sábado, 24 de febrero de 2018

El verano de las flores silvestres - Kathryn Taylor



Título: El verano de las flores silvestres
Autora: Kathryn Taylor
Publicación: Ediciones B, enero de 2018
Páginas: 352

Zoe se enfrenta a una difícil decisión relacionada con una intervención quirúrgica muy arriesgada que debe salvarle la vida.

Espontáneamente decide regresar a Cornualles, pues hace catorce años allí experimentó la mayor felicidad de su vida... aunque también la peor pesadilla.

Ahora, por fin está decidida a desvelar los secretos de aquel verano

Mis impresiones

A Kathryn Taylor la conocía con la trilogía Daringham Hall. Tres libros cuya lectura me pareció muy agradable, fresca y sencilla con una historia que te atrapaba. Y es lo mismo que esperaba encontrar en la novela de la hoy os voy a hablar.

Zoe corrió por el sinuoso y angosto sendero que discurría por la colina cubierta de hierba y no se detuvo hasta que llegó a las ruinas de la torre de piedra, al borde del acantilado. Absolutamente sin aliento se llevó las manos al dolorido costado y contempló el mar.”
Hace más de catorce años que Zoe no ha regresado a Penderak en Cornualles en donde su familia, que tiene una empresa constructora en la que ella misma trabaja, pasaba habitualmente las vacaciones. El motivo es que la última vez que estuvieron allí pasó algo que destrozó a toda la familia. Un suceso oscuro que no quedó debidamente aclarado.”

Zoe es una mujer que vive que vive en Londres y trabaja para la exitosa empresa constructora de su padre. Hace catorce años vivió un terrible acontecimiento en el lugar donde la familia veraneaba. Un pequeño pueblo costero llamado Penderak en Cornualles. Desde entonces ninguno de ellos ha vuelto a ser el mismo y Zoe vive con la sensación de que el caso nunca llegó a resolverse debidamente. Muchas incógnitas quedaron en su mente desde aquel momento en las que ella no deja de pensar.

Ahora le han diagnosticado una aneurisma y dentro de diez días tiene que someterse a una operación quirúrgica que evite males mayores. Sin embargo Zoe es consciente de los riesgos que corre y de que algo puede salir mal. Decidida a cerrar ese capítulo de su vida antes de la intervención pretende volver a Penderak para averiguar la verdad y poder así, cerrar ese tremendo episodio de su pasado.

Aunque la cabaña, Wild Flower Inn, que siempre alquilaba su familia no está libre, acuerda con la propietaria un cambio de residencia. Rose, divorciada, con dos hijos y cansada de aburrirse en un lugar tan pequeño, se marchará a Londres para liberarse y vivir alguna aventura mientras Zoe se enfrenta al pasado y se reencuentra con el amor de su vida.

En El verano de las flores silvestres he encontrado justo lo que esperaba y lo que me apetecía encontrar. Una novela sencilla, fresca y que si bien tiene una cuestión misteriosa por desvelar y que despierta tu interés su lectura no te produce gran tensión por lo que su lectura resulta placentera a la par que entretenida. A mí este tipo de novelas me vienen muy bien para desconectar, entretenerme y relajar la mente. Me hacen evadirme y lo valoro mucho.

La historia tiene dos puntos de interés. Uno relacionado con un turbio suceso que ocurrió en el pasado y que nunca llegó a resolverse con claridad. Para ello Zoe tendrá que rebuscar en el pasado. El otro punto de interés es el reencuentro de la protagonista con un viejo amor que justo perdió el mismo día en que todo aquello ocurrió. El dolor hizo que perdieran el contacto y ninguno de los dos supo más del otro.

Aunque parece que en la sinopsis destaca más el personaje de Zoe, la historia se desdobla y no solo conoceremos sus andanzas en el pueblo sino también las de Rose en Londres. Una mujer aburrida y agobiada por el trabajo, los hijos y un ex marido que se ha desvinculado de ellos. Con la sensación de aislamiento y tedio en Penderak, el viaje será refrescante y revitalizador para ella y también vivirá una aventura amorosa aunque ¿será solo algo pasajero?

Junto a estos dos personajes nos iremos encontrando una serie de secundarios que completarán las tramas. Como Jack, que es la persona de quien Zoe estaba muy enamorada en el pasado y cuyo reencuentro aviva esos sentimientos. Jack es un buen hombre que tras años en Canadá ha regresado a su tierra natal con su hijo Will. Todos los personajes me han gustado, me han parecido humanos y creo que están dibujados conforme la historia requiere.

La historia está narrada a través de una voz narrativa en tercera persona con un estilo muy ágil, fluido, fresco y con una buena presencia de diálogos. Me han gustado los escenarios de Cornualles que nos acercan a un entorno rural y tranquilo cerca de la costa. La historia sucede en la actualidad en un pequeño pueblo costero donde todo el mundo se conoce y se recuerda. Pero sobre todo también recuerda el pasado aunque haya dejado de hablar de él.

Al final la historia nos habla del sentimiento de pertenencia a un hogar, a cómo nos aferramos a las cosas materiales dándoles gran valor sentimental e intentando conservar ciertos recuerdos que no queremos perder. Pero también es una historia que nos habla del perdón, de que para estar tranquilos y seguir hacia adelante hay que cerrar capítulos de nuestra vida y darle un nombre a las experiencias traumáticas vividas.

Conclusión

El verano de las flores silvestre es una lectura muy entretenida, fresca, amena y agradable que te hace evadirte y que se lee con cierta relajación a pesar de su dinamismo y su agilidad. Tiene un punto de suspense pero no es de esas novelas que te ponen en tensión y que quieres leer a toda prisa sino que te piden disfrutar de la historia y sus pequeños detalles.




17 comentarios:

  1. Pues parece ese tipo de historia de evasión que tanto me gusta, sobre todo ahora que estoy un poco atascada con mis lecturas, así que lo tendré en cuenta seguro.
    ¡Besos!

    ResponderEliminar
  2. Un verano así tontuno de piscineo lo leería pero no voy corriendo a por él.
    BEsosss.

    ResponderEliminar
  3. Si ha cumplido su función, no se le puede pedir más. Este tipo de lecturas son para descansar las emociones y vienen bien de vez en cuando.

    ResponderEliminar
  4. Leí hace algún tiempo la trilogía de Daringham Hall y no recordaba el nombre de su autora. Me gustó, sobre todo el segundo y tercer libro. Esta novela parece amena y a veces eso es lo que apetece... me apunto que te ha gustado por si coincido con ella en algún momento... me gusta, además, que se ambiente en Cornualles, esa zona del sur de Inglaterra (si no me equivoco) es preciosa

    ResponderEliminar
  5. ¡Hola!

    Prácticamente coincidimos en impresiones; una lectura previsible desde incluso antes de empezarla pero que no por ello resulta aburrida sino más bien al contrario, es una lectura muy agradable ideal para desconectar.

    Un beso

    ResponderEliminar
  6. Holaaa
    Tiene una pinta estupenda, me apetece leer algo así en estos momentos^^
    Un besito

    ResponderEliminar
  7. Hola!!

    La verdad es que entran ganas de leerla, entre l¡tu reseña y esa portada tan preciosa....Quizás en verano me anime

    ResponderEliminar
  8. Me llama un montón y este tipo de novelas suelen encantarme así que me no anoto!

    ResponderEliminar
  9. Sí, se ve fresca y entretenida. Le tengo el ojo echado :)

    ResponderEliminar
  10. Lo dejo pasar que no me termina de llamar la atencion.

    Saludos

    ResponderEliminar
  11. Pues me parece una buena idea para estar entretenida una tarde de mantita y sofá o tumbona y piscina. Me la llevo apuntada para cuando me apetezca algo de este estilo.
    Besos

    ResponderEliminar
  12. No termina de convencerme esta historia. Lo dejo pasar. Besos

    ResponderEliminar
  13. Me encanta la portada, es una monería.
    Lo apunto.

    Besotes

    ResponderEliminar
  14. Esta historia no me atrae lo suficiente como para añadirla a la larga lista. La dejo pasar.
    Besos

    ResponderEliminar
  15. Hola!
    En este caso no me llama, pero gracias por la reseña.
    Un saludo!

    ResponderEliminar
  16. Me veo en esas sillas, leyéndolo en verano. Besos

    ResponderEliminar

¡Gracias por comentar!