. Entretanto, al otro lado de la frontera, el psicó­logo criminalista y exagente del KGB Armando Lopategui, «Carapocha», recorrerá las calles de Belgrado junto a su hija y ahora discípula con el propósito de zanjar cuentas con un pasado despiadado del que no logra despojarse. En otra vuelta de tuerca, a través de fugaces viajes en el tiem­po, descubriremos cómo se fraguó la relación entre Pílades y Orestes y asistiremos a su sorprendente desenlace.

Tras el rotundo éxito de Memento mori, primera parte de la trilogía Versos, canciones y trocitos de carne, César Pé­rez Gellida nos conduce de nuevo por los complejos labe­rintos que conforman la mente criminal desde los ojos de sus protagonistas, ya sean víctimas, asesinos en serie, ge­nocidas o quienes les persiguen. El inesperado desarrollo de los acontecimientos obligará al lector a pasar páginas en una ineludible búsqueda de respuestas.

Haciendo gala de un particular estilo cinematográfico aclamado por la crítica literaria, el autor nos envuelve en una trama adictiva, tejida a partir de un argumento sólido y pespunteado de poemas y canciones que componen una singular banda sonora del crimen.

Mi experiencia con la novela

No hace mucho os presenté la primera novela de César Pérez Gellida, Memento mori, que como señalé en la reseña de la misma me pareció totalmente adictiva, con una enorme dosis de intriga y unos personajes que completan de forma muy adecuada esta historia. No es de extrañar por ello que la segunda parte pase también por el blog.

Dies irae es el segundo título que forma parte de una trilogía titulada Versos, canciones y trocitos de carne (de lectura no independiente y ordenada) donde se unen la música, la literatura y el género negro de novela. El título final que cierra la serie es Consumatum est y parece ser que está previsto que sea publicado a principios del año que viene por lo que aún habrá que esperar algunos meses para concluirla.

Aunque una novela es la continuación de la otra, su autor ha sabido imprimirle cierto aire novedoso a esta con respecto a la anterior a través de algunos cambios que sin perder la esencia de la historia aportan nuevas líneas de interés para el lector. Personalmente esta segunda parte me ha parecido que se encuentra totalmente a la altura de la primera y no sabría decir cual me ha gustado más.

Como ahora llegamos al punto en que comienzo a hablar de la novela os recomiendo que si tenéis pensado comenzar la trilogía próximamente paséis de largo por el argumento ya que voy a desvelar algunos datos de la anterior.

Trieste
La historia arranca en el punto donde concluyó Memento mori. Después de ser identificado y localizado Augusto Ledesma ha elegido la ciudad de Trieste en Italia para continuar con la siniestra obra de sangre que comenzó en Valladolid. Hasta allí se ha desplazado el inspector de  policía del grupo de homicidios Ramiro Sancho, que ha pedido una excedencia para capturar a uno de los peores criminales que se ha encontrado en su carrera. Uno de sus principales apoyos en esta localización será Gracia Galo, inspectora de la policía italiana.

En cambio, Armando Lopategui, a quien conocimos con el nombre de Carapocha, se encuentra en Belgrado junto a su hija Erika. Ambos se han marcado una misión que tiene un objetivo personal. Lopategui no parará hasta vengarse de una persona que le marcó en el pasado y arruinó su futuro.

Ya os dije en la reseña de Memento mori que una de las cosas que más me habían gustado de la novela habían sido sus personajes. Todos muy elaborados, con multitud  de matices, con una increíble complejidad psicológica pero sin perder un ápice de veracidad.  Muchos secundarios se han quedado en el camino pero en esta ocasión introduce algunas caras nuevas sin prescindir de sus tres protagonistas principales. El inspector Ramiro Sancho, un cuarentón tozudo y muy básico, que después de verse la cara con el asesino y ante la inmensa sensación de fracaso está obsesionado con capturarle. Augusto Ledesma es un personaje sumamente complejo, sociópata narcisista, de inteligencia extrema, amante de la poesía, la música y sibarita en sus costumbres cuyos instintos criminales son incontrolables. Por otro lado está el psicólogo criminalista que conocimos como Carapocha, y quizás el personaje que más me fascinó en la entrega anterior. En esta ocasión tiene su propia trama relacionada con su pasado como agente de la KGB y un lugar considerable en la novela. Junto a él su hija Erika, a quien conocimos un poco en Memento Mori, también psicóloga pero aquejada de un trastorno bipolar. Ambos tienen sus propios fantasmas del pasado que intentarán dejar atrás para siempre.

César Pérez Gellida vuelve a hacer gala del estilo que me conquistó con Memento mori. Cuidado, depurado pero a la vez sencillo, directo y accesible al lector. En esta ocasión se ha decantado por introducir dos narradores. Será el propio Augusto Ledesma quien en primera persona avance en el relato, lo cual me parece todo un acierto porque nos ayuda muchísimo a la hora de comprender su forma de actuar. El resto del libro y las diferentes subtramas están narradas a través de una voz en tercera persona y focalizando la acción en los diferentes protagonistas. La novela tiene mucha acción aunque tampoco diría que su ritmo es vertiginoso, sino más bien medio que va in crescendo a medida que avanzamos en su lectura. Suceden muchas cosas pero su autor nos lo narra sin atropellos aunque sí de forma ágil favorecida por la sencillez narrativa y la amplia presencia de diálogos. De nuevo se introducen en el relato expresiones en latín y muchas referencias tanto literarias como musicales (de nuevo encontramos su peculiar homenaje a Bunbury) que van de la mano de Augusto Ledesma aunque en esta ocasión es Vestusta Morla quien da el título a cada capítulo.

Dies irae -que significa Día de ira- se estructura en treinta y tres capítulos más un prologo y varios apéndices que nos marcan la banda sonara de la novela y los poemas que Ledesma utiliza en sus crímenes.

Como única pega creo que la exhaustiva labor de documentación y recopilación de datos que es evidente que ha realizado el autor respecto a los conflictos bélicos que introduce en la historia se revierte en un exceso de fechas, datos, nombres que en algún momento pueden resultar algo tediosos al lector. Quizás este esfuerzo para contextualizar perfectamente la novela y que el lector comprenda todo se hace excesiva la narración de la Guerra de los Balcanes, un conflicto que colateralmente tiene mucha importancia en la  pero que rompe el ritmo de la trama actual. Aún así el autor sabe hacerlo de forma amena y sencilla aunque rigurosa así como es capaz de despertar la curiosidad del lector.

La novela se desarrolla a través de un complejo entramado formado por múltiples saltos en el tiempo que su autor aprovecha para ahondar en la psicología de los personajes y justificar de alguna manera como han llegado a convertirse en lo que son y cómo llegaron a establecerse sus relaciones. Así los años noventa hasta el 2000 son fundamentales para entender cómo se conocieron y se definió la relación 
entrea Agusto Ledesma y Carapocha.

Belgrado
Si la anterior novela se desarrollaba en escenarios vallisoletanos (un punto que me conquistó pero que reconozco necesario el cambio) en esta ocasión nos traslada a la ciudad italiana de Trieste -escenario que Ledesma comparte con el famoso James Joyce-, a Belgrado o Nueva York entre otros. Todos fijados en la mente del lector a través de descripciones muy vivas pero sin llegar a empastar. La parte actual de la novela abarca desde marzo a mayo de 2011.

No puedo despedirme sin hablaros del desenlace que no sólo se encuentra totalmente a la altura de la novela sino que supone un broche de lujo. Algunos giros finales le dan la oportunidad de cerrar dejando al lector perplejo y con ganas de más.

Conclusión

Siguiendo las mismas pautas que su predecesora, Dies irae es una novela capaz de captar completamente la atención del lector con unos personajes muy complejos, una trama coherente y con gran dosis de intriga y un final sorprendente.

39 comentarios:

  1. Ya la tengo apuntada junto a su primera parte....creo que me gustarán.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  2. La primera parte me gustó y por lo que dices ésta sigue estando a la altura. Lo que cuentas del final me deja intrigado...

    ResponderEliminar
  3. Una novela de la que todo el mundo habla bien, así que habrá que apuntarsela. Besos.

    ResponderEliminar
  4. La tengo apuntadísima, espero a primeros de año a comprarlo...

    ResponderEliminar
  5. He pasado de puntillas por tu reseña porque no he leído el anterior,besotes

    ResponderEliminar
  6. No he leído aún la primera aunque todas las reseñas encontradas fueron positivas. A veces me da un poco de pereza empezar novelas que tienen continuación.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  7. Me leí la reseña en diagonal porque pronto leeré Memento Mori. Veo que esta que reseñas sigue el mismo nivel que la anterior. Buena señal porque, a veces, las trilogías suelen tener altibajos.

    ResponderEliminar
  8. Leo la reseña un poquito por encima porque quiero leerme toda la serie y aún no me he puesto con Memento mori. Sí lo suficiente para ver que el resultado ha sido satisfactorio y que se confirma mi pretensión de hacerle hueco cuanto antes.

    Besos

    ResponderEliminar
  9. En líneas generales coincidimos en nuestras impresiones.

    ResponderEliminar
  10. Estoy totalmente de acuerdo contigo A la altura de la primera, sin duda.
    Deseando que llegue la tercera!
    Besos

    ResponderEliminar
  11. Me apetece mucho leer estos libros, me refiero a los dos del autor, porque todas las opiniones que he leído son muy buenas y la tuya lo ratifica. A ver si puedo encontrar el momento porque todos mis planes de lecturas para finales de año se han visto notablemente trastocados. Besos

    ResponderEliminar
  12. Hoy paso por encima por tu reseña porque no he leído el primero y no quiero conocer demasiados detalles de su continuación. A ver si me pongo porque lo tengo en la estantería
    besos

    ResponderEliminar
  13. Como no he leído el primero y lo tengo anotado, voy con cuidado, pero de hecho que caerá en su momento. Gracias por la reseña.

    Besos.

    ResponderEliminar
  14. A mi esta segunda novela de Gellida también me gustó mucho.

    ResponderEliminar
  15. A mi me gustó muchísimo. Me pareció incluso mejor que la primera.

    ResponderEliminar
  16. Qué pena que se pare tanto con la guerra que además es tan reciente que creo que no sería necesario. Estoy esperando a que salga la trilogía entera, de momento no la pierdo de vista.

    ResponderEliminar
  17. Como nos has avisado, he pasado de aquella manera por esta reseña, ya que espero poder ponerme pronto con esta entrega de la trilogía que me tiene más que enganchada. Un beso.

    ResponderEliminar
  18. Pues a la lista que va, sin pensartlo, a veces, para thrillers y novelas del género necesitamos la confirmación de que el final va a estar a la altura porque si no luego pasa lo que pasa :) Me gusta también mucho la ambientación, las ciudades que aparecen son especiales para mí.

    ResponderEliminar
  19. Aún no he leído el primer libro, pero tengo claro que los tengo que leer sí o sí.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  20. La quiero leer, a ver cuando me pongo a seguirle la pista a Augusto y toda la pesca que me traen estos personajes.
    Besos

    ResponderEliminar
  21. La tengo entre mis pendientes y con muchas ganas de leer la dos, la anterior y esta.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  22. Yo empecé ayer, pero llevo sólo un par de capitulos. Y justo en lo más interesante, lo tuve que dejar, así que estoy deseando ponerme con él otra vez. Besos!

    ResponderEliminar
  23. Terminaré leyéndola, pero esperare a completar la trilogía para disfrutarlas de seguido, por lo que contáis el autor se va superando,
    besucus

    ResponderEliminar
  24. Lo he leído, me pareció mejor que el primero, más afianzado, más rápido y con más garra. Además el autor asume un par de riesgos sumamente interesantes
    Besos

    ResponderEliminar
  25. No te leo más que por encima, que tengo el primero pendiente =)

    Besotes

    ResponderEliminar
  26. Te he hecho caso Albanta y he pasado de puntillas por la parte de la reseña dedicada al argumento. Sé que a todos en general os ha encantado la primera novela de la serie, es más os ha entusiasmado y eso ya dice mucho. De hecho, tengo apuntada la serie hace tiempo gracias a esas primeras reseñas pero veo que la calidad de sus libros sigue en alza ya que coincides en que esta segunda novela te ha gustado mucho también.
    Besos!

    ResponderEliminar
  27. Me pones los dientes muuuy largos. Todavía no he tenido la oportunidad de leer el primero. Espero hacerlo pronto.
    Besos.

    ResponderEliminar
  28. Muy de acuerdo con casi todas tus impresiones, albanta. Yo creo que esta segunda parte me llegó a enganchar incluso más, después de ese comienzo un poco más de documentación. Los crímenes de Augusto se me antojaron más sólidos y más intensos. Y por supuesto, ese tramo final, que es tremendo.

    Besos!!

    ResponderEliminar
  29. No suelo leer thriller, así que de momento no me animo. Un saludo :)

    ResponderEliminar
  30. No pude leerme el de Memento Mori, así que en cuanto lo lea me pondré con este, ya que por lo general me gustan bastante los thriller.

    Un besiño

    ResponderEliminar
  31. Muchísimas gracias por la reseña, gran análisis. Besos¡¡

    ResponderEliminar
  32. Lo tengo que leer, tengo pendiente el anterior, a la espera de que pase un poco el boom. Un beso!

    ResponderEliminar
  33. Leído en vertical, que no he leído ninguno de los dos libros y parece que hay que leerlos sí o si.

    ResponderEliminar
  34. Tengo que ponerme primero con Memento Mori, que está en mi estantería guiñándome el ojo... Estos libros están dando mucho que hablar, así que espero conocerlos en breve. 1beso!

    ResponderEliminar
  35. Espero que en diciembre encuentre el momento para este libro. La lista no para de crecer, pero hay algunos que siguen en los primeros puestos de "preferidos" ;)

    ResponderEliminar
  36. De momento, no voy a leer la primera y hasta que no lo haga y me guste, no comenzaré con la segunda :)

    Besos.

    ResponderEliminar
  37. Solo escucho buenas críticas de esta serie y mis ganas de leerla aumentan en cada una de ellas jaja
    Un besito =)

    ResponderEliminar

¡Gracias por comentar!