domingo, 14 de octubre de 2012

Mi amigo Thomas - Hipólito Sánchez

Nos encontramos en una granja situada a las afueras de Varsovia en 1940. Josef es un niño de ocho años que vive en ella apaciblemente junto a toda su familia, sus padres, sus abuelos y su hermana mayor Bogumil.

A pesar de que Varsovia ha sido ya invadida por los alemanes en la granja familiar apenas han cambiado las cosas. Pero en Septiembre de ese mismo año algo ocurre que hace que desaparezca toda la tranquilad que disfrutaban. El ejército les obliga a marcharse de su propia casa y  observan atónitos cómo queman sus pertenencias.

Los judíos están siendo traslados a un gueto de Varsovia donde a partir de ese momento deben vivir. Cuando la familia llega a su nuevo hogar observan que es un piso mucho más pequeño que su antigua granja y sus vecinos parecen muy peculiares. Se trata de una familia que esconde un gran secreto que nadie debe conocer.

A pesar de todo Josef se sentirá muy afortunado cuando conozca a Thomas, un niño con quien establecerá unos lazos maravillosos y con quien creará un mundo de fantasía que hará que lo que ocurre en el exterior tenga menos importancia.

Mi experiencia con esta novela

Expresar mis impresiones sobre esta novela me resulta complicado porque es una novela que me ha dejado bastante descolocada. Cuanto menos me parece una historia atípica y llena de imaginación.  En él se produce una mezcla de dos temas tan distintos que a priori me parecían imposibles. Voy a intentar analizar la novela lo mas ordenadamente posible para que me entendáis.

Muchas novelas cuentan con personajes ficticios que están situados en circunstancias o contextos reales pero que aunque en realidad la historia nunca ocurrió bien podría haber sucedido. Otras novelas recrean mundos de ficción que sabemos que nunca podrían hacerse efectivos o personajes que sabemos que no existen y que provienen completamente de la imaginación del autor. Pero en esta novela se dan ambas circunstancias. Por un lado tenemos el tema del nazismo y por otro unos personajes de ficción como son los vampiros. He leído novelas que trataban ambos temas pero siempre por separado y en distintos géneros literarios.

La novela comienza presentándonos a Josef que tiene 79 años. Es un superviviente del Holocausto y comienza leyendo su diario. Un diario que comenzó cuando tenía 8 años en 1940. En el mismo conoceremos a su familia, unos granjeros que viven en una finca a las afueras de Varsovia. Su vida es muy normal y se dedican a trabajar el campo y cuidar a los animales que poseen en la granja.

En el país se viven momentos de incertidumbre, la segunda guerra mundial ya ha comenzado y los alemanes han ocupado Polonia. Los nazis están arrasando las pertenencias de los judíos y enviándolos a un gueto donde los tienen controlados.

Para todas las familias supone un duro trance tener que abandonar su hogar, donde lo tienen todo y comenzar a vivir en un nuevo lugar en el que el estado les asigna pisos muy pequeños y trabajos distintos a los que han venido desempeñando hasta ahora. Además los alemanes tratan con dureza a los judíos, les han impuesto un toque de queda, les obligan a coser en sus ropas la estrella de David, la comida escasea y están privados de todas sus libertades.

En estas circunstancias Josef conoce a Thomas un niño muy especial al igual que toda su familia. Los tres vienen de Rumania y tienen un aspecto muy diferente. Visten de negro y están extremadamente pálidos y  fríos.  Y es que resulta que son vampiros.

Josef acepta la situación como solo un niño podría hacer. Con mucha naturalidad y dejándose llevar por el mundo de Thomas. Un mundo lleno de fantasía donde las cosas son un poquito más fáciles y se alejan de la dura realidad que le toca vivir. Mientras toda la familia intenta sobrevivir a los rigores de la guerra e intentan mantenerse unidos y a salvo.

Como decía antes, me parece un libro muy curioso porque lo que parece ser una historia más sobre el Holocausto se convierte en una historia de ciencia ficción. Una dosis extraña de irrealidad para un tema tan delicado y del que se sigue hablando mucho a día de hoy.

Mientras leía la novela me parecía muy entretenida y en ningún momento llegué a aburrirme. No hay caídas de ritmo. No hay pesadas descripciones y la gran presencia de diálogos hace que su lectura sea bastante rápida. El contexto está muy bien conseguido porque en seguida se siente el ambiente de miedo que viven los personajes. Es fácil imaginarse el gueto donde viven y además el autor aporta muchos datos y circunstancias que hacen pensar que el libro no se ha escrito a la ligera sino que hay un trabajo de documentación tras él.

Si digo que el libro no me ha gustado estaría mintiendo pero tampoco me ha entusiasmado. A medida que iba introduciéndome en la historia había algo que no me cuadraba. Y es que en medio del holocausto no era capaz de asimilar que viviera un familia de vampiros pero más que la existencia de estos seres es la forma en que se nos presentan. En mi opinión este tema resta credibilidad al resto de la historia o por lo menos mengua la gran dosis de dramatismo que conlleva lo que el narrador nos está contando.

 Lo que no me ha convencido es como se describen los miembros de la familia de Thomas porque una vez aceptada la cuestión de que son vampiros y uno va asumiendo sus características estos representan el prototipo clásico del personaje. Es aquel que viste de negro, tiene la piel blanquecina y fría y se alimenta de sangre. Por supuesto, duermen en un ataúd, no les puede dar la luz y no pueden ver el ajo ni de lejos.

Creo que el autor se ha arriesgado bastante con una historia muy innovadora pero a la hora de crear los vampiros se ha dejado llevar por los tópicos y resultan ser de los más convencional. Es esa imagen que todos tenemos de los vampiros quizás lo que más me despega en la historia. En esta cuestión se podría haber innovado bastante y aunque les dotará de colmillos, la necesidad de beber la sangre y demás podría haber presentado unos seres mucho más modernos y originales con el mismo objetivo.

Pero tampoco nos engañemos, la novela esconde una historia muy dura narrándonos unos acontecimientos que acabaron con la vida de millones de personas y cuyos verdugos pertrecharon torturas inimaginables. En Polonia se viven momentos muy duros. No solo porque los judíos han perdido sus hogares sino porque el ejército está aniquilando a muchas personas. La escasez de alimentos y el toque de queda solo son la punta del iceberg porque cuando comienzan los asesinatos indiscriminados, el miedo en las calles, la captación de gente para los campos de concentración la historia se complica. Josef vive momentos muy duros junto a Thomas pero se deja proteger y mimar por su amigo.

Destacar que los personajes están muy bien dibujados y es fácil imaginarse a cada uno de ellos. Con la familia de Josef es muy fácil empatizar. Todos son personas de lo más normal. Los padres que se preocupan por sus hijos, la ternura y sabiduría que infunden los abuelos o la relación de amor-odio típica de los hermanos que hacen que se peleen constantemente pero que en el fondo se quieren. La amistad entre los dos niños es muy bonita y nos ofrece una lección importante. Y es que no importa lo que uno sea o que apariencia tenga sino que es mucho más importante lo que esconde el interior. Incluso me han gustado las personalidades de la familia de Thomas que tienen cierto atractivo.

Al ser un diario todo está narrado en primera persona y desde la voz de un niño de ocho años. El autor sabe infundir vida a este personaje y hacernos creíble su punto de vista. Siempre es complicado ponerse en el lugar de un personaje tan pequeño y adaptar los hechos al un punto de vista mucho más sencillo. Los niños tienen la capacidad de simplificar todo lo que ocurre y no caer en dramatismos. A la vez cuenta con esa dosis de ingenuidad que tienen los niños y que hacen la historia mucho más tierna.

Un detalle bonito en la novela es que nos ilustra a través de fotografías en blanco y negro los hechos que van sucediendo. Es difícil encontrar este tipo de detalles en la literatura actual pero me ha gustado recrearme en las imágenes.

Conclusión

“Mi amigo Thomas” es un libro cargado de fantasía que entretiene y presenta una historia nueva y original. Aunque según mi punto de vista la historia decae porque el autor se centra en una imagen demasiado tipificada de los vampiros presentándonos unos personajes demasiado planos y convencionales.
 
 
*** Gracias a Hipólito Sánchez y la editorial Éride ediciones por facilitarme un ejemplar de la novela

 

15 comentarios:

  1. Evadirse de las desgracias compartiendo con un amigo 1 mundo de fantasía... Ante tanta barbarie, son esas luces que las mantienen a flote, para un niño todo un privilegio. Un beso

    ResponderEliminar
  2. Este es el típico libro que nada más ver la portada me echaría para atrás: ¿nazis y vampiros juntos? ¿en serio? Pero he leído con atención tu reseña, por si me convencía y concluyo que la primera impresión me daba la razón: no se nota que a ti te haya entusiasmado y, por lo que dices, no creo que a mi me llegara a gustar. 1beso!

    ResponderEliminar
  3. El tema del nazismo y la época me gusta pero los vampiros no, por lo que la mezcla no termina de convencerme y no sé si me atrevería a leer el libro
    besos

    ResponderEliminar
  4. pienso lo mismo que Tatty eso de juntar ambos temas hace que desde mi punto de vista pierda bastante ...

    ResponderEliminar
  5. Esta vez también le doy razón a Tatty. Sólo por la portada sé que este libro no es para mí. ¡Gracias por la reseña! Besos.

    ResponderEliminar
  6. Me parece un libro con una sinópsis muy original, pero también arriesgada. El Holocausto es un tema muy complicado y delicado y lo de los vampiros se ha llegado a convertir en una moda recurrente y punto (en mi opinión). El autor corre el riesgo de que se le acuse de oportunista, encima con el tema de los judíos de por medio. No sé, es una decisión valiente y aunque me llama, no me termina de convencer ya que por lo que cuentas en la reseña, no nos perderíamos nada del otro mundo.

    Besos.

    ResponderEliminar
  7. Yo voy a dejarlo pasar...no me van mucho los vampiros...

    ResponderEliminar
  8. Lástima lo de los tópicos, porque efectivamente la historia parece de lo más original.

    ResponderEliminar
  9. Que mezcla más...curiosa, judíos y vampiros.
    Aunque los vampiros sean muy tópicos, lo prefiero a los vampiros modernos. Al menos estos beben sangre humana jaja
    En fin, yo estoy terminando con los de Crepúsculo más por amor propio y no dejar las cosas a medias que por otra cosa.

    Me la apunto a ver si algún dñia se cruza en mi camino :)

    ResponderEliminar
  10. Yo lo tengo en la estantería por un sorteo que gané y todavía no lo he leído, así que he pasado de puntillas por tu reseña. Pero es cierto que de primeras impacta esa combinación, ya te contaré cuando lo lea como fue la cosa. Un besote

    ResponderEliminar
  11. No me llama la novela. Ya la segunda guerra mundial es una época que no me gusta nada y si encima la mezclas con vampiros menos aún. Dudo mucho que llegue a leerla.

    Un beso shakiano!!

    ResponderEliminar
  12. Mira que me gustan las novelas ambientadas en la segunda guerra mundial. Pero...¿ con vampiros? Por ahí no termina de convencerme, así que esta vez lo dejaré pasar.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  13. Creo recordar que el autor se puso en contacto conmigo pero, la verdad, es que la portada ya me echa para atrás.
    Besos,

    ResponderEliminar
  14. No me atrae nada esta novela. Me gusta el tema del holocausto pero no el de los vampiros y la portada me echa para atrás.
    Besos

    ResponderEliminar
  15. La portada desde luego es terrorífica pero a mí sí que me interesa, de hecho participé en el sorteo del blog de Tatty. Puede ser que lo lea pero igual forro la portada jajaja. Un beso :)

    ResponderEliminar

¡Gracias por comentar!