lunes, 5 de noviembre de 2012

El lector de Julio Verne - Almudena Grandes

Nos encontramos en Fuensanta de Martos en 1947, un pueblo de la Sierra Sur en Jaén. Nino es un niño de nueve años, hijo de un guardia civil que con su familia vive en la casa cuartel del pueblo junto a ocho familias mas, hacinados en un pequeño espacio y sin apenas intimidad. Cada noche escucha a través de las paredes de su cuarto el sufrimiento de otras personas que tienen la desgracia de tener otras creencias.

Durante el verano de ese mismo año conoce a un hombre que le queda absolutamente fascinado. Se trata de Pepe, a quien todo el mundo llama el portugués. Vive en un molino alejado del pueblo, con total libertad y lejos de el ambiente opresivo que Nino vive en su casa.

Nino tiene muy claro que no quiere seguir el mismo camino que su padre y ser guardia civil. Y cuando Pepe le regala la novela “Los hijos del capitán Grant” de Julio Verne encuentra una vía de escape en este libro de aventuras que le harán convertirse en otra persona.

En el pueblo se libra una batalla contra los guerrilleros o maquis que escondidos en el monte continúan una guerra que no ha durado solo cuatro años sino que ha de durar muchos más.

Mi experiencia con la novela

Este es el segundo libro que forma parte de la serie “Episodios de una guerra interminable” que tiene proyectado publicar Almudena Grandes. Un propósito muy ambicioso que inicialmente estará compuesto por seis títulos y que se encuentran inspirados en los “Episodios Nacionales” de Galdós. Las novelas se centran en una misma temática y van a narrar algunos de los episodios ocurridos durante la posguerra española. Si el primer tomo, “Inés y la alegría” estaba inspirado en una mujer y un incidente poco conocido como es la invasión del Valle de Arán, ahora el protagonista de la novela es un niño que vive muy de cerca la lucha contra los maquis.

La historia se centra en un niño de nueve años a quien todo el mundo llama Nino. Un niño con quien nadie quiere jugar y al que la sociedad aparta por ser hijo de un guardia civil. Nino vive en Fuensanta de Martos, un pueblo de la Sierra Sur de Jaén en cuyos montes se esconden los guerrilleros republicanos que continúan la guerra a su manera y que han dejado a sus familias en el pueblo.

Nino odia vivir en la casa cuartel del pueblo. Junto a la suya, ocho familias más viven compartiendo un espacio minúsculo donde las paredes no pueden ocultar los secretos que  ningún niño de nueve años debería conocer. Las torturas que nadie reconoce y que todo el mundo evita nombrar siembran sus noches de miedos y pesadillas mientras acuna a su hermana pequeña asustada contra su pecho. Si algo tiene claro Nino es que no quiere ser guardia civil. No quiere perseguir a sus vecinos y ser odiado por todo el mundo. A su padre le gustaría que Nino tomase el mismo camino aunque sospecha que su altura nunca será la idónea para ingresar en el cuerpo y decide que el niño debe tomar clases de mecanografía para labrarse otro futuro más acorde con sus características.

 Durante el verano de 1947 un forastero ocupa un viejo molino algo apartado del pueblo. Inmediatamente Nino queda fascinado por este hombre en quien encuentra un amigo. Alguien con quien ir al río, a pescar y pasar las largas tardes de verano. Pepe, el portugués supone una figura completamente distinta a la de su padre y el hombre en quien Nino le gustaría convertirse algún día.  Vive con total libertad ajeno a los tejemanejes del pueblo, a sus rivalidades y en definitiva a sus problemas. Además Pepe le descubre los libros de Julio Verne, cuyas novelas de aventuras le hacen ver el mundo de otra manera y convertirse en alguien distinto. Las lecturas que va descubriendo le ayudan a forjar sus ideales e iniciar el camino para convertirse en adulto.

Mientras las autoridades intentan dar captura a un hombre apodado Cencerro, el líder de la guerrilla en los montes. Un hombre que les mantiene en vilo y que ha hecho que la inocente canción de La vaca lechera se convierta en un símbolo revolucionario que es necesario prohibir.  

En esta novela Almudena Grandes vuelve a mezclar realidad y fantasía de forma magistral y sin que pueda dejar indiferente a nadie. Sus últimos libros se caracterizan por ser de altísima calidad en cuanto a temática y estilo y El lector de julio Verne“ está a la altura.

La historia está narrada en primera persona a través de un niño. El que el personaje principal no sea un adulto nos ofrece una historia más fresca y dotada de esa dosis de ingenuidad e inocencia que tienen los niños. Su forma de narrarnos los acontecimientos que suceden a su alrededor es bastante más simple y aunque en ocasiones Nino no sabe encontrar las palabras exactas para definir algún hecho sabe perfectamente lo que ocurre.

Aunque el conflicto bélico se dio por finalizado en el 39 la guerra y el sufrimiento habría de durar años aún. Muchos fueron los guerrilleros llamados también maquis que combatían por defender sus ideas desde fuera de su casa y asilados en el monte, el único lugar donde podrían sentirse más seguros que en territorio enemigo. Mientras sus familias vivían en sus propias carnes el abuso de poder por parte de la autoridad, la hostilidad de las familias del bando contrario, y las dificultades de vivir ocultando unos secretos que les comían por dentro.
Porque la guerra civil no se vivió solo en el frente o en las trincheras, si siquiera solo en los montes donde los guerrilleros la continuaron sino que se vivió en las calles de los pueblos, en las casas de sus vecinos, en los inocentes juegos de los niños, en los cuidados de una madre, o en el amor de una esposa. Y no lucharon solo los hombres sino también participaron en esa guerra las mujeres y los hijos que también aguantaban el tipo, y que tenían que mentir, y que tenían que salir adelante con muy poco. Porque fueron tiempos de hambre, de inseguridad, de miedos, de dolor y humillación para algunos y de triunfo para otros.

Como en el resto de sus novelas, la ideología de Almudena Grandes está muy patente y aunque en esta vuelve a defender su posición claramente no juzga con demasiada dureza a sus contrarios sino que entiende que hay veces uno se ve arrastrado por la situación y debe hacer de tripas corazón para mantenerse a salvo. Una idea que se representa perfectamente en el padre de Nino, un guardia civil de los que han tenido mala suerte, porque mira que hay pueblos en España y justo le ha tocado uno con monte. Se ve obligado a  hacer cumplir la ley, a perseguir, a encarcelar aunque no esté de acuerdo con los métodos, los objetivos o las razones. Y a quién no le importa que su hijo se relacione con mujeres de republicanos aunque eso sí, nadie puede saberlo.
Esta es una de las razones por las que los personajes tienen gran dosis de realismo. No son perfectos y su comportamiento no es siempre heroico ni perfecto. Actúan según sus posibilidades y en ocasiones con el afán de mantenerse a salvo. Otros no dudan en luchar por sus ideales aunque con ello pierdan la vida porque tienen la esperanza de que se puede conseguir un estado mejor, donde la libertad exista y donde no haya que esconder las ideas.

El estilo de Almudena Grandes como siempre es cuidado y elaborado, con mucha garra y mucha personalidad. Una prosa donde abundan las figuras literarias y los recursos. Un relato muy trabajado casi lineal en el tiempo y que solo se ve interrumpido para narrar anécdotas o recordar sucesos del pasado. Los libros de Almudena Grandes nunca resultan una lectura superficial.

Muy lograda también la ambientación de la novela. No podía ocurrir en ningún sitio mejor que un pueblo, donde  los rencores y las redecillas se hacen más patentes, donde cada uno conoce a las demás familias y en qué lado se posicionan a pesar de que a veces ni siquiera se sabe cuál es su nombre real porque un mote es más apropiado para definir a cada uno. Un lugar donde es imposible mantener secretos y vivir en paz.
Conclusión

“El lector de Julio Verne” me parece una novela más que recomendable para aquellos que deseen acercarse a la literatura de calidad y conocer más la historia de nuestro país. Aunque reconozco que “Inés y la alegría” me gustó mucho mas por la historia que encerraba (siento autentica debilidad por las historias protagonizadas por mujeres), esta me parece una historia muy interesante. La de un niño que se ve obligado a crecer demasiado pronto y es un mundo que dista mucho de ser el ideal.

25 comentarios:

  1. Me gustó bastante este libro,tambien Ines y la alegría,cuando lleguen los próximos de la serie también los leeré.Besos

    ResponderEliminar
  2. A mí también me gustó mucho más Inés y la alegría; esa historia de amor me pareció sencillamente preciosa.

    ResponderEliminar
  3. Aún no he empezado con estos libros, pero le tengo unas ganas... Y mientras siga leyendo reseñas tan buenas como ésta, más ganas le tengo.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  4. No tengo perdón de Dios. Tengo este libro desde hace un montón y como siempre me surgía otra lectura se lo pasé a mi madre, lo leyó, me lo devolvió y todavía está acumulando polvo en la estantería. Algún día tendrá que caer, digo yo. Bss.

    ResponderEliminar
  5. Si no me equivoco, he leído una reseña hace unas semanas que concluía con la misma recomendación que me encuentro hoy aquí. Ambas apuntan a que "Inés y la alegría" es una novela superior comparada con la última publicación de A.Grandes. Un beso.

    ResponderEliminar
  6. No he leído nada de Almudena Grandes pero quizá empiece por Inés y la alegría, entonces.
    Besines,

    ResponderEliminar
  7. A mi esta me gusta más que su anterior, su punto de vista infantil esta muy conseguido y muy bien narrado, además de ver la historia desde otra perspectiva.

    Buena reseña.

    Un saludo.

    FJ

    ResponderEliminar
  8. Tengo todavía pendiente Inés y la alegría, así que a este le va a tocar esperar todavía un poquito

    ResponderEliminar
  9. No he leído aún nada de esta autora tan mencionada y veo reseñas algo contradictorias a veces aunque creo que coinciden mucho en que Inés y la alegría es un gran libro :)

    ResponderEliminar
  10. Esta es una de las novelas de Almudena Grandes que más me ha gustado, tal vez por la sensibilidad con la que muestra todo el horror del odio y de la postguerra desde los ojos de un niño.

    ResponderEliminar
  11. No me he leido Inés y la alegría, pero después de tu reseña y teniendo en cuenta que acabo de terminar la lectura conjunta de Trafalgar me han entrado ganas de empezar esta serie de Almudena Grandes a la que además admiro mucho.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  12. Me encantó esta novela y me dejó con ganas de leer Inés y la alegría, que, por lo que dices, está incluso mejor, así que caerá pronto. Esta autora no me decepciona nunca. Un beso

    ResponderEliminar
  13. Creo que empezaré por Inés y la alegría ya que sugieres que te gustó más. Besos

    ResponderEliminar
  14. Lo leí en julio en la playa durante las vacaciones de verano y me fascinó, me gustó muchísimo, no sabría decir cuál me gustó más, si este o Inés y la alegría, los dos son muy recomendables. Muchos besos.

    ResponderEliminar
  15. Es una autora que me gusta mucho. Estoy deseando hacerme con él =)

    Besotes

    ResponderEliminar
  16. Estupenda reseña!!!
    ¿Te puedes creer que es mi escritora favorita y no puedo con este libro? Lo he intentado más de veinte veces y me lo compré el mismo día que salió a la venta porque si no me da "un algo". Me gusta más "novelando" que "historiando".
    Un beso.

    ResponderEliminar
  17. A pesar de tu entusiasta reseña, no me animo a comenzar con estos 'episodios'. No me gusta que haya tanta significación política en las novelas y sé por experiencia que A. Grandes no lo puede evitar.

    Besos.

    ResponderEliminar
  18. Todavía no he leído nada de esta autora y estos libros me llaman mucho la atención, aunque tendré que empezar por el primero
    besos

    ResponderEliminar
  19. No acabo de decidirme por estos libros de Almudena Grandes y parece ser que están muy bien. De todas formas empezaré por el primero.
    Bss.

    ResponderEliminar
  20. Mmmm no me llevo este porque no me llama...además tengo en casa uno pendiente muy tocho, que el título es no sé qué del atlas...y nunca me animo a empezarlo.
    UN beso!

    ResponderEliminar
  21. Le tengo muchas ganas, pero tengo tanto pendiente que no sé cuando le tocará, estupenda reseña! Un beso!

    ResponderEliminar
  22. Muy buena reseña! Quiero estrenarme con Almudena Grandes con Inés y la alegría, y si me gusta su estilo, continuaré sus Episodios de una guerra interminable; espero que me entusiasme su obra tanto como a ti. 1beso!

    ResponderEliminar
  23. No creo que me deje llevar por esta autora, creo que es demasiado ideóloga.
    Besos

    ResponderEliminar
  24. Hola, muy buenas tardes Albanta, ¿qué tal estás por estos lugares? Espero que maravillosamente bien al igual que tu interesante blog. He visto unas cuantas de tus entradas y me han parecido muy entretenidas, enganchan al bloguero. Tienes una buena web y te doy la enhorabuena por ello, espero que sigas creciendo. Seguiré visitando tu blog para ver las restantes entradas y las nuevas que subas. Te deseo muchísima suerte y espero que pronto subas un nuevo post con el que nos sorprendas.

    Ahora, si me lo permites y eres tan amable, me gustaría invitarte a mi blog - ¡DIARIO DE UNA CHICA POSITIVA! - si te gusta leer una literatura personal y muy optimista (microrrelatos, reflexiones, poemas, relatos, cartas), también podrás hacer peticiones literarias y hacer publicidad de tu blogspot en la pestaña "Aquí tu blog":

    http://insolitadimension.blogspot.com.es/

    Un gran abrazo desde Málaga, y siento de corazón autocitarme pero es la única manera que tengo para darme a conocer.

    ResponderEliminar
  25. He leído el libro y me ha gustado mucho espero que los demás de Almudena sean por el estilo.

    ResponderEliminar

¡Gracias por comentar!