martes, 25 de abril de 2017

Una promesa en el fin del mundo - Sarah Lark



Título: Una promesa en el fin del mundo
Autora: Sarah Lark
Publicación: Ediciones B, marzo de 2017
Páginas: 440

Sarah Lark vuelve con la esperada continuación de la trilogía de la Nuble Blanca…

En plena Segunda Guerra Mundial, dos hermanas polacas, Helena y Luzyna, lo han perdido todo. Sin padres ni un hogar adonde ir, son embarcadas hacia un campo de refugiados de Irán, donde sobreviven como pueden. Pero al saber que algunos huérfanos están siendo recolocados en Nueva Zelanda, Helena alberga esperanzas de ser uno de los niños seleccionados, hasta que los oficiales le informan de que solo hay espacio para su hermana pequeña, Luzyna.

La mañana en que Luzyna debe embarcar, Helena se hace pasar por ella. Pero los horrores de la guerra –y la culpa por haber abandonado a su hermana– siguen a Helena en su viaje hacia una nueva vida, que se acrecientan cuando un hombre relacionado con su pasado se cruza en su camino.

Una vez en Nueva Zelanda, donde se siente bien acogida, los traumas que Helena ha sufrido alteran su paz y marcan su pasión por James McKenzie, el encantador y joven piloto de las fuerzas aliados. Pero ella intentará eludir la sombra de su pasado y construir un futuro que asegure un nuevo amor, una nueva familia y, en definitiva, una nueva vida en esa nueva patria.

Mis impresiones

Ya sabéis que soy fiel seguidora de Sarah Lark. He leído todas sus bilogías y trilogías desde que hace ya algunos años descubrí En el país de la nube blanca y me quedé prendada de estas historias de aventuras y dramas que me hacían soñar y me llevaban a paisajes exóticos. Lark fue una de las creadoras del género conocido como landscape y para mí una de las mejores. Este pasado mes de marzo se ha publicado Una promesa en el fin del mundo que anuncian como la continuación de la trilogía En el país de la nube blanca. Mi sorpresa fue mayúscula porque la creía ya cerrada y concluida.

La historia comienza en julio de 1944 en un campo de refugiados de Teherán en Persia. Allí viven las hermanas polacas Helena y Luzyna, víctimas de la II Guerra Mundial. Las dos han logrado sobrevivir a un campo de trabajo en Siberia (en donde Stalin había deportado a gran parte de la población de Polonia como consecuencia de la alianza con Hitler) pero han perdido a sus padres. Ahora la vida en este otro campo no es tan dura como en el gulag pero las muchachas no tienen esperanzas. Cuando Helena, de diecinueve años, se entera de que Nueva Zelanda está acogiendo a refugiados huérfanos de menos de dieciséis años inmediatamente convence a su hermana de que allí puede encontrar un buen futuro.

Sin embargo la mañana en que el barco ha de zarpar, Luzyna no se presenta y Helena decide ocupar su puesto. Su mentira tendrá consecuencias pero gracias a ella podrá emprender una nueva vida…

Lo primero que me sorprendió de esta novela fue su arranque en la II Guerra Mundial. Y si bien no es una parte con peso definitivo en la novela me ha gustado encontrarme con ella. No conocía el hecho de que al romper Hitler su pacto con Stalin, este se anexionó a Los Aliados y trasladó a los deportados de los gulags hacia campos de refugiados en Persia. Tampoco tenía constancia de la colaboración neozelandesa que acogió a más de setecientos huérfanos de guerra en una pequeña ciudad de la Isla Norte llamada Pahiatua, que es el lugar al que llega Helena.

Allí la joven se reencontrará con las siguientes generaciones de las familias creadas por  Gwyneira y Helen, las dos muchachas que partieron desde Londres en En el país de la nube blanca para casarse con un completo desconocido en tierras neozelandesas. Por ello esta novela no es una continuación en el sentido estricto de la palabra. Sí que nos encontraremos a sus nietas Lilian y Gloria que protagonizaron El grito de la tierra, la tercera entrega, a través de James Mackenzie, un joven piloto de aviación que ha luchado en la guerra. Me ha sorprendido que me acordara perfectamente de toda su historia.

Helena es el personaje que protagoniza la novela mientras que a su hermana Luzyna Sarah Lark la deja atrás (quizá retome el personaje en una segunda parte). Helena es una muchacha que con tan solo diecinueve años lo ha perdido todo, salvo a su hermana. Por eso se aferra ella pero las muchachas no pueden ser más diferentes. Helena es práctica, racional, prudente  y con los pies en la tierra mientras Luzyna solo quiere vivir el momento y no agradece nada de lo que se hace por ella. Es la razón por la que Helena decide ocupar su lugar en el barco. Helena es un personaje al que iremos viendo crecer, que pasará sus malos momentos, se recuperará de las caídas que va sufriendo y se quedará asombrada cuando conozca la vida en nueva Zelanda.

Las novelas de Sarah Lark se caracterizan por incluir parte de la historia y la cultura del lugar donde se desarrollan. En este caso volvemos a Nueva Zelanda pero casi cien años después del punto en el que comenzó la primera trilogía. Desde entonces el país y los maoríes han cambiado. Las relaciones con los pakeha (los blancos) siguen siendo complejas (tradicionalmente estaban enfrentados por las tierras) aunque los más jóvenes han abandonado los marae para trabajar en las fábricas de las ciudades cuyas condiciones laborales son bastante precarias al igual que ellos no acaban de adaptarse al sistema. Mientras los ancianos intentaban conservar sus costumbres, creencias y estilo de vida. Todos estos cambios los trata Lark en la novela y como siempre tan ligado a la ficción que no te das ni cuenta de que te está contando parte de la historia del país.

Si estamos acostumbrados a novelas que tienen bastante grosor Una promesa en el fin del mundo no lo es tanto ya que no supera las 450 páginas. Su estilo narrativo sigue siendo sencillo, construye bien sus personajes, recrea perfectamente los escenarios y lo hace de forma tan ágil que cuando te das cuenta practicante se ha acabado la novela. Si es cierto que la estructura no presenta nada novedoso. Las subtramas son fieles al estilo de la autora aunque para mí no representa ningún problema porque me encantan.  

Conclusión

Me ha gustado volver a Nueva Zelanda y encontrarme con esa referencia de la primera trilogía que leí de Lark. Una promesa en el fin del mundo es una novela en la que encontraremos aventuras, dramas personales y un poco de historia narrado como siempre de forma atractiva y muy amena.


23 comentarios:

  1. Me da envidia ver lo que disfrutáis de esta autora pero yo no congenio con ella ni con el genero.
    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Reconozco que tras la segunda trilogía la tengo totalmente abandonada. Supongo que volveré ene algún momento
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Yo me quedé en El país de la nube blanca y eso que me encantó, tengo que retomar a la autora
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Para mi es todo un referente en el género del landscape y disfruto con sus novelas, puesto que me ayudan a desconectar de historias más densas. Me alegro de que la hayas disfrutado tanto como yo. Besos

    ResponderEliminar
  5. Me ha gustado mucjo y estoy deseando ver cómo continúa la historia

    ResponderEliminar
  6. Tanto el género como la autora me dan una pereza tremenda, lo dejo pasar.
    Besos.

    ResponderEliminar
  7. Lo tengo en el ebook esperando su hueco, me encanta la autora ^^

    ResponderEliminar
  8. Me lo estáis poniendo difícil para que no vaya corriendo a comprármelo. Tantas buenas opiniones hacen que tenga ganas de leerla; de Sarah solo leí en su momento En el País de la nube blanca y me gustó, no sé porque no he seguido con la autora. Nada, tengo que ponerle remedio.
    Besos

    ResponderEliminar
  9. No he leído nada de esta autora, pero me alegro mucho que a tí te guste y que disfrutes tanto con sus novelas.
    Besos.

    ResponderEliminar
  10. Pues como ya he comentado en otros blogs, hace tiempo que no leo a esta autora y tengo alguna trilogía sin terminar. Me apetece este género más en verano, así que no descarto que este me anime con esta novela.
    Un beso

    ResponderEliminar
  11. No puedo conectar ni con el género ni con esta autora en concreto. Un apena.
    Un beso ;)

    ResponderEliminar
  12. Aunque parezca raro no me he estrenado con la autora... me regalaron "En el país de la nube blanca" hace 5 o 6 años y sigue en la estantería esperando... tengo que ponerme seria y leerlo, que ya está bien.

    ¡Besote!

    ResponderEliminar
  13. Me quedé en el segundo de la trilogía de la nube.
    No sabía tampoco lo que cuentas del final de la guerra ni los huérfanos refugiados.

    ResponderEliminar
  14. ¡Hola!

    No tiene mala pinta, fiel al estilo de la autora, pero para estrenarme con ella me llaman más otros títulos. Tengo En el país de la nube blanca esperando en la estantería, y viendo tu reseña me has devuelto las ganas de leerlo.

    ¡besos!

    ResponderEliminar
  15. Nueva Zelanda me atrae. Puede ser un lugar atractivo donde evadir la mente.

    ResponderEliminar
  16. No me llama nada esta autora no sabría decir por qué así que este no me lo llevo.

    Un beso!!!

    ResponderEliminar
  17. No he leído nada de ella, pero sí que me apetece...esta trilogía me gusta así que tendré que hacerle hueco ahora que ya está terminada ;)

    Besitos

    ResponderEliminar
  18. Ay como me apetece esta lectura.....y eso que ahora estoy con el 2 de su primera trilogía y me encanta!
    Un beso!

    ResponderEliminar
  19. Hola, leí la trilogía de la Nube blanca y me gustó mucho así que este sin duda me lo apunto.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  20. La ambientación me atrae pero el género me da pereza, lo admito.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  21. Y yo que aun no he leído nada de esta autora.... lo se, lo se.. para matarme. Algún día me desquito, pero por ahora lo dejo pasar. Sabes? Me asusta la longitud de sus novelas, jajajjaja. Y el hecho que tienen mucho de históricas. Me cuestan mucho las historicas aunque luego disfruto mucho con ellas. En fin..
    Un beso y buena reseña.

    ResponderEliminar
  22. ME quedé en Los gritos de la tierra, y me resultó bastante repetitiva. Y ya no he vuelto a leerla más, me da mucha pereza, mucha. Así que no me planteo leerla más, al menos por el momento.
    Besos

    ResponderEliminar
  23. me gusta creo que puedo encontrar como bien dices datos de la guerra mundial interesantes y curiosos.

    ResponderEliminar

¡Gracias por comentar!