miércoles, 28 de diciembre de 2016

Amapolas en octubre - Laura Riñón Sirera



Título: Amapolas en octubre
Autora: Laura Riñón Sirera
Publicación: Planeta, noviembre de 2016
Páginas: 326

Entre una habitación de hospital y una librería de ensueño, llamada JO, discurre la vida de una mujer, Carolina, que, a punto de alcanzar la cuarentena, se encuentra en una auténtica encrucijada: sus padres, alrededor de los cuales gravita su vida entera, han sufrido un terrible accidente. Su padre ha fallecido y su madre, consciente pero sin habla, se recupera en una clínica.

A partir de los encuentros con la convaleciente, Carolina irá desgranando, a través de diversas historias, la peculiar crónica de su existencia y la de los suyos, componiendo un mosaico con la memoria de una familia que, teniéndolo todo para ser feliz, no ha sabido evitar ser desdichada.

Carolina reconstruirá su identidad y recuperará su voz a través de una curiosa «terapia» que imagina para sacar a su madre, Bárbara, de su estado de postración: cada tarde le hará compañía y le leerá libros que han tenido un significado especial en ciertos momentos de su juventud. La elección de títulos responde al particular «mapa afectivo» de la librera y contribuirá a conjurar por fin y para siempre los fantasmas que la atormentan.

Mis impresiones

Muy bonita me pareció la portada de este libro que lleva por título Amapolas en octubre, igual que el poema de Sylvia Plath, una autora que tendrá un espacio reservado en esta novela. La portada también muy tentadora pero no son los únicos motivos por los que me dejé llevar para leer este libro.

“Mamá ideó un método para que olvidáramos las cosas feas que nos ocurrieran, y para que a su vez siempre recordáramos la lección aprendida. Rescataba la cita de un libro o el dialogo que considerara apropiado para la ocasión y, con su perfecta caligrafía, lo escribía en uno de los azulejos blancos de la cocina de la casa. Así, al leerlas cada vez que pasáramos por delante, recordaríamos la razón de los escrito y entenderíamos que, por mucho que algo doliera, siempre había alguien que en algún momento se había sentido igual que nosotros.”

Al comienzo de esta novela conocemos a Carolina Smith que está viviendo uno de los perores momentos de su vida. Tres meses atrás sus padres tuvieron un accidente marítimo. Su padre perdió la vida y desde entonces su madre se encuentra ingresada en una clínica en un estado consciente pero fuera del mundo real. El trauma la dejó sin habla y como si mente estuviera fuera de su cuerpo.

Día a día Carolina va a visitarla con la esperanza de que se recupere. Para facilitarle el trance y acelerar el proceso su hermano gemelo Guillermo y ella han ideado una especie de terapia. Para su madre la literatura fue siempre una forma de vida, algo que logró transmitir a sus hijos y ahora Carolina intentará que sea a través de los libros la forma en que vuelva a la vida de la que está ausente. Así comienza a leerle en voz alta. Pero en esta ocasión elige los libros que han marcado su existencia y a través de los cuales puede explicarle a su madre sus emociones y sentimientos.

Este es el punto de partida de Amapolas en octubre. Una novela de carácter intimista en la que su protagonista nos mostrará a través de la literatura su “mapa afectivo”. La terapia que realizará para su madre tendrá un efecto devastador en ella. No solo intentará desnudarse a través de los libros sino que estos le llevarán a recordar algunos de los episodios más complicados de sus vidas. Y conoceremos cómo y porqué esta familia nunca llegó a ser feliz.

A parte de otras cuestiones, al final la novela nos habla de un problema que existe en muchas familias. La comunicación. Seres que habitan juntos, unidos por lados afectos pero que no pueden, por alguna razón, expresar lo que sienten o transmitírselo a los demás. Pero a veces uno tiene la necesidad de hablar de sí mismo aunque sea a través de las citas o fragmentos de otros libros. Esto es lo que siempre le había sucedido a la Barbara, la madre de Caroline, que incapaz de hacerlo de otra forma encontró esa vía. Leer esta novela ha sido una delicia no solo por lo que cuenta sino por las numerosas referencias literarias que nos vamos a encontrar en ella y como se nos transmite ese amor por los libros que todos los lectores sentimos. Serán muchísimos autores los que se citen en esta novela como Shakespeare, Tolstoi o Virginia Woolf. Sin embargo son tres los títulos de referencia para Carolina con los que lo dirá todo de sí misma: Mujercitas  de Louisa May Alcott, Ariel de Sylvia Plath y  de Irène Némirovsky.

Los personajes de la novela son los miembros de la familia Smith. Paul fue un lord ingles que se enamoró de Barbara, una mujer que pasaba su vida entre los libros de la biblioteca en que trabajaba. Dos personas que nunca pensaron tener hijos y se sintieron perdidos y desorientados cuando se encontraron repentinamente con dos bebes. Incluso temieron perder su intimidad y su identidad para lo cual idearon una forma de conservarla. Carolina y Guillermo, los hijos, tienen cuarenta años. Guillermo es periodista y Carolina regenta una librería en el barrio de las letras de Madrid. A pesar de ser gemelos son muy diferentes y parecen haber vivido vidas distintas. Mientras Caroline ha crecido con la sensación de falta de cariño por parte de sus padres, Guillermo no lo ha echado de menos y es más equilibrado que ella. Quizás por eso es un personaje con el que más fácil conectar. Hay algún que otro personaje más en la novela, alguno importante, pero eso ya lo dejo en la sombra para que sea el lector el que lo descubra.

Laura Riñón utiliza un estilo cercano, envolvente y evocador que imprime en esta novela un tono intimista. Utiliza varias voces narrativas y cambios de perspectiva aunque no por ello se hace complejo seguirla. Aunque está narrada de forma fluida es una novela para disfrutarla poco a poco, en pequeños sorbos. Es una historia que da paso a la reflexión mientras vamos descubriendo la vida de sus personajes con alguna que otra sorpresa en su desarrollo.

Conclusión

Me ha gustado leer Amapolas en octubre. Una novela delicada e intimista que nos habla de la historia de una familia a través de los libros.


17 comentarios:

  1. Ya está en mi lista de pendientes. Un besote

    ResponderEliminar
  2. También me ha gustado mucho,una autora de la que estaré pendiente.
    Un beso

    ResponderEliminar
  3. No descarto leerlo, tiene buena pinta ^^

    ResponderEliminar
  4. No termina de atraerme esta novela, pese que os está gustando mucho. Un beso ;)

    ResponderEliminar
  5. Hola, me llama, lo veo por los blogs pero creo que no es el momento de leerla.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  6. Sigo teniendo dudas con este libro, ya veremos qué hago al final.
    Besos.

    ResponderEliminar
  7. Pues con esa portada me había imaginado una chick lit en toda regla. Pero me gusta lo que cuentas y aunque no veo el entusiasmo de otras veces te ha gustado lo suficiente para que me interese.

    ResponderEliminar
  8. La tengo esperando en la estantería así que estoy deseando ponerme con ella, ese carácter intimista y toda la literatura que rodea a la historia me apetecen mucho.

    Besitos

    ResponderEliminar
  9. Precisamente estoy con ella y me está gustando aunque coincido que es para leer a sorbitos.
    Besos

    ResponderEliminar
  10. No sé, no sé... No termina de convencerme esta vez.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  11. No lo conocía y me gusta mucho lo que cuentas, en especial ese amor por los libros; sin duda me gustaría leerlo, gracias por traerlo.

    Besos.

    ResponderEliminar
  12. También me ha gustado mucho, es una novela muy bonita y original y en lineas generales coincidimos en impresiones.
    Un beso

    ResponderEliminar
  13. Es una tentación y siento mucha curiosidad por este libro, creo que auna dos temas muy interesantes, la familia y los libros.

    ResponderEliminar
  14. Me ha encantado esta novela y aún la tengo presente :)

    Bs.

    ResponderEliminar

¡Gracias por comentar!