viernes, 26 de octubre de 2012

Doña Perfecta - Benito Pérez Galdós

José Rey es un ingeniero culto y educado de ideas liberales que se dirige al pueblo de Orbajosa para casarse con su prima Rosario. El matrimonio ha sido acordado por su padre y su tía Doña Perfecta, la madre de la muchacha,  en cuya casa se alojará mientras los novios se conocen.
Su tía Perfecta le recibe con cariño y Rosario y él conectan de inmediato. José no puede pensar que hay una más adecuada para él mujer para él pero una vez se une a la rutina de la casa encontrará personajes con convicciones muy distintas a las suyas.
En un encuentro con el canónigo Don Inocencio una conversación sembrará una pequeña discordancia por sus opiniones opuestas. Aunque ambos intentan no darle importancia pronto se establecerá una lucha verbal que enfrentará a José con muchos de los habitantes de Orbajosa e incluso su propia tía que comienza a dudar que ese joven sea adecuado para su hija.

Mi experiencia con la novela
Galdós es uno de los grandes escritores de nuestro país. Quizás no sea valorado como se merece pero no se puede negar lo evidente. Fue un autor al que le gustaba observar y escribir sobre lo que veía de modo que sus novelas son un excelente retrato costumbrista de la época.  Sus novelas son muy ricas en detalles y se definen por que sus personajes están perfectamente caracterizados y presentan muchos matices.
El argumento es muy sencillo pero muy potente a la vez. No hay mucha acción física y se centra principalmente en la dialectica.  José Reyllega a Orbajosa, un pequeño pueblo, con la intención de conocer a su prima Rosario para casarse con ella. Un matrimonio previamente apañado por su padre y la madre de la muchacha.
Cuando llega al lugar se encuentra con un magnifico recibimiento. Tanto su tía como los vecinos le acogen con los brazos abiertos. Y su prima no puede ser una muchacha más delicada y perfecta para él. Los novios se atraen en seguida y muestran una excelente predisposición para el enlace. Además José podrá tomar posesión de unas tierras que le pertenecen por aquel paraje.
En su estancia que se quedará en la casa de su tía Perfecta. Una mujer que ha salido adelante con la ayuda de su hermano después de producirse la muerte de su marido quien le dejó en la ruina tras gastarse todo el dinero en alcohol y en el juego. Sola, ha criado a su hija Rosario. Una muchacha no excepcionalmente hermosa pero que ha conseguido desarrollar múltiples virtudes. En el pueblo de Orbajosa todo el mundo conoce a Perfecta y nadie ha hablado nunca mal de ella. Es una mujer piadosa cuyas ideas religiosas están extremadamente arraigadas en ella.
Pero será un encuentro con el clérigo Don Inocencio, una persona de confianza de su tía, lo que genere una situación un tanto delicada. Lo que comienza como una simple charla amistosa se convierte en una dura contraposición de ideas entre ambos hombres. La discordancia en sus ideas generan una situación un tanto embarazosa que se irá complicando por momentos y a lo largo de los días. Mientras el clérigo defiende sus ideas religiosas a capa y espada y con unas intenciones maliciosas, José está intenta razonar su posicionamiento de parte de la ciencia. Poco a poco las conversaciones se convierten en una guerra dialéctica que acaba sumiendo a José en un muchas complicaciones y enfrentándose a todo el pueblo de Orbajosa.
 José es un ingeniero culto, educado y de ideas liberales cuyos pensamientos poco tienen que ver con las especialmente conservadoras de su tía y el clérigo que empeñados le acusan de ateo.  Ha estudiado, ha visto mundo y cuenta con una versión mucho mas actual del mundo.
Esta novela trata sobre la intolerancia e intransigencia a aquellos que piensan de una forma distinta pero también es una dura crítica a las mentes cerradas y obtusas que no admiten más que una verdad. Un debate que enfrenta la renovación contra las ideas tradicionales y arcaicas y religión y ciencia.
 Los personajes se muestran fanáticos religiosos y se obcecan en hacer la vida imposible al protagonista porque sus ideas son distintas. La gran disputa comienza cuando ambos entablan una conversación de naturaleza religiosa y se van agravando cuando la política se adhiere a ellos. Una situación que aún sigue ocurriendo en nuestros. Cuántas veces hemos visto enfrentamientos violentos entre personas de distintas religiones o creencias políticas. A pesar de que la novela fue publicada en 1876 ha sabido envejecer bien y su temática no ha quedado obsoleta. Me asombra esta capacidad de la prosa de Galdós. Muchas de sus novelas siguen siendo actuales.
Los personajes están perfectamente perfilados y caracterizados en la novela de modo que una se los puede imaginar de forma clara. Incluso sus nombres están irónicamente elegidos y no dejando nada al azar. Inocencio es el que le pertenece a un cura con unas intenciones un tanto oscuras, Perfecta para una mujer que intransigente y recta o Rey para el protagonista.
El estilo en que esta novela está escrito es muy cuidado y se nota que Galdós tenía un amplio conocimiento de vocabulario. La novela está narrada en tercer persona y este narrador omnisciente se permite a si mismo dirigirse al lector de vez en cuando y verter sus opiniones ocasionalmente. En el comienzo de la novela el ritmo es lento pero el final se presenta algo precipitado y nos enteramos de cómo concluye la historia por una carta y no porque el narrador nos haga participes de los hechos.
El ambiente me parece fundamental para recrear perfectamente la historia. Un pequeño pueblo imaginario de apenas siete mil habitantes donde todos se conocen pero que podría ser perfectamente un pueblo real. Donde Perfecta, la Doña, nunca ha recibido una crítica ni un mal comentario. Un lugar en el que puede hacer y deshacer a su antojo. Donde tan solo unos pocos tienen el poder y manejan a los demás.
Me parece una novela muy recomendable para acercarse a un clásico. Aunque no es la novela que más me ha gustado de Galdós si que he disfrutado con una buena lectura. Dos de sus novelas que me encantaron fueron Fortuna y Jacinta y Marianela y aunque esta también la he disfrutado ha sido en menor medida.
Considero a Galdós un buen autor para acercarse a la historia de nuestro país y sumergirse en la lectura de todo un clásico.

19 comentarios:

  1. Es un libro que todo el mundo deberia leer,a mí si es uno de los que más me han gustado de Galdos(Fortunata y Jacinta fué otro)nadie como él para crear personajes.

    ResponderEliminar
  2. Aunque sea casi un crimen confesarlo, lo descubrí con la iniciativa que organizaron algunos blogs para la lectura de "Trafalgar". Por lo cual, no es de extrañar que no conociera la obra que nos presentas hoy. ¡Gracias, sobre todo, por recomendar algunos títulos para quienes todavía no se han estrenado! Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Ayer precisamente me puse a buscar información con Pérez Galdós y me apunté este libro, que todavía no he leído. Sé que me va a gustar mucho, porque este escritor consigue interesarme de principio a fin en sus tramas, así que te haré caso y lo adelantaré entre mis pendientes. 1beso!

    ResponderEliminar
  4. Aún no he leído nada de este autor. Tengo pendiente, desde hace milenios, Fortunata y Jacinta, pero nunca he sabido hacerle un hueco. Por lo visto, me estoy perdiendo a un escritor brillante, así que procuraré enmendar mi error pronto.

    Un saludito y feliz viernes.

    ResponderEliminar
  5. Una reseña fenomenal. Otro de esos autores que tengo pendiente y que se van posponiendo por las novedades.
    Besos

    ResponderEliminar
  6. No he leído a Galdós... pero creo que ya va siendo hora. ESta novela me parece una buena forma de empezar.
    Besos!

    ResponderEliminar
  7. Aunque me da un poco de vergüenza decirlo todavía no he leído nada de Galdós... Pero tomo nota de esta novela, creo que podría gustarme y puede ser una buena forma de empezar a conocer al autor. Muchos besos.

    ResponderEliminar
  8. Pues yo todavía no me he leído nada de este autor pero tengo ganas de probar, aunque creo que voy a empezar por otro título ya que este no me atrae demasiado
    besos

    ResponderEliminar
  9. Las historias de Galdos resultan tan reales... como mirar por una rendija en la vida de nuestros bisabuelos. Y lo mejor de todo es que, salvo la indumentaria y un par de detalles, los sentimientos reaparecen, no somos tan distintos de nuestros antepasados. Un beso

    ResponderEliminar
  10. Y yo aún sin leer nada del autor...pero ésta no me la apunto porque sé que en casa tengo alguno del autor...aunque no sé cual...
    Un beso!

    ResponderEliminar
  11. No he leído nada de este autor y creo que tengo apuntada para leer su novela Marialena. Creo que leeré antes la que tenía pensada y si me gusta probare con más obras suyas.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  12. Me encanta Galdós, es un autor infravalorado, coincido en lo que dices totalmente. Una pena que poca gente lo conozca. Leí esta novela y me gustó, aunque está a menor nivel, en mi opinión, que obras como Marianela o El abuelo.

    Besos.

    ResponderEliminar
  13. Nunca saco tiempo para releer. Y Galdós es uno de los que tengo apuntados desde hace mucho tiempo, porque aún tengo el gratísimo recuerdo de sus Episodios Nacionales, que me apetece releer. De hecho antes de los dieciocho, leí gran parte de su obra, aunque ésta que hoy nos comentas no estaba entre las que leí.

    ResponderEliminar
  14. Leer a don Benito es siempre un éxito. Trafalgar es la obra de él que me tiene ocupada ahora...
    Besines,

    ResponderEliminar
  15. Tengo que retomar a don Benito, que lo tengo muy abandonado desde hace la tira y el pobre no se lo merece...

    ResponderEliminar
  16. Me parece curioso, yo también tengo la impresión de que, pese a estar ahí, no se le da su sitio, he tenido ocasión de leer algunos títulos del autor, incluido el que nos traes hoy y siempre ha sido una experiencia muy gratificante. un beso albanta.

    ResponderEliminar
  17. Pues sí, uno de nuestros grandes novelistas, aunque como bien dices, no se le reconoce toda su valía. Esta obra la leí hace ya tiempo y me gustó mucho, sin ser de sus mejores. Marianela curiosamente aún no la he leído, así que me parece que me voy a animar nuevamente con don Benito y la voy a leer prontito.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  18. Tiene muy buena pinta!!! Voy a investigarlo por la web!
    Un beso

    ResponderEliminar
  19. Galdós es un imprescindible para mí. Me encanta su prosa.
    Besos

    ResponderEliminar

¡Gracias por comentar!