martes, 27 de febrero de 2018

Muertes pequeñas - Emma Flint


Título: Muertes pequeñas
Autora: Emma Flint
Publicación: Malpaso, enero de 2018
Páginas: 357

En Queens, en el mes julio de 1965, las calles arden a causa de una ola de calor. Ruth Malone, una joven madre del barrio, se levanta una mañana y descubre la puerta de la habitación de sus dos hijos pequeños abierta de par en par. Han desaparecido.

No hay peor pesadilla para una madre, pero Ruth Malone no es como las otras. Siempre perfectamente maquillada, vestida de forma provocativa, la policía encuentra botellas vacías de alcohol por todo su apartamento… los detectives que siguen el caso hacen las suposiciones más obvias, ayudados por los cotillas y envidiosos del vecindario.

Pete Wonicke, un periodista inexperto al cargo de cubrir su primer caso importante, no puede evitar llegar a esas mismas conclusiones. Sin embargo, cuanto más tiempo pasa con Ruth, más se da cuenta de que los policías no siempre son los buenos y de que las obsesiones personales de ciertos detectives pueden estar influyendo en la investigación. Ruth Malone es fascinante, un reto y un misterio, pero ¿sería capaz de matar a sus propios hijos? Basada en hechos reales, Muertes pequeñas nos cuenta una historia de amor, moralidad y obsesión, y analiza la capacidad que tiene todo ser humano para el bien y el mal.

Mis impresiones

Me pareció muy interesante la sinopsis de este libro y sobre todo el hecho de que Emma Flint, su autora, se haya inspirado en un caso real para escribirla. Se trata del caso de Alice Crimmins que también me ha resultado interesante conocer. Tuvo conocimiento de él cuando solo contaba con dieciséis años y parece ser que nunca llegó a sacárselo de la cabeza.

Las escasas noches en las que consigue conciliar el sueño, vuelve a ponerse en la piel de la mujer que fue.
Por aquel entonces rara vez dormía con un camisón limpio, la almohada mullida y la cara brillante, embadurnada de crema. Algunas veces se despertaba en una cama revuelta, con alguien que roncaba a su lado; otras muchas lo hacía sola, en el sofá, rodeada de botellas casi vacías y ceniceros casi llenos, con la piel saturada del humo rancio y el maquillaje del día anterior, el cuerpo dolorido, la mente vacía. Entonces se incorporaba con una mueca, consciente del dolor que sentía en el cuello y del sabor triste y agrio en la boca

La historia se desarrolla en Queens en el año 1965. Ruth Malone, a sus veintiséis años es madre de dos niños y separada desde hace más de un año de su marido, Frank, con quien lucha por la custodia. Trabaja por las noches en un bar con el que apenas consigue mantener la casa ya que los cheques de su ex marido nunca tienen fondos. Una mañana cuando se levanta descubre que sus dos hijos, Franckie, de cinco años, y Cindy, de cuatro, no están en sus habitaciones. Han desaparecido sin dejar rastro.

Desde ese momento comienza la pesadilla para Ruth que se enfrenta a la preocupación por sus hijos con la policía encima de ella ya que piensan que es la principal sospechosa. Además todo el mundo comienza a juzgarla en un caso que se hará muy mediático.

En medio de todo ello nos encontramos con un periodista llamado Peter Wonickle, que a pesar de llevar dos años trabajando para aun periódico aún no ha conseguido hacerse con un artículo importante. Con la aparición del caso Malone piensa que puede ser la oportunidad de su vida y lo que comienza como una simple investigación para conseguir el titular de su vida va tomando otros carices más personales.

Muertes pequeñas no es solo una interesante e intrigante novela que funciona como un thriller psicológico en la que poco a poco el lector va a descubrir dónde están los niños y porque han desaparecido. Y también si Ruth, la principal sospechosa de la policía, es culpable o inocente. Una novela con un inicio potente y lleno de tensión que nos va a dejar imágenes muy duras. ¿Qué puede haber peor que un delito contra dos niños?

Pero como os decía es una novela que va más allá y que analiza con mucha profundidad el juicio de valores que los demás emiten simplemente formados a partir del aspecto físico o de la actitud que uno muestra al exterior. Hay ciertos comportamientos que no se perdonan. En el caso de Ruth es una mujer consciente de su atractivo, le gusta maquillarse, vestirse e ir perfectamente arreglada. Quiere sentirse atractiva y deseada por los hombres. No quiere dar una imagen de vulnerabilidad. Un perfil que para la policía, para sus vecinos y para la prensa deja claro que esa mujer no tiene escrúpulos, que es culpable y que tiene que ser castigada. Una historia donde la doble moral y la hipocresía mueve a muchos de estos personajes.

Ruth es la protagonista, casi de forma indirecta, al quien conoceremos en parcelas muy limitadas y concretas con lo cual la autora consigue mantener el suspense y cierto misterio alrededor del personaje manteniéndola en esa dualidad y permitiendo incuso que el lector también pueda entrar a juzgarla. Su comportamiento no es quizás el más esperado dada su situación. Acaba de perder a sus dos hijos y ella se mantiene incólume, entera y firme. No desatiende su atuendo ni sus formas. Pero ¿Cómo actuará Ruth en la intimidad? ¿Será ese comportamiento un indicio de la culpabilidad?

Un personaje con mucho peso en la novela es el joven periodista Peter Wonickle, cuya carrera está demasiado estancada. Intentando sobresalir por fin decide hacerse con el caso y pronto se obsesionará con conocer más de cerca a Ruth y averiguar la verdad. Poco a poco va sumergiéndose en las intimidades de esta madre y cambiando su percepción sobre ella. En el bando opuesto está el inspector de policía Devlin que a toda costa quiere demostrar la culpabilidad de esa mujer cuya vida es caótica y libertina.

Algo que hay que resaltar en la novela es el contexto social en que se desarrolla y gracias al cual la autora es capaz de crear un micromundo muy bien definido. Un pequeño barrio en américa en los años sesenta en el que los vecinos creen conocer a los demás aunque no hayan cruzado más que un par de saludos o palabras con ellos. Las mentiras, las obsesiones, los juicios propios de valor o la religión tienen mucha importancia en esta historia y determina su carácter. La sensualidad y sexualidad de Ruth no está bien vista en un lugar de vecinas ataviadas con bata y rulos y sobre todo no parece encuadrar en el rol de madre que todo el mundo tiene en la cabeza.

Muertes pequeñas  es una novela que mantiene el suspense desde la primera hasta la última página a pesar de que la autora no se guarda todo hasta el final de la misma. Iremos conociendo como es la vida de Ruth, antes y después de la desaparición de los niños, asistiremos a la investigación de la policía, presenciaremos el juicio al que es sometida.

Con un estilo ágil y cuidado, cambios de perspectiva y de tiempo que nos llevan a diferentes puntos de la historia iremos sumergiéndonos y viéndonos atrapados en esta historia que nos tiene despistados hasta el último momento. Hasta que su autora por fin descubre la caja de Pandora y nos revela todo lo que hay dentro. Un final que me ha gustado y que no resulta rocambolesco ni extraño.

Conclusión

Muertes pequeñas es un intrigante y tenso thriller psicológico además de una novela que pone en relieve los prejuicios y los juicios de valor que emitimos sobre los demás. Una novela que sin duda recomiendo.


20 comentarios:

  1. Pues es de las pocas novedades de este año que estoy muy muy tentada a comprar, y además quiero hacerlo antes de averiguar más de la historia (y mira que me estoy resistiendo a la curiosidad).
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Tiene una pinta estupenda. La verdad es que solemos juzgar con demasiada antelación. Entiendo la posición en la que la novela coloca al lector. Me parece interesante. No me importaría leerlo. Besos

    ResponderEliminar
  3. Me gusta, no me importaría leerlo.
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Lo he leído la semana pasada y me ha gustado mucho.
    Un beso

    ResponderEliminar
  5. Ya sabes que me ha gustado muchísimo esta novela, me alegro que tú también la hayas disfrutado.
    Un beso

    ResponderEliminar
  6. Tiene muy buena pinta. Esta novela también la tengo esperando para leerla, espero no tardar mucho y ponerme con ella cuanto antes.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Tiene muy buena pinta. Esta novela también la tengo esperando para leerla, espero no tardar mucho y ponerme con ella cuanto antes.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  8. Muy interesante. Si es un thriller intenso e intrigante es, por tanto, uno de los que hay que tener en cuenta. Saludos.

    ResponderEliminar
  9. Pues no le había hecho mucho caso a este libro. Y veo que merece y mucho la pena.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  10. He pasado un poco por encima porque la tengo pendiente. Estoy deseando ponerme con ella. Besos.

    ResponderEliminar
  11. Me apetece mucho. Todas las reseñas que he visto son similares a la tuya, y eso picaaaaa.
    BEsos.

    ResponderEliminar
  12. A mí es que me da mucha pena lo de los niños aunque el resto me parece interesante sobre todo por el personaje de Ruth.

    ResponderEliminar
  13. Últimamente parece que los thrillers no cumplen mis expectativas, así que este título lo tengo más que fichado porque veo que merece mucho la pena.

    Besitos

    ResponderEliminar
  14. A mí me encantó de principio a fin. Estoy deseando leer más de la autora, se supone que ya está trabajando en otra novela.

    Un beso

    ResponderEliminar
  15. Paso de puntillas porque la leeré muy pronto.
    Besos.

    ResponderEliminar
  16. Tiene una pinta estupenda, creo que me acabaré convenciendo
    Besos

    ResponderEliminar
  17. Esta novela la tengo mas que apuntada. Gracias por la reseña. Besos

    ResponderEliminar
  18. Pues me lo llevo apuntadísimo después de leerte!

    Besotes

    ResponderEliminar
  19. Jo, no habíamos oído hablar de él pero tiene súper buena pinta!

    Gracias por el descubrimiento, ¡un saludo!

    ResponderEliminar
  20. Hola!
    NO había oído hablar de ese caso, pero la novela tiene buenísima pinta :O
    Un saludo!

    ResponderEliminar

¡Gracias por comentar!