jueves, 6 de noviembre de 2014

El expreso de Tokio - Seicho Matsumoto



Título: El expreso de Tokio
Autor: Seicho Matsumoto
Publicación: Libros del Asteroide, septiembre de 2014
Páginas: 216

Los cadáveres de un oscuro funcionario y una camarera aparecen una mañana en una playa de la isla de Kyushu. Todo parece indicar que se trata de un caso claro: dos amantes que se han suicidado juntos tomando cianuro.

Pero hay ciertos detalles que llaman la atención del viejo policía local Jutaro Torigai: el difunto se había pasado seis días solo en su hotel y en su bolsillo encontraron un único billete de tren; así que, seguramente, los amantes no habían viajado juntos. Enseguida se descubre también que el funcionario trabajaba en un ministerio en el que se acaba de destapar una importante trama de corrupción; el subinspector Mihara de la Policía Metropolitana de Tokio se hará cargo de la investigación en la que contará con la inestimable ayuda de Torigai.

Mis impresiones

El expreso de Tokio fue publicado por primera vez en Japón en el año 1957 y hoy en día es considerada una de las novelas mejores y más representativas de su autor, Seicho Matsumoto, un escritor muy prolífico considerado el precursor de la novela negra japonesa. Quizás sea por los años que ha cumplido, por el estilo de su autor o el enfrentamiento de la cultura oriental y occidental pero lo cierto es que no vamos a encontrar en ella apenas nada de la típica novela policial que actualmente se está publicando.

No sabría decirnos muy bien qué es lo que me llamó la atención de la misma pero no solo me ha gustado leerla sino que ha puesto mi cabeza a trabajar. En ella no vamos a encontrar sangre, vísceras, crímenes truculentos, policías traumatizados ni siquiera psicópatas que asesinan sádicamente siguiendo un patrón o ritual. La trama de El expreso de Tokio en este sentido me ha resultado muy limpia y además su fuerza radica por completo en la lógica y la intriga con que se desarrolla la investigación para lograr esclarecer los hechos.

Al amanecer de un veintiuno de enero un obrero que se dirige hacia su lugar de trabajo encuentra dos cadáveres en la orilla de la playa de Shika en la isla de Kyushu. La disposición de los cuerpos, la aparente ausencia de violencia y el escenario hacen pensar a la policía, como causa evidente, en el suicidio de dos amantes que tomaron libremente la decisión de acabar con su vida mediante la ingesta de cianuro potásico. Pronto los testigos corroboran que la pareja, formada por un alto funcionario del gobierno llamado y la camarera de un restaurante, Kenichi Sayama y la joven Toki, fue vista pocos  días antes cuando emprendió un último y extraño viaje.

Pero al investigador de la policía Jurato Torigai hay algo que no le cuadra. Pronto encuentra una pista sobre la que apoyar sus sospechas y comienza una compleja  investigación….

El expreso de Tokio se desarrolla en base a una trama como ya he dicho que sustenta por completo en la lógica más absoluta y siguiendo una línea bastante clásica. Tenemos la aparición de un crimen que en principio se descarta como tal pero el inicio de una investigación pone esta teoría en tela de juicio. La comprobación de coartadas, el interrogatorio de testigos, la recogida de pruebas (en este caso parcas), el análisis de los últimos escenarios que transitaron las victimas así como las últimas personas con las que se relacionaron son los pasos que sus investigadores tendrán que seguir hasta dar con el culpable.

Tras la investigación se revelará una oscura trama relacionada con un declarado caso de corrupción ministerial donde algunos funcionarios han sacado una buena tajada. En algunas webs he podido leer que con al incluir la temática el autor pretendía realizar una crítica social contra el sistema japonés.

Me ha llamado la atención que casi en mitad de la novela  Seicho Matsumoto realice un cambio del personaje que conduce la historia. Si al principio será un policía veterano y  cincuentón con bastante experiencia llamado Jurato Torigai, agente de la comisaria de Fukuoka, el que investiga y elabora las distintas hipótesis plausibles en la historia entorno al ecuador de la novela este personaje prácticamente desaparece (no sin antes adelantar sus teorías bien expuestas) y deja el protagonismo absoluto a Kiichi Mihara, subinspector de la policía metropolitana de Tokio que conducirá a partir de ese momento la historia.

Quizás este cambio en otro tipo de novela me hubiese resultado molesto pero en esta ocasión no me ha parecido que desentone. Si ninguno de los dos destaca por ser la figura tipo en el género sí que lo hacen por su capacidad de análisis y su ingenio a la hora de discurrir hipótesis. El resto del elenco de personajes lo completan los testigos que pueden aportar algo como Tatsuo Yasuda, un empresario, y las jóvenes Tomiko y Yaeko que están ligeramente esbozadas.

Os decía antes que durante la novela no he podido evitar elaborar mis propias conjeturas acompañando a los propios personajes. Y es que la trama de esta novela si en principio parece muy sencilla, por decirlo de alguna manera, la línea que se desarrolla se van complicando por momentos cuando los dos policías van encontrando un montón de pequeñas piezas que hay que encajar en su lugar correcto para que tenga sentido. En más de una ocasión he tenido que releer varias veces una párrafo para seguir las explicaciones pero al final funciona cada una de estas pequeñas piezas a la perfección.

El expreso de Tokio está narrado de una forma muy directa y sencilla lo cual se agradece ya que, según mi opinión, el que se desarrolle en lugares muy concretos de Japón (que conviene memorizar para no perder el hilo) con los que no estamos familiarizados o que son, a mi modo de ver, más difícil de retener en la memoria por su sonoridad conlleva cierta dificultad. Con respecto al ritmo va creciendo a medida que avanzamos en ella, aumentando la intriga y el suspense a medida que avanza la investigación.

La novela se estructura a través de trece capítulos de extensión media que ordenan de forma muy metódica (y no sin cierta originalidad en su disposición) el desarrollo de la información. Como la novela reviste cierta complejidad en la exposición de sus teorías (muchas de ellas basadas en viajes y horarios de ciertos trenes) en la novela se incluyen algunos gráficos muy necesarios para aclarar ciertos puntos al lector. Como curiosidad comentar que la novela originalmente se tituló Ten to sen (Puntos y líneas) que después de leerla uno no puede evitar pensar en que le va como anillo al dedo aunque sea algo menos atractivo que el actual.

Conclusión

De El expreso de Tokio no os puedo decir otra cosa que no sea que me ha gustado esta leerla. Me ha resultado una lectura original y distinta que te hace poner la mente a trabajar e involucrarte en la resolución del caso.

33 comentarios:

  1. No conocía esta novela, pero la verdad que ha llamado mi atención lo que cuentas en la reseña. Lo anoto.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  2. Tampoco lo conocía y me gusta lo que cuentas, disfruto de esas historias que te llevan a pensar y que te hacen de alguna forma unirte a la trama, como parece que ocurre aquí al momento de unir cabos y envolverte en el misterio :) Gracias por la reseña.

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Me encantan las novelas de y sobre Japón- una cultura tan distinta a la occidental. Me lo apunto!

    ResponderEliminar
  4. Con el título ya me habías convencido. A la lista que va. Un beso.

    ResponderEliminar
  5. Me ha gustado la reseña, la novela seguro que me gustaría también. Gracias. Besos.

    ResponderEliminar
  6. Desde luego, es curiosa. No recuerdo haber visto muchas novelas negras japonesas. Tengo pendiente darle un poco más de importancia a este género, que no es que me llame de primeras pero quizá me lo esté perdiendo... Besos.

    ResponderEliminar
  7. Parece muy interesante. Me gustan estas novelas que implican al lector. El cambio de narrador es un riesgo pero por lo visto bien llevado.

    ResponderEliminar
  8. Me gustan estas novelas que permiten al lector involucarse del todo e ir haciendo una sus propias conjeturas sobre el caso. No conocía esta novela así que me la llevo bien apuntada.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  9. Voy a dejarla pasar porque se me acumulan las lecturas pendientes, pero tiene muy buena pinta.

    ResponderEliminar
  10. No lo conocía, pero me llama la atención :D

    ResponderEliminar
  11. No conocía la novela ni al autor pero parece una opción a tener en cuenta, además creo que no he leído nada del género que venga de esos países
    Besos

    ResponderEliminar
  12. Nunca he leído una novela de intriga japonesa, pero me llama mucho la atención, y por lo que cuentas en tu reseña seguro que El Expreso de Tokio no me decepcionará.
    Lo tendré en cuenta.

    ResponderEliminar
  13. Se ve atractiva la novela por lo que nos cuentas en la reseña. Parece que poco a poco se está introduciendo en nuestro país novela negra oriental. Habrá que tomar nota de estos nuevos títulos.

    ResponderEliminar
  14. Me he ido aficionando últimamente a la novela negra, sobre todo con los autores españoles. En todo caso prefiero la investigación basada en la deducción y con menos truculencia y visceras.
    En este caso además me pica la curiosidad al transcurrir en Japón. Me la llevo apuntadita.

    Besos

    ResponderEliminar
  15. Últimamente estoy muy metida en la literatura japonesa y este libro ya lo conocía, aunque aún no lo he leído (ni he leído nada del autor). La novela negra no me va mucho, pero este parece ser más interesante de lo normal. Me lo apunto :D
    Gracias por la reseña!
    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
  16. Ahora que ya empezaba a conocer un poquito más la literatura japonesa, me vienes con novela negra japonesa. Más mundo literario para descubrir...
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  17. La dejo en interrogante. Puede estar bien pero me llaman más itras del género
    Besos

    ResponderEliminar
  18. No conocía el libro ni el autor, pero puede ser una buena opción. Gracias por la reseña, un beso!

    ResponderEliminar
  19. Me gusta la novela de investigación que es más deductiva que truculenta, además quiero animarme con novelas del género que sean orientales. Vista tu opinión, este libro va a la lista de pendientes sin dudar. Un besote!

    ResponderEliminar
  20. No lo conocía pero tiene buena pinta, lo tendré en cuenta.

    ResponderEliminar
  21. No conocía ni novela ni autor, y me resulta interesante lo que cuentas, pero es tanto lo que tengo pendiente que tendría que atraerme mucho más para añadirla a mi lista. Nunca se sabe en el futuro. Besos.

    ResponderEliminar
  22. hola a pesar de que es atrayente la historia tiene algo que no termina de llamarme tal vez todos esos datos de viajes y horarios, uff no se, aún así gracias por la reseña y el descubrimiento

    ResponderEliminar
  23. Oh, pues me gusta, este me lo apunto, creo que es de los que disfrutaría. Gracias por la reseña
    Besos

    ResponderEliminar
  24. Lo he mirado unas cuantas veces, indecisa, esperando una opinión. Me gusta lo que comentas, así que le daré una oportunidad. Esta editorial suele acertar conmigo
    Besos

    ResponderEliminar
  25. Pues no creo recordar haber leído novela negra o policíaca de Japón. Me la apunto porque el género me gusta y voy cambiando de país y de autores :)

    Bs.

    ResponderEliminar
  26. Nunca he leído nada policial o policial-misterio y la verdad es que este libro me acaba de llamar mucho, gracias por la reseña.
    Besos.
    Te invito a pasar a visitar mi blog http://miles-de-vidas-mundos-libros.blogspot.com/ ya te sigo *w*

    ResponderEliminar
  27. Mencionas puntos interesantes pero no lo suficiente como para decantarme por este libro. No sé, creo que lo dejo en el aire. Besos.

    ResponderEliminar
  28. Qué bien Albanta, había visto el libro y también me había llamado la atención. Me gusta lo que nos cuentas, que la fuerza esté en la lógica de la investigación, sin "carnaza". Curioso lo del cambio de personaje.

    Gracias y un saludo

    ResponderEliminar
  29. Pues no lo conocía, no sé si me animaría...

    Besotes

    ResponderEliminar
  30. No me llama en exceso, pero no diría que no si me topo con ella.

    Besos.

    ResponderEliminar
  31. Le echaré un vistazo cuando vaya a la libreria

    ResponderEliminar
  32. Pues me pondré a investigar, ha despertado mi curiosidad. Un beso!

    ResponderEliminar
  33. No sé si será el paso del tiempo o la cultura oriental pero tu reseña me ha recordado a La devoción del sospechoso X.

    ResponderEliminar

¡Gracias por comentar!