viernes, 25 de mayo de 2018

21 maneras de hervir una rana - Rafa Moya


Título: 21 maneras de hervir una rana
Autor: Rafa Moya
Publicación: Autopublicado, noviembre de 2017
Páginas: 232

Si ponemos una rana en una olla con agua hirviendo, inmediatamente intenta salir, pero si la ponemos en agua a temperatura ambiente, y no la asustamos, se queda tranquila y a medida que la temperatura aumenta, la rana está cada vez más aturdida y aunque nada se lo impide, se queda ahí y hierve. Reaccionamos a los cambios bruscos, al dolor repentino, pero no a los cambios progresivos que pueden llevarnos a una situación insoportable.

21 Maneras de hervir una rana de Rafa Moya contiene veintiún relatos inquietantes que hierven lentamente en la olla de la empresa hasta provocar una ebullición de los aspectos más relevantes de este mundo: la competitividad, la motivación, el liderazgo, el poder, la envidia, el lenguaje empresarial, la estupidez, el aburrimiento, la burocracia, el machismo y todo aquello que hacen de la empresa (y de la vida) un lugar idóneo para hervir ranas sin ninguna compasión. Todo ello narrado a través del humor negro, el sarcasmo, la ironía y una sutil perspectiva crítica con el fin de que el lector pueda mirar a su alrededor y saltar de la olla antes de que hierve.

Mis impresiones

A Rafa Moya le conocí hace un par de años con Hormigas en la playa, una novela que una sorpresa muy agradable y que disfruté bastante. Si anteriormente nos dejaba una historia de suspense psicológico ahora opta por una colección de relatos con un toque muy peculiar.

21 maneras de hervir una rana es una compilación de relatos que va a representar diferentes situaciones y circunstancias que pueden darse o vivirse en el mundo laboral actual. Nos encontramos en un momento en que es difícil encontrar un trabajo pero también en el que es complicado mantenerlo. La competitividad, los extenuantes horarios laborales, el afán de liderazgo, las tensiones, los enormes objetivos a cumplir hacen que muchas personas se sientan estresadas y abrumadas por ello. Cuesta mucho hacerse un hueco y hay que mantenerlo como sea. Y a quien no le ocurra todo esto puede considerarse afortunado.

Rafa Moya toca el tema desde un punto de vista muy crítico pero utilizando un sentido del humor muy negro e histriónico. Así en estos relatos encontraremos paradojas, obsesiones, frustraciones que llevarán a sus personajes a traspasar ciertos límites. Algunos de estos personajes se sienten atrapados en enormes empresas para las que no son más que objetos de producción, no existen las concesiones y cada uno escapa como puede.

Así por ejemplo en El clip conoceremos a Armando, un cuarentón soltero que comienza por llevarse a casa un clip de la empresa. Un objeto tan simple y cotidiano en su día a día. Pero no es uno de los pequeños sino uno de esos grandes, fuertes y elegantes. Al principio tiene la intención de devolverlo pero con el tiempo la sustracción se convertirá en un vicio que acabará de forma desmesuradamente trágica.

En Un día laborable un trabajador normal y corriente recibe un correo de su jefe en el que hecha la bronca a todos sus empleados por un proyecto que no ha salido como debería.  Muy molesto e incluso enfadado comienza a enviar correos maleducados haciéndose pasar por sus compañeros.

En La decisión de Víctor nos encontramos a un hombre hastiado y cansado que está a punto de abandonar a su familia. Una decisión que a su mujer no le gusta nada y que va a pagar muy caro.

En Kamilah un programador con mucha experiencia laboral se enfrenta a una nueva aplicación que en principio tiene muy buen aspecto. El manejo es fácil y se siente a gusto. Tanto le gusta Kamilah que se encariña demasiado con ella.

En Tres por planta nos encontramos a una mujer que trabaja en la limpieza de un edificio y por fin ha puesto fin a uno de los mayores problemas que ha tenido durante el año que lleva en plantilla. Y es que uno de los empleados se meaba siempre fuera. Y la forma que ha tenido de hacerlo no ha sido nada convencional.

No todos estos cuentos tienen la misma extensión. En general no son extensos algunos de ellos ocupan solo una página. Y como suele suceder en las compilaciones siempre hay algunos que te gustan más que otros y aunque también me ha sucedido eso en general no hay ninguno que se me hiciera tedioso.  Algunos presentan situaciones violentas, otros extravagantes, algunas desmesuradas, otros te dejan un final sorprendente y en todos ellos está presente el sarcasmo y en algunos un sentido del humor muy negro que a mí particularmente me ha gustado.

El estilo de Rafa Moya es muy directo, cercano y natural. No se pierde en elementos innecesarios y va al grano. Es un libro que he ido leyendo poco a poco en diferentes momentos y días que es como suelo leer los relatos pero también porque creo que al tratar un único tema, con personajes en situaciones parecidas se disfruta más en pequeños sorbos. Quizás de una sentada se me hubiese hecho algo repetitivo. Pero vamos que ya esto va en gustos particulares y de entrada no era uno de los temas que más disfruto. O quizás sea que tampoco me veo reflejada en ese ambiente laboral tan tenso y tan oprimente que viven sus personajes.

Conclusión

21 maneras de hervir una rana es un conjunto de relatos que ambientados en el mundo laboral nos deja diferentes vivencias y situaciones de unos personajes que van traspasando los límites convencionales de enfrentarse a las cosas. Un libro en conjunto entretenido, que tiene algunos relatos muy originales y que he disfrutado. 

16 comentarios:

  1. Me cuesta mucho animarme con los relatos y la temática de estos no me atraen en exceso.
    7n beso

    ResponderEliminar
  2. Hola guapa! a mí me gustó muchísimo, pero es que yo soy muy fan de los relatos y estos me parecieron realmente magistrales, muy bien escritos, con mucha crítica social, mucha ironía, sarcasmo, los disfruté muchísimo.

    Besos 💋💋💋

    ResponderEliminar
  3. No me importa leer relatos, pero esta vez no acaban de atraerme lo suficiente.

    Besitos

    ResponderEliminar
  4. Hola guapa, no soy mucho de relatos. Eso ya lo sabéis... pero me gusta la idea de estos... igual salgo de mi zona de confort y me animo.
    Un besazo

    ResponderEliminar
  5. Iba a decirte, uy, RAfa Moya me suena.. CLaro, como que compré Hormigas en la playa en un Kindle Flash, y ahí está, sin leer... Oh my god.
    Leeré ese primero, aunque no tienen nada que ver....
    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Yo también leí en su día "Hormigas en la playa" y me gustó bastante, pero los relatos cortos no son mi fuerte, así que este no lo leeré.
    Besos.

    ResponderEliminar
  7. Me gustan los relatos pero ahora mismo el trasfondo de estos no me atrae mucho. Ya tenemos la vida para eso.

    ResponderEliminar
  8. Me gusta leer relatos y estos tienen buena pinta. No es la primera reseña positiva que leo.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  9. La verdad es que los relatos me cuestan muchísimo, lo dejo pasar.
    Besos.

    ResponderEliminar
  10. Yo lo tengo en la estantería, en breve me pondré con él :)

    ResponderEliminar
  11. Hola!! Los libros de relatos me encantan y lo que cuentas de este me atrae muchísimo. ¡Genial reseña! Nos leemos!! Besos!!

    ResponderEliminar
  12. Hormigas en la playa me gustó mucho pero con estos relatos no me animo que los relatos y yo no nos llevamos bien
    Besos

    ResponderEliminar
  13. Los relatos no son para mi, lo dejo pasar.

    Saludos

    ResponderEliminar
  14. Los relatos no son lo mío y este en concreto no me llama demasiado.
    Un beso ;)

    ResponderEliminar
  15. Este lo dejo pasar, yo y los relatos...
    Besos

    ResponderEliminar
  16. Un buen libro de relatos, ya lo creo. Disfruté con su lectura.

    ResponderEliminar

¡Gracias por comentar!