lunes, 15 de diciembre de 2014

Con los ojos de una niña de doce años - Janina Hescheles



Título: Con los ojos de una niña de doce años
Autora: Janina Hescheles
Publicación: Hermida Editores, octubre de 2014
Páginas: 144

Con sólo doce años, Janina Hescheles fue rescatada en 1943 del campo de concentración “Janowski” de Lviv (Lwów, Lemberg, Lemberik) en la Galitzia oriental, entonces perteneciente a Polonia, por un grupo de la Resistencia judía. Allí vivió un infierno de muerte y persecución, desde la entrada de los alemanes el 30 de junio de 1941 hasta octubre de 1943, unos pocos días antes de que el campo fuese liquidado. El Holocausto redujo su infancia a un abismo del que escapó gracias a su madurez intelectual. Ya a salvo, en un hogar clandestino de Cracovia, recibió una libreta y un lápiz para que escribiese sus vivencias en el gueto y en el campo de concentración de Lviv, donde asesinaron a toda su familia.

Mis impresiones

El Holocausto ha sido uno de los sucesos más atroces que han quedado fijados para siempre en la memoria histórica mundial. Por mucho que lea sobre este tema siempre me deja impactada. Y más aún cuando me encuentro con un testimonio real que transmite en primera persona los horrores y las barbaridades que millones de personas sufrieron. Como se suele decir, la realidad supera la ficción y hay cosas que ni siquiera la mente más oscura puede imaginar. Gracias a personas valientes y fuertes podemos llegar a conocer estas vivencias y que no queden en el olvido. Me cuesta imaginar cómo alguien puede haber rehecho su vida después de sobrevivir a tal cosa, de vivir el peor de los miedos y ser testigo de que tal maldad existe.

Con los ojos de una niña de doce años nos narra la estremecedora experiencia de una niña judía que sobrevivió a su estancia en el campo de concentración Janowski en Lviv (Ucrania).  Cuando la pequeña Janina tenía diez años comenzó la II Guerra Mundial y este hecho supone el primer paso para que ella se enfrentara a la pérdida de la seguridad un hogar, a la muerte de sus padres y definitivamente de su infancia. Antes de la guerra vivía en el barrio judío con sus abuelos, su madre trabajaba en el hospital y su vida era completamente normal.

Se trata de una novela muy dura e impactante en la que poco a poco vemos como se desmorona la vida de la narradora. El comienzo de la guerra, la ocupación alemana, los primeros movimientos de los judíos, el establecimiento del gueto, las “acciones” que sufrían dieron lugar a la perdida de todo lo que tenía. Para después acabar en el peor lugar que uno pueda imaginar.

Todo ello ideado para acabar con los judíos. Si al principio bastaba llevar un brazalete que les identificara, pagar contribuciones o enseñar los salvoconductos y permisos de trabajo poco después ni siquiera con esto estaban a salvo. Los que no murieron terminaron en campos de concentración donde día a día, a parte de las condiciones insalubres, la escasez de alimentos, las torturas, la nostalgia por sus seres queridos y el miedo tuvieron que convivir con la muerte. Las constantes ejecuciones y los cadáveres eran su único y demoledor paisaje.

“Los cadáveres aquellos yacían durante unos cuantos días, hasta que se amontonaban más, y entonces la «brigada de la muerte» los recogía y les prendía fuego en los «Piaski».- En la «brigada de la muerte» había hombres fuertes, escogidos entre los que estaban destinados a morir.” (Página 94)

Pero sorprende el estoicismo con el que Janina soporta todo esto.  Ni siquiera la muerte de su padre, los esfuerzos de su madre por ponerla a salvo, el tifus, su estancia en el gueto, el desdén de algunos familiares que se negaron a ayudarla para no poner en peligro sus vidas, el duro trabajo en el campo, las pulgas que se la comían, los malos tratos o el presenciar crueles asesinatos consiguieron acabar con ella ni con su moral. Durante las noches escribías poemas que leía a los demás reclusos y gracias a ellos logró escapar de una muerte segura. Cuando se fijaron en ella.  

“Durante la ejecución ya no tenía miedo de que muriera alguien, ni de morir yo, pero de ninguna manera me podía hacer a la idea. Tenía un enorme deseo de vivir, y sentía que algo dentro de mí que me gritaba: ¡Vivir! ¡Vivir!. No tenía fuerzas para acallar aquello y no podía tranquilizarme” (Página 98)

Estas memorias fueron escritas cuando Janina logró escapar del campo de concentración, mientras se encontraba refugiada en una casa clandestina en Cracovia. Me llama la atención del  relato el tono en que está narrado. En primer lugar resaltar su punto de vista con información limitada y como va viviendo ella todos los cambios que se producen a su alrededor. Es una niña y no acaba de comprender la magnitud de lo que se avecina cuando ve ciertas imágenes. Nos va relatando en primera persona y con bastante fidelidad sus vivencias personales. Es un relato corto, directo y bastante crudo. Totalmente desprovisto de adornos, florituras o cualquier asomo de lirismo. Es muy aséptico, Janina tampoco se prodiga en mostrarnos sus sentimientos ni deja traslucir las emociones que en ese momento debió sentir. Escribe como si no quisiera olvidar ningún hecho pero sin querer revelar tampoco su dolor.

Estamos más acostumbrados o nos resultan mucho más familiares los nombres de Auswitz, Mauthausen o Treblinka cuando nos referimos a campos de concentración o exterminio nazi pero el hecho de que estos sean los más conocidos no quiere decir que sean los únicos. Se cree que pudo haber alrededor de quince mil emplazamientos de distinta naturaleza establecidos en los distintos países ocupados por Alemania. La mayoría de ellos se desmantelaron. El campo de Janowski funcionó entre 1941 y 1943 en Ucrania y se destinó como lugar de trabajo y exterminio por el que pasaron más de cuarenta mil personas.

A través de su relato vamos conociendo el funcionamiento del campo. Las normas que lo regían, el trato dispensado a los cautivos, el chantaje, los privilegios con que contaban algunos, y la inmensa crueldad que vivieron.

El libro ha sido editado por la editorial Hermida y a parte de encontrar una  interesante introducción y notas de sus editores o del traductor que nos revelan interesantes datos, encontrarnos al final de la misma esos poemas que Janina escribió durante su encierro. Si todo el relato está carente de emociones es a través de estos la forma en que vamos conociendo sus emociones y sentimientos que bullían en su interior.

Conclusión

Con los ojos de una niña de doce años es un relato duro y estremecedor sobre la experiencia de una niña cuya infancia fue brutalmente aniquilada al declararse la II Guerra Mundial y como logró sobrevivir a su estancia en un campo de concentración. Una novela muy recomendable si os interesa el tema.

34 comentarios:

  1. Todos los libros que transcurran en las dos guerras mundiales me apasionan en cuanto vea esta novela me la pillo. Besos

    Felices lecturas!!

    ResponderEliminar
  2. Me encanta el tema Albanta y me lo llevo sin duda. Algunas veces parecemos morbosas pero lo cierto es que el tema del Holocausto no me cansa y cada enfoque, cada vivencia me llega al alma.

    Bs.

    ResponderEliminar
  3. A mí siempre me ha gustado mucho leer sobre la II Guerra Mundial y seguro que esta novela no me decepciona. Tomo nota.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Uff vaya libro, no lo conocía, pero.me.encanta el periodo y aunque es duro, me gusta leer y saber más cosas.
    Me lo llevo.
    Besos

    ResponderEliminar
  5. La época es una de las que más me llama a la hora de seleccionar lecturas y este libro no lo conocía pero me gustaría leerlo, aunque sea una lectura dura
    Besos

    ResponderEliminar
  6. Me lo apunto ahora mismo, me llama mucho la atención.
    Un beso :D

    ResponderEliminar
  7. Me gustan mucho estos libros testimonio sobre el holocausto. Me lo apunto.

    Un besote.

    ResponderEliminar
  8. Esta vez no me la llevo. Este tema me horroriza. Besos,

    ResponderEliminar
  9. En este caso lo dejo pasar, aunque me gusta el tema creo que este será demasiado duro. Un beso!

    ResponderEliminar
  10. Esta es de las mias, me va a encantar!
    Un beso!

    ResponderEliminar
  11. Los libros de testimonio siempre nos dejan estremecidos. Si quieres profundizar en el tema, te recomiendo "Medallones" de Zofia Nalkowska (Minúscula 2009).
    Besos

    ResponderEliminar
  12. Ahora mismo no me apetece una lectura tan dura.
    Besos!

    ResponderEliminar
  13. Creo que tienes que escoger un momento para leer este libro, lo apunto por si me lo encuentro en buen momento

    ResponderEliminar
  14. Me gusta leer libros de ese periodo pero me da que éste va a ser demasiado duro.
    Besos!

    ResponderEliminar
  15. En general estas historias no son para mí y en especial esta tan cruda menos todavía.

    ResponderEliminar
  16. Me gusta mucho esa temática, así que queda apuntadísima, besotes

    ResponderEliminar
  17. He etado leyendo bastante sobre el tema, que, por otro lado me toca de bastante cerca, la verdad es que no había oído hablar de este libro, lo leeré, pero los relatos de este tipo en la voz de un niño ya de entrada me estremecen. Buena semana.,

    ResponderEliminar
  18. Me encanta!!!! Y en cuanto a que está escrito de manera aséptica no es algo que me afecte. De hecho me recuerda a Si esto es un hombre, que también narraba su experiencia vital en el campo de concentración pero sin rozar el melodrama. Besos.

    ResponderEliminar
  19. Aunque encuentro el tema muy interesante y nunca me echa para atrás lo duro que pueda resultar, te confieso que no estoy en mi mejor momento para esta novela, pero sin duda me la llevo anotada para cuando sienta que podré apreciarla; muchas gracias por la reseña.

    Besos.

    ResponderEliminar
  20. Duro. Pero una realidad que no hay que olvidar.
    Lo apunto.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  21. Este tema me fascina y como bien dices, por mucho que leamos y sepamos sobre ello nunca deja de impactar. Me lo llevo sin dudarlo.

    ResponderEliminar
  22. El tema lo afronto bien lo que ya no me gusta es cuando hay niños por medio.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  23. Vi este libro hace tiempo y me llamó la atención... Estuve hace poco en un campo de concentración y me entraron ganas de leer alguna historia ambientada en ellos. Aunque si dices que procura evitar centrarse en los sentimientos, no me convence mucho. Un beso!

    ResponderEliminar
  24. ¡Qué dura y encima con niña incluida! Pero me gusta leer sobre estos temas por lo que me lo llevo apuntado
    Besos

    ResponderEliminar
  25. La segunda guerra es un tema que me llama la atencion a la vez que me horroriza. Apunto el libro.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  26. Me gusta mucho lo que cuentas del libro,. Creo que es justo de mi estilo, como ya me viene pasando con varios de la editorial
    Lo buscaré
    Besos

    ResponderEliminar
  27. Lo dejo pasar que no me termina de llamar la atencion.

    Saludos

    ResponderEliminar
  28. Me gusta leer sobre esta temática. Aunque tengo que buscar el momento adecuado para su lectura, que son duras. Así que me apunto este libro y le buscaré su momento.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  29. Hola!
    Lo dejo pasar. Es un tema muy duro y ahora mismo, no me atrae mucho. Gracias por la reseña. Besotes

    ResponderEliminar
  30. este es de los míos, ya le tengo el ojo echado. Un besote!

    ResponderEliminar
  31. Parece un libro durísimo, pero me interesa bastante el tema. Intentaré leerlo. 1beso!

    ResponderEliminar
  32. Uf, ahora no estoy para un libro así de crudo, pero es un tipo de lectura que no me importaría tener entre las manos en algún momento.

    Besos.

    ResponderEliminar
  33. Me lo apunto, la ambientación temporal no deja de sorprenderme
    Besos

    ResponderEliminar
  34. Tengo muchas ganas de hacerme con él =)

    Besotes

    ResponderEliminar

¡Gracias por comentar!