miércoles, 17 de octubre de 2012

Bajo los Tilos - María José Moreno

Elena fallece en el avión que la traslada de Madrid a Nueva York. Ni siquiera su familia sabía que había emprendido ese viaje. Elena tiene un gran secreto… Cuando su hija María recibe la trágica noticia se introduce en una espiral de preguntas sin respuesta ¿Qué hacía su madre en ese avión?, ¿por qué iba a Nueva York?, ¿por qué no se lo había contado a nadie?... Preguntas que la sumergen en una difícil y tenaz búsqueda en el pasado de su madre hasta conocer sus más íntimos, oscuros y dolorosos secretos. Una novela de sentimientos encontrados, dolor, angustia, felicidad, esperanza, reconciliación… Una novela de intriga, una novela real, posible. ¿Qué sabemos en realidad de nuestros padres? Sólo lo que ellos nos cuentan…

Mi experiencia con la novela

Cuando María se queda embaraza, después de sufrir un lamentable aborto, siente que sus problemas se van diluyendo. Su matrimonio marcha viento en popa y espera en un futuro próximo convertirse en socia del buffet de abogados en el que trabaja.

Pero esta sensación se diluye inmediatamente cuando recibe la noticia de la inesperada muerte de su madre. Todo ocurrió cuando Elena, la madre de María, viajaba en solitario en un avión desde Madrid con destino a Nueva York. Ni su marido ni sus dos hijos sabían que había emprendido el viaje ni que le había llevado a ello.

Para todos la noticia resulta impactante además de desconcertante. Ninguno de ellos presagiaba el abandono. A María esta huída le produce una extraña sensación y no termina de encontrar explicaciones a esta posibilidad. Pero cuando descubre una nota en uno de los bolsillos de su abrigo se queda aún mas trastornada. Se trata de un mensaje fechado unos años atrás que dice:

Nunca he podido olvidarte. Nueva York es muy grande y sigo solo. Siempre te esperaré. Ricardo”.

Todo indica que Elena tenía un amante y volaba a la gran ciudad para encontrarse con él. Cuando María lee esta nota se da cuenta de lo poco que conocía a su madre y comienza a realizar una búsqueda que le permita dar respuesta a todas las preguntas que con su muerte han aparecido en su cabeza y sobre todo conocer la identidad real de Elena.

¿Quién era realmente su madre? ¿Quién es dichoso Ricardo? ¿Iba su madre a encontrarse con él? ¿De verdad los abandonaba?

Con todos estos interrogantes presentes en su mente y un ser que crece en su interior y que teme perder María emprende una verdadera lucha por encontrar la verdad. Y sobre todo llega a comprender que sus padres también fueros niños y que tuvieron una vida de la que ella no sabe nada.

A la vez que descubre los secretos que celosamente guardaba Elena se da cuenta de que su padre tampoco es quien ella quien pensaba y saldrán a la luz los motivos por los que su madre se había distancia de muchos de los miembros de su familia.

No quiero contaros nada más porque sino destriparía completamente la novela. Terminé la lectura hace varios días y he necesitado un poco de tiempo para digerir mis impresiones y aclarar mis ideas con respecto a ella. La historia me pareció muy atractiva desde un principio. Me gustan mucho las novelas que versan sobre secretos familiares y que están protagonizadas por mujeres. Y aunque esta me ha gustado en cierto modo no me parece una novela redonda por varios motivos.

 “Bajo los tilos” es una historia breve que se lee de una sentada. Mientras leía esta novela me daba la sensación de ser un relato muy amable y se nota que está escrita con mucho cariño. Pero la sensación principal que me ha transmitido es que todos los asuntos que en ella se tocan quedan a un nivel demasiado superficial.  La historia ha conseguido captar mi interés pero no emocionarme de alguna manera.

María José Moreno toca diferentes palos y diferentes temas sin realmente involucrarse ni profundizar en ninguno y eso que hay algunos bastante atractivos.  Creo que se le podría haber sacado mucho mas partido a un argumento que aunque no destaque por su originalidad (puede recordar a cualquiera otra novela de corte saga familiar) con un buen desarrollado hubiese resultado una novela muy interesante.

Durante la misma seguimos a María en su búsqueda por encontrar la verdad y para ello intenta hablar con los familiares de su madre y obtener todos los datos posibles ya que su padre se ha cerrado en banda y no suelta ni una palabra.

Mientras leía esperaba alguna referencia interesante que aumentara la tensión narrativa pero no se ha llegado a producir. La historia es demasiado simple y lineal. Los frutos de la investigación de María se producen de manera muy fácil y ordenada en el tiempo. No hay cabos sueltos desde un principio ni información incoherente que usar y recapitular al final para darle sentido. Todos sus familiares están dispuestos a hablar de una historia bastante bochornosa que incluso les deja a ellos en mal lugar. No es lógico que los secretos salgan a la luz tan fácilmente cuando se han intentado ocultar con tanta rigurosidad durante años. A la vez María se hace con objetos que le ayudan a clarificar el pasado de su madre con una facilidad asombrosa.

Además su escaso contenido hacen de esta una novela demasiado fugaz. Todo sucede de forma exageradamente fácil y directa. Es parca en matices, descripciones, ambientación. Hubiese agradecido algún flashback al pasado o algún giro interesante en la trama al igual que nos contase con más detalle algunas escenas que me han parecido muy interesantes y me han dejado con la miel en los labios.

Con los personajes sucede lo mismo, me han parecido demasiados planos. Cuesta imaginarse a María o su marido. A cada uno se les atribuye una sola característica principal y es la que define el personaje. Les han faltado matices, señas inequívocas de su personalidad y más datos sobre ellos.

La autora a través de capítulos cortos y con un narrador en primera persona va desgranando en cada uno de ellos una pequeña parte del misterio. Con un estilo muy sencillo y poco recargado la prosa es muy fácil y cómoda de leer. Además la presencia de diálogos en bastante amplia y eso agiliza mucho la lectura. Pero en el argumento no hay ninguna sorpresa porque todo lo que ocurre es bastante previsible desde el primer momento y al llegar al final cuando se descubre toda la historia solo confirma lo que el lector ya había adivinado sin esforzarse mucho y que se deja caer desde las primeras páginas.  No es que me parezca que un libro deba tener un final totalmente impredecible con el que sorprender al lector pero tampoco creo que se deban enseñar todas las cartas desde el principio.

Un tema muy interesante que nos plantea el libro, es si conocemos realmente a nuestros padres. Crecemos con la idea de que nuestros padres son solo eso y no nos damos cuenta de que tuvieron y tienen una vida. No nos paramos a pensar que son seres humanos que sufren, aman, que sueñan y en todo aquello que habrán dejado atrás antes de convertirse en la figura que nosotros conocemos. Los idealizamos y convertimos en seres omnipotentes, asexuados y sin sentimientos. Pero llega un momento en nuestra vida que comenzamos a cuestionarnos muchas cosas, que esa figura se va diluyendo y poco después es cuando nosotros nos convertimos en padres.

Conclusión

“Bajo los tilos” me parece una historia sencilla, de lectura agradable y sin grandes pretensiones que lee del tirón. Pero es esta brevedad la que en mi opinión, siempre subjetiva, le resta atractivos y la convierte en una historia de la que se podría haber sacado más partido. Me quedo con la sensación de que le falta madurez y desarrollo a la historia.

 
** Nota: La novela sólo ha sido publicada en versión Kindle a través de Amazon.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por comentar!