miércoles, 11 de febrero de 2015

Toda la verdad sobre las mentiras - José Antonio Palomares



Título: Toda la verdad sobre las mentiras
Autor: José Antonio Palomares
Publicación: Plaza & Janés, enero de 2015
Páginas: 368

En el Madrid de principios de los años 80, una familia de clase media- baja trata de llevar una vida normal a pesar de sus dificultades económicas. TODA LA VERDAD SOBRE LAS MENTIRAS es la historia nostálgica, cómica y tierna de esa familia vista a través de los ojos del hijo mayor.

Recuerdo las cosas más curiosas de mi infancia a principios de los ochenta. No me preguntes por los afluentes más importantes de la Península, ni por las ecuaciones de segundo grado, ni por las Coplas a la muerte de su padre de Jorge Manrique. En cambio, recuerdo el intenso sabor del ColaJet de limón, la rugosidad de las costras en mis rodillas, la barriga de John Wayne en los westerns de Primera Sesión, la ansiedad por conseguir chapas que no estuvieran dobladas o la alegría de ver a Santillana marcar un gol. Recuerdo la manera exacta en que el aliento de mi padre olía a Soberano; y la frase favorita de mi madre: "¿Te crees que soy el bancospaña?". Recuerdo que la felicidad era el primer mordisco del dónut en el recreo de las once. Quizá recuerdo todas esas cosas porque están entrelazadas con el momento en el que descubrí por fin toda la verdad sobre las mentiras de mi familia.

Yo debía de tener once años, o quizá diez, o quizá doce, el día en que papá vendó teatralmente los ojos de mamá con un paño de cocina y la condujo a ciegas al salón...

Mis impresiones

Qué lejos parece quedar ya la década de los años ochenta y sin embargo que frescos tenemos en la memoria los recuerdos de esta peculiar época. Indudablemente la forma en que  vivimos aquellos años nos marcó a muchos de los que hoy somos adultos, de tal manera que no podemos evitar ser invadidos por la nostalgia cuando de una manera u otra la recordamos.

José Antonio Palomares además de ser el administrador del blog El sabor del cerdo agridulce (en el que asegura que fue el último español en tener un móvil pero también en tener un blog) es autor de la novela recién publicada por la editorial Plaza & Janés titulada Toda la verdad sobre las mentiras. A través de ella nos propone un preciado y nostálgico viaje a otra época.

La historia nos traslada al Madrid de principios de los años ochenta y comienza en el mismo momento en que una familia normal y corriente estrena su primera televisión a color. A pesar de que últimamente su economía no ha sido muy boyante el padre ha conseguido un nuevo empleo como conductor de un taxi y con este gesto desea animar a toda la familia y celebrar el feliz acontecimiento. Para el pequeño protagonista de esta historia, un niño de once años, no puede haber nada más emocionante a pesar de que su madre no esté muy contenta con su nuevo aparato.

Así el día a día del pequeño Ángel transcurre entre el colegio, los amigos, sus pequeñas aventuras diarias y sobre todo su familia. Pero mientras él abandona la niñez también comienza a ser más consciente de una serie de acontecimientos extraños que ocurren a su alrededor y la situación termina por explotar cuando los abuelos pasan unos días en la ciudad por un problema de salud. Y es que hay una serie de mentiras que están comenzando a salir a la luz.

Toda la verdad sobre las mentiras es un libro entrañable y muy tierno de esos que te invaden de buenas sensaciones y buen rollo.  Es inevitable sentirse asaltado por miles de recuerdos al leer sus páginas e incluso sonreír de vez en cuando. Aún así existen en ella algunos momentos más amargos cuando el lector va siendo consciente de lo que ocurre en la familia y como parecen dirigirse hacia la desgracia. No os voy a desvelar nada de lo ocurre en ella para que seáis vosotros mismos los que lo descubráis en caso de leerla.

Una de las cosas que más me ha gustado de esta novela y que he disfrutado muchísimo es la increíble ambientación que rodea a los personajes. El narrador recrea de forma muy realista y acertada como vivía una familia normal en los años ochenta. Y así a través de los ojos de su protagonista iremos recordando el jabón hecho en casa, las yogurteras, los bocadillos de chopped o fuagrás, el Cola-cao con grumos a la hora del desayuno (que en aquella época los grumos no eran tan apreciados), el papel de estraza en el que envolvían los alimentos o los juegos típicos de aquella época como las canicas, las peonzas o las chapas entre otros muchos ámbitos como son la televisión, la música, la tecnología, la cultura o ciertas costumbres con un detallismo asombroso. Y todo lo vamos viendo en el día a día del personaje.

Y es Ángel el hijo mayor de una familia de cuatro miembros. Un niño travieso, despierto, cuyas ocurrencias son divertidas. La madre más que una mujer es el pilar sobre el que se sustenta la familia. Cuida y protege a todo el mundo y procura que a nadie le falte de nada. Una mujer ahorradora, estricta, seria, capaz de dirigir cualquier situación y  resolverla con una de sus frases lapidantes del estilo "¿Te crees que soy el bancospaña?". Al padre quizás le conocemos algo menos sobre todo porque desde que tiene ese nuevo trabajo cada día llega más tarde a casa.

Toda la verdad sobre las mentiras está narrada a través de su protagonista, un niño de once años, que nos ofrece una visión limitada y subjetiva de lo que sucede a su alrededor. Es una voz muy enternecedora, cercana, ingenua y divertida que como cualquier niño tiene sus propios problemas, alegrías y prioridades las cuales encajan dentro de su mundo infantil. Aunque no entiende todo lo que ocurre en el mundo de los adultos o sus interpretaciones son distorsionadas está alcanzado esa típica edad en que comienza a cuestionarse todo lo que ocurre a su alrededor, incluso el comportamiento de sus padres, y percibir cuando  las cosas no marchan del todo bien aunque nadie se lo haya explicado.

Se trata de una novela de corte e historia sencilla en que la trama avanza con pausa siendo el lector consciente poco a poco de esos pequeños cambios que se van sucediendo en el comportamiento de los mayores. Aún así gracias a su estilo directo y sencillo su lectura resulta muy ágil y fluida que llega a transportarte.

Conclusión

Toda la verdad de las mentiras es una novela de lectura agradable, desenfadada y  divertida que nos lleva a viajar a una época pasada y mirar nuestra infancia con nostalgia. Un viaje que disfrutarán sobre todo aquellos lectores que la vivieron de primera mano pero que también puede resultar interesante a aquellos más jóvenes que quieran conocerla. Muy recomendable.

Nota: ¿Alguien sabe porque las televisiones tenían diez botones si solo existían dos canales?



42 comentarios:

  1. Lo primero que me ha llamado la atención de este libro es el título, que me gusta mucho.
    El hecho de que el protagonista sea un niño acrecenta mi interés por el libro, que me recuerda un poco a Monolito Gafotas de Elvira Lindo.
    Supongo que tendré que añadirlo a mi lista...
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. He leído un par de reseñas y casi todas coincidís en los mismo. Gracias por la reseña! :)

    ResponderEliminar
  3. Al igual que me gustó recordar con el libro "Yo fui a EGB", creo que con este también disfrutaría.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Al igual que me gustó recordar con el libro "Yo fui a EGB", creo que con este también disfrutaría.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Creo que porque eran alemanas (la nuestra era Telefunken) y allí... ya se sabe, había muchos más canales ;) Estupenda entrada sobre este libro que ya conocía pero que no me había decidido a leer, hasta hoy. Muchos besos.

    ResponderEliminar
  6. Estoy convencida de que es un libro que seguro que me gustaría,besotes

    ResponderEliminar
  7. Seguro que me lo pasaré muy bien leyéndolo. ¡Muy bueno lo de los botones de las teles, jajajaja!

    ResponderEliminar
  8. Jajajaj, pues no tengo ni idea sobre lo de los botones :) Creo que me gustaría recordar esa década, me apunto el libro.
    Besos!

    ResponderEliminar
  9. Es curioso lo de los botones. He conocido esas teles. jejej. No apunto el libro de momento, pero puede que me anime en un futuro. Un beso.

    ResponderEliminar
  10. Me llama la atencion este libro desde que lo vi pero no termino de decidirme.

    Saludos

    ResponderEliminar
  11. Ya he visto varias reseñas y creo que es un título muy apetecible a pesar de los grumos en el Cola Cao.
    besos

    ResponderEliminar
  12. La verdad es que tiene muy buena pinta :D

    ResponderEliminar
  13. Me la ofrecieron y tenía tantas cosas pendientes que dije que no. Ahora podría decir que me arrepiento. Besos.

    ResponderEliminar
  14. Hola!
    Leí esta novela hace muy poco y resultó una lectura maravillosa, me asaltaron muchos recuerdos de mi niñez y la ambientación es fantástica.
    Besos!

    ResponderEliminar
  15. Me llama la atención lo que me pueda encontrar así que me lo llevo ;)

    ResponderEliminar
  16. Pues tal y como tú nos explicas, es verdad que da la sensación de estar ante una historia nostálgica, sin duda. No recuerdo aquellas teles ni sus botones, pero sí los dos únicos canales y un montón de pelis en blanco y negro :-)))

    ResponderEliminar
  17. No soy mucho de mirar atrás aunque seguro que me traería buenos recuerdos y un poco de nostalgia. Lo dejo en manos del azar.

    ResponderEliminar
  18. Pues es un libro en el que si no hubiese leído tu reseña no me habría fijado, no pensé que fuese este tipo de historia
    Besos

    ResponderEliminar
  19. Ya me estaba liando pensando en otra novela, me he despistado con la portada, esos cuadernillos rubio ahora que quieren quitar la caligrafía de en medio, en fin, parece agradable, no lo descarto pero no saldré corriendo por ella. Lo ochentero es tendencia :)
    Besos

    ResponderEliminar
  20. Anda mira, a mí también me ha recordado un tanto la premisa, aunque en otra época claro, a ese Manolito Gafotas de Elvira Lindo. O a lo mejor es que a mí me queda un pelín más próximo y fue una de esas lecturas que marcó mi infancia.

    Un beso!

    ResponderEliminar
  21. Pues tiene buena pinta y nunca viene mal ponerse un poco nostálgico.

    ResponderEliminar
  22. Ya sólo por la ambientación me llevo el título. Últimamente estoy nostálgica.
    Un besin

    ResponderEliminar
  23. Me acabas de poner la miel en los labios. ¡Vaya pinta tiene el libro! No lo conocía pero este tipo de lecturas me encanta y, además, a mi me encantan los grumos en el cola cao así que.. tendré que hacerme con él. Un beso!

    ResponderEliminar
  24. Típico libro que leería para descansar de otros más sesudos, quizás buscando esa nosttalgia y esa sonrisilla cómplice :)

    ResponderEliminar
  25. Me gusta! Éste me lo apunto.
    Besos!

    ResponderEliminar
  26. No pinta nada mal. Puede que disfrute leyendola asi que le dare una oportunidad.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  27. Este tipo de libros no son para mi. No paso de la anécdota del recuerdo entre amigos al papel, no me centro
    Besos

    ResponderEliminar
  28. Un libro que leeré seguro si se cruza en mi camino.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  29. Hola guapa!
    He visto varias reseñas positivas sobre este libro, pero yo sigo teniendo mis dudas con él. Besotes

    ResponderEliminar
  30. Yo tengo una manía terrible y es que no me gusta que la historia ocurra en España, aunque con eso levanto mucho la mano pero que suceda donde yo vivo no me gusta nada ajjaja porque no me creo las historias, por algún motivo no lo identifico con el Madrid en el que yo vivo y no me lo creo xD

    ResponderEliminar
  31. No creo que lo lea a corto plazo, pero me parece muy atrayente ese ambiente de los 80.

    ResponderEliminar
  32. Me paso muy de puntillas por ella porque, después de la novela que estoy leyendo, le toca el turno.

    ResponderEliminar
  33. Me encanta la portada, pero no sé si lo leeré en breve. 1beso!

    ResponderEliminar
  34. A mí este tipo de libros siempre me parecen amenos y entretenidos. No me importaría leerlo. Besos.

    ResponderEliminar
  35. Estos libros no me llaman nada...

    Besotes

    ResponderEliminar
  36. Como han comentado ya varias personas, creo que para los nostálgicos como nosotros y seguidores de Yo fui a EGB, es una lectura perfecta.
    Besos !

    ResponderEliminar
  37. No sé si me gustaría este libro en caso de que lo leyese.

    Besos.

    ResponderEliminar
  38. Tengo muchas ganas de leerlo porque sigo su blog desde hace tiempo. Además, sabiendo quién es su mujer, estoy convencida de que me gustará.

    ResponderEliminar
  39. En mi casa eso de los grumos del cola-cao nos resultaba insoportable así que eramos de Nesquik y lo seguimos siendo, fieles a la tradición, jajaja Esta novela seguro que me gusta. A mi me encanta regodearme en el pasado, me zambullo y lo disfruto hasta cuando me harto de llorar.

    Bs.

    ResponderEliminar

¡Gracias por comentar!