lunes, 17 de junio de 2019

Antes de los años terribles - Víctor del Árbol


Título: Antes de los años terribles
Autor: Víctor del Árbol
Publicación: Destino, 2019
Páginas:  461

Que Víctor del árbol no es un autor como otro cualquiera es algo de lo que tengo la certeza absoluta desde que leí su primer libro. Una novela con una portada tan fea que estuve meses mirándola sin decime a darle una oportunidad. Esa novela era Respirar por la herida y desde entonces ninguna de las novelas de este autor han pasado en balde por mí.

Soy una firme defensora de las novelas de entretenimiento. Son necesarias para ciertos  momentos y circunstancias, pero luego hay otra serie de novelas que dejan poso y se sufren. Entre estas últimas están las del autora.

Isaías Yoweri vive en Barcelona, tiene una tienda de restauración de bicicletas, que es lo que siempre había soñado, y está a muy pocos meses de ser padre junto a su mujer, con la que tiene una relación muy sana y equilibrada.

Sin embargo la visita de un viejo conocido va a poner su mundo patas arriba. Es un hombre llamado Enmanuel que le pide que regrese a Uganda, su país de origen, para participar en unas conferencias que buscan la reconciliación en el país. Isaías debe hablar de lo que vivió allí siendo un niño muchos años atrás, antes de llegar a Barcelona y conseguir una vida completamente normal. Aunque la idea no le parece muy apropiada al final termina abriendo esa pesada puerta y viaja a Uganda en donde tendrá que enfrentarse a su pasado.

Antes de los años terribles es una de esas novelas que, aun siendo ficción, desvelan una cruda y terrible realidad. La mayoría de las novelas de Víctor del árbol tocan temas espinosos y esta no podía ser diferente aunque lo hace en un registro atípico.  En mi opinión es una novela que pretende denunciar una realidad de la que muchos vivimos ajenos. Y que es nos habla de la sangrienta dictadura de Idi Amin en Uganda, de la LRA, la guerrilla que se llevó a cabo reclutando a niños que perdían la vida por razones que ni siquiera comprendían. Esta parte, desafortunadamente es la más pura realidad.

El protagonista de esta historia es Isaías, un refugiado en España que no ha tenido infancia. O más bien la infancia que tuvo en su país natal fue horrible. No os voy a contar mucho de sus intimidades porque ya lo hace el mismo regresando al pasado. Nos contará el niño que fue, nos hablará de su familia, sus amigos, de sus sueños y cómo llegó a ser captado por la oscuridad.  En España tan solo es el “Negro de las bicicletas”. Un africano de treinta y seis años que vive con una abogada divorciada y mayor que él. Nadie intuye su realidad y nosotros al conocerla nos estremeceremos y por muy difícil que nos resulte creerla cierta, lo pudo haber sido.

Y aunque no es tema principal de la novela hay una especie de ¿crítica? al racismo aun a día de hoy tan presente en nuestra sociedad. O si no es el color de la piel es el estatus y el dinero. Nacemos ya marcados por el lugar, nuestra familia, nuestro color de piel o nuestro dinero y eso es algo que nunca se podrá borrar.

Pero por muy dura que nos resulte, también es esta una historia de supervivencia, de superar el pasado y de rehacerse uno a sí mismo. No es esta una historia para darse un atracón, se te puede indigestar. Se trata de una lectura concienzuda, que te remueve y es al final cuando el ritmo se dispara.

La novela está narrada en primera persona por el protagonista de la historia que sitúa su foco del relato en dos momentos claves de su vida. Uno casi en la actualidad y el otro entre los años 1992 y 1994 que son esos años terribles a los que hace referencia el título.

En definitiva, la verdad es que en esta ocasión Víctor del Árbol me ha sorprendido con la temática de su novela. No esperaba que trata un conflicto socio-político de este calibre y menos en Uganda. Pero a pesar de todo ello es de nuevo una novela que te da una bofetada de realidad, que narra horrores pero que a la vez resalta el valor del amor.

18 comentarios:

  1. Me gusta como escribe este autor y posiblemente lea esta novela por eso, pero es verdad que el tema no me llama mucho.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Hasta la fecha he leído dos libros de Víctor del Árbol -cosa que pienso seguir haciendo- y los dos me gustaron muchísimo, por lo tanto, también leeré este último. Lo que no sé es cuando...

    ResponderEliminar
  3. Completamente de acuerdo con tus impresiones, yo también me pregunto cómo hemos podido vivir tan ajenos a esta realidad. Una novela dura pero necesaria.
    Un beso

    ResponderEliminar
  4. Probablemente la lea la semana que viene. Volveré entonces para comparar impresiones
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Me estáis poniendo muy difícil que aguante hasta vacaciones para leer la novela, tengo 6 o 7 esperando y cada vez lo llevo peor, el ansia me puede; menos mal que ya me queda menos 😁

    Besitos 💋💋💋

    ResponderEliminar
  6. Es uno de esos libros que era necesario escribir, porque la historia que cuenta y los temas que trata aún siguen pasando hoy en día. Y el autor con esta novela ha conseguido remover conciencias.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Solo leí uno, el anterior y aunque también acababa por mandar un mensaje positivo entre tanto dolor la verdad es que me costó mucho leerlo. No pienso repetir y encima con víctimas niños, no quiero más pesadillas.

    ResponderEliminar
  8. No me he estrenado aún con este autor. Y mira que tengo una de sus novelas en espera. Pero, ya sabes, los libros son caprichosos y deciden ellos cuándo los lees. Me parece muy interesante esa reflexión sobre el racismo y, sobre todo, que hable de uno de los períodos más temibles de la historia de Uganda. Anotadísimo está.

    Besines.

    (Veo que me sale publicidad de Natura Selection en tu página, justo hoy, que escribo sobre ellos y su pésima política de devolución de libros. ¡Puñeteras cookies!)

    ResponderEliminar
  9. Hola guapa, pues la verdad es que no he leído nada del Victor del Árbol, pero es que sus novelas, con esos temas tan terribles, la verdad es que no me llaman...
    Un besazo

    ResponderEliminar
  10. La tengo en casa pero la dejaré para el verano, para estas novelas tan duras tengo que mentalizarse antes. Besinos.

    ResponderEliminar
  11. Una novela que tengo que leer sí o sí.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  12. Yo no sé si me animaría a leer una historia así que no fuera de Víctor, además es durita...pero con él no dudo y veo que me encantará.

    besitos

    ResponderEliminar
  13. Me pareció una novela muy dura y dolorosa, quiero leer más del autor, que aún tengo tres de sus libros (creo) pendientes
    Besos

    ResponderEliminar
  14. Tengo muchísimas ganas de leerla, pero no me da la vida. Después de esta reseña, la pongo en el ranking de salida de las imprescindibles. Gracias.
    Concha Yunta

    ResponderEliminar
  15. Es una historia fantástica y sí que duele y deja poso. La verdad es que es un autor imprescindible y la novela impactante. Bofetada de realidad como bien dices.
    Besos

    ResponderEliminar
  16. Las bofetadas vienen muy bien de vez en cuando...
    Conocí al autor el año pasado con su Por encima de la lluvia, y debo de reconocer que tiene una prosa muy potente y normalmente coge de temáticas muy realistas... Como en este caso, los niños soldados... Ese es el sello del autor: historias con una narrativa excelente, grandes personajes, y que nos obligan sacar la cabecita de nuestro entorno para saber está pasando por ahí fuera... ;)

    ResponderEliminar
  17. Tengo pendiente leer al autor aún!

    Besotes

    ResponderEliminar
  18. Mira, yo no he leído nada de Victor del Árbol hasta ahora. Ya se lo dije cuando lo entrevisté y eso que tengo todas sus novelas. Sinceramente, a mi la temática también me ha dejado sorprendida porque yo me esperaba otra cosa. Lo cierto es que he leído la novela y sí, es dura y cuenta cosas muy interesantes y sangrantes, así que es una novela a tener en cuenta. Besos

    ResponderEliminar

¡Gracias por comentar!