miércoles, 11 de enero de 2017

Toda pasión apagada - Vita Sackville-West



Título: Toda pasión apagada
Autora: Vita Sackville-West
Publicación: Alfaguara, octubre de 2016
Páginas: 225

Lord Slane, baluarte del Imperio y gran estadista, ha muerto. Le sobreviven su viuda y seis hijos dispuestos a ocuparse de ella. Pero Lady Slane tiene otros planes: la sumisa esposa y complaciente madre quiere al fin vivir su propia vida. En una pequeña casa, en Hampstead, rememorará  sus sueños de juventud y pasará dulcemente el tiempo que el destino le conceda junto a aquellos que ha escogido: su doncella francesa, su casero, el maestro de obras y hasta un excéntrico millonario, enamorado de ella en La India cincuenta años atrás.
Toda pasión apagada es para muchos la mejor novela de Vita Sackville-West y suscitó el entusiasmo de Virginia Woolf, cuyo libro Una habitación propia sin duda había influido en el de su amiga. 

Mis impresiones

Me llamó la atención esta novela en primer lugar por la ilustración de la portada en la que inmediatamente reconocí a Sara Morante. Pero además está el hecho de que me gusta mucho la literatura inglesa de principios del siglo XX. Vita Sackville-West, hija ilegítima de un barón y una bailaora española cuya vida retrató en otro de sus libros, es una escritora muy reconocida y premiada que tocó varios géneros y que además cultivó una amistad muy íntima con Virginia Woolf.

“Henry Lyulph Holland, primer conde de Slane, llevaba existiendo tanto tiempo que el público había empezado a considerarle inmortal. Al público, en conjunto, le resultaba reconfortante la longevidad y, tas la necesaria pausa de reacción, está dispuesto a reconocer en la vejez extrema un signo de distinción. El longevo ha triunfado por lo menos sobre una de las desventajas iniciales del hombre: la brevedad de la vida.”

Toda pasión apagada comienza con la muerte de Lord Slane a los noventa y cuatro años de edad. Un hombre muy querido y respetado por todos que había desempeñado en su vida los cargos de virrey en La India y Primer Ministro en Inglaterra. Con su desaparición sus seis hijos se plantean el futuro de su madre, Lady Slane, una fiel esposa y abnegada compañera que le ha seguido durante todos los años que ha durado su matrimonio y que ahora por fin, y para sorpresa de sus hijos, se siente libre para decidir por sí misma de forma que no va a aceptar lo que los demás ha elegido para ella.

Con una situación económica modesta decide alquilar una casa en Hampstead en la que se sentará plácidamente a reflexionar sobre cómo ha sido su vida. Pero también se encontrará con la inesperada amistad de tres hombres.

Toda pasión apagada ha sido una lectura deliciosa y muy placentera. En ella nos vamos a encontrar una historia con tono intimista, llena de matices, con una ironía muy sutil y una crítica a la sociedad en que vivió su autora. Una novela que te hace reflexionar a la vez que te entretiene.

Y lo hace a través de uno de sus personajes. Sobre todo de la octogenaria protagonista que, aunque siendo el centro y causa de la trama, no veremos aparecer hasta casi el ecuador de la novela. Será a través de los ojos de sus hijos como nos formemos una primera imagen de Lady Slane. Una mujer que ha vivido a la sombra de un hombre querido y respetado por todos. Una mujer frágil y moldeable que ha sacrificado sus sueños, uno de ellos el de ser pintora, para acompañar a su marido por acontecimientos sociales y reuniones importantes. Luego la conoceremos a través de sus propias reflexiones. Conoceremos a una mujer de ochenta y ocho años que una vez libre de su marido puede disponer por fin de su propio tiempo. Una libertad que quizás llevaba años esperando. Y no es que su marido le estorbara ya que le había amado de verdad y él la había correspondido.  Siempre se había portado bien con ella, preocupado y estado atento de su bienestar, pero simplemente nunca pudo ser ella misma.

El resto de los personajes que se mueven alrededor de ella son su cocinera francesa Genoux, sus seis hijos, sus yernos y nueras junto a tres hombres que conocerá cuando se mude a Hampstead los iremos conociendo por sus formas de actuar. Todos están trazados con pocas pinceladas pero contundentes siendo sus actos los que hablan por sí mismos definiéndolos.  

Os decía antes que la novela realiza una crítica muy sutil sobre la sociedad londinense de principios del siglo XX. Por un lado toca el papel de la mujer dentro de la familia. La poca libertad que tenía una joven con respecto a su homólogo en el sexo masculino. La libertad para salir, para relacionarse con otras personas, para elegir una pareja o para cualquier decisión importante. Aunque también nos muestra ese cambio generacional en el pensamiento que se va produciendo a través de la figura de su nieta. Por otro lado yo creo que también nos muestra la “carga” que puede suponer en algunas familias un padre o una madre para los hijos. A través de los de esta novela vemos como se la disputan pero no como un acto desinteresado sino más bien por lo que vayan a pensar los demás o por la recompense económica que puedan obtener a cambio o como se intentan desprender de ella. Un tema que a día de hoy sigue muy vigente. 

La novela está estructurada en tres partes narradas en una tercera persona omnisciente. En la primera de ellas nos presenta a la familia para que la conozcamos en la intimidad. En la segunda parte vemos como la anciana ha comenzado su nueva vida, las reflexiones que realiza sobre su pasado y como aparecen tres nuevas personas en sus vidas. La tercera parte es la más emotiva y la que toma muchísima fuerza dejándonos un desenlace difícil de olvidar.

Y también me ha parecido que la novela está muy bien narrada. Con un texto plagado de sutil ironía, de sentido del humor va dejando mensajes muy profundos y tajantes de cara al lector. La autora va creando escenas cargadas de simbolismo y sensibilidad que hablan por sí mismas. No es necesario que luego nos las explique ni nos aporte información adicional. Como es por ejemplo el momento en que Henry y una versión jovencísima de la protagonista se prometen en matrimonio, el momento en que los hijos se encuentran decidiendo el futuro de su madre o cuando se produce la entrega de las joyas.

Conclusión

Toda pasión apagada es una lectura intimista, reflexiva y profunda narrada con ligereza y sentido del humor que contiene personajes muy buenos y que está estupendamente narrada. Una novela que recomiendo para aquellos que nos le importe demasiado una trama y que busquen algo más en la literatura. 


 Puedes descargar Toda pasión apagada aquí: 



24 comentarios:

  1. Sin duda la ilustración de la portada llama la atención. Me gustan estas novelas intimistas y reflexivas, así que me la llevo.
    Un beso ;)

    ResponderEliminar
  2. Esta no la había visto y sin dura es tan actractiva la portada como lo que nos cuentas.
    Un beso

    ResponderEliminar
  3. No me importaría leerlo. Un besote

    ResponderEliminar
  4. A mí me gusta leer alguna novela de este estilo (muy) de cuando en cuando, aunque leyendo tus buenísimas impresiones, dan ganas de ponerse ya con ella.
    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Pues yo no conocía a la autora la verdad, pero la novela pinta bien aunque me da que no es lo que ahora mismo más disfrutaría.
    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Me pica la curiosidad, peor ahora mismo mis lecturas van por otros derroteros. Un beso.

    ResponderEliminar
  7. Esta novela no es de las que me apetece leer en estos momentos. Prefiero otro tipo de historias.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  8. A mí me llaman mucho la atención las novelas inglesas, me gusta mucho el "estilo brithish" y no sé si una un pelín reflexiba me gustará. Pero quizá me acerque a ella.
    Un besazo

    ResponderEliminar
  9. Esta no la conocía y me ha llamado poderosamente la atención.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  10. No la conocía pero no es una lectura que me apetezca ahora mismo
    Besos

    ResponderEliminar
  11. Bueno no conocía este libro pero lo pones tan interesante que ganas me han quedado de descubrirlo.

    Besos =)

    ResponderEliminar
  12. Tienes razón, se nota que la portada es de Sara Morante, ¡es inconfundible! Me encantan sus ilustraciones.
    Pues siempre he querido leer a Vita, sobre todo desde que leo a Virginia Woolf, pero todavía no me ha llegado la ocasión. Empezaré por esta pasión apagada, por lo que comentas de la sutilidad y el sentido del humor, por ese tono intimista. Bss

    ResponderEliminar
  13. No me llama tanto la atención como para leerlo
    Besos

    ResponderEliminar
  14. Gracias por tu recomendación, tomo nota de ella porque se ambienta en una época que me gusta bastante. Besos

    ResponderEliminar
  15. Me gusta todo lo que cuentas. Me lo llevo!!

    ResponderEliminar
  16. No es que sea una trama que me atraiga... pero como tú dices es algo más y por eso creo que lo tendré en cuenta. Me suelen gustar estas historias que van más allá de la historia.

    Besitos

    ResponderEliminar
  17. A mi también me gstó, sobre todo en sus formas. Me pareció que estaba contado con una ligereza que engaña y que hacía su lectura ágil
    Besos

    ResponderEliminar
  18. No tiene mala pinta, la verdad, me lo llevo apuntado
    Besos

    ResponderEliminar
  19. Pues no lo conocía y me ha llamado muchísimo la atención.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  20. Las ilustraciones de Sara son perfectamente reconocibles. No me sonaba de nada este libro pero me parece que me podría gustar. Besos

    ResponderEliminar
  21. Pues esta no la conocía y no me importaría leerla. Ese tono intimista me suele gustar mucho. Me la llevo.
    Besos

    ResponderEliminar
  22. La verdad es que lo único que me llama es la ilustración de Sara Morante. Dudo que disfrutase de esta historia

    ResponderEliminar
  23. Tiene una portada curiosa y me gusta que sea intimista. La apunto por si se me cruza :)

    Bs.

    ResponderEliminar

¡Gracias por comentar!