martes, 10 de diciembre de 2013

Una verdad delicada - John Le Carré



Título: Una verdad delicada
Autor: John Le Carré
Publicación: Plaza & Janés, octubre de 2013
Páginas: 358

En 2008 tuvo lugar una operación secreta antiterrorista en Gibraltar. La versión oficial fue que todo salió bien: años después se descubre que no fue exactamente así.
En Gibraltar, la más preciada colonia del Reino Unido, se organiza una operación contraterrorista cuyo nombre en clave es Fauna. Su finalidad: capturar y secuestrar a un valiosísimo traficante de armas yihadista. Sus autores: un ambicioso ministro del Foreign Office, junto con un contratista de defensa privado que, además, es íntimo amigo suyo. Tan delicada es la operación que ni siquiera el asistente personal del ministro, Toby Bell, tiene acceso a ella.

Sospechando que existe una conspiración desastrosa, Toby intenta impedirla, pero se le asigna inmediatamente un destino en el extranjero. Al cabo de tres años, emplazado por sir Christopher Probyn, diplomático británico jubilado, en la decrépita casona de este en Cornualles, y vigilado de cerca por Emily, la hija de Probyn, Toby debe elegir entre la conciencia y su deber para con su servicio.

Si lo único necesario para el triunfo del mal es que los hombres buenos no hagan nada, ¿cómo puede quedarse en silencio?

Mi experiencia con la novela

John Le Carré siempre ha sido uno de esos autores que me ha producido mucho interés y me ha apetecido conocer. A pesar de larga trayectoria como escritor y haber publicado un buen número de novelas nunca supe por cual empezar y ninguna de ellas llegó a mis manos de forma casual. Cuando vi publicada Una verdad delicada me pareció una buena opción acercarme a su última obra y conocer la parte más contemporánea del autor.

Este primer acercamiento me ha resultado muy positivo, he encontrado más de lo que en principio esperaba de ella. Me ha resultado un título interesante con muchos aspectos destacables y sobre todo, con una construcción sólida.

Los comienzos de la historia nos sitúan en Gibraltar, el lugar donde se ha organizado una operación antiterrorista, que responde al nombre de Operación Fauna, en la que colaboraran distintos servicios de inteligencia británicos junto a los americanos  y que tiene como objetivo capturar y secuestrar a un traficante de armas yihadista. Fergus Quinn, el Subsecretario de Asuntos Exteriores de Su Majestad será el encargado personalmente de dirigir la operación junto a ciertos colaboradores que él mismo ha seleccionado, entre ellos un íntimo amigo suyo. La operación es llevada a cabo bajo el máximo secreto y sus resultados guardados confidencialmente de forma que ni siquiera Toby Bell, asistente personal de Quinn en esos momentos, tiene acceso a la información. Pero Toby Bell no sólo es consciente de que algo está ocurriendo sino que sospecha que algo muy grave se esconde alrededor de esta operación.

Peñon de Gibraltar
Tres años después, Toby Bell recibe un carta de sir Christopher Probyn, diplomático británico jubilado, en la que le emplaza para mantener una reunión privada. El fruto del encuentro será  el comienzo de una investigación que revelará lo que realmente ocurrió la noche en que se llevó a cabo la operación Fauna.

Este es en líneas generales el argumento de Una verdad delicada y aunque en principio pudiese parecer incluso simple Le Carré le aborda  de una forma muy característica, con un desarrollo que me ha resultado muy atractivo al jugar con diversos elementos como el tiempo, los personajes y situaciones. En la misma encontraremos conspiraciones, grabaciones ilícitas, muertes sospechosas, identidades falsas, secretos y reuniones confidenciales que darán lugar a una trama muy oscura.

Detrás se esconde una clara crítica al panorama político actual y los dirigentes que controlan el gobierno. El objetivo de Le Carré es poner en tela de juicio las actuaciones de los gobernantes, la impunidad con la que cometen todo tipo de actuaciones y la facilidad con que sus errores desaparecen y no llegan a ver la luz. Así como sus intereses personales en detrimento de la sociedad, el apoyo a ciertos conflictos que muy lejos de ser impedidos como debería resultan alentados y el tráfico de información confidencial, todo ello atendiendo a intereses económicos.

En cuanto a sus personajes, sus personalidades están muy marcadas e incluso enfatizadas de forma que queda muy patente su caracterización y objetivo en la novela. Cabe destacar dos figuras principales que resultan muy bien definidas y sus personalidades se dibujan de forma más profunda que el resto. El primero de ellos es Toby Bell, un joven funcionario del Ministerio de Exteriores cuya ambición le lleva a estar siempre alerta a cualquier movimiento que le rodee, a obtener la máxima información y atesorarla. Pero también es un hombre con unos férreos principios morales que no aprueba las malas prácticas políticas. El otro es un funcionario de rango medio a punto de jubilarse que sin experiencia previa en cuestiones de esta índole (quizás el condicionante preciso para ello) es captado para colaborar en la Operación Fauna. Finalmente la operación termina y él ha visto muy poco pero queda satisfecho cuando le informan que todo ha salido bien y su trabajo es recompensado.

En torno a estos existen otros personajes cuya actuación tiene un claro objetivo en la historia sin resultar el eje de la misma. Destacar a Fergus Quinn, un político ambicioso y corrupto que trata con empresas privadas, Giles Oakley o Jeb, para quien la Operación Fauna supuso un punto de inflexión en su vida.

Al final en Una verdad delicada sus personajes se enfrentan al dilema de elegir entre los dictados de su conciencia. Callar o hablar, dejar que las cosas sigan escondidas o permitir que vean la luz y en todo caso, a quien hay que mostrarse fiel. ¿A la conciencia? ¿A sus superiores?¿O debe ser a la nación?

La prosa de Le Carré tiene una gran personalidad. Alejada de toda simplicidad se caracteriza por ser refinada, con una sintaxis compleja y la total ausencia de elementos superficiales de forma que narra sin ambages ni rodeos. Las descripciones son precisas y acertadas. Uno de sus puntos fuertes son los diálogos, que van marcando el carácter y el ritmo de la novela y a través de los cuales se harán las revelaciones necesarias al lector. La voz narrativa es una tercera persona omnisciente que se mueve entre los distintos personajes y realiza continuos cambios de registro de forma que se nota que conoce de antemano todo lo ocurrido. El ritmo de la novela va in crescendo de forma que si en un principio su autor nos va situando y contando precedentes y asentando en mitad de la novela al llegar a un final en que el que se va descubriendo todo lo ocurrido aumenta el ritmo y resulta complicado dejar de leer.

El libro se estructura en siete capítulos de extensión considerable y divisiones internas que el autor aprovecha para cambiar tanto de escenario como de personaje. Estos continuos saltos hacen que sea necesario estar muy atento al hilo conductor de la novela para no perderse. Al principio va arrojando escenas que parecen inconexas pero que poco a poco va hilando y el lector por fin, a atar cabos.

También me gustaría resaltar la ambientación de la novela. Aunque las descripciones de Le Carré en cuanto a escenarios son escuetas y precisas consigue su objetivo y transmite al lector una clara tensión entre sus personajes y una atmosfera plagada de secretos, conspiraciones y cierto peligro que me ha resultado muy real.

Conclusión

Una verdad delicada es una novela bien construida, con un estilo muy particular y una atmosfera muy lograda que conlleva una clara crítica contra los sistemas de gobierno actuales. Una novela con la que por fin me he acercado a este autor y que me ha dejado un buen sabor de boca.

32 comentarios:

  1. Lo he visto entre las novedades de muchas librerías, pero no me termina de convencer. Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Ayer le comentaba a Meg que no he leído nada suyo y que en vista de su experiencia creo que prefería otro título. Veo que tus impresiones son más favorables, lo pensaré y a ver por cual me decido para el estreno.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Bueno, a mi no me llegó tanto, si que me acabó enganchando, pero requirió un esfuerzo lector que no tengo claro que compense en esta ocasión. Un beso!

    ResponderEliminar
  4. No es de mi estilo, así que no creo que lo lea.
    Un beso

    ResponderEliminar
  5. Hace tiempo que no leo nada de este autor. Esta novela la tengo pero ya se quedará para el próximo año. Por tu reseña veo que sigue en forma.

    ResponderEliminar
  6. Lei de este autor hace tiempo, una época en la que quedé saturada de novelas de espias. Pero me apetece volver a leerlo, aunque sea por los viejos tiempos :)

    Gracias y un saludo!

    ResponderEliminar
  7. Justamente vi ayer otra reseña de este libro, y a mi es que este escritor no me dice mucho, la verdad, los temas de espionaje no son lo mío.
    Besos!!

    ResponderEliminar
  8. Lo veo en erseñas y en librerías y no acabo de encontrarle nada que me haga apuntármelo...
    Besos!

    ResponderEliminar
  9. Me lo apunté el otro día con la reseña de tatty, y he de decir que me alegra que tu opinión también sea positiva. No he leído nada del autor, pero no me importa empezar por su última novela.

    Besos

    ResponderEliminar
  10. Le tengo muchas ganas a esta novela, me apetece una de espías bien contada, y en eso Le Carré es un maestro, nunca decepciona. Me alegro de que te haya gustado. Ya te contaré cuando le hinque el diente.

    Besos

    ResponderEliminar
  11. Es de esos autores que más o menos repite el mismo esquema en cada novela pero toca temas muy interesantes y construye muy bien las temas. Este lo tengo apuntado y te recomendaría El sastre de Panamá y El jardinero fiel,

    ResponderEliminar
  12. Creo que esta es la tercera reseña que leo para este libro en poco tiempo y debo tomarme eso como una señal; a ver si pronto me estreno con el autor y con ese libro, claro.

    Besos.

    ResponderEliminar
  13. No he leído todavía nada de este autor, no termina de llamarme lo suficiente la atención como para hacerle hueco. Muchos besos.

    ResponderEliminar
  14. Justo la foto que has puesto es lo que veo yo desde mi balcón todos los días jajaa, parece que la he hecho yo, bueno, en cuanto al autor, para mí de relleno entre lecturas sesudas, me gusta Smiley bastante, me entretiene mucho, este no sé, me lo anotaré para intercalarlo :)

    ResponderEliminar
  15. Pues yo sigo sin animarme a leer este autor a pesar de que este libro no deja de cosechar buenas opiniones.

    ResponderEliminar
  16. También me ha gustado esta novela aunque me costó adentrarme en ella, pero a medida que avanzaba me fue atrapando cada vez más
    besos

    ResponderEliminar
  17. Hace tiempo que no leo a Le Carré aunque parece que sigue en su estilo, del que disfruté mucho hace ya algún tiempo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  18. Aunque me gustó, mi favorita es (al margen de las primeras que ni me acuerdo) El jardinero fiel

    ResponderEliminar
  19. Me gusta lo que cuentas pero no me voy a animar de momento porque tengo ya novelas suyas y sin leer.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  20. Me encanta este autor...me emocionó con "El jardinero fiel" y ya es uno de mis imprescindibles. En 2014, esta novela caerá.


    Besos ;-)

    ResponderEliminar
  21. Pues mira, tras llevar varios días leyendo reseñas esta misma tarde me lo traje a casa.
    Con eso te lo digo todo
    Besos

    ResponderEliminar
  22. No creo que lo lea, ya que no me he estrenado con el autor y me han recomendado novelas anteriores con más ahínco. 1beso!

    ResponderEliminar
  23. No he leído nada de este subgénero y tras las reseñas que he ido leyendo de este libro me parece que es un buen sitio para empezar. Es un autor consolidado y al parecer con un estilo particular, así que lo tengo anotado.
    1beso:)

    ResponderEliminar
  24. Reseñas variadas estoy viendo de este libro. No sé si me animaré con este título, pero con el autor me estáis tentando.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  25. La llevo viendo un tiempo por estos lares, y aunque no es precisamente lo mío lo del espionaje, por lo que comentáis me da la impresión de ser una de esas novelas que, aunque apoyadas en la ficción, tocan ciertos hilos de realidad. Algo siempre positivo para que nos "metamos" en una historia.

    Quería animarme con este autor y aún no tengo claro si será esta la novela, pero me llevo tu opinión :)

    Un besote, albanta!

    ResponderEliminar
  26. Creo que esta novela no la voy a leer... no me llama nada la atención. Me alegro de que te haya gustado :)

    Besos.

    ResponderEliminar
  27. Yo no he leído nada de Le Carré. La sinopsis no me atraía mucho y luego he leído otra reseña en la que parece que el principio es un poco denso. No sé, no creo que me anime. Por cierto, me he reído mucho con el Papá Noel volador. Es cosa de mi ordenador pero a veces va muy despacio y otras muuuuuuuuuuuuuuy deprisa y ahí es cuando me he reído mucho. Besos.

    ResponderEliminar
  28. Tiene buena pinta, pero el Santa Claus que has puesto distrae un poco

    ResponderEliminar
  29. Es la segunda reseña que leo hoy del libro y no pinta mal...

    Besotes

    ResponderEliminar
  30. He leído tres obras de espionaje del autor y nunca he conectado del todo, pero no descarto leer ésta que tiene una trama en principio atractiva,
    besucus

    ResponderEliminar
  31. Coincidimos en la mayoría de las conclusiones.
    Besos.

    ResponderEliminar
  32. Estupenda reseña, con un bien medido estilo que mezcla sabiamente lo didáctico y lo subjetivo. Empiezo por aquí, Le leeré más a menudo.

    ResponderEliminar

¡Gracias por comentar!