jueves, 14 de diciembre de 2017

Un rincón del mundo - Christina Baker Kline



Título: Un rincón del mundo
Autora: Christina Baker Kline
Publicación: Ediciones B, octubre de 2017
Páginas: 283

Para Christina Olson, el mundo se reducía al lugar donde había nacido: la granja familiar en Cushing, un pequeño pueblo costero de Maine. Aquejada por una enfermedad que le producía una creciente incapacidad, parecía destinada a una vida limitada. Sin embargo, durante más de dos décadas Christina fue la inspiración del artista Andrew Wyeth, quien la retrató en uno de los cuadros más conocidos del siglo XX en Estados Unidos.

Con una prosa evocativa y lúcida, Un rincón del mundo revela a la mujer de carne y hueso detrás de esa misteriosa joven que parece arrastrarse sobre una pradera, con su cuerpo vuelto hacia una casa en lo alto de una colina.

Christina Baker Kline, que emocionó a más de dos millones de lectores con su novela El tren de los huérfanos, vuelve a entrelazar realidad y ficción para ofrecernos la historia de la singular relación de una mujer que se resistió a ser definida por su enfermedad, con uno de los más destacados artistas de su tiempo.

Mis impresiones

A Christina Baker Kline la conocí gracias a El tren de los huérfanos hace ya un par de años. Una novela que disfruté mucho por la mezcla de ficción con unas pinceladas históricas, de las que yo no tenía referencias y me encantó conocer, con las que la autora construyó la trama. Sobre esa misma base ha vuelto a trabajar en Un rincón del mundo, su segunda novela. Aquí os dejo mis impresiones.

“Después me dijo que le había dado miedo mostrarme el cuadro. Que había pensado que no me gustaría la forma en que me retrataba: arrastrándome por el campo, con los dedos aferrados a la tierra y las piernas retorcidas detrás. Que odiaría el árido paisaje lunar de los campos de trigo y heno. La casa destartalada en la distancia, surgiendo como un secreto a punto de descubrirse. Las ventanas lejanas, opacas e inescrutables. Los surcos en la hierba que no llevaban a ninguna parte y parecían trazados por un vehículo invisible. El cielo sucio como el agua de fregar.”

La novela se compone de dos líneas argumentales que van desarrollándose de forma paralela. En 1939 Christina Olson vive junto a su hermano Al en la granja familiar que se encuentra en Cushing, un pueblo costero de Maine. Su vida es bastante solitaria y padece una enfermedad que poco a poco va limitando cada vez más sus movimientos. A esta pequeña casa en el campo llega un día Betsy, como lleva haciendo muchos años desde que era tan solo una niña cuando pasa allí sus vacaciones, con su prometido. Es un chico llamado Andrew Wyeth que se dedica a la pintura. El joven siente auténtica fascinación por la granja y asentado en la parte de arriba de la casa encontrará la inspiración que necesita, algo que le hará volver cada verano.

Por otro lado retrocedemos en el tiempo hasta el año 1896 para conocer a la pequeña Christina y a su familia. Todos colaboran en las tareas de la granja y gracias a su trabajo pueden salir adelante. Su padre está obsesionado por atajar el problema que tiene la niña en las piernas mientras ella no quiere saber nada de médicos ni tratamientos. Poco a poco iremos descubriendo como fue la vida de Christina desde ese momento hasta que el pintor inmortalizó su imagen en uno de sus cuadros más famosos.

Un rincón en el mundo es una novela ficticia con tintes históricos que nace de personajes reales. La historia de la mujer que inspiró un cuadro. Y este fue obra de Andrew Wyeth, hijo de N. C. Wyeth (el ilustrador de La isla del tesoro), un autor muy conocido en Estados Unidos. Aunque a mí no me sonaba de nada y he recurrido a buscarlo en la red así como el famoso cuadro al que se hace referencia. El pintor acudiría allí durante diez años sede su vida intentado plasmar lo que veían sus ojos.

Un rincón del mundo es una novela de corte muy diferente a El tren de los huérfanos. Quizás es menos emotiva porque el tema que toca también lo es en sí mismo (es más fácil emocionar con huérfanos) y su argumento es más sencillo. Pero aun así a mí me ha parecido una novela que sin pasar grandes cosas en ella es muy agradable de leer. Cuando te gusta la forma de narrar de un autor no importa que a veces exista menos acción o que no toque temas tan impactes. La novela tiene un aire bucólico en el que el arte y la literatura están muy presentes.

Nos cuenta la autora que su protagonista está emparentada con el escritor Nathaniel Hawthorne (autor de La letra escarlata) y como la familia Olson se vio obligada a emigrar desde Massachusetts huyendo del estigma que un antepasado, juez de brujas en Salem, había hecho recaer en ella. Christina es una mujer terca y obstinada cuya vida iremos conociendo poco a poco. Sabremos lo que ha supuesto para ella la enfermedad que padece, las desilusiones que se ha llevado y como en 1939, cuando conoce a Andy se resigna a vivir en soledad junto a su hermano Álvaro y ver como la enfermedad avanza. Me ha gustado ver ese contraste del personaje niña y adulta, con su familia alrededor y luego sola con su hermano que en cierto modo nos va cambiando la percepción o las emociones que nos inspira el personaje. Porque al final la familia Olson son los grandes secundarios de esta novela que llegan a eclipsar a Andrew Wyeth, ya que el pintor no llega a tener demasiado protagonismo ni la autora va a entrar en pormenores de su vida. Como he dicho antes es la historia de la mujer que le inspiró para dibujar uno de sus cuadros.

La novela, tanto la época pasada como la más actual, está narradas por su protagonista con un estilo cuidado, detallista y muy bonito. Una novela en la que no suceden grandes cosas pero que a mí me ha resultado muy agradable de leer. La forma en que Christina nos cuenta su vida, su relación con su familia y como va decepcionándose por todo lo que le sucede. Su enfermedad, como sus padres le impiden estudiar y cumplir su sueño de ser maestra y más tarde se llevaría una decepción amorosa que la dejaría muy tocada. Todo esto va transformando al personaje e incluso en algún momento vierte su propia frustración hacia los demás.

Conclusión

Un rincón del mundo ha resultado ser una lectura evocadora por sus paisajes y muy agradable de leer por la precisión narrativa de la autora. Una novela que nos habla de la difícil vida de una mujer que quiere causar compasión en los demás.


25 comentarios:

  1. La tengo pendiente. Me habían enfriado algunas reseñas así que me alegra mucho ver qué a ti te ha gustado
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Ya sabes que a mí no me gustó,no encontré ninguna emoción el ella.
    Un beso

    ResponderEliminar
  3. A mí tampoco me emocionó y para mí no fue suficiente la forma de narrar, por eso no me gustó.
    Un beso

    ResponderEliminar
  4. Cuando leí "El tren de los huérfanos" me gustó mucho, pero no creo que esta novela llegue a engancharme de la misma forma que lo hizo su predecesora.
    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Cuando leí "El tren de los huérfanos" me gustó mucho, pero no creo que esta novela llegue a engancharme de la misma forma que lo hizo su predecesora.
    Besos.

    ResponderEliminar
  6. He leído reseñas menos entusiastas, y aunque su historia me atrae mucho, seguramente lea antes el otro título de la autora.

    Besitos

    ResponderEliminar
  7. No me llama mucho la atención y con todo lo que tengo pendiente, lo dejo pasar.
    Besos

    ResponderEliminar
  8. Su anterior novela me encantó, a ver esta que la tengo pendiente
    Un beso!

    ResponderEliminar
  9. No he leído nada de la autora, pero me gusta lo que cuentas. La tendré en cuenta.
    Besos!

    ResponderEliminar
  10. Tendría que estrenarme con la autora y no se si este libro sería el ideal para ello, de todas maneras lo tengo en cuenta.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  11. No he leído nada de la autora pero de animarme a hacerlo estoy segura que sería con la novela anterior, esta no me llama tanto.

    Un beso

    ResponderEliminar
  12. Me gusta que aún siendo ficción tenga cositas históricas reales. Me lo apunto.

    Besotes

    ResponderEliminar
  13. Tiene cosas que me gustan mucho como la sensibilidad, el estilo y que sea una historia sencilla y ligada al arte. Lo que menos me atrae es que me parece que le sale todo mal, que hay demasiada tristeza. Ya veré.

    ResponderEliminar
  14. No termina de llamarme esta vez. Me parece que lo voy a dejar pasar.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  15. Pues aunque veo que tu reseña es positiva, me he venido abajo con esta historia por otras reseñas anteriores y prefiero dejarlo pasar.
    Besos

    ResponderEliminar
  16. De las reseñas que leí sobre esta novela, la tuya me confirma que merece la pena leerla. Me gustó El tren de los huérfanos y esta no tardaré en leerla.

    ResponderEliminar
  17. Uyyyy, me acabas de recordar que la tengo pendiente. Si es que no nos da la vida. Besos

    ResponderEliminar
  18. Holiii

    Pintaza que tiene este libro. Gracias por la reseña 🎈

    ResponderEliminar
  19. No termina de atraerme esta novela, en cambio el anterior sí que me gustaría leerlo.
    Besos.

    ResponderEliminar
  20. No me convence y ya lo he descartado.
    Un beso ;)

    ResponderEliminar
  21. ¡Hola guapa!

    Parece que ya solo por la narración merece la pena darle la oportunidad a esta lectura :D

    ¡Besos!

    ResponderEliminar
  22. Hola,

    Me gustaría leerlo, me gustaría mucho; ya había visto algo de él, pero su reseña ha terminado por animarme, gracias.

    Besos.

    ResponderEliminar
  23. Me gustó mucho El tren de los huérfanos, así que seguiré leyendo críticas a ver si me decanto o no por ella, ya que veo que hay división de opiniones.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  24. Éste no me llama, lo dejo pasar
    Besos

    ResponderEliminar
  25. Me gustó el anterior, pero con este no tengo nada claro...

    ResponderEliminar

¡Gracias por comentar!