viernes, 16 de septiembre de 2016

Sonetos - William Shakespeare



Título: Sonetos
Autor: William Shakespeare
Publicación: Navona, junio de 2016
Páginas: 336

Los Sonetos, publicados en 1609, cumplen con las exigencias formales del soneto inglés, derivado del petrarquismo, y aunque difieren de los escritos por predecesores y contemporáneos, el tema predominante es el amor. En estas composiciones en apariencia dedicadas a un joven y a una “dama oscura”, Shakespeare despoja al soneto del componente de artificio que lo había marcado durante siglos e incorpora la ironía, la ambivalencia emocional y los motivos universales del amor: el sufrimiento, los celos, los reproches, las traiciones, el hastío, la melancolía incurable, etc.

Estos sonetos, que según Giuseppe Tomasi di Lampedusa cabría situar “entre las tres o cuatro más insignes colecciones de lírica”, tienen, además, la cualidad de “hacer comprender mejor, la de acercarnos, en sus miserias y sus vergüenzas, a Shakespeare; la de hacernos entender mejor las obras maestras teatrales, puesto que si no conociéramos ‘le dessous des cartes’ (la trastienda) tendrían el aire un poco exagerado de haber sido dictadas por Dios”.

Mis impresiones

William Shakespeare me trae recuerdos de la adolescencia porque fue en esa época cuando leí casi todas sus obras. Desde la tragedia de amor por excelencia que es Romeo y Julieta, la historia de traición de El rey Lear, la vorágine de celos de Otelo, la obsesión de Hamlet hasta el resto de sus obras. Sin duda es uno de los autores más importantes de la literatura universal. De los más aclamados, traducidos, representados y estudiados. A parte de esa faceta suya como dramaturgo también tuvo una importante faceta como escritor.

Estos sonetos que hoy os traigo al blog son una recopilación de 154 poemas que se cree que fueron escritos a lo largo de varios años y vieron la luz ya en un solo volumen originalmente en el año 1609. Este pasado mes de julio Navona publicó una nueva edición bilingüe (con todo el mimo y cuidado que ellos ponen) dentro de su colección Los Ineludibles, de la que ya sabéis que soy una ferviente seguidora. En ella se recoge tanto la versión oficial en inglés como la de William Ospina, traducida al español, para que el lector pueda escoger, comparar o lo que prefiera.

Ospina en un interesante prologo previo a los sonetos nos explica algunas de las claves para que entandamos mejor los poemas y a la vez nos ofrece notas sobre cómo ha sido su trabajo intentando ser lo más fidedigno posible a la esencia que el autor creó pero creando una versión atractiva y cuidada. Y ha debido ser un trabajo muy complicado encontrar ese equilibrio justo en mantener el lenguaje del dramaturgo de hace ya tres siglos y encontrar la forma de que el lector de hoy se adapte y lo disfrute con cierta frescura.

“La flor que se destila, aún si el invierno crece,
Puede perder su aspecto; su esencia permanece”

Estos poemas cumplen las normas del soneto inglés (es decir tienen catorce versos de arte mayor aunque Ospina los hace alejandrinos en vez de endecasílabos) que abarcan varios temas siendo el principal y más representativo de todos ellos el amor y los condicionantes que le rodean como el sufrimiento, el dolor, los celos, las traiciones la melancolía o la pérdida del propio ser amado. Desde el inicio de una relación hasta su ocaso. Este es un tema recurrente en todas sus obras de diferente manera y en distintos contextos.

La persona amada se presenta como un ser al que se debe devoción y admiración. A veces da incluso la sensación de ser un ideal inalcanzable, etéreo. Puede corresponderse ese amor o perderse en la infelicidad de no hacerse nunca real. Incluso se ha llegado a pensar que algunos poetas hacen referencia a la homosexualidad, un tema que ya consideró Shakespeare en su tiempo. La pasión y la lujuria también están presentes en estos poemas puesto que no siempre el hombre se conforma con la contemplación.

“¿Por qué tu que eres música, la escuchas con tristeza?”

Pero también está sembrado de malentendidos, de sufrimiento, de dudas y rupturas que se viven de forma muy intensa, casi trágica. Tampoco evita las traiciones o los celos que acaban por enloquecer y ser un fuerte tormento.

“Y ella miente, y yo miento, fingiéndonos perfectos,
Y así, pues, las mentiras halagan los defectos. ”

A parte de este amor tan idealizado y cargado de diferentes matices, Shakespeare nos habla de la belleza considerándola como un préstamo de la naturaleza. La juventud es pasajera aunque no por ello imborrable la belleza que se mantiene a través del recuerdo. Por ello insta a tener descendencia, a continuar y perpetuar ese legado que no ha de perderse. Porque al final la vida no es eterna, pasa sin que nos demos cuenta.

Aún a día de hoy estos sonetos guardan cierto misterio porque no se conoce a ciencia cierta a quien están dirigidos (si es que es así) o si son autobiográficos. Se dice que algunos están dedicados a un hermoso joven sin nombre, aunque se le ha llamado Fair Youth, cuya identidad nunca se ha podido concretar aunque existen algunas teorías. Otro de sus destinatarios es el poeta rival (Poet Rival) y por último a Dark Lady o la dama del pelo negro y piel oscura que tienen un matiz más sensual.

Conclusión

Yo creo que la poesía admite tantas lecturas en interpretaciones como lectores existan. De Sonetos me llevó una lectura muy evocadora, elegante y refinada que explora el amor en diferentes formas, estados y momentos. Siempre he pensado que a Shakespeare hay que conocerlo por lo menos.





29 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Nunca he leído nada de Shakespeare, pero si alguna vez lo hago, me gustaría empezar por una de sus obras más conocidas: Romeo y Julieta.

    ResponderEliminar
  3. La poesía no es lo mío,así es que este lo dejo pasar.
    Un beso

    ResponderEliminar
  4. La poesía no es lo mío,así es que este lo dejo pasar.
    Un beso

    ResponderEliminar
  5. Me llaman más sus obras de teatro que me quedan varias por leer

    ResponderEliminar
  6. He leído poco de él y por el momento no creo que me ponga con la poesía pero gracias por la reseña! Besos

    ResponderEliminar
  7. Este no me lo llevo, estoy yo como para leer poesía... pero gracias por tus impresiones.
    Un beso

    ResponderEliminar
  8. No suelo leer poesía , así que lo dejo pasar. Un besote

    ResponderEliminar
  9. Aunque sea Shakespeare, prefiero sus obras de teatro. Su poesía es muy buena, la he estudiado, pero me gusta más su teatro. Un beso.

    ResponderEliminar
  10. Me gusta Shakespeare, pero en su faceta teatral ^^

    ResponderEliminar
  11. Me ha gustado muchísimo tu reseña. Dar noticia tan bien contada del Shakespeare poeta me parece una gran aportación a este mundo bloguero tan centrado en la narrativa.
    Me ha llegado muy adentro esa llamada a la descendencia como manera de mantener viva la belleza pasajera de la juventud que como todo en la vida se va sin darnos cuenta. También esa belleza inmortal merced a la memoria y el recuerdo de ella.
    Muchas gracias por este acercamiento a la gran Poesía.
    Besos

    ResponderEliminar
  12. Esta vez lo dejo pasar, la poesía no es lo mío. Un beso ;)

    ResponderEliminar
  13. La poesía no me gusta especialmente pero estudié a Shakespeare en la carrera y tuve la ocasión de leer los sonetos en inglés y son una maravilla, por no hablar de las tragedias y las obras históricas, así que no descarto hacerme en algún momento con este libro que nos traes hoy.

    Un beso

    ResponderEliminar
  14. Maestro Shakespeare!! Una reseña preciosa!! :)

    ResponderEliminar
  15. Esta vez no me animo, a mí me sacas de Neruda, Benedetti y similar y ya me pierdo con la poesía.
    Besos.

    ResponderEliminar
  16. No soy nada de poesía, aunque sí que me gustaría acercarme al autor, pues no he leído nada de él, aunque quizás algo de teatro.
    Besos!

    ResponderEliminar
  17. Este me lo llevo. A Shakespeare hay que leerlo en versión original porque la riqueza de su semántica, sus registros, sus juegos de palabras, sus sentidos... son muy difíciles de traducir, y más si se trata, como en este caso, de sonetos. Pero si no nos llega el inglés creo que esta traducción de William Ospina es la mejor hasta la fecha, sublime. Ospina es muy grande y lo hace genial. Imprescindible. Bss

    ResponderEliminar
  18. Soy una negada con este género literario, así que no me lo apunto porque dudo de que disfrutase con él. Besos

    ResponderEliminar
  19. A mí me gusta la versión musical que hizo Rufus Wainwright. Leerlos no me llama aunque Ospina me encanta.

    ResponderEliminar
  20. Prefiero su teatro, pero también me gusta acercarme a su poesía. Aunque tengo que admitir que tengo a Shakespeare muy abandonado. Buscaré esta edición!
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  21. La poesía no es lo mío, este no me atrae
    Besos

    ResponderEliminar
  22. Creo que es un libro especial y precioso para aquellos que disfruten de la poesía, pero no creo que sea una libro para mí.

    Besitos

    ResponderEliminar
  23. Hola guapa!
    Este no es para mí. Besotes

    ResponderEliminar
  24. ¡Hola! Tu blog está muy chulo, ya te sigo (;
    Espero que te pases por el mío: http://mylifeinsimplelittlewords.blogspot.com.es/
    Kisses (:

    ResponderEliminar
  25. No es lo que más me apetece del autor
    Besos

    ResponderEliminar
  26. La poesía siempre parece más dirigida a lo personal, no he leído los sonetos de Shakespeare que nos traes pero sí que me gustaría hacerlo y con el prologo de Ospina, qué guay.
    Besos

    ResponderEliminar
  27. A mí la poesía me cuesta pero estos los tuve que leer en la facultad y algunos versos se me quedaron grabados. Besos

    ResponderEliminar
  28. Tengo una edición de hace mil, hecha polvo. Me la regalaron de (muy) segunda mano hace 15 años, me encanta el autor, tiene sonetos preciosos =)

    Besotes

    ResponderEliminar

¡Gracias por comentar!